Archivo de Artículos

FSM Dakar: coordinando la lucha contra el neoliberalismo

Sin lugar a dudas, y tras reflexionar, pero también leer y analizar diferentes análisis sobre el FSM Dakar 2011, llego a las siguientes conclusiones:

El peso africano y de su dura y cruda realidad ha influido notablemente en las declaraciones del FSM DE Dakar. Es una realidad el peso latinoamericano, africano y árabe en el desarrollo del foro. La presencia europea en su conjunto, siendo importante, no ha sido determinante, afortunadamente en mi opinión.

Las numerosas delegaciones del Magreb han hecho sentir su actual peso pol√≠tico emergente, y para m√≠ ha sido una novedad con respecto a otros Foros. Esto para ATTAC Global ha sido importante, pues ATTAC Marruecos y ATTAC T√ļnez de forma especial han tenido un protagonismo basado en su capacidad, su entrega, pero tambi√©n en su visi√≥n revolucionaria del momento. La apuesta por extender la revoluci√≥n por √Āfrica en su conjunto, y no solo en el Magreb, pudiera parecer pretenciosa, pero es lo que ellas y ellos sent√≠an y difund√≠an. Fathi Chamki, portavoz de ATTAC T√ļnez y actor revolucionario, ha tenido las intervenciones m√°s pol√≠ticas y escuchadas tanto en las reuniones internas de los ATTAC Mundo, como en su brillante intervenci√≥n ante la Asamblea de los Movimientos Sociales y su visi√≥n, que es anticapitalista y antiimperialista, comprometida con las clases trabajadoras y las y los pobres del mundo, ha sido un l√°tigo antineoliberal.

Lo cierto es que, siendo buena nuestra pluralidad, los ATTAC del Sur están más radicalizados que los del Norte. Ellos han elaborado discurso haciendo la revolución y, si bien no estamos en su situación -ni por desgracia a su altura- comparten las dudas y las dificultades profundas del momento, pero indudablemente están en otra fase de acumulación de fuerzas, así como del relato. Creo no obstante que ATTAC, que es internacional, debe estar orgullosa del papel que estas personas han jugado.

Esta situaci√≥n, as√≠ como la profunda alianza latino-afroamericana, han condicionado de forma determinante la declaraci√≥n final de la Asamblea de los Movimientos Sociales. Piensen en el peso de los grandes movimientos sociales de Am√©rica Latina, como VIA CAMPESINA, los movimientos ind√≠genas, o los grandes Sindicatos Brasile√Īos y Argentinos con mucho peso en la CIS (Confederaci√≥n Sindical Internacional), en coalici√≥n con el movimiento sindical africano. Sus experiencias y vivencias se trasladan l√≥gicamente, as√≠ como sus prioridades. Tambi√©n las de la Marcha Internacional de las Mujeres, hegem√≥nicamente brasileira, adem√°s del potente y combativo movimiento de mujeres africanas. El discurso es parte de la reflexi√≥n previa pero tambi√©n de la realidad vital de cada cual.

Por eso es tan importante acudir a un Foro Social, porque entre otras cosas ayuda a ver y comprender la diversidad y c√≥mo, a pesar de ella, todas las personas no poseedoras, ni acaparadoras, ni especuladoras tenemos un enemigo com√ļn, el neoliberalismo.

Hay que identificar al enemigo, afirmó Evo Morales en el acto de inauguración. Hay que identificar los problemas y pienso que quedó claro quién es, en el párrafo anterior aludía a él. Pero Evo también aludía a la Conferencia Internacional en defensa de la Madre Tierra de Cochabamba, y el gran peligro de la destrucción del planeta por el calentamiento global como situación crítica fundamental a combatir, pues en ello nos va el futuro de la especie humana. Desde el primer día, el discurso, repito, ha sido profundamente anti-capitalista y anti-imperialista, pues son los grandes males de la humanidad.

Hay otro problema que se identifica y que en Europa est√° pasando desapercibido, y es el de la nueva burbuja del capitalismo senil, pero que tantos quebraderos de cabeza nos dar√°. Veamos:

El capitalismo ha ido, tras su gran crisis iniciada en los ochenta del siglo pasado, perpetu√°ndose, empobreciendo, distribuyendo la renta de forma cada vez m√°s injusta, especulando tras des-regular los mercados financieros, creando mecanismos cada vez m√°s alambicados de acumulaci√≥n de rentas a su exclusivo favor y as√≠ han surgido las burbujas econ√≥micas, todas ellas: la de los tigres asi√°ticos, las punto com y el casino financiero como soluci√≥n a su propia crisis de sistema. Pues bien, ahora la nueva burbuja a√ļn m√°s criminal si cabe es la alimentaria y energ√©tica, pues la subida generalizada de los alimentos puede llegar a provocar hambrunas, pero tambi√©n revueltas sociales, y esto provoca una escalada represiva contra los pueblos y criminalizadora de Movimientos Sociales, Sindicatos y ciudadan√≠a indignada.

As√≠ pues, en Dakar se pone la nueva y peligrosa burbuja al descubierto. Los capitales financieros comienzan a especular con trigo, arroz, ma√≠z, soja y petr√≥leo. Surgen nuevos problemas a los que ATTAC Espa√Īa y la Red Europea de ATTAC tambi√©n deber√°n prestar atenci√≥n. De hecho en el estado espa√Īol la rebaja salarial, el pensionazo y el escandaloso paro juvenil existente, est√°n acompa√Īados por un encarecimiento generalizado del combustible y subidas en productos b√°sicos ¬ŅVolveremos a manifestarnos en Espa√Īa, como tras la crisis del 29 en los primeros a√Īos treinta, con pancartas que digan QUEREMOS PAN?

Pero también comenzamos a tener las respuestas, la frugalidad, la vida digna, el buen vivir, la mujer y el hombre nuevo, menos consumista, con mayor respeto por la naturaleza. Pero para ello nos tendremos que enfrentar a cara de perro con el neoliberalismo y denunciar con rotundidad la falacia del crecimiento ilimitado.

En cualquier caso, las declaraciones del FSM son variadas y todas con el mismo car√°cter e importancia -siendo declaraciones insisto, no documentos- y hay tantas como asambleas tem√°ticas. Hay una agenda movilizadora para el 2011, en la que se manifestar√° la solidaridad con el pueblo √°rabe, la repulsa contra el capitalismo, la defensa del trabajo digno y la defensa de la madre tierra.

El representante de ATTAC en la comisión de redacción de una de las declaraciones, la de los Movimientos Sociales, de ATTAC Marruecos, nos explicó que la condena a los Paraísos Fiscales y la condena a los movimientos especulativos de capital se encontraba implícita en la denuncia contra la Banca, las Transnacionales y las políticas neoliberales.

Hemos de saber que la condena a la delincuencia financiera, la tasa Tobin y la eliminación de los paraísos fiscales forman parte del acerbo de los foros. Son parte fundamental de sus alternativas y ya han sido incluidas en diversas ocasiones. De hecho, en los seminarios y talleres siempre fueron citados.

Lo que si ha hecho explicito el Foro ha sido una defensa a ultranza de los servicios p√ļblicos. Lo p√ļblico como redistributivo es fundamental. Esto, como bien sab√©is, es parte fundamental del discurso ATTAC. Yo se√Īalar√≠a a los servicios p√ļblicos, y la denuncia de los tratados de libre comercio y de libre asociaci√≥n, como elementos clave de los debates junto a los derechos de las mujeres.

En resumen, una excelente ocasión para coordinar experiencias y luchas no desaprovechada.

Tiempos de excepción

Cuando más duro y constante es el ataque de los poderes financieros, los mercados, las transnacionales y los grupos de presión y opinión conservadores y neoliberales al estado del bienestar, a los derechos sociales y a la economía productiva, no podemos mirar para otro lado ni resignarnos a construir solo el relato, pero no a dar la respuesta.

Cuando los ciudadanos y ciudadanas árabes y bereberes del Magreb nos dan una lección de dignidad, coraje y ciudadanía activa, frente a dictaduras neoliberales apoyadas por los mercados y por las potencias centrales, no debemos pensar que ésta es su causa y no la nuestra, tornándonos en relatores en lugar de activistas.

El discurso en el estado espa√Īol el 27 de Enero, lo construyeron en el Pa√≠s Vasco, en Galicia y desde hace dos meses nos salvan la cara en Murcia.

Con los ataques de los mercados lo que est√° en cuesti√≥n no son solo las pensiones, la sanidad p√ļblica, la educaci√≥n p√ļblica, o los duros ataques que ya han comenzado contra la negociaci√≥n colectiva y el derecho de huelga. Es la soberan√≠a popular.

Por eso hay que reivindicar y defender la ciudadanía republicana, portadora de derechos pero también de obligaciones. Por eso hay que conjurarse colectivamente por la democracia, porque la dictadura de los mercados la ha desnaturalizado, embrutecido y sobornado.

Tenemos discurso las gentes alternativas y del pensamiento cr√≠tico. Sabemos armar un programa m√≠nimo en pocas l√≠neas y minutos, s√≠. Lo que hace falta es difundirlo, informar, pero sobre todo actuar. En estos d√≠as, en Murcia, la ciudadan√≠a activa, el pueblo de izquierdas, sabe de sobra lo que son los servicios p√ļblicos y como su disminuci√≥n y privatizaci√≥n perjudican a las clases populares. En Murcia con la movilizaci√≥n se est√° construyendo discurso, y a d√≠a de hoy en noventa institutos de ense√Īanzas medias hay encierros de alumnos y profesores.

Nunca sobran las personas que aporten ideas, pero nos faltan j√≥venes que se opongan a las privatizaciones y pensionazos que tanto les afectar√°n en el futuro. Pero, sobre todo, nos falta saber el qu√© hacer ante tanta agresi√≥n, rapi√Īa y desfachatez.

Los movimientos cívicos no podemos ser en estos momentos un remedo de los centros de pensamiento neoliberal, pero tampoco ejercer una suerte de socialismo de cátedra, tan bien armado y amueblado como impotente ante la barbarie instalada en el sistema que nos oprime.

Hoy los y las intelectuales de las izquierdas socio-políticas no solo escriben y firman manifiestos, sino que comienzan a ser sujetos activos en las resistencias antineoliberales, se declaran en huelga, acuden a manifestaciones… porque la división del trabajo intelectual del activismo o militancia es un lujo que no nos podemos permitir en estos momentos. Me surgen en la cabeza un torrente de nombres que no daré por evitar olvidos y junto a los y las que en más de una ocasión he ocupado la calle.

Es imprescindible pringarse, por que en el estado espa√Īol nos est√°n robando las cajas de ahorros, nos est√°n limitando la libertad sindical, quieren hacer bot√≠n con los saneados fondos p√ļblicos de las jubilaciones, quieren convertir en nichos de negocio la salud, la educaci√≥n, el oxigeno, el agua, el sol‚Ķ, ya nada les detiene ¬ŅY no sabemos qu√© hacer o qu√© decir?

Hay que encontrar la f√≥rmula para que la informaci√≥n fluya, y despu√©s de lo ocurrido en T√ļnez o Egipto, que con medios controlados y sin libertad de prensa se haya organizado semejante insumisi√≥n, la excusa europea y de los pueblos de Espa√Īa acerca de culpabilizar de nuestros fracasos a los medios de comunicaci√≥n controlados por las corporaciones, ha quedado ya muy capitidisminuida ¬ŅNo ser√° que nuestro elitismo nos impide hablar un lenguaje en el que se nos entienda por todo el mundo? ¬ŅNo ser√° que el lenguaje cr√≠ptico es parte de la red que nos aprisiona e impide construir otra alternativa?

Se nos llama a la indignaci√≥n, a la rebeld√≠a c√≠vica por parte de gente muy sabia, docta e incluso moderada, pero que es lo suficientemente l√ļcida como para ver que o reaccionamos o nos acaban de laminar. Hay que leer con mucha atenci√≥n algunas de las √ļltimas aportaciones de Vicen√ß Navarro o de Federico Mayor Zaragoza.

Para que los sindicatos mayoritarios no renuncien a derechos, se contenten con salvar los muebles, acepten resignados derrotas de antemano, o los gobiernos no hagan sea cual sea su color políticas neoliberales, hace falta una fuerza ciudadana, una respuesta de las clases trabajadoras, de las clases populares empobrecidas y una movilización social.

ATTAC ha sido capaz de denunciar esta fase del capitalismo y proponer de forma sencilla, clara y asumible, alternativas. Los sindicatos de la CES están convencidos ya de lo imprescindible que son los impuestos sobre las transacciones financieras y la supresión de los paraísos fiscales. Pero hace falta exigirlo, pues nos jugamos mucho en ello. Muchas agrupaciones de izquierdas saben lo que se podría hacer. Hoy el discurso de la izquierda está plagado de respuestas sencillas, claras y reformistas, puesto que tanto ha sido el retroceso que hasta las teorías del liberal Keynes están proscritas.

¬ŅQu√© nos hace falta entonces? Convencernos de nuestra fuerza y reconstruir la unidad de las mujeres y los hombres libres y dignos, capaces de tomar en sus manos la pol√≠tica y la acci√≥n.

Estos d√≠as, en el Foro Social Mundial de Dakar, volveremos a vernos y espero que, al calor de las revoluciones sociales del norte de √Āfrica, seamos capaces de conocer experiencias, saber de primera mano cu√°les han sido los procesos, por cierto largos y lentos, no del Facebook y otras zarandajas, sino de las duras y largas luchas sindicales y de las OSC y los partidos de izquierdas que a lo largo del tiempo han construido masa cr√≠tica.

Y pensar que los y las europeas creemos que llev√°bamos a√Īos de ventaja. El que esto escribe acude a Dakar a aprender y a beber en las fuentes de la sabidur√≠a africana y latinoamericana.

No obstante, no deseo finalizar sino con un mensaje de esperanza, y lo encuentro en las resistencias que siguen fraguándose, e insisto, en la respuesta popular en Murcia a una agresión tan burda como brutal y que ha provocado semejante contestación. Evitemos pues de antemano estas situaciones, pues de sobra sabemos lo que ocurrirá de no remediarlo.

Otra salida de la crisis es posible

Carta de Convocatoria a la Asamblea Constituyente de las Mesas de Convergencia:

Estimado amiga y estimada amigo;

Un grupo de personas preocupadas por la situación política y por las amenazas que se ciernen sobre sectores cada vez más amplios de la población sentimos la necesidad de tomar la iniciativa. Pensamos que ha llegado el momento de impulsar un proceso de acercamiento y convergencia de todos los sectores y sensibilidades de la izquierda para ir conformando una respuesta unitaria y eficaz a la situación que vive nuestro país de países.

Nuestra pretensión es muy abierta pero muy clara. Estamos convencidos de que es imprescindiblepromover la más amplia confluencia de fuerzas de la izquierda social y política frente a la ofensiva neoliberal que estamos sufriendo. Esta ofensiva probablemente no va a remitir en los próximos tiempos sino todo lo contrario.

Creemos que es necesario ir construyendo consensos para definir valores y políticas que permitan defender el bienestar colectivo, la justicia social, el desarrollo sostenible y las libertades democráticas en estos momentos críticos que estamos viviendo. Es sólo un comienzo pero un comienzo necesario para empezar a articular una contraofensiva al neoliberalismo dentro del actual panorama de la izquierda en nuestro país.

Para darle el primer impulso a este proceso, aprobar el programa m√≠nimo antineoliberal y lanzar el proceso de conformaci√≥n de¬†mesas para la convergencia ciudadana¬†en todo el Estado, hemos convocado una¬†Asamblea el pr√≥ximo d√≠a 19 de febrero a las 11.00 horas en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid, Calle Lope de Vega n¬ļ 40.¬†Somos conscientes de que una convocatoria de este tipo no es muy frecuente. Pero existe una posibilidad real, hasta ahora tenida por imposible, de que se produzca una regresi√≥n dram√°tica de las conquistas sociales, democr√°ticas y culturales de los √ļltimos treinta a√Īos. Est√° en juego, adem√°s, la propia existencia de la izquierda como actor pol√≠tico relevante. Por ello confiamos en tu responsabilidad y en tu generosidad en unos momentos tan importantes como los que estamos viviendo.

Un saludo cordial

El grupo promotor de la iniciativa

Almudena Grandes
Ariel Jeréz
Armando Fern√°ndez Steinko
Bego√Īa San Jos√©
Carlos Berzosa
Carlos Martínez
Carlos Ruíz
Diosdado Toledano
Enrique de Santiago
Francesc Matas
Francisco Fern√°ndez Buey
Gaspar Llamazares
Ignacio Ramonet
José Luis Sanpedro
José Manuel Naredo
Juan Ramón Capella
Juan Torres López
Luis García Montero
Manolo Monereo
Marcos Roitman
Mari Angels Martínez Castells
Maria José Saura
Miguel Riera
Pablo Iglesias
Pascual Serrano
Pedro Montes
Rafael Pillado
Ramón Zallo
Ricardo García Zaldívar
Roberto Viciano
Rosa Ca√Īadell
Rosa Reg√°s
Salce Elvira
Teodulfo Lagunero
Vicenç Navarro
Xosé Manuel Beiras

Reflexiones ante las posibles consecuencias del pacto sobre las pensiones

Ante los avances o filtraciones m√°s o menos interesadas que sobre el pacto de contra-reforma de pensiones acabamos de conocer, propongo que sean analizadas con m√°s detalle cuando conozcamos el texto completo o bien el anteproyecto de ley que el Gobierno Zapatero apruebe hoy viernes.

A primera vista, y con premura, reconozco que podemos estar ante un retroceso histórico respecto del derecho a la pensión actualmente vigente que tendrá graves consecuencias para la credibilidad de los sindicatos y debilitará la capacidad de responder a las futuras agresiones sociales y políticas. Los peores temores se han cumplido. Pero lo peor es que la regresión que se aprecia pasará factura a toda la izquierda social, lo queramos o no.

Es por ello que creo que por sentido de la responsabilidad estamos en condiciones de exigir a las c√ļpulas de CC.OO. y de UGT que rectifiquen y al menos antes de firmar nos escuchen. ATTAC y otras muchas organizaciones de la sociedad civil impulsamos el √©xito de la Huelga General del 29 S y nos movilizamos como una sola persona. Merecemos pues respeto.

La gravedad de la crisis que sufren de forma especial las clases populares y trabajadoras y las y los jóvenes, hacen imprescindibles seguir fortaleciendo las plataformas unitarias y no sectarias, para la acción y la movilización.

Pensiones, pero tambi√©n Cajas de Ahorros bancarizadas y puestas en almoneda para la banca y los fondos de inversi√≥n internacionales. Todav√≠a m√°s privatizaciones y recortes sociales y salariales posibles nos obligan a una acumulaci√≥n de fuerzas que este pre-acuerdo puede hacer peligrar, m√°xime cuando de los 67 a√Īos se hab√≠a hecho blas√≥n de lucha y l√≠nea roja a no traspasar.

Puede entrar en la l√≥gica confusa y nada ideol√≥gica, adem√°s de socioliberal, de Rodr√≠guez Zapatero el deseo de inmolarse por tranquilizar a los mercados, pero que en su inmolaci√≥n arrastre a CC.OO. y UGT es muy dif√≠cil de entender. Hay que resistir chantajes y saber que la derecha que viene, el PP y las derechas nacionalistas, tienen la voluntad de aniquilar el sindicalismo e impedir el derecho de huelga y de negociaci√≥n, pero lo de ponerle la alfombra roja al objeto de, a√ļn sin pretenderlo, facilitarle la faena, es al menos incomprensible.

En mi opinión, deberíamos expresar nuestro desacuerdo con el pre-pacto alcanzado llamando a la ciudadanía y a los trabajadores a movilizarse para rechazarlo y hacer llegar dicha oposición a las direcciones sindicales para que no ratifiquen el acuerdo en las próximas reuniones de sus órganos confederales.

El grand√≠simo n√ļmero de paradas y parados de mediana edad, que se incrementar√°, dejar√° a cientos de miles de personas camino de la exclusi√≥n. Nuestros hijos y nietos temer√°n llegar a los 60 a√Īos en las condiciones actuales del ‚Äúmercado‚ÄĚ de trabajo.

A quien hay que apretarle las clavijas es a la banca, a las transnacionales, a los fondos especulativos, a los especuladores, no a los sindicatos y menos a las clases trabajadoras, a los autónomos a las PYMES.

No se puede hablar de reformas sin reformar el sistema financiero y el crédito. No puede cargarse a las espaldas de las clases subalternas la garantía para el pago de la deuda, así como la re-capitalización y rescates de la banca privada, y que los fondos de inversión especulativos no paguen impuestos y encima encuentre refugio legalmente tolerado todos ellos en los Paraísos Fiscales.

Cuando la soberan√≠a popular est√° puesta en cuesti√≥n por los ‚Äúmercados‚ÄĚ no se pueden negociar retrocesos, y menos a cambio de no tocar lo fundamental, es decir, el mundo financiero. Lo que ahora est√° en cuesti√≥n es la propia democracia en s√≠. Hay que reaccionar ya.

No es mi voluntad agredir a los sindicatos de clase, a todos ellos, pero las dirigencias sindicales de CC.OO. y UGT deben entender, y lo digo fraternalmente, que el adversario son los bancos y los mercados, que no se puede retroceder y menos ahora, por lo que entiendo se les puede y debe exigir, que a√ļn reconociendo su derecho e incluso obligaci√≥n de negociar, nada les obliga a ceder.

La verdadera necesidad ahora, en mi humilde opini√≥n, es que no haya ninguna persona parada sin prestaciones, nadie expulsado de su vivienda por no poder pagar la hipoteca, as√≠ como reformar profundamente el sistema fiscal, defender el reparto, y la justicia distributiva. Lograr la Banca P√ļblica, nacionalizar las Cajas de Ahorros, al completo y de verdad. Pero no ceder en derechos que tanto cost√≥ conseguir.

A 100 por hora

Los acontecimientos se producen con una rapidez pasmosa. Ya se sabía que en periodos de aguda crisis y excepcionales todo rueda con inusitada rapidez.

Lo cierto es que el deterioro de lo social, la reducción de derechos por los que tanto luchamos y el miedo de tanta gente despistada, desinformada y manipulada por unos medios de desinformación e intoxicación masiva, hace que constantemente muchas personas vivamos en una permanente ducha escocesa de euforia movilizadora y depresión realista, o paciencia esperando tiempos mejores. Pues bien ya no es hora de paciencia o nos robarán la cartera, nos hurtarán nuestro derecho a vivir dignamente.

En un solo d√≠a, en el estado espa√Īol, hemos pasado a ver como se restringe el derecho de huelga y se castiga a los y las obreras del metro de Madrid a no hacer huelga o tenerla tan restringida que es ineficaz; porque trabajan transportando gente y son un servicio esencial; es decir no pueden defenderse pues su trabajo es ese. Un juez restringe un derecho fundamental y aqu√≠ no se monta ning√ļn esc√°ndalo. El PP de Madrid puede frotarse las manos, pues esto se extender√° y cuando ellos gobiernen terminar√°n la faena, as√≠ que hay que imped√≠rselo ya.

Pero gentes que se dicen progresistas ese mismo d√≠a siguen empe√Īadas en hacernos trabajar hasta los 67, condenando a un futuro incierto a cientos de miles de trabajadoras y trabajadores y no pasa nada. Tambi√©n nos piden coticemos 40 a√Īos para una pensi√≥n completa, en un tiempo en el que los j√≥venes que puedan cotizar 35, se dar√°n con un canto en los dientes.

Pero ese mismo d√≠a se lanza un plan de recapitalizaci√≥n de las Cajas de Ahorro, que en realidad les obliga a bancarizarse y a ser pasto de fondos de inversi√≥n especuladores internacionales y de la banca ‚Äúnacional‚ÄĚ.

Se pretende decir que nuestras Cajas lo han hecho mal, y as√≠ esconden, ocultan las miserias, negligencias y fallos de los Bancos privados espa√Īoles, verdaderos causantes de la burbuja inmobiliaria y sus miserias. El error de las Cajas fue imitar a los bancos, pues ni pod√≠an, ni deb√≠an, ni esa era su funci√≥n. Ahora se les amenaza con una suerte de nacionalizaci√≥n para impulsar su privatizaci√≥n.

El cr√©dito no fluye, se hace dif√≠cil, si no imposible para mucha gente. Por eso, en lugar de propiciar esa suerte de socialismo para ricos, es decir cargar a las clases populares y trabajadoras con toda clase de sacrificios para transferir fondos p√ļblicos a la banca y garantizar las deudas a los bancos alemanes y franceses entre otros, recapitalizando de paso a los bancos privados patrios. Si se quiere recuperar el bienestar y la vida digna del pueblo, hay que hacer justo lo contrario.

Es por eso que los sindicatos mayoritarios, si no quieren perder el apoyo que conservan todavía, deben ser fieles por encima de todo a quienes representan y hacerse fuertes junto con los débiles, con el paro, con la exclusión. Enfrentarse contra el empobrecimiento generalizado y recordar que en la casa de los banqueros, los especuladores, los ricos, no hay crisis. En la de millones de parados y paradas, sin embargo, ronda la exclusión social.

Es por eso que la ciudadanía se debe empoderar e impedir esta deriva directa hacia el hoyo y combatir la DICTADURA de los mercados. La tiranía de los mercados, la burla a la soberanía popular por parte de los mercados, de los banqueros y de políticas y políticos neoliberales. La izquierda no está para tranquilizar a los mercados, está para gobernar o intentar hacerlo cumpliendo sus programas y tratando de transformar esta injusta sociedad y no acomodarse a ella y en ella.

El objetivo de las izquierdas es transformar una sociedad injusta. Pero nadie nos regalar√° nada. Por eso ATTAC trata de informar y movilizar, formar y organizar las resistencias.

Muchas y muchos ciudadanos decimos basta ya. Hay que pegar un zapatazo en la mesa y expresar, alto y claro, que aquí estamos la ciudadanía activa dispuesta a encontrarse y converger. El 19 de Febrero en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid, a las 11h os esperamos a todas y todos, os convocamos a encontrarnos y tratar de unirnos para que nuestra voz, sea escuchada por todos: el gobierno, la banca y los poderosos, pero también los sindicatos y la izquierda. Si las políticas neoliberales avanzan a 100 por hora, nosotras y nosotros hemos de empezar a circular a 120 km hora.