Archivo de Artículos

Salvemos de una vez el bosque. Pero con cabeza y decisión

 

Que el PP es un partido depredador, nadie sensato lo duda y la ley de montes que aprobó en 2015 lo corrobora. Estos días con el incendio de su financiación ilegal, sus procesamientos y comparecencia en el banquillo muy próxima de Rajoy todo está que arde. Pero también nuestros montes y bosques de costa, vuelven a quemarse y esto que es una tragedia natural, un crimen medioambiental tiene ahora un nuevo combustible y es la ley de montes, la nueva legislación sobre bosques y espacios naturales que vuelve a autorizar la construcción en zonas quemadas, así que ojo en el entorno de Doñana, pues precisamente el fuego se inició en la zona de parque natural que la Junta de Andalucía amplió recientemente. Ley sobre espacios protegidos naturales aprobada hace dos años por el PP, como no, al objeto de volver a favorecer la especulación urbanística es un lanzallamas contra los bosques.

Para un partido como Alternativa Socialista que tiene vocación rural e implantación rural y que gobierna  municipios rurales este asunto es capital. Está en nuestro ADN y no solo como socialistas con conciencia ecologista, sino como personas implicadas en la lucha contra el despoblamiento rural y la reivindicación de los derechos de las personas que habitan en nuestros pequeños pueblos.

Transferidas a las autonomías las políticas de protección forestal y de lucha contra el fuego, los años de gobiernos de la derecha en la mayor parte de ellas han sido capitales para limitar y privatizar medios contra el fuego. Pero es que en autonomías con gobierno del PSOE también hubo recortes. Pero donde más se ha recortado ha sido en prevención. Limpieza y conservación de montes. Los trabajos de desbroce, limpieza y clareo de bosques para protegerlos y la vez generar energías alternativas han sido olvidados y mientras tanto las comunidades rurales despoblándose por falta de empleo y jornales para vivir.

Los bosques no se pueden conservar si las personas del entorno rural no se ocupan de ellos y les suponen una fuente de ingresos y de vida como ocurría históricamente. Ya no hay necesidad de leña para cocinar, pero si para combustible y para generar energía alternativa. Finalmente al erario público le resulta más barato limpiar montes que apagar fuegos. Pero en algunos lugares apagar incendios es negocio, la regeneración es negocio, construir después del quemado es más negocio.

Otro problema es la expansión del ladrillo y del turismo de masas en zonas cercanas a los bosques o la tolerancia con casas particulares e incluso urbanizaciones en medios del bosque, en la que tanto la complacencia municipal como la irresponsabilidad y el egoísmo de muchos ciudadanos y constructores privados contribuyen a crear posibles focos de fuego; desde luego de contaminación.

Los montes que arden, muchos son de las famosas repoblaciones de Franco en los” años del hambre”. Las décadas de los cuarenta y los cincuenta del siglo pasado. Monocultivo de pinos que son pólvora esperando una mecha y además sin freno natural como es lo que en algunos lugares serranos se llama el “monte negro” es decir chaparras y encinas que en centro sur del Estado Español, son el mejor de los cortafuegos. Los ganados también eran y pueden volver a ser otro cortafuego natural.

Los montes arden porque de forma irresponsable se ha permitido construir urbanizaciones e invernaderos de plástico, en medio de pinares, en lugar de hacerlo en los núcleos urbanos de nuestras serranías o controlar la agricultura industrial. Se ha construido ilegalmente casas sin control y encima con permisividad. Muchas personas de las ciudades –excepto los interesados- desconocen que muchas de las viviendas que hay que proteger del fuego y salvar mientras arden nuestras selvas, son ilegales. Son un peligro. Urbanizaciones y chalets construidos sin licencia, en ocasiones fruto de corrupción o coacción contra los alcaldes –que ocurre- de personas ajenas al medio. ¿No sería mejor repoblar pueblos?, Ampliar pueblos pequeños y muy hermosos, con un crecimiento lógico, respetuoso y ordenado en lugar de depredar montes y pinadas. Me pregunto. Por otra parte en casos de quemados, la urgencia de proteger esas viviendas –no sé por qué- resta energías para evitar que los fuegos se extiendan y se dedica demasiado esfuerzo en proteger construcción ilegal. De acuerdo que lo primero es salvar personas y garantizar su seguridad. Pero hecho esto, lo prioritario, nuestras selvas y zonas de monte bajo que sí que son de todas y todos. Cosa muy diferente son los núcleos rurales ubicados históricamente en medio de bosques y serranías así como los cortijos y masías serranas, pero esas construcciones históricas muchas de ellas están abandonadas o en fase de despoblación, lo cual es malo para la conservación del medio natural.

Los montes arden porque se ha apartado a la población rural de la gestión del monte. Por qué no existan ya casi montes comunales, municipales. Cuando comenzó la dictadura franquista, los vencedores usurparon miles de hectáreas de monte, adjudicándoselas y tales usurpaciones siguen en manos de propietarios ilegítimos. El bosque puede ser fuente de vida, riqueza y reparto, pero si es de gestión municipal, mejor. Hay un ejemplo de libro en España y es la provincia de Soria. La mayor parte de los montes sorianos son comunales y esto convierte a Soria, una provincia con grandes masas boscosas en uno de los territorios con menos incendios forestales.

Las autonomías convertidas en diecisiete entes centralistas con una burocracia ávida de acumular competencias, están siendo en ocasiones muy ineficaces a la hora de gestionar la naturaleza. Por tanto doy un grito desesperado en favor de volver a los montes comunales, de menores o municipales, o como les queramos llamar y formar entidades autóctonas de gestión como la Comunidad de la Sierra de Albarracín, pero mejor y más democráticamente gestionadas, que es posible.

Lógicamente debe haber apoyo y financiación a las poblaciones rurales y por cierto resultará más barata que apagar fuegos y contratar helicópteros ucranianos y rusos. Con unos servicios forestales y de ingeniería de montes públicos, autonómicos o centrales, pero al servicio de las municipalidades serranas o con riqueza natural. Lo primero y urgente, es derogar la ley de montes y parques naturales y nacionales de la derecha. También mejorar las dotaciones de bomberos forestales y hacerlos fijos de una vez, pues pueden hacer múltiples labores de vigilancia, conservación y limpieza que garantiza su labor todo el año, así como dotar de más autoridad a los guardias forestales y devolverles competencias que algunas autonomías como Madrid les han hurtado al objeto de favorecer a los infractores privados.

Tras la derogación de la ley hay que ponerse a trabajar con los municipios rurales y con riqueza forestal. Educar en civismo y conservación, cuidados y gestión económica social de la naturaleza. Un socialismo comunal rural, autogestionario y solidario a la vez.

Perseguir y denunciar la especulación urbanística en nuestros montes y espacios naturales con tanta contundencia como ya se hace en ciudades y costas. Prohibir de una vez la urbanización del monte. También está haciendo mucho daño una concepción del turismo depredadora. Otra cuestión sería recuperar las guías de tránsito al menos en zonas de alto valor ecológico y de alta peligrosidad como todo el este y sureste del estado español. Pues encontrar latas de cerveza y refrescos o plásticos en medio del monte indica  que hay salvajes irresponsables que no merecen pisarlo mientras no se eduquen, pues metales, bolsas de pvc, vidrios rotos y papel aluminio son posibles antorchas en medio de un bosque recalentado y seco, así al menos habría control en una sociedad egoísta, mercantilizada e infantilizada y por tanto se podrían exigir responsabilidades. Dicho todo esto en caso de incendio, de acuerdo que lo primero es salvar personas y garantizar su seguridad. Pero hecho esto, lo prioritario, nuestras selvas y zonas de monte bajo.

Para todo esto humildemente, Alternativa Socialista realizó en Zamora una conferencia del mundo rural y los pequeños municipios. Para presentar alternativas y exigir cambios y solidaridad con el mundo rural, que por cierto, nos fabrica algo tan importante como es el oxígeno. Entre otras muchas cosas.

Carlos Martínez

Politólogo co-primer secretario de Alternativa Socialista

¿Pero qué está pasando en los puertos?

 

 

Ya hay convocadas huelgas en nuestros puertos, para la última semana de junio y primera de Julio tras una huelga total de 48 horas finalizada el 15/6/2017 a las 24h. La huelga dada la unidad, la elevadísima sindicación del sector, su tradición y su cultura ha sido del 100/100 en todo el estado y así será en las siguientes ediciones.

Las y los estibadores saben que se juegan mucho. Su empleo. El decreto del Gobierno validado en las Cortes gracias entre otros a Ciudadanos y nacionalistas burgueses vascos y catalanes, tras ser rechazado por muy amplia mayoría en un primer intento, es en realidad una RECONVERSIÓN INDUSTRIAL. Un ERE encubierto. Tan solo dispone de consignación presupuestaria para despidos, bajas incentivadas y prejubilaciones. El gobierno del PP que le ha puesto las cosas a la patronal como se “las ponían a Fernando VII” y ha jugado a defender los intereses del banco JP Morgan y las multinacionales chinas del transporte marítimo, no puede ponerse a ahora de lado y decir que no va con él. Además el decreto viola el convenio 137 de la OIT, por lo que entendemos muchas, es ilegal. Es el gobierno de Rajoy el primer responsable de la huelga y la patronal mayormente extranjera, su única y exclusiva beneficiaria.

Todo esto humildemente, algunas personas como yo entre ellas, llevamos meses advirtiéndolo y denunciándolo en medios de comunicación virtuales, medios sindicales y partidarios y por redes sociales, así como a los propios estibadores. Advirtiendo también a quien nos ha querido escuchar que la patronal no iba a negociar fácilmente, teniendo un decreto que les beneficia tanto. Pues despide o prejubila a costa del erario público y encima introduciendo a las nefastas ETT en los puertos precariza unos de los sectores laborales con empleo más estable y salario más digno del estado español.

El PP y JP Morgan además de chinos y sus testaferros españoles tenían desde hace años el objetivo de desregular la estiba portuaria y acabar con un sector regulado que cumple por cierto con la directiva de transportes de la Unión Europea y el convenio 137 de la OIT además de con la legislación española que está demostrando ser pura filfa. Todas y todos los que se jactan de defender el estado de derecho y las leyes españolas las vulneran ahora con un decreto ley, así como por una sentencia que siempre denuncié del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El decreto Serna/JP Morgan/UE es el instrumento que provoca la huelga. Todas las personas de bien deberían saber que la intención del Gobierno, el PP y la Unión Europea, no es desmontar una “mafia” de trabajadores (resulta sangrante que un gobierno tan corrupto, hable de mafias) sino precisamente introducir las mafias del transporte internacional y acabar con unos y unas trabajadoras que nadie les regaló nada como ya hemos explicado en otros artículos.

Ahora el segundo paso, si consigue doblegar a los y las estibadoras, será privatizar los puertos o acabar de hacerlo pues en muchos de ellos ya hay rejas interiores y guardias de seguridad privados protegiendo instalaciones privadas y echando de su cometido laboral a lo que fueron los guarda muelles, ahora policía portuaria, que debieran ser junto a la Guardia Civil los únicos garantes de la seguridad en fronteras españolas como son los puertos. 

Se trata de privatizar todo, Se trata de vender nuestros puertos, se trata de precarizar todo el empleo. Se trata de sustituir trabajadores bien pagados por precarias y precarios o marineros mercantes tercer mundo mal equipados y peor pagados y alimentados a bordo. Se trata de JP Morgan y los chinos y vamos a dejarnos de tonterías.

Si alguien de los que están lanzando una campaña falsa y tendenciosa contra trabajadoras y trabajadores puede desmentir lo que se nos viene encima que lo haga.

Mientras tanto al resto de trabajadoras y ciudadanas de bien, les pido solidaridad con nuestros portuarios.

Carlos Martínez es politólogo y fue trabajador portuario (*)

(*) De Alternativa Socialista y Socialistas del Consejo Científico de ATTAC

La tarea más urgente del socialismo es liquidar la austeridad

La tarea más urgente del socialismo es liquidar la austeridad

Carlos Martínez del secretariado de Alternativa Socialista y SOCIALISTAS

Nada hay más perentorio para todas las corrientes y partidos socialistas democráticos que acabar de una vez con la llamada austeridad; en realidad transferencia de rentas del trabajo, de las clases populares y del bienestar y las pensiones a bancos privados, fondos financieros y grandes empresas capitalistas.

Corbyn lo ha entendido magníficamente y se ha convertido en el abanderado europeo contra la austeridad.

Sin embargo en Francia el hundimiento del Partido Socialista, fruto de sus políticas neoliberales y de la traición de sus propios neoliberales, ha propiciado la aparición de un Macron con fuerza y cuyos verdaderos intereses muy pronto descubriremos. Ni siquiera Mélenchon en las legislativas ha resistido el impulso Macron.

Pero el presidente de la República Francesa, llega con un programa neoliberal puro y duro y una reforma laboral bajo el brazo, que o encuentra la resistencia de los sindicatos y la calle o desmontará muchas conquistas obreras francesas.

Por eso liquidar la austeridad es no solo –que también- recuperar el poder adquisitivo de las pensiones, que no haya ninguna trabajadora ni trabajador sin prestaciones de paro o de inserción garantizada, ningún niño pobre, sino también salarios dignos y empleo de calidad y estable.

Mientras haya precariedad, no habrá dignidad. Este es el resultado de las políticas de austeridad: los capitalistas remontan y se vuelven a enriquecer, mientras las clases trabajadoras y populares se empobrecen y carecen de derechos. La dictadura de los mercados es esto.

Por eso hay que apoyar las revueltas contra la precariedad como la de las y los estibadores. La resistencia de las Kellys y el combate de los taxistas contra multinacionales del fraude y el falso autónomo. El reino de la corrupción contra la clase trabajadora. La corrupción más grave que sufrimos es la de las y los capitalistas y grandes empleadores, chantajeando y explotando miserablemente obreras y obreros y al mismo tiempo defraudando al estado. Los corruptos, lo que hacen es desde las instituciones, consentir esa corrupción patronal. A ver cuando nos volvemos a enterar –puesto que las organizaciones obreras si lo sabían- que la corrupción es el estado natural del capitalismo y las riquezas para ser amasadas necesitan corrupción.

Macron es fruto de la traición socioliberal. Corbyn es el camino del socialismo en estas circunstancias concretas. Los puertos nos señalan la lucha necesaria. Por eso hemos de apoyar su reivindicación, que de esa forma todas y todos ganamos.

(Artículo escrito para el SEMANARIO SOCIALISTA)

La batalla total por la precarización del trabajo: El neoliberalismo rampante ahora quiere precarizar los puertos

Carlos Martínez es ex portuario, politólogo y del secretariado de Alternativa Socialista

Pensar que las cosas son por casualidad en este mundo controlado todo él por las grandes corporaciones económicas y grupos de poder vinculados a ellas, fortalecidos por las puertas giratorias de la política a los consejos de administración y viceversa es tan infantil que nadie lo cree ya. Sucumbir al fatalismo y buscar acuerdos negociados con ese mundo autoritario y que no respeta las reglas democráticas es  tarea imposible. Ellos y ellas han diseñado su mundo y van a imponerlo. Ante esto solo cabe la resistencia, la organización del Trabajo y el empoderamiento ciudadano. Sí, pero la única herramienta seria en mi opinión es la lucha de clases, puesto que en lo fundamental todo se basa en algo muy simple, la organización de la economía para obtener más beneficio y controlar a la gentes al objeto de que el planeta sea su gran centro de producción, finanzas y de su propiedad.

La precarización del trabajo es la lucha de la contra-revolución conservadora desde sus inicios con Reagan y Thatcher en los años ochenta del siglo XX. Acabar con los sindicatos, privatizar todo y libre circulación de capitales y mercancías, eso sí controlado todo por grandes bancos y multinacionales.

Trabajo cada vez más barato, en peores condiciones, para ganar más. Así de simple y así de sencillo. No hacer falta tener un doctorado.

Los sectores más combativos del movimiento obrero, deslocalizados, amenazados o bien precarizados. Los mineros británicos fueron la primera víctima.

En el estado español la Unión Europea desmontó la industria pesada y está cerrando la minería. La “reconversión industrial” le llamarón a despedir miles de obreros cualificados y sindicalizados, siderometalúrgicos en su inmensa mayoría.

Años después llegaron las reformas laborales y tras la de Rajoy la precarización se impone. Los nuevos sectores económicos compiten en precio y calidad, con personal joven tan cualificado como mal pagado. La pujante industria hostelera basa gran parte de sus beneficios en pagar mal a sus trabajadoras y trabajadores, además de tenerlos atemorizados con contratos temporales y sin derechos, gran cantidad de ellos en fraudulentos chanchullos de horas y días.

Ahora les toca a las estibadoras y los estibadores. Hay que precarizar los puertos, venderlos a grandes multinacionales y ofrecerles una nueva mano de obra precaria que esperan formar en cinco años (Véase el decreto Serna, que no es sino una reconversión salvaje) al objeto de imponiendo las ETT en los puertos ofrecer a las mafias y las grandes empresas del sector mano de obra barata. Como si en una actividad económica que amasa grandes cantidades de dinero y trabaja en paraísos fiscales y banderas de conveniencia, que es la marca de la casa, no pudiera pagar jornales decentes a trabajadores especializados y con grandes riesgos laborales.

Hace tiempo que se desarrolla una feroz campaña contra la clase trabajadora portuaria. Campaña mentirosa pagada por privilegiados capitalistas que tratan de convertir en “privilegiados”, valga la redundancia a los estibadores. El problema es que haya papanatas pobres que crean a los ricos y ven en la estiba su enemigo. La huelga de la estiba portuaria, no se puede perder, pues si ganan las multinacionales, las ETT y el gobierno, todas y todos sufriremos sus consecuencias.

Margaret Thatcher sabía que debía vencer a los mineros británicos para doblegar al sindicalismo. En el estado español la resistencia emblemática que le queda por vencer al PP y los neoliberales es derrotar a los estibadores y precarizarlos. Precarizados ellos todos sufriremos. Por eso su huelga es nuestra huelga.  Por eso esa huelga la debemos ganar.

Resulta indecente que un país que paga espléndidamente a sus directivos, grandes gestores bancarios y empresariales, futbolistas y pedorros improductivos de la salsa rosa profesional, vea mal que hayan obreros que reciban salarios dignos.

Resulta indecente que un partido corrupto que nos gobierna haga un decreto y logre validarlo, para la “reforma” de la estiba que la única consignación presupuestaria que tiene es para bajas, jubilaciones anticipadas y  despidos. Es decir un ERE con toda la cuerda dada. Un gobierno de corruptos que no hace nada por crear empleo digno y de calidad, sino que se dedica a destruir el que hay o a liquidar a las y los trabajadores con salarios decentes. Todo lo cual y hay que decirlo bien fuerte pone en peligro, nuestra sanidad y educación pública, nuestros servicios públicos, pero sobre todo nuestras pensiones. Los y las trabajadoras precarias jóvenes cuando se jubilen (y todo llega) recibirán miseria y serán viejos pobres con hijos pobres.

Por eso hay que dejarse de monsergas y apoyar la lucha de los estibadores portuarios. La precariedad es la nueva esclavitud.

El socialismo no es solo una máquina de ganar elecciones, es una forma de cambiar la sociedad en beneficio de las clases trabajadoras

El resultado de las primarias del PSOE es la primera gran derrota de Rajoy en esta legislatura

Carlos Martínez co-primer secretario de Alternativa Socialista y del secretariado de SOCIALISTAS

 

El fracaso de la operación de estado para sostener al PSOE en la colaboración con el sistema y la derecha ha fracasado. Ha fracasado porqué las bases socialistas, lo han impedido. Es hora de hacer justicia y recordar a #MilitantesEnPie y otras iniciativas surgidas desde abajo, en las agrupaciones o el #NoesNo que aglutinaron la primera resistencia ya incluso antes del derrocamiento de Sánchez, así como la decencia para con sus electores demostrada por las quince diputadas del no. Por cierto estas bases no proponían la “podemización” del PSOE, esto es una burda mentira urdida por el establishment y sus tertulianos a sueldo; sino en recuperar las señas de identidad de un partido socialista democrático que no liberal. Las propuestas del bienestar y de la intervención en la economía las están defendiendo los partidos socialdemócratas desde los años treinta del siglo XX. Recuerdo que el origen de los partidos socialistas es marxista. Pediría a los tertulianos incultos políticamente que releyeran o leyeran aunque sea en Internet a Jaures, Kaustky o Pablo Iglesias e incluso a Fernando de los Ríos. El PSOE tal vez, busca reencontrarse con su historia aunque sea levemente.

Pero ahora tras las primarias, inauguramos  otra fase y ahora lo importante es lo que haga el PSOE y la coherencia que demuestre en su Congreso. Hasta que no se celebre el citado evento, todo es provisional y sobre todo habrá que estudiar sus propuestas políticas que desde luego no pueden ser el bodrio socioliberal que la gestora ha montado apartando por cierto al sector vencedor en las primarias. Parece que eso ahora lógicamente, va a ser profundamente enmendado. Ojalá así sea. Sería bueno que los dirigentes territoriales y sobre todo Susana Díaz supieran que el inicio del PSOE es Pablo Iglesias y sus referentes personas como Largo Caballero, Fernando de los Ríos, Indalecio Prieto, –al que por cierto Lamban demostró no haberle leído ni una línea en su vida- o Juan Negrín, también personas más actuales como Rodolfo LLopis o Nicolás Redondo, no solo Felipe González, que por cierto le debía el cargo a Redondo.

La moción de censura de Iglesias Turrión es decir Podemos, ha sido precipitada o tal vez no, en su estrategia de política espectáculo. Lo cierto es que la armó contra el PSOE y no contra el PP; pero ahora todo ha cambiado. Las fuerzas de progreso deberían buscar las fórmulas de acabar con Rajoy, la corrupción, la austeridad y el cierre del régimen de forma no sectaria y negociada en el parlamento. No es de recibo imponer trágalas –que por cierto forman parte de la ya muy veterana política leninista- o hacerle la agenda política al vecino, porqué al final triunfa Rajoy. Por tanto a trabajar con seriedad, pero todos.

Pedro Sánchez debe no solo coser un partido, (cosa harto difícil), pues en el conviven fuerzas claramente liberales, conservadoras y neoliberales junto con bases de izquierdas y “pablistas”. He de advertir que un cierre en falso puede ser caer nuevamente en la tentación de acuerdos de notables y de listas, no de ideas y sobre todo de programa. Por tanto y para ello y de paso fortalecer las posturas de clase y contra la austeridad y discutir a las corrientes neoliberales internas, sería interesante también, buscar la convergencia con la diáspora socialista, que harta de maniobras y golpes a los que la primera ejecutiva del propio Sánchez no fue ajena, se fueron –nos fuimos- apartando del partido, que no del socialismo. Buscar puntos de encuentro como un Congreso Socialista y promover el debate democrático interno y la articulación de corrientes socialistas republicanas y de clase al objeto de establecer un debate siempre democrático.

Para tener credibilidad la actual dirección –que se la tiene que ganar- lo primero es romper con el PP y las ataduras al establishment, perdiendo los miedos. Perder el miedo a PRISA, al IBEX 35 y dejar de sacralizar a una UE que si por algo se ha distinguido es por machacar y atracar a las clases populares, a la clase trabajadora y tan solo favorecer a las multinacionales. Liquidar las reformas laborales y las leyes represivas que un PP autoritario ha impuesto. Sin olvidar una real separación iglesia-estado o la reparación y la justicia con el franquismo. Acabar de romper con las estructuras heredadas del franquismo en todos los ámbitos del Estado y proponer una Constitución nueva, diferente, construida en un momento diferente a la transición, ya superada.

Más Corbyn, más Sanders y menos socialdemocracia alemana u holandesa. Claro que tampoco soluciones Txipras, pues tras lo visto, solo creará frustración. Lo de Portugal para comenzar, sirve. El asunto es recuperar la coherencia socialista y sobre todo volver a pensar de verdad en las victimas de la crisis, las clases trabajadoras con empleo o no, pensionistas o jóvenes sin futuro y escuchar apoyando a las Marchas de la Dignidad.