Archivo de Artículos

Lo peor todavía puede estar por llegar. Recomiendo este artículo

El pasado Sábado 9-11-2013 en una asamblea de Suma, la convergencia de fuerzas socio-políticas de las izquierdas transformadoras, que van a concurrir unidas a las próximas elecciones europeas, se comenzó a hablar de programa y de hacer un programa por abajo.

Eso que está muy de moda ahora consiste en recoger alternativas, propuestas y reivindicaciones de diferentes colectivos sociales, y está muy bien y lo apoyo. Aunque yo ya he participado en varias elaboraciones programáticas de ese tipo y el problema no consiste hacerlo, sino llevarlo a la práctica. Pues bien, en esa reunión propuse que se tengan en cuenta aportaciones de personas de abajo, pero muy capaces e informadas, que investigan y proponen. Una de esas personas es el miembro del Consejo Científico de Attac y socialista antineoliberal Juan Hernández Vigueras, y lo saco a colación por dos cuestiones: la primera porque en dicha reunión apunté que un tema clave para elaborar un programa para las próximas elecciones europeas sería oponerse al Tratado de Libre Comercio entre EE.UU. y la Unión Europea, pues este tratado perjudicará mucho a Europa; y en segundo lugar, lo traigo a esta reflexión, pues ha escrito un estupendo y muy argumentado artículo sobre este asunto, denunciando dicho Tratado.

Si este tratado, opacamente negociado, se pusiera en vigor, la UE saldría muy perjudicada. Por ejemplo, la agricultura europea podría quedar todavía más perjudicada y se darían vía libre a los transgénicos, entre otras muchas cuestiones. Creo que este artículo debe leerse:

El mayor acuerdo de libre comercio del mundo

Juan Hdez. Vigueras – Consejo Científico de ATTAC.

Tras la primera ronda en julio pasado, las negociaciones comerciales de esta semana de noviembre en Bruselas entre la Unión Europea y los Estados Unidos conducirán al ya denominado Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP en siglasinglesas) (Partenariado transatlántico de comercio e inversiones), considerado como el mayor acuerdo de libre comercio del mundo.

Aunque el Consejo europeo autoriza la apertura de negociaciones internacionales y aprueba los acuerdos, es la Comisión la que ejerce el monopolio de la gestión negociadora exterior. Por tanto, cabe preguntarse si los parlamentarios españoles y el gobierno tendrán alguna noticia sobre el TTIP. Por lo pronto, frente a la opinión del Parlamento europeo, la Comisión europea ha impuesto su criterio de dejar a un lado el asunto del espionaje de relevantes gobernantes europeos por parte de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU; y seguir adelante con estas negociaciones comerciales de gran interés para los grandes grupos empresariales y de cuyos resultados se derivarán – nos dicen – grandes beneficios para el crecimiento económico y la reducción del desempleo en ambos lados del Atlántico.

El tratado que se negocia no solamente obligará a la supresión de barreras comerciales sino también a la “homogeneización” de las regulaciones internas en la UE y en EEUU, incluidas las de los mercados financieros como defienden los lobbies, lo que significará mayor desregulación dada la doctrina neoliberal imperante pese a la crisis del sistema.

Una vez más, los países de la UE, en lugar de avanzar en la integración económica y política, se va hacia una mayor la integración transatlántica, sin que los ciudadanos ni sus Parlamentos debatan esa opción y el contenido de tales negociaciones trascendentes. Porque se negocian son los servicios; las inversiones; la energía y las materias primas; y posiblemente los asuntos agrícolas, la producción y comercialización cultural y la regulación de la protección de datos y otras cuestiones a regular y/o desregular conjuntamente.

Y hasta el momento no se dispone de información pública sobre si se abordarán o no las regulaciones financieras y su alcance, un asunto tremendamente importante porque el 80 por ciento de las transacciones financieras mundiales tienen relación con los EEUU y la UE. Aunque la Comisión considera que este capítulo es un componente importante del futuro tratado comercial; un criterio que curiosamente comparte con muchos grandes bancos de Wall Street, que estiman inaceptables las objeciones de la administración Obama, contraria a la inclusión de la regulación financiera en tales negociaciones.

Según el Financial Times (7/7/2013), la administración Obama se resistía a que la regulación de los servicios financieros se incluyeran en estas negociaciones transatlánticas.  Washington teme que la inclusión de un marco para la convergencia de las reglamentaciones financieras podría ser utilizada por los grandes bancos para burlar las normas reglamentarias derivadas de la ley Dodd -Frank de 2010 ya aprobadas o en curso de aprobación; y también  como una manera para que los europeos retrasen los acuerdos y la aplicación de sus propias reformas.

Estas negociaciones  del tratado comercial transatlántico se cruzan con los intentos de Washington para hacer cumplir las normas para la regulación de los mercados de derivados frente a la posición laxa que la parte europea mantiene  en la otra negociación en curso sobre el comercio de derivados que se lleva a cabo entre la Comisión Europea y la CFTC, la agencia estadounidense reguladora sobre futuros.

Según el Financial Times citado, la disputa sobre los servicios financieros también enfrenta a Washington con Wall Street, que tradicionalmente se ha alineado con los objetivos de los acuerdos comerciales de Estados Unidos. “No estamos de acuerdo con las preocupaciones de que la administración Obama ha planteado, y no creo que sea coherente con lo que están tratando de hacer en otros sectores“, manifestó Ken Bentsen, actual presidente de la Asociación de la Industria de Valores y Mercados Financieros (SIFMA en siglas inglesas) una relevante organización de lobby. La SIFMA es un reconocido grupo de presión de Wall Street, que representa las agencias de valores, bancos y firmas de gestión de activos de los EEUU y de Hong Kong, y miembro de la influyente Coalición de lobbies financieros de EEUU y la UE.

A los  funcionarios de la Comisión les irrita la acusación de que su objetivo sea suavizar las normas estadounidenses en materia financiera, pero sostienen que estas negociaciones son “una oportunidad de oro” para lograr – dicen – mayor transparencia en los regímenes regulatorios transatlánticos y se muestran favorables a la negociación de una nueva desregulación financiera conjunta con los estadounidenses. Justamente el mismo objetivo manifestado públicamente por la citada Coalición transatlántica de lobbies financieros, que analizo en mi libro sobre estos instrumentos del poder global.

Siguen sin enterarse. Preguntas a una conferencia

La solución no es ya de maquillajes o de adaptarse a las modas. Lo que ocurre es que las personas hartas y el pueblo de izquierdas hemos comenzado a explorar y construir nuevas vías de defensa, resistencia, liberación y auto-organización.

El problema es tener o no tener ya credibilidad. Una encuesta del grupo de poder PRISA, a través de la cadena SER en “informativos” muy amigos de los socioliberales, ya les advierte que la gente sabe que ellos en la oposición dicen una cosa, y en el gobierno hacen otra. Las clases populares europeas no han abandonado a las socialdemocracias de la II Internacional, son ellas las que nos han abandonado.

Susana Díaz, en un discurso efectista que ha interpretado magníficamente, ha errado totalmente en lo esencial. Las personas trabajadoras, excluidas y desempleadas, recortadas y ninguneadas nos hemos organizado en Plataformas y Mareas, puesto que las respuestas a la crisis capitalista y sistémica desde 2008 han sido neoliberales y favorables a sus causantes, los bancos y los poderes financieros. Ante eso nos hemos auto-organizado, si, pues nadie daba las respuestas adecuadas y los sindicatos andaban abrumados y todavía confusos en el rumbo a tomar. Los queremos clara y contundentemente a nuestro lado -a los sindicatos- y, de hecho, muchas y muchos hemos defendido su necesidad, pero a pesar de ello no hemos esperado y nos hemos auto-organizado. Sí. Pero ojo, no esperamos a que venga nadie, ya estamos.

Siempre la clase obrera, las clases trabajadoras y populares se han auto-organizado, según los tiempos y las circunstancias. La lucha de clases existe y con una dureza aterradora para los de abajo. La I Internacional no fue un producto de laboratorio, sino que unió a expresiones de lucha ya existentes, y los primeros socialistas fueron mayoritariamente obreros indignados que se organizaron ante la revolución industrial. El socialismo fue, y sigue siendo, un camino hacia una sociedad superadora de las clases y del capitalismo, surgida de la fe de los pobres y los parias en un mundo nuevo. Ahora se dice “Otro mundo es Posible”.

Pero las primeras asociaciones y nuevos movimientos surgimos algunos años antes de que todo estallara en esta enésima crisis capitalista, al descubrir que el capitalismo ha cambiado, es financiero y no productivo en el Occidente cristiano, y que está destruyendo -y va a destruir- todas las conquistas sociales y sindicales, o evitar que estas se den en los estados empobrecidos. Esto lo dijimos y advertimos ya en 1999, pero los socialdemócratas con poder, ya convertidos en social-liberales, ni nos creyeron, ni nos hicieron caso, ni nos quieren creer y simplemente nos desprecian o ignoran. Algunas y algunos incluso son educados y nos saludan. Me pregunto ¿Cuánto sufrimiento no se hubiera evitado si los llamamientos de Porto Alegre hubieran sido escuchados por las cúpulas que se decían socialdemócratas en Europa, pues son una fenómeno exclusivamente europeo?

Sin embargo, en América Latina -y no sin dificultades e incluso errores- los socialistas o bien sí nos han escuchado, o bien están intentando aplicar propuestas de forma cooperativa y participativa. Mientras desde Europa, esos sectores que ya no sé ni cómo definir, les siguen ignorando.

Por tanto, nadie se ha ido a una marea para evitar el cierre de un hospital o de un instituto, o a una plataforma para evitar que lo desahucien porque el PSOE no sabía estar allí. Es que previamente el PSOE desde 1982 no cambió la ley hipotecaria ni la propiedad inmobiliaria, y además en el año 2011 en connivencia con el PP y el aplauso de los bancos españoles, alemanes y franceses, cambió la Constitución para poner la deuda y los bancos por encima de los derechos sociales de las personas. Por eso ahora todos los recortes y privatizaciones que hace el PP son legales y están amparados por la Constitución. Son la consecuencia no de un error, sino de una traición. Ese es el origen de las mareas defensivas y también de la pérdida de credibilidad. Pero afortunadamente en esta vida nadie es insustituible.

Para comprobar si la Conferencia Política del PSOE es o no es puro maquillaje y una operación electoralista más, yo por resumir solo observaría que dicen en tres asuntos:

  1. ¿Proponen o no proponen la derogación del artículo 135bis de la Constitución, que es la madre de todas las privatizaciones y recortes? Si no es así, nada es creíble.
  2. ¿Limitan el poder real de la banca mediante control y han apoyado medidas prácticas y concretas para apoyar la reaparición de la banca pública y una fiscalidad progresiva, que no simples modificaciones de tramos impositivos o simples controles a las SICAV?
  3. ¿Qué dicen de la mal llamada deuda pública? ¿Proponen auditar la deuda y no pagar la deuda ilegitima y la provocada por la economía casino? O lo que sería más sensato, no pagarla e investigar seriamente su composición, origen y juzgar a los culpables de esa ruina. La deuda y su actitud ante ella, hoy, es la madre de todas las batallas sociales.

Seguiría con la cuestión constitucional, pero no solo por el federalismo, sino por el modelo de estado y oponerse a la herencia política de Franco, la monarquía. La monarquía y el resto de las instituciones políticas del sistema constitucional del 78 -que no se lo cuestionan- están carcomidas por la corrupción y la incapacidad. Y esto no es Gran Bretaña, aquí la monarquía borbónica de nuevo cuño, que el dictador impuso y luego la oligarquía mantuvo, es el origen y causa de la actual crisis política y de su incapacidad para regenerarse. Solo hay dos caminos: o bien los cambios profundos constituyentes, o el autoritarismo y el fascismo.

Nos hemos organizado, un respeto. No somos pobrecitos esperando un pastor o una pastora. No nos insultéis. Sabemos lo que queremos y cómo hacerlo. Tenemos los movimientos sociales, las plataformas y los partidos de izquierdas transformadoras, incluidos los socialistas antineoliberales y de izquierdas, personas bregadas en la lucha, en el trabajo, en la investigación y el conocimiento, en la universidad del paro y el sufrimiento que tanto enseña. Tenemos alternativas, inteligencia y voluntad de cambio real y por eso estamos creando plataformas y sujetos políticos alternativos. Hoy Pablo Iglesias o Francisco Largo Caballero estarían organizando plataformas y reorganizando a los socialistas en una fuerza política que creyera en la lucha social y de clases.

Somos un alternativa, desde los inicios en “Activos contra la Crisis”, a la “Cumbre Social”, la PAH o las Mareas Unidas y ahora “Suma, la gente primero” estamos luchando y creando las herramientas al objeto vencer. Vencer porque hay que derogar y ya, las reformas laboral, financiera y el artículo 135bis de la Constitución. Hay que redactar una Constitución plenamente democrática y en primer lugar hay que dejar claramente establecido que necesitamos otras políticas y no políticos profesionales, sino luchadoras y luchadores con inteligencia colectiva, capaces de enfrentarse a las oligarquías, las plutocracias, los banqueros, e instaurar un nuevo sistema de valores y la democracia con solidaridad y participación.

Si alguien quiere transformar la sociedad y cambiar las políticas públicas, tiene que poner a la política por encima de los mercados y su inmenso poder. Aquí estamos para ello.

No se puede ser el perejil de todas las salsas

Ahora el juez Garzón y otros notables tendrán que explicar a que juegan. Me explico: su anunciada participación en la Conferencia Política del PSOE, según informa hoy El País, que además está muy lastrada de contenidos y con una participación decidida exclusivamente por los diferentes aparatos regionales -lo que le resta democracia interna hasta límites más que dudosos- se encuentra ahora con un apoyo externo en forma de balón de oxigeno que seguramente el aparato del PSOE ni se imaginaba.

Todo esto coincidiendo con la formación de un ente unitario, plural y abierto llamado por ahora CONVOCATORIA y del que, entre otros, CLI-Alternativa Socialista forma parte, además de IU y otras fuerzas sociales y políticas. Incluida Convocatoria Cívica, el llamamiento auspiciado por Garzón, Pilar de Rio, Juan Torres, Almudena Grandes, Carlos Berzosa, etc. Hecho este que necesita una pequeña aclaración -no de todos los firmantes, sino tan solo de los que “apoyan al PSOE” nada más- y la pido con respeto a la opción personal de cada cual.

Pero no se puede ser la salsa de todos los guisos. La corrupción y el latrocinio neoliberal han encontrado en el bipartidismo su caldo de cultivo. Por eso las personas antineoliberales, por el reparto y lo público, vamos a derrotar al PP y a todas las fuerzas neoliberales, decididamente monárquicas y del régimen. Sí se puede y vamos a ganar, comenzando por las elecciones europeas.

Con Ricardo Patiño

El viernes pasado un grupo de personas tuvimos la suerte de estar y luego departir con Ricardo Patiño, canciller -ministro de asuntos exteriores- de la República del Ecuador, y uno de los máximos exponentes de la Revolución Ciudadana.

Patiño, con convencimiento y fundamento realizó un discurso comprometido, socialista, antiimperialista, mediambientalista y por tanto ecosocialista, frente al crimen ecológico y contra la humanidad de la petrolera TEXACO, hoy CHEVRON. La CHEVRON -en el estado español CEPSA- ha contaminado, envenenando durante años la amazonía ecuatoriana y a sus habitantes, derramando crudo y productos tóxicos.

Hemos constituido diversas personas, yo entre ellas, así como y organizaciones y partidos ecosocialistas como CLI-Alternativa Socialista junto a otros de las izquierdas y asociaciones y redes como ATTAC Andalucía y varias más, un comité de apoyo a la causa de los pobladores amazónicos ecuatorianos en su lucha contra la multinacional CHEVRON (CEPSA).

Ricardo Patiño es una persona afable, agradable y cercana. Un socialista cabal y no como la mayoría de los y las que aquí se reclaman de ese nombre, confundiendo a la ciudadanía y manchando el buen nombre de unas ideas transformadoras, humanistas y de cambio radical de sociedad. Patiño es un ejemplo de mandatario leal a su país y denunció el neoliberalismo y las maniobras de los EE.UU. en su intervención, por lo que también demostró que sí se puede y que puede haber un gobierno y unos gobernantes que antepongan los intereses de su pueblo frente a potencias extranjeras y poderosas multinacionales.

Los procesos latinoamericanos, sobre los que tanto se miente, burla y desinforma en el estado español por todos los medios públicos y privados sin excepción, son un ejemplo a seguir. Sus alianzas políticas socialistas y transformadoras son un acicate que nos anima e inspira a muchos de nosotros en nuestra lucha. Por eso, si recaban nuestra solidaridad como Ecuador frente a CHEVRON (CEPSA en España) la tienen toda.

Da lástima que, desde un Estado en crisis, carcomido por la corrupción y aliado perruno de un imperio decadente -los EE.UU.- con unos mandatarios derechistas, mentirosos y vendidos a potencias extranjeras, nadie, ni ningún periodista o político, se atrevan a dar lecciones a nuestros hermanos de la América hispana. Dan lástima, repito, pero provocan más asco.

Acabo con una sugerencia, cuando vayáis a repostar en una gasolinera de CEPSA pasar de largo. Por la defensa de la madre tierra. Por poner un grano de arena para conseguir un mundo limpio, sostenible y justo.

La crisis socioliberal

La crisis de identidad e ideas del PSOE es muy grave. Para seguir las ideas de Pablo Iglesias, Largo Caballero o incluso Indalecio Prieto, el PSOE no es ya el instrumento adecuado. Convertido en una fuerza sistémica hace ya más de veinte y muchos años, no aporta ideas nuevas, ni puede renovarse pues tiene grandes ataduras con bancos, empresas energéticas, y el grupo PRISA entre otros. Además de un compromiso atlantista y monárquico que lastran sus iniciativas de futuro diferente y al margen de la gran crisis del sistema constitucional vigente. Esto no lo digo por atacar, es un análisis politológico, simple y de urgencia, pero irrefutable. Es pues un partido del sistema en permanente contacto con los grandes poderes. No es culpa en parte de sus afiliados, aunque claro… Ya son muchos años de aguantar lo mismo.

El problema es que en esta crisis que lo desangra hay militantes que se están marchando incluso a la extrema derecha, como es el caso de ciertas fugas a Ciutadans y para contribuir a crear nada más y nada menos que su plataforma estatal y andaluza. Es el culmen del despiste político de personas que nunca fueron de izquierdas, ni socialistas, aunque el PSOE oficial les encumbrara a parlamentarios y otros cargos públicos, laminando a socialdemócratas cabales. Pudieron ser liberal-progresistas, pero nada mas.

Las y los socialistas que hemos recuperado la lucha de clases, el análisis de clase y marxiano, así como el tránsito real del capitalismo al socialismo con democracia y libertad (ambas muy deterioradas, manipuladas y capitidisminuidas por ahora), necesitamos dotarnos de nuestro propio instrumento socialista y avanzar hacia la convergencia con las izquierdas transformadoras y antineoliberales.

Necesitamos una fuerza socialista transformadora real y consecuente que los partidos ligados a la llamada Internacional Socialista (que triste sarcasmo) ya no representan. Pero irse a Ciutadans, aunque su programa engañabobos y atrápalo todo contenga freses tan bonitas como huecas, es el síntoma de una enfermedad política y eso está pasando en Granada en estos días y al parecer en otros lugares, y que se agrava con una profunda sangría de votantes en Cataluña hacia esa formación derechista.

Eso le ocurre al socioliberalismo hegemónico en el PSOE por haber renunciado a ideas, valores, democracia interna, pero también y no de forma menor al no estar ya en la lucha social y no ser el partido de la clase obrera, de los pobres, de los humildes y las explotadas.

Por eso los socialistas que nos reclamamos del socialismo, como doctrina transformadora de la sociedad y generadora de un modelo alternativo al capitalismo, y no como una marca electoral gestora del sistema y cómplice con la corrupta monarquía que sufrimos, estamos construyendo la herramienta, un espacio, una alternativa socialista de acción política y transformación social. El camino entendemos muchos, ya, es el socialismo imbricado en el siglo XXI y en las profundas transformaciones sociales y políticas que están aconteciendo en el mundo.