Archivo de Artículos

Crónica politica. Queda un hueco inmenso

Si algo distingue la hora presente es la confusión.

Podemos es un melón sin abrir y tendrá que demostrar con hechos y no con palabras cual es su verdadera naturaleza. Por ahora solo sabemos que es un proyecto ilusionante y que se ha transformado en un partido político con toda la cuerda dada. Un partido con un hiperliderazgo tan claro como rotundo, un equipo dirigente muy definido y pequeño, con un desmesurado peso madrileño y de personas que solo viven la atmósfera de Madrid, por mucho que se paseen por provincias. Solo una advertencia, este Estado es muy complejo, plurinacional y pluricultural y una canción catalana, no quita la corteza central. Pero lo fundamental para mi, que se ha trasladado como mensaje político no escrito es la búsqueda de la centralidad. Ni de derechas, ni de izquierdas, lo importante son las propuestas políticas. La casta en lugar de la oligarquía y la reestructuración de la deuda pública, en lugar de un sano y no tan peligroso impago, obligando a una gigantesca quita y un nuevo plan de pagos. Despunta ya una primera victima de todo este abandono de las izquierdas, con personas de izquierdas y es valga el juego de palabras Izquierda Anticapitalista.

Al PP la corrupción le estalla de forma sonora y contundente. Ya no se puede limpiar la mierda de las manos ¿A alguien le extrañaba? El PP es corrupto, el regimen es corrupto y los partidos que sustentan el régimen están todos ellos plagados de casos de corrupción. La corona esta manchada y la única solución, pasa por abrir un periodo constituyente real y no trucado, es decir, donde también se ponga sobre el tapete la forma de jefatura de estado. También con la monarquía derecho a decidir.

La verdadera crisis de estado y de régimen esta ahora en Cataluña. La cuestión nacional catalana, es la avería más seria y dura del regimen. Como se saldrá de esta es una incógnita, pero en cualquier caso, nada bueno apunta en el horizonte. En mi opinión, el derecho a decidir está muy claro. La prioridad de romper la agenda neoliberal también. Esta crisis rompe el estado del 78, pero no cuestiona la agenda neoliberal. Nadie es perfecto, pero lo cierto es que Cataluña es quien les está poniendo las cosas más difíciles al establishment madrileño que domina el estado español.

IU también esta sufriendo su calvario. Como diría mi abuela por su mala cabeza. No supo en su momento aprovechar la ocasión que tenía de oro y lastrada por sus tics y vicios de años y herencias, no fue capaz de ilusionar a más allá de su electorado tradicional. A IU ahora se le percibe despistada, e incluso noqueada. Solo un gran salto adelante le va a permitir seguir siendo referencia de sectores populares. Además Podemos está crecido y borracho de encuestas, que no de elecciones todavía, pues en las últimas, las europeas, la Izquierda Plural y no solo IU, la Izquierda Plural, repito, obtuvo 300.000 votos más que Podemos. Pero ni por esas. Ha de limpiar su era de trigo malo y errores que nunca se debieron cometer y volver a ilusionar.

A pesar de esto hay hueco. Del PSOE no hablo, pues sigue con su crisis. Pero al menos tiene un nuevo líder, eso si, socioliberal hasta las trancas. Es decir, no ubicado en la izquierda real, sino en un centro liberal-progresista. Un centro moderado. Pero su problema es que carece de credibilidad y de proyecto de cambio real. El PSOE no quiere cambiar el régimen, solo maquillarlo y ponerlo al día. Ni mucho menos cambiar el sistema, es decir transitar hacía el socialismo.

Queda hueco. La izquierda está y existe. Las ideas de transformación, reparto y camino hacía la igualdad, no se han difuminado. Pero para cambiar la sociedad no hay que proponer solo medidas paliativas y/o gestión transparente. Hay que proponer una sociedad diferente. El camino hacía el socialismo y para ello, hay que enfrentarse a pecho descubierto a la cultura neoliberal que propugna, no solo los llamados planes troika y la austeridad, los recortes sociales y desmontar lo que queda de estado social, al objeto de privatizar todo, incluida la politica, sino también enterrar y derrotar al socialismo, a las izquierdas, a las personas socialistas y rebeldes que se les enfrentan y denuncian proponiendo no solo otra forma de gestión, sino otra forma de sociedad y de organización social. Así como una solidaridad real e internacional.

Hay un hueco tremendo y ese es el de las personas que no se resignan solo a controlar el mercado.

Hay hueco y muy grande por cierto, por parte de gentes que creen en el Socialismo del siglo XXI y sus logros y posibilidades. Que no son un frente político atrapalo todo, sino la expresión politica de las clases trabajadoras, de las nuevas clases obreras que incluyen el precariado expulsado de la clase media. Los y las tituladas universitarias proletarizadas y expulsadas a la emigración. Los cada vez más numerosos excluidos del capitalismo. Las personas de la brecha digital, que no poseen internet o no conocen ni les interesan complicados sistemas de votaciones virtuales, que e ellos se les escapan o les superan. Que quieren el cara a cara y tocar a sus referentes políticos.

Hay hueco para el socialismo democrático, que propugna la democracia socialista. Por eso se nos oculta, silencia y censura.

Hay que volver a ilusionar, haciendo de las ideas socialistas, no solo bellas palabras como dijo Pablo Iglesias. Sino haciendo participe de ellas a amplias capas sociales y personas sin futuro. Hay que ilusionar frente a una sociedad injusta, corrompida y autoritaria, que permite la disidencia incluso, pero no permite otro sistema diferente más justo e igualitario.

El nuevo discurso político, el “sistema Portoalegre” por el Foro Social Mundial, lo han traído los movimientos sociales altermundistas. Ellos y solo ellos, son los que han redescubierto que otro mundo era posible, que la sociedad era muy injusta y que el capitalismo esta destruyendo el planeta.

La mejor noticia de estos días: que las Marchas de la Dignidad. Las Marchas 22M vuelven a convocar movilizaciones del 24 al 28 de Noviembre y que culminan con grandes manifestaciones el 29 de Noviembre. Como antesala, las Marchas en Asturias, en Oviedo. Cuestionando el regimen monárquico y dejando claro, que si no hay pueblo movilizado, si no construimos pueblo de izquierdas, no hay cambio posible, por pequeño que sea.

 

Vigencia de un mensaje socialista transformador

Declaraciones sobre la actualidad política y la vigencia de un mensaje socialista transformador y real

Carlos Martinez @carlosmblay

rp_Carlos_Martínez_pte_Attac_Andalucía.jpg

 

Nosotras y nosotros nos hemos autoimpuesto en Alternativa Socialista, una dura tarea y con demasiados frentes a la vez, a pesar de nuestra humilde realidad y es la de rescatar los valores socialistas de las garras del neoliberalismo y la jaula socioliberal, pero también del desprecio y la ignorancia lleva a confundir el socialismo con las prácticas claudicantes y sumisas al sistema y la monarquía de un PSOE que Felipe González comenzó a desdibujar y entregar atado de pies y manos a las oligarquías y a la corona.

Sabemos que el sistema ha sido difusor de ese concepto de un “socialismo” que no se cuestiona el capitalismo, lo cual es una falacia intelectual y práctica. Sabemos que las socioliberales y los socioliberales son culpables de esa confusión que ejercen en beneficio material propio. Pero a pesar de nuestra pequeña realidad, de los silencios y ocultaciones que sufrimos, aquí estamos y no cesamos en nuestro empeño, por coherencia y por convicción.

Es estas horas tan interesantes como confusas, queremos dejar claro, que nosotras no renunciamos a los valores de cambio social, de república de las y los iguales, de acabar con las oligarquías dominantes, de denunciar la corrupción del régimen y de luchar por un nuevo modelo democrático, radicalmente democrático, en el que el socialismo será la pata que defienda no solo el freno a la vorágine y corrupción intrínseca del capitalismo y los capitalistas, sino el garante de lograr esta transformación mediante la democracia, tanto representativa como directa y en las plazas.

En nuestra candidez no académica o profesional, sino tan solo militante y altruista, pensamos que no hay que ceder ni nuestros valores, ni nuestras ideas, ni nuestros colores ante la burguesía y a la cultura neoliberal que está difuminando los sueños e ideales. El mundo nuevo se levanta y se construye con ideas. Ni les vamos a ceder el valor republicano ese si transversal y plural o el legado izquierdista, ni la firme voluntad política de enfrentarnos a los mercados para rescatarnos todas y todos juntos.

Cuando el capitalismo está demostrando su fracaso para hacer felices a las personas, erradicar el hambre o la pobreza extrema que repunta en el Reino de España, así como de acabar con la muerte y las enfermedades en nuestro mundo, al tiempo que lo degrada y agrede ambientalmente, renunciar al socialismo, es renunciar a democracia para ser libres. Pero libres de cualquier opresión.

Con estas ideas de base, estamos preparando nuestra participación en las elecciones municipales en diferentes procesos unitarios o propios y elaborando propuestas para marchar junto con la sociedad rebelde al objeto de cambiar la política y acabar con la corrupción en los ayuntamientos y en todas las instituciones.

Carlos Martínez, co-primer secretario de Alternativa Socialista.

La ley mordaza. La criminalización de los movimientos sociales, sindicatos y partidos de la izquierda real

La ley mordaza nos retrotrae a leyes como la de “Bandidaje y terrorismo”. la ley de “Represión de la masonería y el comunismo” o la ley de “Orden Público” de los mejores tiempos del franquismo.

Es una ley represora pensada en las respuestas sociales y sindicales a la crisis capitalista y las políticas de austeridad, de robo y latrocino contra las clases populares y los derechos sociales y laborales, que al objeto de superar su crisis, se están imponiendo.

En un Estado donde el derecho de huelga es papel mojado como ocurre en el Reino de España, en las empresas privadas excepto en empresas muy grandes y de sectores de tradición sindical y de clase como son fabricas metalúrgicas, automoción, transporte, minerías y puertos, no solo es inexistente, sino que son despedidos las y los que osan declararse en huelga. En un Estado en el que amplisimos sectores laborales como hostelería, comercio y grandes superficies o sectores de servicios avanzados, se vive en el precariado más puro y duro, cuando no en la semi-escalvitud, la huelga es algo ya digno de heroísmo y/o de solicitar ser “echado o echada” a la p… calle. La forma más clara de protesta y rebeldía social, de dignidad que queda es la manifestación, concentración u ocupación callejera.

Si millones de personas solo pueden ocupar y cortar calles para manifestar su dignidad frente a tanto atropello, la solución es multar, asustar, poder detener, atemorizar también en las calles. La famosa frase del ministro franquista Manuel Fraga Iribarne, fundador del PP “la calle es mía” pronunciada en la pre-transición por ese llorado padre de la Constitución y “carnicero” de Vitoria, se vuelve a pronunciar con los hechos. La calle es del PP y de la oligarquía.

La clase dominante, la derecha de siempre gobernante, nos impone su ley, con el objetivo de vivir en paz, tranquilidad, asustar al populacho y poder vivir tranquilos y sin protestas sociales. La calle es de ellos, el Estado es de ellos, los bancos son de ellos, las fabricas son de ellos, los grandes centros comerciales son de ellos. Todo es de ellos de la clase oligárquica y poseedora.

Como todo es de ellos, nos roban en los recibos de la luz, nos arrojan de nuestras casas, nos rebajan los sueldos, no pagan impuestos, extorsionan, compran a políticos y sindicalistas -que se dejan comprar-, compran periodistas, periódicos y televisiones y nos sientan en los sofás. Incluso nos ofrecen “realitís” socio-politicos, para desforgar en el salón de nuestras viviendas, pero a la calle… A la calle,no. La calle es de ellos, de los ricos y sus ejércitos privados de guardaespaldas, seguratas o policías a su servicio, encima sufragados con nuestros impuestos.

La ley mordaza exige respuestas y movilizaciones. La ley mordaza no se puede tolerar. Esta bien hacer un acto simbólico delante del parlamento, pero no basta.

Mientras los jueces juzgan rápidamente a huelguistas o piqueteros, a personas que defienden la justicia, los juicios de los grandes chorizos, corruptos y prevaricadores, se eternizan y los millonarios protegidos por amnistías fiscales y paraísos fiscales se ríen de las clases populares.

Si Franco no nos calló, estos menos. La ley mordaza no es una simple cuestión de libertades. Es una ley represora, dictatorial y anti-social. Hemos de responder.

Las Marchas de la Dignidad van a responder y volver a salir a la calle. Este estado necesita una gran dosis de dignidad, valentía y valores. Este Estado, su pueblo, necesita y ya volver a salir a la calle.

 

Si ya sabemos lo que hay que hacer. A la calle, otra vez. Desmontemos su plan B y su plan C

Nos vamos a Oviedo. El próximo 24 estaremos en con las Marchas de la Dignidad en Asturias*, marchando junto con la convocatoria “Somos Reales”, manifestándonos y dejando clara que la monarquía corrupta no nos representa y la “buena” sociedad y políticos que chupan de su teta o la defienden, tampoco.

Lo real es el paro y la pobreza, cada vez más amplia y extendida.
Por eso estaremos en Asturias, en la calle dando la cara. Hay que volver a las calles. Hay que dejarse de mirar el ombligo.

Si, ya sabemos lo que hay que hacer y como. LLevamos desde 2009 haciendo propuestas, todas realizables y buenas para salir de esta. Estamos preparando programas desde 1997. Basta de descubrir el mediterráneo y otra vez a la calle. En las asambleas del 15M ya analizamos todos los problemas, que a su vez Attac y otras habían denunciado desde 1997. Desde el FSM (Foro Social Mundial) en todas sus ediciones, desde las Mesas de Convergencia, pioneras de tantos programas y organigramas posteriores, surgidas tres mases antes del 15M, estamos analizando y haciendo propuestas muy debatidas. El problema de la deuda lo comenzó a denunciar Eric Toussait** hace ya más de quince años. Si el camino hacía el socialismo transformador y democrático en el siglo XXI, hace muchos años lo llevan trazando Hugo Chávez, Enrique Correa o Evo Morales, junto con el Frente Amplio de Uruguay, el MST y el PT brasileño, hace tiempo ya -para lo rápido que corre la politica hoy en estos tiempos- trufado este socialismo del siglo XXI con el espíritu Portoalegre de los Foros Sociales Mundiales.

Lo que hay que hacer en Europa o con la Unión Europea entre otros, los socialistas Oskar Lafontaine*** y Mélenchon**** nos lo han dejado meridianamente claro y Alexis Tsipras lo ha clarificado y polemizado más todavía. Pero es que la “Alter Summit” (http://www.altersummit.eu/?lang=es) o el Foro Social europeo también. Pero ojo todas esas propuestas, todo ese programa común ha sido debatido en grandes asambleas mundiales, europeas, en todas las plazas del estado español. Ahora lo que hay que tener es el coraje de juntar esas ideas y alternativas democrática y ampliamente elaboradas y construir la amplia confluencia o conjunción de las fuerzas populares y de la izquierda transformadora y concurrir unidos a las próximas citas electorales, comenzando por las elecciones locales.

Como sabemos lo que hay que hacer ya, lo sabemos ya insisto y sabemos como hacerlo, insisto y lo hemos debatido en cientos de asambleas insisto, hemos de volver a salir a la calle. Las conquistas sociales y los cambios reales de sociedad, nunca se fraguan en unas elecciones. Creo en las elecciones, soy un socialista democrático, pero al igual que el padre del socialismo en este Estado, Pablo Iglesias*****, se, que hay que organizarse, no solo en partidos, hay que luchar y hay que cambiar la correlación de fuerzas, el poder, el poder de los oprimidos, explotados y subalternos. Eso exige lucha socio-sindical y politica al mismo tiempo.

Los sostenedores de régimen corrupto del 78, están muy preocupados,sí, pero tienen ya un Plan B y otro C, pero si las personas salen a las calles con la exigencia de PAN,TRABAJO Y TECHO y demuestran nuevamente su fuerza, el plan de ocultar la realidad y de hacer creer que estamos en la buena senda, se les cae. Si este plan se cae en la calle, tenemos las de ganar, las de crear poder popular y poder comenzar a corregir el rumbo. Torcer la agenda neoliberal europea. Construir pueblo de izquierdas.

Las Marchas de la Dignidad****** tienen claro el rumbo y el programa. Y el programa es simple, sencillo, entendible. Vamos a ganar, pero si no ganamos la calle, no venceremos nada y nos tocará negociar y ceder, ceder, ceder.

Todas a Oviedo el 24 de Octubre. Todos en Asturias. Todas y todos el 29 de Noviembre en las calles. Solo un éxito rotundo el 29 de Noviembre en todas las capitales de provincia de todo el reino de España, puede hacer volver a cambiar la situación. No olvidemos el 15M fue en la calle. El 22 de Marzo con las marchas 22M llenado amplias avenidas en Madrid, es el inicio de todo. Como la pobreza, la corrupción, la mentira y la represión, no cesan, sino que se incrementan, hay que volver a salir, pasearnos a cuerpo y demostrar que estamos y somos. Que queremos y vamos.

Carlos Martinez

del Consejo Cientifico de Attac. Miembro del secretariado de Alternativa Socialista

*https://www.facebook.com/pages/Somos-Reales/748578378521727?fref=ts

** Fundador del CDTM, miembro de Attac Francia, belga y activista por la abolición de la deuda

*** Ex secretario General del SPD alemán, cofundador de Die Linke, fue Ministro de Hacienda y dimitió por sus diferencias con las políticas de la “tercera vía” del SPD

**** Fue ministro socialista en Fracia y fundador del Parti de Gauche y miembro del Front de Gauche fraces, eurodiputado

*****Fue el fundador del PSOE y la UGT hace más de 130 años. Primer diputado socialista en España y director de “El Socialista”, durante muchos años.

******http://marchasdeladignidadmadrid.wordpress.com/

 

Igual te interesa

Carta abierta a las y los socialistas republicanos y antineoliberales

5 octubre 2014 | Categoría: Comunicados

Conocemos a muchas personas que, siendo socialistas democráticos y de izquierdas cabales, siguen en el PSOE. Otras y otros lo hemos abandonado ya, o bien nos hemos desinteresado sin importarnos nuestra situación en el mismo y sin aceptar su disciplina.

Nuestra actitud crítica, ya sea dentro o fuera del PSOE, responde a un compromiso con las ideas fuerza del socialismo de origen marxista, de clase y comprometido con el ideal republicano, tanto como concepto político de combatir el dominio de los poderosos sobre las clases trabajadoras y populares, como de cambio de régimen, con una jefatura de estado elegida democráticamente y responsable ante la ley, que en el caso del Estado español signifique el fin del súbdito y el surgimiento del ciudadano. Una república federal, plurinacional y pluricultural, que reconozca los derechos totales de los pueblos que la conformen. Una Constitución nueva que reconozca los derechos sociales, blinde el sector público y permita la construcción del socialismo en libertad.

El PSOE, desde hace ya muchos años, sólo provoca disgustos y frustraciones, incluso vergüenza en excesivas ocasiones,  a las personas socialistas. Socialistas que queremos el reparto de la riqueza, la defensa de la naturaleza y el medio-ambiente, los derechos sociales, un poderoso sector público que controle en beneficio general todos los servicios a la ciudadanía y la producción estratégica, la soberanía popular y el control democrático real del pueblo sobre sus instituciones. Nos importa la economía social, una economía al servicio de las mayorías y no en beneficio de las minorías. Buscamos una profunda regeneración democrática que acabe con los corruptos y quienes han consentido estas prácticas, se han beneficiado de ellas o han permitido la continuidad de personajes corrompidos y caciquiles en cargos públicos. Trabajamos, en suma,  por un proyecto de transformación social, por la igualdad y la justicia desde el socialismo democrático, proyecto que el PSOE abandonó hace tiempo.

Pero creemos que hay más. Vivimos una profunda crisis social motivada por una crisis capitalista, tanto financiera, como de producción y una creciente desindustrialización. Una globalización injusta y neoliberal que está provocando millones de víctimas inocentes tanto en España como en el resto del mundo. Los millones de paradas y parados, así como personas en riesgo de exclusión social y personas empobrecidas, están sufriendo el egoísmo y la depredación de las viejas, pero siempre poderosas, oligarquías. Pero igualmente denunciamos la colaboración necesaria con ellas y sus beneficios por parte de los diversos gobiernos de turno. En este sentido, las cúpulas del PSOE han contribuido a esta situación, mediante reformas laborales y de los sistemas de pensiones y el total descontrol sobre la banca privada, cuando no un apoyo descarado a sus intereses. También han colaborado en la bancarización de las Cajas de Ahorros, la desindustrialización o las privatizaciones y la venta de patrimonio público, tanto industrial como de servicios, a empresas y grupos privados para que estos hagan negocio con bienes creados por el pueblo y el Estado, contribuyendo a la desposesión de las clases populares.

Los dos últimos mandatos de Felipe González y los gobiernos de Zapatero, se distinguieron por la adopción de medidas desreguladoras, privatizadoras y negativas tanto para el sector público, como para la ciudadanía, acabando con la Banca Pública. Una Banca Pública que funcionaba bien y en cuya privatización y desmoche, tanto González, como Aznar y Zapatero son equiparables. A los hechos, los decretos y las hemerotecas nos remitimos para efectuar estas duras pero tristemente ciertas afirmaciones.

El PSOE, preso de una oligarquía profesionalizada, ligado a bancos, grupos de información e interés y aliado en ocasiones con sectores de la oligarquía, es parte del sistema y del entramado económico-político, que tiene como clave de bóveda a la monarquía y al monarca como garante del pacto social no firmado, pero férreamente sostenido. El PSOE nunca votará en favor de nada que ponga en peligro el sistema y el régimen del 78.

Es justo reconocer que ha habido aportaciones positivas, sobre todo en materia de derechos civiles, construcción de una administración más moderna, protección social, pensiones, educación y salud públicas, principalmente en los primeros años de gobiernos socialistas. Sin embargo, esto se construyó en base a las privatizaciones y no al fomento de unas clases obreras industriales cualificadas o trabajadoras con derechos estables y sueldos dignos que pudieran mantener las prestaciones sociales. El peaje para ingresar en la Unión Europea a la larga ha sido demoledor. Finalmente y para acrecentar el sufrimiento de las clases populares, se reformó el artículo 135 de la Constitución, poniendo los intereses de los bancos y los fondos tenedores de la mal llamada deuda pública por encima de los de las personas y lo público.

Muchas y muchos de nosotros durante años hemos criticado la deslocalización y los cierres industriales, las privatizaciones y la corrupción. Hemos dado la cara, nos hemos ido con dolor, pero sabiendo que era lo mejor. Otros habéis continuado luchando dentro. Pero sin conseguir cambiar el rumbo de un partido que con los años se ha ido tornado cada vez más liberal.

¿Qué os invitamos a pensar y a hacer?

El pueblo en 1982 venció las elecciones, pero le fue arrebatada la victoria. Muchas cosas que se esperaban no llegaron y el régimen se consolidó.

En estos momentos estamos también ante una situación de quiebra y crisis de régimen. Ante esto, las personas socialistas podemos hacer dos cosas, o apuntalar el PSOE y legitimarlo propiciando que, mediante algunos cambios cosméticos pactados con el PP y el rey, mantenga el injusto sistema al que ha derivado la errónea gestión de lo nacido en el 78, o bien estar junto con las fuerzas destituyentes y por un cambio democrático real. O bien estamos con las clases populares en marcha, o nos quedamos con el stablishment  y la corona. O estamos por el reparto, o seguimos sosteniendo lo que queda de un estado del bienestar en crisis, cada vez más reducido. O estamos con los que apoyan el TTIP y los tratados EE.UU-UE que van a arruinar todavía más nuestro tejido productivo, los derechos sociales y laborales, o nos situamos, de verdad, o con quienes se enfrentan a la globalización neoliberal y la resistencia frente a las políticas de la Troika.

Desde el respeto y la comprensión, seguir en el PSOE legitima todas esas políticas que ahora el PSOE propone. Y, admitámoslo, los cambios son imposibles, pues es un partido sistémico cuyas cúpulas están copadas por socioliberales.

Es por eso que creemos que, desde la izquierda, la socialdemocracia de clase y consecuente, el socialismo transformador, la lucha de clases y la profundización en la democracia, hemos de construir una alternativa socialista al servicio de las clases populares, por el reparto de la riqueza y por la República.

Hemos de construir juntas y juntos un Partido Socialista que, desde la herencia marxista y desde la socialdemocracia histórica, implemente el ecosocialismo, la defensa de la madre tierra, sabiendo que mientras domine el capitalismo, el mundo camina directo hacía su destrucción, mediante el cambio climático, desastres ambientales y un consumo suicida de hidrocarburos. Pero también un mundo sin derechos, libertades o dignidad en el trabajo, la enfermedad o la vejez. Con una democracia cada vez de peor calidad.

El socialismo, su historia y su aportación intelectual y de acción al movimiento obrero español y a la causa antifascista, no merece su disolución. Nuestra tradición no merece diluirse en algo por inventar y totalmente ajeno a la tradición socialista. Tenemos derecho a la existencia propia, tal y como deseó Pablo Iglesias, y somos capaces de contribuir a potenciar y darle credibilidad a un frente amplio, democrático y participativo, por el cambio real, desde el socialismo.

Hay ideas, hay izquierdas y derechas. Las derechas no renuncian. Nosotras tampoco. Vencer a los dominadores exige no solo vencer unas elecciones. Los que hemos estado en el PSOE o estamos todavía en posiciones críticas dentro de él, sabemos que ganar solo unas elecciones no sirve para nada. El poder lo tienen otros. Por eso sin un fuerte tejido social y partidario, sólido y convencido, que resista embates y se enfrente de una vez a la oligarquía, no hay nada que hacer. Hacen falta esas ideas y esas ilusiones. Tenemos que ilusionar, convencer y tener un proyecto de futuro. Y ese proyecto, es el socialismo democrático. El socialismo.

Para construir el proyecto socialista hacen falta socialistas organizadas que rescaten el socialismo para las clases trabajadoras y populares. Os invitamos a construir esa fuerza. Algunas y algunos ya estamos trabajando en ello. Hemos levantado un proyecto, hemos creado un partido, Alternativa Socialistawww.cli-as.org,  pero lo hemos hecho pensando en tener un foco de resistencia, trabajo, colaboración y en crear el polo socialista de la unidad popular frente al neoliberalismo y el régimen. Dado que ya estamos presentes en los procesos de los Ganemos, las Marchas de la Dignidad u otros elementos deconstituyentes en marcha y por tanto, ofrecemos nuestra presencia a todas las personas que se sientan socialistas y quieran trabajar por la unidad y la transformación social.

No pretendemos el monopolio de nada, ni protagonismo, más allá de estar ya dando la cara en nombre del socialismo. Tenemos voluntad de hablar, de pensar, de reflexionar y hacer algo juntas y aportar nuestra corta pero ya rica experiencia fuera del PSOE, no para hegemonizar, sino para construir juntas y juntos.

Invitamos a reflexionar, hablar, actuar y construir. Pero… tenemos muy poco tiempo.

Secretariado Permanente de Alternativa Socialista.

www.cli-as.org

 

More from my site