Archivo de Art铆culos

Construir un partido socialista no es un huevo que se echa a freir

Los partidos son necesarios. De hecho muchas personas en nombre del anti partido y de los nuevos movimientos y el ciudadanismo, han acabado montando un f茅rreo partido muy estructurado y disciplinado con un fuerte y reducido equipo de direcci贸n.

Los partidos de masas son una conquista del movimiento obrero y tienen su origen en las luchas sociales y en las asociaciones, sociedades y sindicatos obreros cuando estos entendieron que la acci贸n politica era imprescindible para cambiar las cosas, en la escuela de pensamiento marxista, pues desde el anarquismo, se entendi贸 de otra forma. Unos partidos entendieron esto desde la reforma paulatina y otros desde la acci贸n combinada social y electoral, sin olvidar la huelga general como instrumento. Los partidos obreros y transformadores, en su inicio fueron todos socialistas y/o socialdem贸cratas, si bien todos ellos incluso el SPD alem谩n, con inspiraci贸n marxista y por supuesto de clase. Eran los partidos de la clase obrera.

No me detendr茅 en los avatares ni en la ruptura de los partidos obreros a partir de 1920 fundamentalmente. Tampoco de como los partidos socialdemocr谩tas obreros se transforman en partidos “atrapalo todo” y se hunden el el barro de la “tercera v铆a” aceptando plenamente una sociedad capitalista que en forma de disimulo, se comienza a llamar de mercado. El reconocimiento del mercado, pero con las reglas del mercado y la renuncia al control de la econom铆a por el estado, marcan una absorci贸n del sistema hacia los antiguos partidos obreros ya transformados en interclasistas y conservadores del satus quo.

El PSOE no es ajeno. Tras una resistencia hist贸rica de Izquierda Socialista y el “guerrismo” de izquierdas o m谩s populista, al que Guerra acab贸 dejando “tirado”, el PSOE avanza con la sumisi贸n de gran parte de sus bases -eso es cierto y no hay para ello, m谩s que contar votos en comit茅s, congresos y primarias- hac铆a un socioliberalismo blando. Es cierto que hay bolsas de resistencia y personas que no siendo “oficialmente” insumisas, sin embargo se resisten a abandonar los valores de la izquierda. Pero en minor铆a.

El PSOE siempre fue un partido de masas. Hoy transformado en un partido mixto, es decir con cuadros leales a unos aparatos que adem谩s les proveen de colocaciones y cargos p煤blicos remunerados, que controlan a afiliadas y afiliados a los que se les hurta el debate te贸rico, se les priva de formaci贸n politica y se les imbuye de gesti贸n que no de transformaci贸n o bien ya, puras luchas por el poder de unos cuadros, frente a otros a los y las que nada entre ellos diferencia.

Ser铆a a pesar de lo dicho injusto, no reconocer avances en materia de protecci贸n social, igualdad de genero y derechos civiles logrados con el PSOE. No deseo olvidar aqu铆 a personas como Matilde Fernandez que hizo un gran trabajo a pesar de la situaci贸n y otras cuestiones. Pero a cambio se privatiz贸 una gran parte del sector p煤blico y se le abrieron las puertas al neoliberalismo.

Ahora nos encontramos con un PSOE en sus m谩s bajas cotas de debate te贸rico, pero por ello, sin ideas y herr谩tico. Un partido sin energ铆as para enfrentarse a una nueva forma de entender el capitalismo cual es el neoliberalismo y sin fuerzas para enfrentarse a la dictadura de los marcados que las clases populares y trabajadoras sufren. A lo sumo algunas reformas, pactos interesados con otras fuerzas de izquierdas reales y como mucho un talante m谩s liberal que la rancia derecha que nos pretende seguir dominando.

Ante esto lo primero que hay que constatar es que no existe ya un partido socialista “oficial” sino un recuerdo muy vago y unas siglas hist贸ricas vaciadas de contenido a conciencia. Sin embargo hay personas honradas aferradas a ellas.

La reforma del art铆culo 135 de la Constituci贸n debieran haber sido la se帽al de alarma y de ruptura, pues fue tan grande la traici贸n que con mucho “menos motivo” Oskar Lafontaine y M茅lenchon rompieron con sus partidos socialdem贸cratas devenidos en ex socialdem贸cratas. Sin embargo en el estado espa帽ol no surgi贸 ning煤n Lafontaine l煤cido, valiente y armado ideol贸gicamente.

Solo un grupo de militantes de base y cuadros medios locales y/o provinciales y muy pocos, nos planteamos la ruptura en un “Lafontaine colectivo” y adem谩s buscando trabajar sin m谩s en la construcci贸n de la plataforma politica que agrupara a las y los socialistas de izquierda y para ello confluir con las plataformas socialistas locales o territoriales que ya exist铆an o se hab铆an formado de forma natural hostigadas por aparatos provincianos.

La necesidad de construir un polo socialista antineoliberal que adem谩s recuperara la tradici贸n unitaria y frentista del socialismo de clase espa帽ol era muy importante. As铆 naci贸 un embri贸n que fue inscrito finalmente ante notario, -tras muchos meses de trabajo, agrupar personas y voluntades e incluso una presentaci贸n p煤blica y asamblea p煤blica posterior con Oskar Lafonteine presente-, el partido socialista de clase, republicano, federal, ecosocialista y feminista, el d铆a 14 de Marzo de 2013 llamado CONSTRUYENDO LA IZQUIERDA- ALTERNATIVA SOCIALISTA.

Alternativa Socialista tal y como posteriormente tras reforma estatutaria se puede denominar, surgi贸 solo, sin ayudas ni reconocimientos, hostigado, censurado por todos los medios de comunicaci贸n, todos, excepto algunos digitales muy comprometidos y sin personas conocidas, pero si militantes, activistas sociales y sindicales, concejales y exconcejales, algunos como mucho exdiputados provinciales y un exdirector general auton贸mico. Personas que hab铆amos vivido dentro del PSOE el esfuerzo por gobernar de forma limpia y diferente y nos hab铆amos enfrentado a su direcci贸n, no por motivos personales, sino ideol贸gicos. Silencio, sacrificio, dinero de nuestros bolsillos e ilusi贸n mucha ilusi贸n y un sue帽o, el de rescatar el socialismo democr谩tico.

Hoy Alternativa Socialista es el partido socialista republicano y transformador inscrito como socialista y con nombre socialista, que est谩 ya presente en ayuntamientos posee contactos y grupos locales, municipales y ha concurrido a diversas elecciones, en solitario o bien en coaliciones, incluso en candidaturas de unidad popular. Un partido que sigue agrupando a colectivos territoriales y marcas locales socialistas, hartas de ser dirigidas y utilizadas en provecho propio por personas de las oligarqu铆as profesionales provinciales o auton贸micas. Personas deseosas de trabajar por sus vecinos y con sus vecinos en libertad.

Pero a pesar de nuestras equivocaciones -que seguro hemos cometido- hay un error en el que no hemos ca铆do y es el de montar un club de debate de ex militantes del PSOE que se lamen las heridas y hablan tan solo de la en茅sima crisis del partido socioliberal. La voluntad de construir la izquierda ha tra铆do entre nosotras a personas provenientes de otras izquierdas y trayectorias pero deseosas de crear algo diferente y nuevo. Un partido que encarne ya, los valores de los movimientos ciudadanos y de la nueva forma participativa y plural de entender la politica.

Pero lo que si hemos dejado claro, es que deseamos ser la pata socialista de la mesa antineoliberal y confluyente que nos lleve a derrotar al bipartidismo. Por eso buscamos la convergencia y la confluencia y estamos en los procesos de construir la unidad popular. Al tiempo que sabemos que rescatar el socialismo democr谩tico es imprescindible para incrementar el apoyo a la unidad popular. Nostras lo hacemos desde el socialismo democr谩tico.

Por todo esto, sabemos que organizar un partido socialista no es un huevo que se hecha a fre铆r. Es la dur铆sima soledad y esfuerzo del corredor de fondo.

Por eso podemos afirmar que hay un partido socialista que es socialista y no ha renunciado a los valores de Pablo Iglesias, Largo Caballero, el doctor Negrin, Olof Palme o Salvador Allende.

 

 

驴Por qu茅 Alternativa Socialista?

El Socialismo es transformador y trasversal. Es conseguir la igualdad y el reparto de la riqueza desde la democracia, es conquistar el estado social como tr谩nsito hac铆a la superaci贸n del capitalismo. El socialismo no puede convivir con la monarqu铆a pues pone a una familia por encima de las dem谩s y en Espa帽a representa el sistema, la continuidad y la injusticia. El socialismo es ecologistas y feminista y no consiente el dominio de unas personas sobre otras. ALTERNATIVA SOCIALISTA no es un partido de ex-militantes del PSOE sino de todas las personas que quieren construir igualdad en libertad y reparto en democracia, de todas las personas que quieren construir una izquierda social y una Rep煤blica de las iguales. Personas que quieren construir su futuro y dejar de estar controladas por viejas y nuevas e incluso nov铆simas oligarqu铆as politicas. AS es un partido socialista porque parte de la tradici贸n socialista obrera, pero avanza hac铆a un futuro mejor y llama a todas y todos a tener una herramienta propia de las personas que ni renuncian a ser de izquierdas, ni renuncian a los valores de la lucha obrera y social, ni renuncian a su historia, pero que quieren levantar un mundo nuevo en democracia, pero con democracia verdadera y justa. Una formaci贸n nuestra para construir la izquierda del cambio, sin renegar de lo mejor de nuestros padres y abuelos. Somos de izquierdas, porque sabemos que hay derechas y las derechas nos oprimen y cercenan la democracia. Somos de izquierdas porqu茅 los capitalistas son conservadores y si tienen ideolog铆a y valores -valores de derechas-. Somos de izquierdas y por ello creemos en la necesidad de una izquierda tan tranquila como consecuente.

El fuego negocio o destrucci贸n. Por la recuperaci贸n del medio natural

Que el PP es un partido depredador, nadie sensato lo duda. Estos d铆as con el incendio de la operaci贸n P煤nica, todo est谩 que arde. Pero tambi茅n nuestros montes vuelven a quemarse y esto que es una tragedia natural, un crimen medioambiental tiene ahora un nuevo combustible y es la ley de montes, la nueva legislaci贸n sobre bosques y espacios naturales que vuelve a autorizar la construcci贸n en zonas quemadas. Ley sobre espacios protegidos naturales aprobada muy recientemente por el PP, como no, al objeto de volver a favorecer la especulaci贸n urban铆stica.

Para un partido como Alternativa Socialista que tiene vocaci贸n rural e implantaci贸n rural y que gobierna聽 municipios rurales este asunto es capital. Est谩 en nuestro ADN y no solo como ecosocialistas, sino como personas implicadas en la lucha contra el despoblamiento rural y la reivindicaci贸n de los derechos de las personas que habitan en nuestros peque帽os pueblos.

Transferidas a las autonom铆as las pol铆ticas de protecci贸n forestal y de lucha contra el fuego, los a帽os de gobiernos de la derecha en la mayor parte de ellas han sido capitales para limitar y privatizar medios contra el fuego. Pero es que autonom铆as con gobierno del PSOE no han ido a la zaga en los recortes. Pero donde m谩s se ha recortado ha sido en prevenci贸n. Limpieza y conservaci贸n de montes. Los trabajos de desbroce, limpieza y clareo de bosques para protegerlos y la vez generar energ铆as alternativas han sido olvidados y mientras tanto las comunidades rurales despobl谩ndose por falta de empleo y jornales para vivir.

Los bosques no se pueden conservar si las personas del entorno rural no se ocupan de ellos y les suponen una fuente de ingresos y de vida como ocurr铆a hist贸ricamente. Ya no hay necesidad de le帽a para cocinar, pero si para combustible y para generar energ铆a alternativa. Finalmente al erario p煤blico le resulta m谩s barato limpiar montes que apagar fuegos. Pero en algunos lugares apagar incendios es negocio, la regeneraci贸n es negocio, construir despu茅s del quemado es m谩s negocio.

Los montes que arden, muchos son de las famosas repoblaciones de Franco en los鈥 a帽os del hambre鈥. Las d茅cadas de los cuarenta y los cincuenta del siglo pasado. Monocultivo de pinos que son p贸lvora esperando una mecha y adem谩s sin freno natural como es lo que en algunos lugares serranos se llama el 鈥渕onte negro鈥 es decir chaparras y encinas que en centro sur del Estado Espa帽ol, son el mejor de los cortafuegos.

Los montes arden porque de forma irresponsable se ha permitido construir urbanizaciones en medio de pinares en lugar de hacerlo en los n煤cleos urbanos de nuestras serran铆as. Se ha construido ilegalmente sin control y encima con permisividad. Muchas personas de las ciudades 鈥揺xcepto los interesados- desconocen que muchas de las viviendas que hay que proteger del fuego y salvar mientras arden nuestras selvas, son ilegales. Son un peligro. Urbanizaciones y chalets construidos sin licencia, en ocasiones fruto de corrupci贸n o coacci贸n contra los alcaldes 鈥搎ue ocurre- de personas ajenas al medio. 驴No ser铆a mejor repoblar pueblos?, Ampliar pueblos peque帽os y muy hermosos, con un crecimiento l贸gico, respetuoso y ordenado en lugar de depredar montes y pinadas. Me pregunto.

Los montes arden porque se ha apartado a la poblaci贸n rural de la gesti贸n del monte. Por qu茅 no existan ya casi montes comunales, municipales. Cuando comenz贸 la dictadura franquista, los vencedores usurparon miles de hect谩reas de monte, adjudic谩ndoselas y tales usurpaciones siguen en manos de propietarios ileg铆timos. El bosque puede ser fuente de vida, riqueza y reparto, pero si es de gesti贸n municipal, mejor. Hay un ejemplo de libro en Espa帽a y es la provincia de Soria. La mayor parte de los montes sorianos son comunales y esto convierte a Soria, una provincia con grandes masas boscosas en uno de los territorios con menos incendios forestales.

Las autonom铆as convertidas en diecisiete entes centralistas con una burocracia 谩vida de acumular competencias, est谩n siendo nefastas a la hora de gestionar la naturaleza. Por tanto doy un grito desesperado en favor de volver a los montes comunales, de menores o municipales, o como les queramos llamar y formar entidades aut贸ctonas de gesti贸n como la Comunidad de la Sierra de Albarrac铆n, pero mejor y m谩s democr谩ticamente gestionadas, que es posible.

L贸gicamente debe haber apoyo y financiaci贸n y por cierto resultar谩 m谩s barata. Con unos servicios forestales y de ingenier铆a de montes p煤blicos, auton贸micos o centrales, pero al servicio de las municipalidades serranas o con riqueza natural. Lo primero y urgente, es derogar la ley de montes y parques naturales y nacionales de la derecha.

Tras la derogaci贸n de la ley hay que ponerse a trabajar con los municipios rurales y con riqueza forestal. Educar en civismo y conservaci贸n, cuidados y gesti贸n econ贸mica social de la naturaleza. Un socialismo comunal rural, autogestionario y solidario a la vez.

Perseguir y denunciar la especulaci贸n urban铆stica en nuestros montes y espacios naturales con tanta contundencia como ya se hace en ciudades y costas.

Para todo esto, Alternativa Socialista prepara en Zamora una conferencia del mundo rural y los peque帽os municipios. Para presentar alternativas y exigir cambios y solidaridad con el mundo rural, que por cierto, nos fabrica algo tan importante como es el ox铆geno. Entre otras muchas cosas.

驴Por qu茅 la Alternativa Socialista?

Cuando un peque帽o grupo de personas nos reunimos en el Club de Amigos de la UNESCO de Madrid en 2012, la mayor parte militantes del PSOE pero en posiciones muy cr铆ticas ya desde hac铆a tiempo y que algunas de ellas continuamos y acabamos iniciando CLI-AS la Alternativa Socialista. Se comenz贸 el proceso de romper el cord贸n umbilical con el PSOE por razones exclusivamente ideol贸gicas. Hab铆a ya socialistas en pueblos y ciudades que hab铆an iniciado el camino al enfrentarse en sus localidades a operaciones caciquiles y/o trampas al burlar decisiones democr谩ticas sus aparatos provinciales y que ahora militan en Alternativa Socialista.

Pero si hay algo que nos decidi贸, fue tras mucho aguante,- excesivo-, no una cuesti贸n menor y for谩nea, sino la gran traici贸n de la revisi贸n del art铆culo 135 de la Constituci贸n para adaptarlo a las exigencias de la banca privada, la Troika y la Alemania de la CDU que impone su ley en Europa. La modificaci贸n del 135 fue un acto nada comparable con la derrota temporal del Gobierno Tsipras. No. Fue regalarle el estado espa帽ol a los intereses bancarios y poner los pagos a privados, por encima de las personas. Que esto fuera ejecutado por el PSOE solo ten铆a una soluci贸n y era disputarle a una oligarqu铆a liberal, profesional y sin principios que reg铆a y rige el partido citado, la palabra y la idea socialista. Tuvimos un sue帽o y ese fue el rescate del socialismo democr谩tico para las gentes, para la clase obrera, para la causa republicana, para los pobres, oprimidos y las invisibles, los ignorados.

Tuvimos un sue帽o que hicimos realidad, en solitario, sin apoyos, sin televisiones, sin entrevistas. Solo un peque帽o grupo de amigos del PSOE y de fuera del PSOE que se dieron cuenta de la importancia simb贸lica y pol铆tica de la operaci贸n y creyeron en nosotros. Personas como Armando Fern谩ndez Steinko, Diosdado Toledano, Manolo Monereo o Pedro Montes y los cito por proceder de otras tradiciones aunque algunos de ellos con ancestros socialistas. Casi solos y sin un c茅ntimo. Pero la traici贸n del 135 no nos permit铆a seguir manteniendo la farsa. No esperamos a Grecia. El 135 modificado fue la puntilla que legaliz贸 el austericidio contra los pueblos del estado espa帽ol. Fue lo que legaliz贸 los recortes de Rajoy y con rango constitucional, nos someti贸 a la Troika 驴Para qu茅 esperar?

Hab铆a que ofrecer desde la horizontalidad, la revocaci贸n de mandatos, limitados estos, desde un poder pol铆tico compartido y sin disfraces, tapujos ni renuncias a nuestro nombre, hab铆a que ofrecer un partido socialista que brindar谩 la posibilidad de organizarse a las personas que siendo socialistas, quer铆an volver a sentirse orgullosas de serlo. Un partido abierto y sin clubs de fundadores que luego controlan su pureza, la suya y las ideas, las suyas. Somos una construcci贸n colectiva y solidaria. Abiertos a nuevas incorporaciones y a dar un trato de iguales y entre iguales a las nuevas personas que se incorporan. Personas que crean en la justicia y la transformaci贸n, en las ideas fuerza de la izquierda, vengan de donde vengan.

Tuvimos antecedentes contempor谩neos, pues si bien siempre aludimos a Pablo Iglesias, Largo Caballero, Negrin, Prieto, Allende u Olof Palme, hab铆a ya ejemplos y estos eran Oskar Lafontaine y M茅lenchon. Oskar Lafontaine nos acompa帽贸 en nuestro primer acto p煤blico. Lafontaine ha influido e influye profundamente en nuestro pensamiento. Oskar es hoy en d铆a una de las mentes m谩s l煤cidas que hay en Europa, en mi opini贸n la m谩s l煤cida con respecto a qu茅 hacer en Europa UE, la moneda 煤nica y el partido 煤nico neoliberal europeo que engloba desde los conservadores a los ex socialdem贸cratas, pasando por otros partidos menores, pero aliados del poder constituido, por no hablar de la extrema derecha.

Pero somos conscientes de que crear el partido socialista no es un huevo que se hecha a fre铆r. Alternativa Socialista ya est谩, existe, es, tiene incluso votantes y votos contables. Es una realidad y es un partido humilde de personas humildes, trabajadoras y bregadas en los movimientos sociales, los sindicatos, los ayuntamientos y diputaciones, la construcci贸n de partido y la lucha, la lucha social, la lucha en las calles de la indignaci贸n, en la solidaridad con los y los m谩s d茅biles. Agricultores, aut贸nomos, funcionarios, parados o trabajadores manuales y estudiantes. Somos David, enfrentado a Goliat. Un David colectivo, que disputa el socialismo a un gigante partido socioliberal y din谩stico. Un hueco donde estar no para resistir los mandobles del gigante, sino para construir la alternativa que rescate el socialismo y haga socialismo.

Pero pretendemos tambi茅n recuperar la tradici贸n unitaria del PSOE, aquel partido de Pablo Iglesias que perteneci贸 a la Conjunci贸n Republicano-Socialista, el de la Huelga General de 1917, el de la UHP y la Alianza Obrera y el del Frente Popular. Por eso apostamos por la izquierda mosaico y la construcci贸n de una fuerza de izquierdas, que frene a Rajoy, pero acabe con el bipartidismo.

Por eso concluyo, escribiendo, que si construimos una fuerza en com煤n de las izquierdas, no nos avergoncemos de serlo, de reivindicar la Rep煤blica y de ser conscientes que la lucha de clases existe, se ejerce y sobre todo por la derecha y contra las personas de las clases subalternas y se ejerce una violencia social conocida como explotaci贸n del hombre por el hombre, no para nuestro bien y crear empleo, sino para hacer negocio y enriquecerse a nuestra costa. Por eso existe el socialismo y para eso estamos las y los socialistas.

 

Carlos Mart铆nez

Co-primer secretario de Alternativa Socialista

www.cli-as.org

Del espect谩culo de la pol铆tica a la pol铆tica espect谩culo

Hace tres a帽os desde la pol铆tica se nos daba un atroz espect谩culo de corrupci贸n, acomodo, aburrimiento e incluso hast铆o. Las Mesas de Convergencia hace ya cinco a帽os y el propio 15M poco despu茅s fueron el revulsivo imprescindible y la ruptura de un c谩ntaro lleno de agua podrida.

Las gentes volvimos a las calles y a las plazas y de repente algunos creativos descubrieron un nuevo fil贸n de negocio en unos novedosos 鈥揺n Espa帽a- 鈥渞ealitys鈥 televisivos.聽 Con formato tipo 鈥渟alsa rosa鈥 e imitando a la factor铆a Berlusconi en Espa帽a, surgieron nuevos tertulianos que se han acabado convirtiendo en actores y l铆deres pol铆ticos. Cierto es que la brecha hab铆a que aprovecharla e hicieron bien, aquellas y aquellos a los que las empresas privadas televisivas eligieron, imagino que siguiendo unos modelos determinados de marketing comercial. Pero la elecci贸n de los l铆deres no la hicieron las plazas, la hicieron empleados del se帽or Lara.

Es l铆cito y correcto utilizar la rendija. S铆. Lo mismo que de l铆cito expresar esta opini贸n, por otra parte contrastada.

Tras la transici贸n o tras los primeros a帽os de la transici贸n, desaparecen los liderazgos sociales y pol铆ticos forjados en las luchas, la resistencia, las huelgas y luego ya con la democracia din谩stica, en los ayuntamientos o las instituciones. Personas forjadas en la brega institucional y callejera al alim贸n. Sindicalistas curtidas y curtidos, alcaldes fogueados y parlamentarios que lo mismo hablaban desde la tribuna que encabezaban una manifestaci贸n, son sustituidos en y sobre todo desde el bipartidismo, por cachorros de aparato y personas forjadas en la pol铆tica profesional desde siempre, desde muy j贸venes conspirando en los despachos y en esta faceta el PSOE se convierte en un gran experto. Sin ir m谩s lejos, cuando el joven Zapatero llega a presidente su curriculum, son a帽os de pisar bancada en las Cortes, sin intervenir casi nunca ni ampliar su formaci贸n o su experiencia. Las juventudes socialistas se convierten en una magnifica escuela de obtener el poder o mantenerlo a costa de los que sea, pero jam谩s en lugar de experiencia en la lucha de clases vivida en primera persona.

Tras los falsos y construidos liderazgos en los que valen m谩s diez minutos en televisi贸n, que acumular experiencia laboral, social y sindical o en estudiar y prepararse concienzudamente, participando al mismo tiempo de forma activa del movimiento estudiantil o del movimiento antiglobalizaci贸n, muy activo esos a帽os. Aparece una nueva hornada de dirigentes. No todos, claro, -generalizar es malo-, pero si con m谩s oportunidades. Me explico, a quien una empresa de comunicaci贸n, le ofrece entrevistas, art铆culos y tertulias, puede luego exigir su cuota de poder pol铆tico, que siempre ser谩 superior al de un joven o una joven, dirigente estudiantil de una facultad de Albacete, que participa en la calle evitando desahucios, cortando calles en una huelga general, mal viviendo con una beca y militando activamente en pol铆tica. A pesar de que su compromiso est茅 labrado a base de multas gubernativas, alg煤n empuj贸n de un guardia o la mirada de reprobaci贸n de transe煤ntes o conductores conservadores.

 

La pol铆tica espect谩culo, la dirigen empresas de entretenimiento. La pol铆tica espect谩culo se ha impuesto. Ya no es un timbre de orgullos ser un sindicalista que se la juega o una luchadora constante, en un barrio, por evitar el cierre de una biblioteca p煤blica. Eso ya no importa, importa salir en la tele.

Decir y escribir esto es peligroso y requiere cierta dosis de valor, pues puede enfadar a fans y a hooligans, que ya no correligionarios, compa帽eros o seguidores. Se puede decir que si envidia, etc. etc. pero no es eso y me arriesgar茅. Es denunciar la injusticia de que sacralicen las empresas a nuestros l铆deres y esto evite que miles de personas j贸venes y no tan j贸venes puedan tener la m谩s m铆nima opci贸n de demostrar su capacidad, su entrega y su esfuerzo. Claro, si habl谩ramos de su sangre otro gallo cantar铆a, pero ya no estamos en eso.

Desde Attac hace unos pocos a帽os se habl贸 mucho de 鈥渄esmercantilizar鈥 la pol铆tica. De sacarla de la esfera privada, de evitar que personas no electas democr谩ticamente rijan nuestros destinos, como los poderes financieros. Pero ahora las izquierdas y los alternativos corren el riesgo, de que mercantiles de la comunicaci贸n, impongan a los l铆deres incluso anti-sistema.

Esto 驴Qu茅 ant铆doto tiene? La militancia social y pol铆tica. El activismo social que permita que de forma natural y democr谩tica, desde las luchas sindical y social, Las asambleas y las primarias no trucadas a煤pe a personas luchadoras, sacrificadas y abnegadas y posibilite salgan a la luz y si encima luego, tambi茅n salen en la televisi贸n mejor. Como el caso de Ada Colau, que la portavoc铆a en luchas sociales, pero tambi茅n su participaci贸n activa les haga salir a la luz.

Bueno no generalizo y pido perd贸n a alguien si se siente mal tratado, adem谩s tranquilo yo no salgo en la sexta. Pero uno echa de menos a l铆deres como Marcelino Camacho, Lula, Evo Morales, M煤gica, pero tambi茅n como Allende o 聽Tierno Galv谩n, forjados en la adversidad, las luchas y conocidos previamente por su acci贸n. Pablo Iglesias, nunca sali贸 en la tele, ni en la radio siquiera. Eran otros tiempos, claro que s铆 y estos son mejores para la difusi贸n de las ideas, evidente. Pero el sistema urde sus trampas. Sin un pueblo organizado en y por una izquierda pol铆tica organizada y con ideas de izquierda y de transformaci贸n social, en una partido de origen eurocomunista, socialista y ecologista de izquierdas, Syriza, el pueblo griego hubiera votado si en el refer茅ndum. Las ideas sirven para resistir, pero tambi茅n para construir y para gobernar.