Archivo de Artículos

Respeto por el trabajo colectivo. Las resistencias y las alternativas son plurales

E escuchado en un medio de comunicación televisivo que el partido político Podemos estaba preparando su programa electoral y que este se iba a llamar Plan de Rescate Ciudadano.
En primer lugar la idea de un plan de rescate ciudadano y el rescate de los ciudadanos en lugar de a los bancos y las empresas del IBEX existe antes que este partido político Podemos. Muchas personas de diversos movimientos sociales y otros partidos transformadores y por el socialismo, lo hemos defendido y planteado. luego es un concepto político amplo que no puede monopolizar un solo partido político.
En segundo lugar y en la ciudad de Tarrasa el 28 de Julio de 2012 nos reunimos diversas personas y movimientos sociales y creamos y elaboramos el PLAN DE RESCATE CIUDADANO. Tengo en mi poder las actas y la relaci√≥n de asistentes as√≠ como las conclusiones. Yo no tengo acceso a las televisiones privadas sobre todo del grupo Mediaset en las que Podemos est√° diariamente, pero con mis humildes medios pido respeto al trabajo hecho y por las personas que con muchas dificultades y sacrificios personales llevamos a√Īos a√Īos aportando ideas y construyendo plataformas sociales y ciudadanas que han dado lugar a que por fin se este construyendo una alternativa, convergente, colectiva y plural. Por ejemplo las Marchas de la Dignidad con una capacidad movilizadora muy importante.
En Tarrasa en julio de 2012 estuvimos personas de DRY, PAH, ATTAC Andalucía, Socialismo21, CEPS, Yayoflautas etc. etc. y otras y personas como Pepe Coy, Ada Colau, Adoración Guaman, Nico, Miguel Angel de Málaga, Luis Juberías, Toret y yo mismo, debatiendo y proponiendo el Plan de Rescate Ciudadano y haciendo un sencillo, pero claro y eficaz programa de rescate. De todo esto existen actas y referencias, fotos e incluso audios. 

Los ejes de trabajo del Plan de Rescate Ciudadano fueron:

-Vivienda y luchas frente a los desahucios.

-Sanidad y Educación universales.

-Deuda y auditoria de la deuda.

-Democracia y proceso constituyente.

-Reforma Fiscal y Renta B√°sica.

En todo esto todas y todos los asistentes, hemos estado trabajando desde diversos partidos, sindicatos, asociaciones y movimientos desde esa fecha de forma ininterrumpida y en muchos casos desde mucho antes ya lo hacíamos. Pero si entendimos que esos eran los ejes básicos de un plan de rescate ciudadano.

Por tanto si alguien tiene interés en el Plan de Rescate Ciudadano, se le puede facilitar. Pero ya está bien de utilizar conceptos e ideas colectivas en beneficio partidario y partidista. Un poco de imaginación o al menos honradez intelectual y respeto por el trabajo hecho y las luchas e ideas impulsadas, sin medios, sin dinero, sin tertulias televisivas, pero con mucha ilusión y trabajo. Pero ojo ese trabajo es colectivo y no de un partido político concreto.

No existe ni el partido, ni el gobierno de los movimientos sociales

 

Los movimientos sociales, son por naturaleza aut√≥nomos e independientes. Ning√ļn partido puede pues ni apuntarse su paternidad, ni su dependencia o dejar√≠an de ser movimientos sociales tal y como los entendemos vulgarmente tras el primer Foro Social Mundial de Portoalegre en 2001.

Si nos atenemos al lenguaje de la ciencia política y la sociología los movimientos sociales son algo más y muchos más. Los sindicatos de clase son movimientos sociales y los partidos políticos de la izquierda tanto socialistas, socialdemócratas y comunistas, son movimientos sociales políticos y partidarios de transformar el sistema capitalista con diferentes variables. En esto podemos hacer citas de autoridad como Immanuel Wallerstein o Giovanni Arrighi.

Por tanto nos referiremos a los nuevos movimientos sociales u OSC es decir organizaciones de la sociedad civil, las cuales de ser partidarias, pierden su independencia y su prestigio, por consiguiente. Pueden ser movimientos de cambio y anticapitalistas o antineoliberales, pero sin adscripción concreta. Por tanto desde los movimientos se puede influir o realizar estudios y propuestas, también criticar al gobierno de turno, sea el que sea o apoyarlo, pero desde la independencia y no compromiso partidario.

Todo, todo el discurso que hoy manejan las personas y los movimientos de cambio, sindicatos y partidos transformadores desde la caída del muro de Berlín, viene de los nuevos movimientos sociales, en cuanto a propuestas concretas transformadoras de la realidad.

Es cierto que los cl√°sicos de la izquierda, desde la revoluci√≥n francesa al menos ‚Äďpara no ser prolijos- influyen en este discurso que se populariza a partir de 2001. Karl Marx ¬†orienta de forma principal√≠sima, pero tambi√©n te√≥ricos diferentes como Bakunin, Malatesta o Gramsci entre otros dejan profundas huellas en √©l. Pero sin Ramonet, Susan George,Cassen,Erick Toussaint, Walden Bello, Eduardo Galeano o la elaboraci√≥n colectiva del MST o movimiento de los ‚ÄúSin Tierra‚ÄĚ de Brasil y V√≠a Campesina o el Manifiesto Ecosocialista, entre otras y otros todo ser√≠a muy diferente o tal vez sigui√©ramos ancladas y anclados en la nostalgia. Estas personas son las que entre otras comienzan a hacer a partir de 1997 del siglo pasado propuestas como la Tasa Tobin y tras ella la justicia fiscal, la supresi√≥n de los Para√≠sos Fiscales, as√≠ como la denuncia de la dictadura de los mercados o el nuevo capitalismo financiarizado. La condena contra la desregulaci√≥n de todo o la cr√≠tica feroz a la deuda externa de los estados empobrecidos. De esta cr√≠tica de la deuda de los paises pobres, se pasa finalmente a la solicitud de las auditorias sobre la deuda p√ļblica y su car√°cter perverso y de negocio, que en alg√ļn estado de Latinoam√©rica se materializan.

Pero desde Ramonet a Wello, pasando por el CDTM o comit√© por la anulaci√≥n de la deuda a Attac, V√≠a Campesina o los pujantes movimientos ecologista y feminista todos hacen propuestas para construir la nueva sociedad y ofrecen soluciones. Propuestas concretas y tangibles, realizables todas ellas, con voluntad pol√≠tica. Se construye discurso para influir y para empoderar a la ciudadan√≠a mundial. Se hacen foros, no solo el FSM, se escriben libros, editan sitios web y se elabora un discurso para ofrecerlo y ofertarlo al mundo, a los sindicatos y a los partidos. Pero tiene un origen, un momento y unas y unos autores. Es lo que Inmanuel Wallerstein llama el sistema Portoalegre. Que muchos partidos ‚Äďpr√°cticamente todos los progresistas de diversas escuelas-, incluyen en sus programas y si bien, bastantes de ellos por cierto reconocen su origen, otros practican un filibusterismo intelectual muy poco gratificante. Por lo menos recon√≥zcase la paternidad de las ideas y el antes y el despu√©s del Foro Social Mundial. Como dice Bernard Cassen todo naci√≥ en Portoalegre.

Ahora, lo honrado es reconocerlo. Lo justo llevarlo a la práctica. Ese discurso ha triunfado, nadie mínimamente avanzado lo discute. La segunda parte es hacerlo realidad y eso ya es otro cantar. Si bien ha creado la conciencia mundial de que otro mundo es posible.

Lo importante de las ideas es que se hagan realidad. Pero ese discurso de los nuevos movimientos sociales, no tiene due√Īo y menos ning√ļn partido o partidos propietarios. Es de la ciudadan√≠a y del pensamiento cr√≠tico colectivo. Cuando en 2001,2003 o 2005 se viv√≠a en el paroxismo del consumismo y de la econom√≠a casino, muchos ya escribieron lo que iba a ocurrir, otros lo difundimos e incluso nos manifestamos en contra de ese mundo falso y terriblemente injusto. Ahora podemos exigir, respeto y fidelidad a las ideas de nuevo mundo, de otra Europa, de un estado espa√Īol muy diferente. Este discurso colectivo, es de todas y todos los que creen en √©l.

Hoy en el estado espa√Īol, en mi humilde opini√≥n si alguien con m√°s fidelidad recoge ese esp√≠ritu son las Marchas de la Dignidad, las Marchas 22M y por tanto como los y las personas cr√≠ticas, cabreadas, pobres y expoliados de la globalizaci√≥n neoliberal, siempre hemos pensado, debatido y escrito, pero dado el callo y salido a las calles el 29 de Noviembre tenemos otra oportunidad. No la desperdiciemos y construyamos la convergencia en la acci√≥n y en las calles, que el programa ya lo tenemos.

Dimisión de Juncker ya

Cuando di mitines en la campa√Īa de las elecciones europeas pasadas advert√≠ en todos ellos quien era JUCKER. Un tipo neoliberal y conservador, partidario de los para√≠sos fiscales que hab√≠a favorecido el de Luxemburgo. Ahora por fin unos periodistas descubren documentalmente su implicaci√≥n directa y sus tejemanejes con empresas transnacionales para favorecer su evasi√≥n fiscal, robando entre otros estados al espa√Īol. Como miembro de la candidatura de La Izquierda Plural en representaci√≥n de Alternativa Socialista exijo su dimisi√≥n y pido a mis compa√Īeras electas que hagan lo propio en Bruselas, en el Parlamento Europeo.

Es sintom√°tico ver como todos los tipos que defienden recortes, privatizaciones, politicas Troika y al sacrosanto libre-mercado al final de una u otra forma son unos corruptos y atacan al Estado, rob√°ndole y favoreciendo siempre y tan solo a las grandes empresas privadas y multinacionales.

Entrevista del Foro Ciudadano de Villena, Elda y Petrer

Régimen corrupto y agotado. Hemos de reaccionar ya: Propuestas

Las √ļltimas detenciones en ¬†estos d√≠as, de ediles, conseguidores, ex-consejeros del PP de Madrid, alg√ļn alcalde del PSOE, funcionarios y empresarios son una m√°s de las muchas causas de corrupci√≥n, prevaricaci√≥n y malversaci√≥n que sufrimos.

Adem√°s habr√≠a que sumar, lo que no nos enteramos, como la tremenda y masivamente intensa corrupci√≥n que inunda la gran empresa privada, sean industrias, bancos, cadenas comerciales, fondos de inversi√≥n o grandes despachos de servicios que ocultan y disfrazan ganancias. Disimulan los grandes sueldos de sus directivos y gerentes, defraudando al fisco en para√≠sos fiscales y/o “pagos en especie”. ¬†Que adem√°s encima corrompen y compran pol√≠ticos, pero jam√°s salen en las noticias. Son esas mismas grandes empresas corruptoras y defraudadoras las que despiden trabajadores y trabajadoras o someten por miedo al despido a la semi-esclavitud a plantillas enteras. Rebajan convenios, incumplen la reglamentaci√≥n laboral y proh√≠ben el derecho de huelga y los derechos sindicales¬†y se benefician masivamente de las reformas laborales.

Estamos pues ante unas oligarqu√≠as corruptas y ladronas, esa ser√≠a la conclusi√≥n real. Y esa es la palabra, oligarqu√≠as y oligarcas. En Espa√Īa no hay un sistema de castas, hay oligarqu√≠a. Oligarcas corruptos y corruptores, capitalistas especuladores o arist√≥cratas bien ligados a la corona y la propiedad de tierras, ya en decadencia o bien de las grandes familias poderosas desde el franquismo hasta ahora de forma contin√ļa. Clase poseedora y propietaria sometiendo y robando a las clases populares y obreras.

Un poder de clase y clasista. En cuyo v√©rtice en el estado espa√Īol, est√° la corona. Un poder olig√°rquico nunca desmochado por la democracia oficial y que impone su ley, lejos de los focos de la prensa y la televisi√≥n -que ellos controlan- pues son los due√Īos. Somos marionetas de esa oligarqu√≠a propietaria de los medios de comunicaci√≥n que igual fabrica¬†esc√°ndalos,¬†casos de malversaciones, lideres de opini√≥n o conflictos, seg√ļn le convenga. Ellos y ellas, lejos de los focos manipulan a unas y unos profesionales de la politica que carentes de principios se venden o venden lo que no es suyo, sino p√ļblico.

Lo que está ocurriendo, me merece dos reflexiones, la primera es que hemos de salir a las calles y echarlos ya. Con justa y santa indignación, pero indignación efectiva, es decir rebelión cívica y ciudadana. Rebelión democrática y contundente. Las personas dignas hemos de vencer. Hemos de vencer en las calles y en las urnas. Un solo camino no nos sirve. El próximo 29 de Noviembre a las calles.

la segunda reflexi√≥n es el silencio c√≥mplice de tantas personas que a√ļn indignadas y cabreadas esperan que otros les resuelvan la papeleta sin mover un dedo. Estos millones de personas manipulados bien por el fruto de una propaganda anti estructuras y entes o partidos pol√≠ticos, – que en el estado espa√Īol, tiene su origen en el franquismo y su doctrina falangista- que se ha ido inoculando desde los medios, -incluidos algunos alternativos-, por desgracia adormece a un importantante segmento de la sociedad,llamada espa√Īola que desconf√≠a de todas las personas y organizaciones sociales, que fruto de su compromiso o con una mezcla de convicci√≥n y necesidad m√°s valores y principios se enfrentan a las oligarqu√≠as o a las pol√≠ticas “Troika” y pro-olig√°rquicas. Al tiempo que les exige coherencia y acci√≥n.

Lo curioso es que para combatir esa situaci√≥n, al final siempre se requiere de organizaciones sociales, sindicales o pol√≠ticas. Se critica la casta politica, pero se crea un nuevo partido pol√≠tico, insisto, partido pol√≠tico, con una f√©rrea direcci√≥n. Luego el problema no es criticar los instrumentos, sino hacer que funcionen y que funcionen bien y que sean efectivos para la gente y para que sean efectivos y den resultados, no solo hemos de criticar, hemos de movilizar y gobernar. Hemos de tener el BOE en nuestras manos y conseguir que las cosas cambien. Hemos de tener voluntad y vocaci√≥n de poder, de crear poder popular, pero para transformar la sociedad y en mi opini√≥n transitar hac√≠a el socialismo, que es el reparto y la democracia econ√≥mica. Porqu√© si ganamos y no tocamos a la poderosa oligarqu√≠a,nada cambiar√°. El asunto no es cambiar a los pol√≠ticos,no, es atajar y limitar los poderes olig√°rquicos al objeto de acabar con ellos. Ese es el problema, que gobiernan los oligarcas, por medio de peones. No sea que cambiemos de capataz, pero sigamos sirviendo al se√Īorito.

Por tanto, propuestas, aunque se de lo dificil que será trasladarlas pues a los socialistas que somos antineoliberales, republicanos y coherentes con los principios socialistas y la tradición y práctica de la lucha de clases, ni interesamos a nadie, ni se nos toma en serio por parte de casi nadie, ni se nos saca en la tele, pues no interesa un proyecto democrático, que en democracia y con democracia pretende implementar el socialismo y transitar hacía el socialismo, que no es el estado social. Es más, es el reparto de la riqueza.

Pero escrito esto, veamos las propuestas que ni invento ahora, ni son exclusivas, son compartidas afortunadamente:

1 La unidad y la convergencia de la izquierda mosaico, en esta circunstancia histórica que vivimos, no es una necesidad, es una obligación politica y moral de todas las fuerzas que desean apoyar y favorecer a las clases populares y frenar la agenda neoliberal.

2 No cuestionar y hacerlo directamente, la monarqu√≠a, es no cuestionar el r√©gimen olig√°rquico imperante y el poder de las grandes familias poseedoras y dominadoras del Estado. La monarqu√≠a es la clave de b√≥veda que sustenta el r√©gimen y la Espa√Īa una, grande y libre. Es la continuidad del franquismo, con un disfraz democr√°tico y formas de democracia liberal, aunque de baja calidad.

3 Todo lo anterior incluye incluye el apoyar un periodo constituyente que estas pr√≥ximas elecciones municipales deben impulsar. Ir a los ayuntamientos simplemente a gestionar mejor y de forma m√°s transparente y participativa, pero verlos como simples entes gestores locales, cuando lo son pol√≠ticos y de primer orden en el Estado Espa√Īol, es no saber o no querer transformar estas elecciones locales en una oportunidad hist√≥rica para cambiar la putrefacta sociedad del estado espa√Īol en un elemento vivo de poder popular. En el estado espa√Īol la toma de los ayuntamientos ha sido clave y siempre es indicativa de cambios sociales y pol√≠ticos e incluso de r√©gimen. Luego basta de frivolizar con las elecciones locales y vamos a tomarlas con la importancia politica que tienen. Los y las socialistas alternativos y coherentes vamos a ir a ellas con diversas formulas participativas y ciudadanas en diversas soluciones electorales, pero con un solo objetivo: arrasar los ayuntamientos. Es decir arrasar lo ilegitimo y cambiar radicalmente su forma de gesti√≥n, cuentas, contratos y facilitar la toma de los vecinos y vecinas de los consistorios.

4 Las Marchas de la Dignidad son la plataforma de empoderamiento popular y de reivindicaci√≥n de los pobres del estado espa√Īol, de las y los trabajadores, de las personas en trance de exclusi√≥n social, de la clase obrera empobrecida y de los j√≥venes sin futuro, m√°s unitaria y coherente que existe. Su voluntad movilizadora y su activismo con un sencillo y muy claro programa es el instrumento m√°s adecuado para tomar las calles y desde las calles as√≠ como la lucha social y sindical. Sin movilizaciones populares masivas denunciado la corrupci√≥n del sistema, la pobreza, los desahucios y la banca, el paro y la exclusi√≥n, no avanzaremos. Un gobierno de cambio sin un pueblo movilizado, en Occidente durar√≠a menos que un caramelo en la puerta de un colegio.

5 Recuperar las ideas fuerza que son los √ļnicos motores del cambio. Renunciar a las palabras, las ideas y la identidad, adem√°s de confundir, es ceder ante la oligarqu√≠a dominante y ante la cultura neoliberal. Somos fuerzas de la izquierda social y transformadora orgullosas de ser de izquierdas, republicanas y estar por la construcci√≥n del socialismo. La gran frontera entre lo que es no es de izquierdas en el estado espa√Īol, est√° desde los a√Īos veinte del siglo pasado en luchar por la Rep√ļblica o no. Ese fue el proyecto del Frente Popular y lo que lo hizo posible, la defensa de la Rep√ļblica frente al fascismo. En este estado desde Pi y Margall, desde la I Rep√ļblica, no se puede estar frente a la oligarqu√≠a sin combatir su clave de b√≥veda, la corona y lo que esta significa. Por eso entre otras muchas cosas el PSOE hace a√Īos que no se sit√ļa en la izquierda. El socialismo tiene una larga tradici√≥n defraudada y traicionada, que hemos de recuperar, pero desde el socialismo y sin regalar las palabras, que representan principios -en Am√©rica Latina, no lo han hecho-, pero la izquierda es mosaico y la familia comunista est√° y est√° muy presente con su inmensa capacidad de sacrificio y resistencia. Al igual que otras ideas transformadoras como el altermundismo. De la misma forma que no hemos abandonado el concepto Constituci√≥n. Constituci√≥n es el grito de todos los heterodoxos, librepensadores, dem√≥cratas, republicanos y personas de izquierdas, del estado espa√Īol desde 1812 hasta hoy. Constituci√≥n es democracia y como la de 1978 a fuerza de incumplirla los gobiernos, la corona y las oligarqu√≠as esta deslegitimada, pues hay que elaborar una nueva. Las fuerzas constituyentes somos la garant√≠a de la democracia y la superveniencia de la democracia en el estado espa√Īol.

6 El hecho plurinacional, pluricultural y el derecho decidir, de los pueblos del estado es incuestionable. La actitud del centro olig√°rquico espa√Īol teledirigido desde Madrid y el establecimiento del poder saqueador y dominador en el centro, es una realidad -lo cual no niega la existencia de pueblo digno y trabajador en Madrid, que sufre la dominaci√≥n y el atraco social desde Madrid y su centro financiero- pero el Estado Espa√Īol, de grado o por fuerza, est√° integrado por varias naciones, lenguas y culturas y la poblaci√≥n del centro geogr√°fico, ni es determinante en n√ļmero, ni en producci√≥n econ√≥mica, ni en iniciativas sociales y culturales. Hay varias grandes ciudades y hay grandes y activos puertos de mar abiertos al mundo. Curiosamente ahora en medio de la ola de rebeld√≠a vivimos un nuevo centralismo progresista, si es que el estado espa√Īol se puede ser centralista y progresista en estos momentos hist√≥ricos. Por tanto hay que buscar que puede unir a los diferentes pueblos de la piel de toro y creo son el primer lugar enfrentarnos unidos a la agenda neoliberal, que nos atenaza por igual y en segundo lugar conquistar la Rep√ļblica, que desde una estructura federal, plurinacional y democr√°tica, entienda la realidad, las aspiraciones y reconozca el derecho a la libre federaci√≥n.

Carlos Martinez

primer secretario de Alternativa socialista