Archivo de Artículos

La confusión política y la política de la confusión

La política es una noble actividad humana, que consiste en la actividad humana de tomar decisiones colectivas o no en pos de seguir viviendo, debatir sobre las reglas de convivencia y transformar el mundo. Hacerlo claro, para bien o para mal. Pero a pasar de que no todo en la política es digno y honesto, está tiene fuertes enemigos como el fascismo, el sistema capitalista neoliberal, varios tipos de autoritarismos y la incultura. Honestamente el anarquismo la cuestiona, pero no vienen precisamente de los ácratas la mayoría de las críticas a la acción política.

Decir que todos los m√©dicos son unos sinverg√ľenzas porque varios o no s√© si algunos, desv√≠an a pacientes del sistema p√ļblico a sus consultas privadas, ser√≠a injusto. Afirmar que todos los carpinteros son borrachos y pendencieros porque dos que conocemos lo son, es incierto. Afirmar que todos los curas son pederastas porque demasiados los son, es una falsedad o que todos los portuarios son unos mafiosos porque hace unos a√Īos vimos la magn√≠fica pel√≠cula pel√≠cula ‚ÄúLa ley del silencio‚ÄĚ una solemne estupidez. Afirmar que todas las personas que est√°n en pol√≠tica son unos ladrones es fascista y falso. Pero le hace un gran favor a los enemigos de la pol√≠tica, como los capitalistas neoliberales, los ultra-derechistas y los poderes econ√≥micos y grandes fortunas, pues saben que cuanta m√°s lejan√≠a del pueblo de la pol√≠tica exista, m√°s resignaci√≥n y m√°s posibilidades de dominar todo, por medios ajenos a la democracia, tal y como est√° ya ocurriendo, por parte de las grandes corporaciones privadas. Silenciar que la mayor parte de la deuda p√ļblica la han generado grandes empresas de IBEX y otras instancias financieras privadas, es simplemente, traici√≥n.

La confusi√≥n pol√≠tica es pues muy √ļtil para los poderosos. Se habla mucho de las puertas giratorias y con raz√≥n, pero nunca se habla de las puertas giratorias en el sentido inverso y por cierto con el ejemplo de Rodrigo Rato, esto viene al pelo. Expliquemos, hay pol√≠ticos de derechas, de izquierdas, de centro-izquierda, liberales en varias de sus facetas, desde los ex socialistas del PSOE y ex socialdem√≥cratas de la Internacional Socialista, a los liberales de partidos de Centro, de derechas y de derechas novedosas como Ciudadanos. Hay pol√≠ticos pues, que defienden las causas populares y de la clase trabajadora y otros los de los intereses empresariales, el poder financiero o con una visi√≥n darwiniana es decir la ley del m√°s fuerte social y econ√≥micamente. Todas las pol√≠ticas tienen un posicionamiento de clase. Se est√° con la oligarqu√≠a o con las clases populares y obreras. As√≠ de simple. Independientemente de las dificultadas y etapas en el tr√°nsito hac√≠a una sociedad m√°s justa y sin clases.

El problema no es de castas. Eso es una falacia y adem√°s beneficia al sistema. El problema es de las clases, la lucha de clases -que ya no es igual que en el siglo XIX- por lo que trasladado a la pol√≠tica podemos ver que hay personas en esta actividad siempre temporal y limitada, que defienden los intereses de una u otra. Pero dicho esto, podemos afirmar que las personas humanas tenemos fallos, vicios aunque sean peque√Īos, errores, miedos y miserias y nunca el total de nuestra vida es un dechado de virtud. Luego hay que se√Īalar que la ambici√≥n en la pol√≠tica juega un importante papel. Claro tambi√©n entre muchas actividades privadas y profesionales liberales o art√≠sticas. Sin ambici√≥n, es dif√≠cil en muchas ocasiones conseguir ciertas metas. No digamos entre los capitalistas y grandes tiburones de la industria privada.

Luego querer que en la acción política todas las personas sean santos, místicos, ascetas y generosos hasta el sectarismo, no es real. Da siempre argumentos a los enemigos de la democracia real. Lo que hay que hacer es lo que indicaba aquel santo laico que si fue Pablo Iglesias que decía que a los representes políticos socialistas, había que someterlos a rígidos controles. Control, limitación de mandatos y revocación de mandatos es la mejor medicina, contra la constitución de una oligarquía política.

Es por ello que hay personas que a√ļn comprometidos con ideas de cambio y transformadoras pueden cometer errores o hacer cosas mal. √öltimamente hemos tenido varios sonados casos en personas te√≥ricamente muy comprometidas por el cambio, que a pesar de las cortinas de humo y defensa visceral de sus fans han cometido equivocaciones dignas de reprobaci√≥n. As√≠ pues f√©rreo control como dec√≠a, insisto, Pablo Iglesias. Claro que en pol√≠tica lo de las dos varas de medir est√° muy extendido y de eso no se libra ni dios. Nadie.

Así pues, creo que al objeto de clarificar el panorama debemos apreciar ciertas cosas. La primera es que la política la hacemos personas humanas, por lo que no solo hemos de ser transparentes sino estar obligados a la transparencia y ser controlables. Lo segundo es que hay políticos de derechas, de izquierdas y/o que defienden o no la causa de las oligarquías y los ricos o la de las clases trabajadoras, los oprimidos y los pobres. Que por tanto, no todos somos iguales, ni pensamos lo mismo, ni actuamos llevados por los mismos motivos.

Por cierto las derechas y los medios de las derechas y el sistema, siempre acusan a las izquierdas de corrupci√≥n, nepotismo y gestionar mal all√° donde sea del globo que lo hagan. Lo hacen porque seg√ļn sus ideas, la riqueza es de ellos. Solo puede ser de ellos y tan solo ellos los capitalistas, -no confundir jam√°s con aut√≥nomos y empresarios familiares- los que la crean. Luego la pueden manejar y beneficiarse del tesoro y los bienes p√ļblicos. La Oligarqu√≠a rentista espa√Īola, se cree con derecho a beneficiarse del Estado, pues creen -que el estado- son ellos. Denuncian pues a qui√©n del pueblo o salido del pueblo obrero actu√© mal, se equivoque o defraude, pero para ellos es habitual, correcto, pues trabajan mucho y crean la riqueza.

Esto explica personajes como Rato, entre muchos. Pero es que adem√°s Rodrigo Rato, viene de cuna de la oligarqu√≠a y es de familia de banqueros. Muchos de los dirigentes del PP est√°n vinculados a grandes empresas o grupos industriales o son ricos, otros no, pero todos ellos poseen intereses en la permanencia del status. Si el satatus o el stablhisment entienden que las clases trabajadoras y populares tienen capacidad de poner en peligro sus privilegios y los partidos tap√≥n y de contenci√≥n de la lucha de clases fallan, en ese caso siempre hay soluciones nuevas o aparentemente nuevas. Estas propuestas novedosas en apariencia, insisto, confunden e introducen elementos de confusi√≥n y de cambio al objeto de que nada cambie. Hay m√°s de un ejemplo, pero el m√°s n√≠tido ‚Äďentre otros- en la situaci√≥n actual del estado espa√Īol, con una crisis de r√©gimen acelerada es el del partido atr√°palo todo, pero en realidad ultra liberal y derechista Ciudadanos. Ciudadanos es el gran adversario pol√≠tico de las izquierdas transformadoras y socialistas republicanas. Es el gran enemigo del socialismo democr√°tico y transformador. Al PP ya le conocemos y a las c√ļpulas del PSOE tambi√©n, pero a otros, no.

Por tanto lo de las castas adem√°s de falso es desmovilizador y nos resigna lejos de la movilizaci√≥n social. Adem√°s se aplica el concepto con dureza, no contra banqueros o grandes directivos de fondos financieros y transnacionales, sino a los pol√≠ticos, que no son por regla general-me refiero a liberales y neoliberales de las diferentes corrientes de pensamiento sist√©mico- sino los capataces de los anteriores y m√°s en el caso de las derechas y las c√ļpulas social-liberales.

Por tanto en un Reino de Espa√Īa, dominado por oligarcas entre los que Rodrigo Rato es un ejemplo, pues ya era millonario antes de entrar en pol√≠tica, los oligarcas, repito, en uno u otro lado de la puerta nos gobiernan. Hace falta pues una opci√≥n pol√≠tica anti-olig√°rquica y por el reparto de la riqueza. No anti pol√≠tica. Llama la atenci√≥n en sobre manera como fruto de esta moda inducida por el sistema y sus medios de comunicaci√≥n, los ataques de mucha gente van dirigidos contra los pol√≠ticos, pero nadie ataca ya a banqueros o a due√Īos y altos directivos de multinacionales y como los fraudes de las empresas grandes fundamentalmente las de IBEX las mayores defraudadoras excepto honrosas excepciones, nadie se lo hecha ya en cara o incluso como vemos como Patricia Bot√≠n a fuer de discreta pasa desapercibida, cuando es la mayor o al menos la m√°s influyente oligarca de Espa√Īa y sin embargo en un programa televisivo conducido por Ana Pastor un dirigente de la c√ļpula de Podemos no la calific√≥ de casta. Y en este caso de casta de banqueros es.

El control político neoliberal, se base en un dominio de los poderes económicos y una sumisión de la política, conservadora o liberal, al sistema.

Por eso hace falta poner en práctica muchas yo diría todas, las propuestas de Attac y del movimiento ecologista y desde una posición política socialista democrática impulsar e implementar en un principio medidas de justicia fiscal y de apoyo al gobierno griego en su desigual y dura lucha frente a la antidemocrática Troika, de la que por cierto ya no se habla. No se sabe si la Troika existe ya o no, pero sus componentes, sus imposiciones, sus atracos contra los derechos de los pueblos y su herencia sí.

Por tanto hay que sacar conclusiones y hacer apuestas valientes desde la izquierda mosaico, que no renuncia a ser izquierda y por tanto es anti-oligárquica. Entender que la clave de bóveda del régimen está en la monarquía y saber y ser consciente de que las propuestas socialdemócratas consecuentes y veraces hoy son revolucionarias.

La confusión en él ni de derecha ni de izquierdas, no es por unir espacio popular. Unir espacios sería construir pueblo de izquierdas y en todo caso hacer una labor pedagógica que se ha renunciado a hacer.

Las personas que desde el socialismo democr√°tico y el altermundismo no estamos en Izquierda Unida, pero tampoco en Podemos estamos contemplando una lucha cainita en la que Podemos √°fila las navajas barberas e IU es incapaz de unirse y sobre todo de modernizarse y actualizarse, lo cual no quiere decir renunciar a su tradici√≥n comunista y de lucha por la democracia en el estado espa√Īol. Por eso por el fin de la confusi√≥n le pido que mire a sus compa√Īeros y nuestros tambi√©n de Die Linke. Es la hora del socialismo democr√°tico.

No es cuesti√≥n de hacer renuncias por crear mayor√≠as sociales. La mayor√≠a social existe ya, solo hay que ser capaces de aglutinarla en torno a un proyecto y unas ideas. Para empezar, Marx defini√≥ al gobierno dictatorial franc√©s de Napole√≥n II como el gobierno de los grandes consejos de administraci√≥n reparti√©ndose el poder y el dinero de Francia. El gobierno del PP es el gobierno de la oligarqu√≠a espa√Īola y est√° a su disposici√≥n. Pero la oligarqu√≠a es inteligente y ya tiene recambios. Ciudadanos es uno, la divisi√≥n de las izquierdas transformadoras es otro. Por eso pienso que aqu√≠ y ahora es imprescindible nuevamente la aparici√≥n con fuerza del socialismo democr√°tico, que por cierto el socioliberalismo frustr√≥ a partir de 1982 y que sus herederos no representan. Ellos ya no tienen credibilidad. Hay pues que iniciar un nuevo camino de propuestas y de alternativas y avanzar en la unidad de las izquierdas. Tal vez en eso estemos ya.

 

 

 

Lecciones andaluzas o que hacemos con ayuntamientos y diputaciones

rp_carlosmartinez-01.jpg

Tras las elecciones al Parlamento de Andalucía y pasados ya unos días, sería bueno extraer algunas conclusiones y lecciones para con las elecciones locales.

En primer lugar la presidenta ahora en funciones convoc√≥ las elecciones pensando que iba a obtener mejores resultados. As√≠ se lo indicaron sus asesores y por cierto fallaron. Susana D√≠az aspiraba a una mayor√≠a casi absoluta y de paso se quitaba de encima a un socio molesto Izquierda Unida, al objeto de impedir que este comenzar√° a exigir la aprobaci√≥n de las leyes pendientes y no olvidemos ya en tr√°mite parlamentario como la de Banca P√ļblica, Banco de Tierras y la de asegurar los m√≠nimos vitales. No fue otra la intenci√≥n de Susana. Evitar la aprobaci√≥n de las leyes m√°s progresistas fue su objetivo y gobernar sola su segundo objetivo. Ninguna m√°s y se lo que digo.

En segundo lugar, los resultados confirman que el PSOE sigue siendo el partido m√°s votado de Andaluc√≠a y resiste aunque muy tocado y con una credibilidad bajo m√≠nimos. Pero a la hora de analizar esto, har√≠amos mal, tal y como hacen muchos y muchas analistas en ver solo las negatividades, la corrupci√≥n y el clientelismo. Muchas personas llevamos tiempo denunciando con dureza las malas pr√°cticas de la Junta, el amiguismo y la cada vez peor preparaci√≥n y cualificaci√≥n de los cargos de alta direcci√≥n de la misma, as√≠ como su prepotencia, suficiencia y desprecio por los dem√°s si no se les adula. Pero un mandato de m√°s de treinta a√Īos ininterrumpido no se basa tan solo en una potente red clientelar o en el miedo, aunque ambos influyan y se utilicen. Pensar que los andaluces somos idiotas, es tan falso como racista. Hay otros motivos, por lo tanto se deber√°n analizar y actuar en consecuencia, si se quiere cambiar el r√©gimen auton√≥mico. Por lo pronto lograrlo desde fuera del socialismo democr√°tico ‚Äďsocialismo y socialdemocracia real, de clase y transformadora- se me antoja harto imposible. Proyecto que debe estar a la vez que imbricado en la sociedad andaluza real y ‚Äúnormal‚ÄĚ. La reconversi√≥n del PSOE-A en un partido de izquierdas, tampoco es posible ya, pues su ligaz√≥n al poder financiero lo impide y si no v√©ase la opini√≥n de sus dirigentes hac√≠a la banca p√ļblica, por ejemplo y como antes que legislarla han adelantado elecciones.

En tercer lugar la llamada izquierda transformadora o verdadera o el nuevo progresismo radical ni de izquierdas ni de derechas, juntos, no han logrado superar el list√≥n de los tiempos de Julio Anguita que alcanz√≥ los 21 diputadas y diputados. Con un dato en favor de la IU de Anguita y Rej√≥n y es que el PSOE de entonces ten√≠a m√°s fortaleza y credibilidad que este de ahora, liderado por una profesional de los golpes de sal√≥n y las camarillas a diferencia de personas de aquel momento, mucho m√°s preparadas y formadas, que hab√≠an tenido otros trabajos as√≠ como responsabilidades en gesti√≥n p√ļblica e incluso eran brillantes opositores. A pesar de eso y con una campa√Īa de ideas se obtuvieron buenos resultados por parte de IU tratando de arrebatarle al PSOE-A la hegemon√≠a de la izquierda que injustamente ostentaba. Pero aviso a navegantes, cuando no se le dej√≥ gobernar al PSOE y se intuy√≥ err√≥neamente por parte de las clases populares, -pero as√≠ fue- que el PP se beneficiaba de esa situaci√≥n, los resultados de IU pasaron a ser desastrosos. Si hay algo que el pueblo andaluz veta y lo hace con tanta contundencia al menos como en Catalunya y Euskadi es al PP. El Partido Popular nunca ha podido gobernar Andaluc√≠a y eso es un dato positivo, sin duda. Ni siquiera perdiendo frente al PP el PSOE, pues el pueblo andaluz reaccion√≥ aupando a IU e impidiendo que la extrema derecha centralista le gobernar√°. Ese merito no es muy com√ļn y no deseo hurgar en la herida de otros territorios del Estado.

En cuarto lugar no se ha logrado romper el l√≠mite del voto de las fuerzas ubicadas para la gente en la izquierda y perd√≥n a Podemos. Incluso con un PSOE muy vulnerable para estas y con flancos de corrupci√≥n y de traici√≥n abiertos en canal. No se puede decir que no ha dado tiempo ha. Ya nos gustar√≠a a muchos tener la d√©cima parte de la exposici√≥n en los medios de comunicaci√≥n que Podemos ha tenido durante m√°s de un a√Īo entero e incluso ahora. Por tanto no es la precipitaci√≥n. Hay algo m√°s. Por otra parte la irrupci√≥n del partido derechista y ultra liberal Ciudadanos, tratado por ahora con excesiva magnanimidad por parte de las fuerzas de las izquierdas, cl√°sicas y modernas o postmodernas. No ha hecho C.s sino beneficiarse del hundimiento del PP, pero ojo, captando votos de las clases populares con su mensaje anti-corrupci√≥n y sus formas blandas sacados de todo el espectro ideol√≥gico incluso. Pero Ciudadanos, no es el recambio democr√°tico centrado, es pura y simplemente la nueva derecha, trufada de extrema derecha y de arribistas llegados de todas partes en especial del PSOE que buscan afirmarse. Resulta curioso, aunque a los socialistas de izquierdas y republicanos que le conocemos no nos extra√Īa, que sea un amigo de Pepe Blanco y Zapatero, un ex aparatista Chavista de Chaves y liberal del PSOE Luis Salvador, uno de los hombres fuertes de C.s y candidato a alcalde de Granada por esa formaci√≥n. Luis Salvador siempre apoy√≥ ciegamente a los implicados en el clientelismo y la corrupci√≥n desde su posici√≥n oficialista, solo truncada en su etapa final en el PSOE.

Por tanto hay que revisar lo que todas y todos hemos hecho y como lo hemos hecho. Pero el desprecio por el socialismo y sobre todo confundir socialismo democrático con corrupción y liberalismo, se paga caro y sobre todo en Andalucía. En lugar de eso las y los socialistas republicanos, preferimos disputarle a los socioliberales el concepto y la palabra socialismo que no les corresponde. Dicho eso, entiendo la dificultad de las personas de las culturas y tradiciones comunistas, para acometer tal tarea. Pero en medio de ninguneos, desplantes, ocultaciones y silencios, los socialistas lo estamos haciendo.

Elecciones Municipales.

Ahora tocan municipales. Las victorias del PSOE en Andaluc√≠a siempre se han basado, tambi√©n e incluso mucho, en su red de alcaldes y alcaldesas. Muchos alcaldes, trabajando para el PSOE y tejiendo redes clientelares y populismo, o bien trabajando muchas y muchos de ellos bien y con honestidad. Muchas y muchos de ellos muy moderados y nada de izquierdas, pero muy entregados a sus pueblos. La red de agro-ciudades andaluzas es su base m√°s s√≥lida. No han frenado el ladrillo la mayor√≠a, demasiados han destruido territorio, pero han evitado el despoblamiento rural y muchas veces de forma err√≥nea o no, han logrado evidentes mejoras y servicios. Otras y otros han trabajado correctamente. Nadie que no tenga una s√≥lida base municipal podr√° gobernar, tampoco en el Estado Espa√Īol. Eso el PSOE lo tiene muy claro. Nosotros las y los socialistas republicanos tambi√©n, IU lo sabe y goza tambi√©n de una red municipal, menor, pero la tiene. Pero otros emergentes est√°n dando claras se√Īales de no entenderlo, o lo que pudiera ser peor y prefiero no escribir, pero es peligroso el juego de que para que IU se quede ciega, yo me quede tuerto.

Los municipios son claves y son Estado. La mayor parte de los asuntos relacionados con la vida diaria de las personas ‚Äďgobierne quien gobierne en Madrid o en las Comunidades Aut√≥nomas, pasa por sus manos- y hay muchos de los ediles que ni cobran, ni los sacrificios de un cargo muy dif√≠cil e ingrato como es ser concejal o alcaldesa, compensan en varios miles de ayuntamientos su dedicaci√≥n. Pero ellas y ellos haci√©ndolo bien, regular, mal o muy mal son claves en la estructura del Estado. Luego las elecciones municipales no se pueden tomar tan a la ligera o despectivamente, como as√≠ est√° siendo. Denuncio. Por otra parte en unas elecciones locales la marca electoral ya no es clave. Las personas candidatas excepto en grandes n√ļcleos de poblaci√≥n, e incluso en estos, son muy importantes.http://portuarioenexcedencia.com/?p=1071. Pero el Partido Popular ha dejado aqu√≠ tambi√©n su bomba trampa contra la democracia y ha sido la LRSAL o ley de racionalizaci√≥n de las administraciones locales, https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2013-13756. Esta ley, hurta competencias a los ayuntamientos, les disminuye y mucho, su gran capacidad de decisi√≥n y los ata al gobierno central y a las Diputaciones. Las Diputaciones Provinciales, m√°s de cuarenta en el Estado Espa√Īol he implantadas en zonas tan importantes pol√≠ticamente como Catalu√Īa, Andaluc√≠a, Euskadi (forales) o Galicia, tan grandes como Castilla y Le√≥n o tan habitadas como el Pa√≠s Valenciano, pasan a tener muchas m√°s competencias. M√°s seguramente que jam√°s han tenido. En los casos de las CC.AA uniprovinciales, no se olvide, pues nunca se dice, est√°s competencias est√°n transferidas a dichas instituciones. Luego las Diputaciones pasan a tener un papel clave por lo que hacer agrupaciones electorales o lo que se ha dado en llamar partidos instrumentales en esos territorios, es un suicidio para miles de municipios, o dejarlos en manos del PP, con menos votos de los que ser√≠a de esperar. El PP desde la atalaya de las Diputaciones, podr√° controlar condicionando a municipios peque√Īos y medianos gobernados por las izquierdas o candidaturas de unidad popular.

Muchos colegas m√≠os polit√≥logos, perdidos en Madrid, en la mara√Īa de la ‚Äúalta pol√≠tica‚ÄĚ no solo no han estado muy finos, sino que han ignorado la importancia decisiva del poder local e ignorado sus vericuetos. Seguramente por desconocimiento, seguramente por estar demasiado imbuidos del marketing y las t√©cnicas electorales anglosajonas, no se han parado a pensar en ayuntamientos y diputaciones y han olvidado que estas √ļltimas, mientras existan, tambi√©n son poder local y sus miembros son concejalas y concejales electos entre ellos, por un complicado mecanismo. Todo un desprop√≥sito.

Por tanto las coaliciones electorales de fuerzas pol√≠ticas de las izquierdas transformadoras, se imponen y hacen necesarias. No se puede decir que no a la partitocracia y sin embargo construir un partido encima muy verticalizado. No se pueden ignorar las necesidades y esperanzas de varios millones de ciudadanas y ciudadanos que viven en ayuntamientos peque√Īos, tanto en el medio rural, como en el peri-urbano que pasar√°n a ser tutelados por personas no electas por ellos.

Debiera haber primeado la sensatez. Pero en cualquier caso, los que sí que la tenemos, vamos a concurrir a estas elecciones municipales, con fuerza, ilusión, programas, personas capaces y honestas. Conocemos el juego local y lo mucho que en ese terreno se juega. Por eso llevados por la responsabilidad hemos de favorecer las coaliciones electorales de fuerzas populares y transformadoras y lo estamos haciendo ya. Sería pues lo lógico, pedirle a quién no ha calibrado bien los pasos que al menos no entorpezca. Tiene todo el derecho democrático a presentarse, claro, pero al menos permítasenos a los demás informar y advertir.

Los ayuntamientos se pueden y deben ganar. La LRSAL debe ser abolida y ya. Los nuevos ayuntamientos deben ser constituyentes y transformadores. Honestos y ecol√≥gicamente responsables. Pol√≠ticamente decisivos. Se puede hacer pol√≠ticas transformadoras desde los ayuntamientos. El transporte p√ļblico, sus horarios o frecuencias son de derechas o de izquierdas, claro que s√≠. Lo mismo que favorecer o no a las grandes empresas privadas de prestaci√≥n de servicios o rescatar o no las concesiones y las contratas de los municipios. Remunicipalizar o favorecer contratos con empresas privadas que degradan el empleo y la calidad de la prestaci√≥n o bien favorecen de forma escandalosa a intereses privados, es de izquierdas o de derechas ¬ŅQui√©n ha dicho que no hay izquierda y derecha en la gesti√≥n local? Florentino P√©rez, se debe estar frotando las manos. El bipartidismo ha privatizado demasiado, mucho, casi todo y eso ahora hay que recuperarlo para el pueblo, para los pueblos.

Si no hacemos coaliciones políticas, el bipartidismo volverá a vencer como lo ha hecho en Andalucía. Entonces muchas y muchos tal vez se vean obligados a elegir entre lo malo y lo peor,-como en Andalucía sucederá- en lugar de haber conseguido construir pueblo de izquierdas. Gobiernos populares de transformación local. Generar poder popular y para ello, los ayuntamientos son la base. Por eso las izquierdas transformadoras vamos a vencer en los ayuntamientos. Los socialistas republicanos y antineoliberales vamos a rescatar el socialismo del socioliberalismo desde los ayuntamientos.

Carlos Martínez

Politólogo y co-primer secretario de Alternativa Socialista

 

 

Basta ya de simplismos insultantes con el pueblo humilde andaluz

El resultado de las elecciones en Andaluc√≠a est√° dando lugar a toda una serie de comentarios racistas y xenofobos sobre el pueblo andaluz. Complaciente con la corrupci√≥n o vendido son los ep√≠tetos m√°s suaves de muchos madrile√Īos que llevan a√Īos y a√Īos soportando al PP m√°s ladr√≥n y corrupto que conocemos u otros de otros lugares m√°s al Este de la peninsula a CiU o a … Claro de los franceses que votan al FN y ni m√ļ.
Si se habla de obreros jornaleros el tono despectivo se incrementa. No soy sospechoso de apoyar al PSOE y menos al PP, a Ciudadanos incluso menos. Luego puedo afirmar que esos comentarios son injustos y desconocen la realidad de Andaluc√≠a. Hablan esos racistas del PER o PFEA pero se olvidan de los fondos mineros, la ayuda a los ex metal√ļrgicos gallegos, vascos, o asturianos que yo si que apoyo y considero justos. Nada dicen del rescate a la banca o del fraude fiscal generalizado de ricos y bancos¬†que ha costado mucho m√°s que el subsidio de desempleo agrario.¬†Basta ya de simplezas.
La realidad andaluza es compleja y en nuestros pueblos hay memoria hist√≥rica. Aqu√≠ los que en el imaginario colectivo representan a los se√Īoritos no ganan elecciones, pero los que solo ven negatividades, tampoco. Es todo m√°s complejo y profundo. M√°s complicado y m√°s esperanzador.


El PSOE y en su momento junto con el PCE fueron quienes hicieron sentirse a los andaluces orgullosos de serlo. Tras las crisis y problemas del PC, más una legislación electoral de pucherazo instituido el PSOE quedó demasiado en solitario y sin control.
M√°s que insultar nuevos se√Īoricos “urbanitas” y personas de otras naciones y pueblos de otras zonas del estado a los andaluces -incluso haci√©ndolo con buena intenci√≥n-, lo que debieran hacer es primero comprender nuestra historia y segundo respetar la sabia cultura popular adem√°s de no insultar a los votantes socialistas de las clases populares y humildes, que son mayor√≠a. As√≠ nadie les atraer√°.


En lugar de eso hemos de construir una alternativa socialista democr√°tica, honesta, honrada, seria y antineoliberal que desde el socialismo democr√°tico atraiga a las cientos de miles de personas de izquierdas que siguen votando a los socioliberales. Una izquierda democr√°tica, amable, andaluza y solidaria. El PSOE no es la herramienta politica que necesita Andaluc√≠a, pero para ello hemos de construir un nuevo socialismo desde fuera del PSOE,si, pero socialista y socialdem√≥crata de clase, enraizado en nuestros pueblos y ciudades. Un partido socialista democr√°tico, una Alternativa Socialista y desde la confianza de ser “de los suyos”, de “los nuestros” construir algo muy diferente y muy limpio, transparente.

Andaluc√≠a esquilmada por el poder financiero espa√Īol y cuyas rentas cotizan¬†del IVA¬†en la comunidad aut√≥noma de Madrid, merece levantarse altiva frente a tanto ladr√≥n centralista y dejar de ser pasto de grandes empresas energ√©ticas, de transportes y bancarias que vienen al Sur a sacar dividendos y no invertir. Lo que es m√°s sangrante, invertir fuera con ahorro y trabajo andaluz.

 

¬ŅQue ha ocurrido en Andaluc√≠a? Breve aproximaci√≥n

Análisis de urgencia sobre las elecciones en Andalucía

 
Pasadas las elecciones andaluzas, ahora entramos de lleno en las municipales. Pero veamos: En Andalucía ha habido un cierto cambio en el parlamento, importante sin duda, pero insisto, tan solo cierto. La realidad es que el bipartidismo incluso erosionado, ha vuelto a vencer. Si sumamos PSOE más PP la cosa no deja lugar a dudas, la verdad si entendemos que Ciutadans representa el fin del bipartidismo y no lo que es en realidad, su recambio por la derecha, es que algo no se interpreta bien. Cs. es la nueva derecha, tal vez una mala fotocopia de la UCD.
La victoria ha sido para un PSOE que vive sus horas más bajas. La irrupción de Podemos no tan fuerte como muchas y muchos esperaban, (La IU de Anguita sacó mejores resultados -23 diputados-) lo deja en eso, irrupción y habrá que ver como se mueven y que hacen o bien no dejan hacer. Susana Diaz se verá reforzada, lo cual puede ser un problema para el PSOE federal e incluso desestabilizarlo. En cualquier caso Susana representa el regreso del felipismo ideológico, pero no el felipismo del 1982, sino de 2010.
Lo que si podemos afirmar es que nadie que desde el centro-izquierda o el progresismo, no venza en Andaluc√≠a, puede gobernar el estado espa√Īol.
El hundimiento del PP se compensa algo con la nueva derecha de Ciutadans. PP hundido Cs en alza, pero con un voto muy plural y confuso, parte del cual es¬†recuperable¬†para¬†posiciones socialdem√≥cratas consecuentes y reales que el PSOE, no representa. Pues Ciutadans con un lenguaje confuso y neofalangista, es decir con medidas sociales, pero nacionalista espa√Īolista y muy conservador en lo constitucional, adem√°s de din√°stico y atrapalo todo. Por desgracia, como partido atrapalotodo coincide con demasiados otros. Lo cierto es que mucha gente en¬†Andaluc√≠a, que conocemos sabemos ha sido atrapada por este partido de¬†derechas, por lo que habr√° que¬†trabajar¬†para que sean conscientes de ello. Si el PSOE-A pacta con ellos por la v√≠a de los hechos, ser√° m√°s dif√≠cil, pero no imposible. En cualquier caso un acuerdo PSOE-A con Cs, tambi√©n es un pacto de¬†gran coalici√≥n.
IU ha pagado no solo su participaci√≥n en el Gobierno, pues cuando est√° se dio, no olvidemos tubo un importante apoyo social y si no vayamos a las hemerotecas. Sino por su dificultad en adaptarse a las necesidades pol√≠ticas de una poblaci√≥n sumida en una crisis social, pero tambi√©n de valores y carente de toda ideolog√≠a fruto de la labor del r√©gimen del 78 desmontando las ideas, propiciando la incultura social, sindical y pol√≠tica, tratando de convencer a toda la gente, que nada m√°s que el ‚Äúmercado‚ÄĚ es eficiente. Por lo que siendo Antonio Maillo un buen candidato, sin embargo no ha logrado conectar con nuevo electorado, sobre todo con el electorado ajeno a la tradici√≥n comunista o bien con ideas transformadoras, pero en busca de espacios m√°s ilusionantes.
IU no ha sido capaz de debatir al menos, la hegemon√≠a del socialismo democr√°tico, discuti√©ndosela al PSOE que ya no lo es. Tal y como les pedimos de forma infructuosa en la campa√Īa electoral. Claro que eso IU sola no puede hacerlo. Por tanto a IU le sigue faltando capacidad de abrirse y realizar el mismo camino que sus semejantes griegos o alemanes. Al fin y al cabo la lucha ideol√≥gica por recuperar el socialismo para las clases populares solo la podemos hacer los socialistas democr√°ticos orgullosos de ser socialistas, pero al mismo tiempo capaces de propiciar un socialismo transversal, nuevo, ecosocialista y radicalmente democr√°tico, pero tambi√©n capaz de propiciar encuentros y espacios de unidad popular.
Tal vez la victoria del PSOE que logra vencer holgadamente a Podemos -esta es una realidad guste o no y se diga lo que se diga ahora- así como al PP, pero que sin embargo no recupera apoyo popular -incluso lo pierde- puede asegurar que hace falta una fuerza socialista, pero socialista real y consecuente, transparente, participativa y democrática en su interior. Sin ninguna implicación en la corrupción y no sumisa a los poderes financieros tal y como si lo es el PSOE y no digamos Susana Díaz.
Por tanto hace falta una alternativa socialista antiolig√°rquica. Estamos intentando construirla entre muchas personas y varios grupos de socialistas. Vamos a tener valores y valor. En Andaluc√≠a queda mucho por hacer y las elecciones municipales van a ser nuestro primer humilde objetivo. Lo haremos mediante diversas f√≥rmulas, seg√ļn situaciones y posibilidades, pero desde una fuerza socialista aut√≥noma y no sumisa. Pero que se niega a desaparecer, trabaja por que la gran esperanza socialista no desaparezca y desde luego con un PSOE que ya no es socialista. El socialismo no tiene futuro con el PSOE valga la redundancia. Por tanto vamos a rescatar el socialismo democr√°tico desde los ayuntamientos.

Ante las inminentes elecciones municipales ¬ŅEs posible rescatar el socialismo desde los ayuntamientos?

 

Yo respondería no es que sea posible, sino imprescindible. Pero veamos lo primero las ideas. Cuando hablamos de socialismo, estamos hablando de socialismo democrático y no de socioliberalismo, ni de nacional-populismo, ni de simple regenaracionismo. Hablamos de una idea transversal y por tanto colectiva de aquellas izquierdas anti-oligárquicas, democráticas y que luchan por la igualdad, de género y de las clases populares. De aquellas personas transformadoras que entienden que pan, trabajo, techo y más democracia están por encima de los intereses de los poderes financieros y de los especuladores o los de los caciques locales y provinciales.

El socioliberalismo encarnado por las c√ļpulas dirigentes del PSOE durante d√©cadas le ha hecho un flaco favor al socialismo. Utilizando su nombre en vano, no ha profundizado lo suficiente para construir una sociedad m√°s igualitaria. Sin negar avances en servicios y principalmente en educaci√≥n, salud y pensiones. Pero que ha privatizado, enajenado lo p√ļblico y cedido ante la oligarqu√≠a ante todas las cuestiones fundamentales y sin restarles su antiguo pero cada vez m√°s desmesurado poder. Por otro lado han contribuido los ex socialdem√≥cratas ¬†a crear una Uni√≥n Europea ultra-liberal e injusta para con las clases trabajadoras y humildes que impulsa ajustes, recortes y hurtos al patrimonio p√ļblico mediante privatizaciones generalizadas. Una Uni√≥n Europea cada vez m√°s desigual.

Adem√°s han decepcionado al electorado socialista, quemado a miles de militantes horradas y honrados y manchado el buen nombre de las ideas que introdujo en Espa√Īa Pablo Iglesias a finales del siglo XIX y principios del XX.

El socialismo hist√≥rico espa√Īol, que entonces era la √ļnica expresi√≥n de la izquierda pol√≠tica que no social o sindical, pero si pol√≠tica ‚Äďinsisto- comenz√≥ su andadura con humildad, constancia y sacrificio. Las primeras elecciones a las que los socialistas concurren en 1891 son municipales y en ellas obtienen sus primeros cinco concejales, todos ellos en el Pa√≠s Vasco. Concejal ser√° el primer cargo electo de Pablo Iglesias y diputado provincial el de Indalecio Prieto. Comenzaron pues nuestros padres socialistas la casa por los cimientos y los cimientos p√ļblicos son los ayuntamientos. Y lo hicieron en candidaturas obreras, propias del PSOE de la √©poca o en coalici√≥n con otras fuerzas de clase y posteriormente republicanas, transformadoras de aquella cruel realidad social.

Por tanto la primera lecci√≥n ser√≠a que el municipio es la primera fase necesaria de cambio social y pol√≠tico. Tambi√©n la m√°s sencilla de conseguir por parte de una fuerza pol√≠tica de clase, democr√°tica y emergente. Los socialistas creemos en el municipalismo y su tremenda potencialidad como instrumento para mejorar las condiciones de vida de las clases populares. Pero en Alternativa Socialista herederos del socialismo honesto, obrero y luchador, somos sin embargo un partido nuevo, surgido tan solo hace dos a√Īos y por tanto sin nada que ver con los errores del bipartidismo.

El municipio es una escuela de democracia, siendo una institución además fácilmente controlable por la ciudadanía.

Por tanto vamos a rescatar el socialismo en los ayuntamientos propiciando unos municipios abiertos, participativos e inclusivos. Con unas y unos concejales que pretendemos sean revocables por los electores y a su servicio, con mandatos limitados y bolsillos de cristal seg√ļn exig√≠a el socialista Tierno Galv√°n. Dec√≠a Pablo Iglesias que los candidatos deb√≠an ser impulsados desde abajo, desde las bases y no auto propuestos. El desconfiaba de quien dice yo quiero ser y defend√≠a a quienes las personas propon√≠an y eleg√≠an. Luego obligaba a un f√©rreo control de ellos, de las personas electas. Control pol√≠tico y econ√≥mico. Por tanto segunda condici√≥n honestidad, luego no pueden ser candidatos socialistas personas bajo sospecha o enriquecimientos no aclarados y claro no digamos ya investigados por la Justicia.

Qué modelo se propondremos

Un ayuntamiento participado y participativo. Concejos abiertos y asambleas al objeto de informar así como referéndums con temas que afecten a los vecinos en el futuro o decisiones importantes. Presupuestos participativos e información veraz acerca de lo que se puede o no se puede hacer.

Un modelo alejado de la gesti√≥n neoliberal que tanto PSOE como PP entre otros (CiU‚Ķ‚Ķ) han impuesto ¬ŅQu√© es una gesti√≥n no neoliberal? Pues primero transparente y segundo p√ļblica. Creyendo en lo p√ļblico y la capacidad de gestionar todos, absolutamente todos los servicios municipales desde lo p√ļblico y por tanto sin privatizar o recuperando lo privatizado.

Con un urbanismo al servicio de las personas con los servicios y suelos dotacionales accesibles a las personas. Ya est√° bien de construir centros de salud, parques e institutos en los terrenos que les sobran a los promotores inmobiliarios privados, teniendo que cruzar carreteras o debiendo ir los estudiantes a pol√≠gonos alejados.¬† As√≠ como parques apartados y oscuros que solo benefician a los peque√Īos camellos, gamberros o insolidarios y no a los ni√Īos, los padres, los viejos o los j√≥venes. Incluso las llamadas ‚Äúfalsas plazas‚ÄĚ tan habituales en los a√Īos de plomo del ladrillazo y el cemento, el malet√≠n y el compadreo p√ļblico-privado. Un urbanismo democr√°tico es posible.

Unos ayuntamientos implicados en crear empleo y en proteger a sus econom√≠as locales y de proximidad. Una gesti√≥n neoliberal ser√≠a primar las grandes superficies en detrimento del comercio local o destruir territorio natural a proteger haci√©ndolo en beneficio de especuladores o transformando para√≠sos naturales en reductos para ricos, privatiz√°ndolos de hecho. Una rica tecnolog√≠a ancestral y rural a proteger. Unas industrias tradicionales y pegadas al terreno, a la transformaci√≥n agroalimentaria a promover.¬† Apoyo decidido a la econom√≠a social y los negocios familiares, las peque√Īas empresas creadoras de empleo, de calidad.

Un modelo de ciudad compacta. Una defensa del mundo rural que es un tesoro de sabiduría, de agricultura de primor, de ganadería sana e integrada en la naturaleza. De defensa de la propia naturaleza. Los espacios naturales, no pueden ser protegidos sin población fijada al terreno, que cuide, limpie y tenga su modo de vida en la propia naturaleza. La gente del mundo rural es la que sabe cuidar los montes, los bosques y las dehesas. Ciudad mediterránea y defensa del  mundo rural son claves en el modelo no neoliberal de gestión municipal.

Pero también…

Listas municipales que defiendan la autonom√≠a local y por tanto exijan la inmediata derogaci√≥n de la llamada ley de racionalizaci√≥n de las administraciones locales. Que es una ley trampa pues pretende enga√Īar con una disminuci√≥n de concejales y por tanto menos gasto, pero que incrementa en su letra peque√Īa de forma exponencial los cargos de libre de designaci√≥n (Es decir menos electos democr√°ticamente y m√°s enchufados). Una ley que deja sin competencias a los peque√Īos municipios e introduce la privatizaci√≥n obligatoria de servicios sociales y otros aspectos en beneficio particular de Florentino P√©rez¬† y cuatro grandes empresarios amigos del poder. Cualquier obra pasar√° a ser licitada por la Diputaci√≥n y ser√° obligado que las empresas privadas ejerzan funciones hurtadas a lo p√ļblico. Luego la exigencia de derogaci√≥n de la ley es imprescindible.

Ayuntamientos constituyentes y muy politizados. Los ayuntamientos son Estado. Son organización del Estado y por tanto no son administraciones tuteladas. Hay un error muy extendido de que son la administración menor del Estado y no es cierto. Tienen competencias propias. No pueden estar subordinados tampoco a las Comunidades Autónomas. Por tanto además de todo lo expuesto, son una excelente palanca política para impulsar un cambio.

Municipios que se declaren libres de desahucios o del TTIP es decir del tratado de libre comercio con los EE.UU que puede ser el fin de las economías locales y de proximidad. Cualquier ayuntamiento socialista democrático y transformador, debe declararse territorio libre del TTIP.

Una regeneración en suma, que incluya una Constitución diferente a la ya quemada en muchos aspectos de 1978, al objeto de blindar derechos sociales y de bienestar, políticos y de libertades y poder decidir sobre la jefatura del estado.

Estas elecciones son muy políticas y sin unos ayuntamientos diferentes, alternativos y eficientes, nada será posible. Esto ha habido quien no lo ha entendido, pero los y las socialistas antineolberales, republicanos y de izquierdas reales lo tenemos meridianamente claro.

Conf√≠anos en la gente, confiamos en nuestras compa√Īeras y compa√Īeros y apoyamos la creaci√≥n de candidaturas municipales alternativas, que ser√°n el aut√©ntico motor de la transformaci√≥n social y pol√≠tica. Que liquidaran la corrupci√≥n y las malas pr√°cticas y seguir√°n el ejemplo de sacrificados y abnegadas alcaldesas y alcaldes rurales y de peque√Īos municipios en contacto directo y diario con sus vecinos, dando sin recibir nada a cambio que existen en este estado espa√Īol, aunque nunca nadie se acuerde de ellas y ellos. Nosotros s√≠.

 

Carlos Martínez

Co-primer secretario de Alternativa Socialista (CLI-AS)