Archivo de Artículos

¿Quién es la izquierda en el PSOE?

No es voluntad del autor apoyar a un candidato o candidata, sino a unas políticas, unas ideas y un programa.  El PSOE ha demostrado en los últimos lustros suficientes cambios de posición en todos sus dirigentes como para tan solo confiar de ahora en adelante en sus hechos.

Lo que sí que es cierto, es que el centenario partido tras años de cesiones, traiciones, avances sociales y retrocesos, (y no siempre equivocaciones), pero con el lastre inmenso de haber consolidado la monarquía heredera del franquismo y no haber querido –sus dirigentes- limitar cuanto menos, el poder de oligarcas franquistas y banqueros, vive ahora una revolución sin precedentes en  ningún partido español, ni nuevo ni menos nuevo. Lo cual habla y dice mucho en favor de sus bases. Una sana revuelta de sus afiliadas y en especial de aquellas personas que lo han dado todo, han aguantado todo y no han pedido nada. Una revuelta democrática sin precedentes que además puede acabar llevando al PSOE a posiciones de izquierda consecuente y socialdemocracia real o bien a seguir apuntalando el régimen de la corona y la banca.

No obstante y siendo justos, en ocasiones y ambos lados, ni son todos los que están, ni están todos los que son. Por tanto la pregunta es donde está la izquierda:

En un partido que es de origen obrero –Pablo Iglesias, Largo Caballero, Indalecio Prieto…- y marxista, que luego es usurpado con apoyos externos por un clan de comedores de tortilla ya en los inicios de los setenta del siglo pasado, que lo arroja a apuntalar el régimen juancarlista y sobre todo a defender el control del estado por parte de los de siempre  más respetar al máximo intereses de los EE.UU, hasta ahora todas las revueltas y victorias de su ala izquierda (Que las ha habido. Recuérdese que Felipe tuvo que dimitir derrotado en una ocasión) han sido reventadas por ese clan o sus vástagos. Todo ello a pesar de avances sociales innegables que hay que reconocer. Nos encontramos pues con que la única manera de saber dónde está su izquierda, es ya por su programa de futuro. El pasado hay que superarlo definitivamente, excepto el legado del maestro Pablo Iglesias y otros clásicos.

Por tanto su futuro bebe de su pasado, sí, pero anterior a 1982 fundamentalmente. Porqué el pasado del PSOE no es Felipe Gonzalez, que es presente para su desgracia, sino Largo Caballero o Juan Negrin. Y en base a esa recuperación de ideas y principios éticos y republicanos –de Republica- se daría curiosamente el que hacer en estos momentos. Por tanto la izquierda es la que se sitúe con las luchas obreras y en consecuencia derogue las dos reformas laborales. Se posicione en casos concretos con las camareras de piso de hoteles, esté a favor de los derechos consuetudinarios conquistados por los estibadores portuarios, apoye a las y los luchadores de ferrovial, el fin del intrusismo multinacional contra el taxi, desmonte el tinglado de los falsos autónomos del transporte y otros sectores o ponga coto y prohíba las practicas esclavistas y el prestamismo de las ETT…….

Ponga el candidato y su gente por delante el sector público e impida más privatizaciones rescatando sectores privatizados y apueste por la banca pública. Pero sobre todo se enfrente a una Unión Europea que hoy por hoy solo produce daño, sufrimiento y permite los más crueles abusos contra la clase trabajadora ya sea imponiendo desregulaciones laborales, obligando a privatizar o desmantelando sectores agrarios, ganaderos y sobre todo industriales en beneficio de otros estados y de las multinacionales.

La UE es hoy por hoy y lo es además porque es una pura institución de mercado y el mercado, es, el capitalismo. Es la UE el principal aliado de las multinacionales, de los poderes financieros y de los intereses privatizadores de grandes empresas y empresarios globales, al objeto de a costa del erario público y de los impuestos públicos seguir dominando y acumulando. Porque los grandes empresarios y sus directivos son muy liberales, pero todos ellos viven en realidad a costa de los estados.

Esas serán posiciones claves para distinguir a la izquierda, entre otras cuestiones. No debemos olvidar, avanzar y mucho en proyectos culturales y en derechos y participación democrática e igualdad de género y laicismo. No se trata de crear un estado con más servicios sociales que repartan las sobras de Amancio Ortega o Florentino Perez, se trata de crear el estado social y de construir socialismo.

Si esto no ocurre y no triunfa el sentido común socialista, sino la sumisión al sistema, en ese caso y siendo necesaria una fuerza socialista democrática, de las clases trabajadoras y republicana federal, os invito a todas las bases hartas de tragar, a construirla todas y todos juntos porque necesitamos partido socialista, partido del Trabajo.

 

Carlos Martínez

Del secretariado de Alternativa Socialista y de SOCIALISTAS 

La sentencia de la discordia. Todo contra la estiba

 

 Desde que se aprueba la sentencia de 11 de Diciembre de 2014 las sociedades de estiba las SAGEP herederas en parte de los servicios públicos de estiba que gestionaba la OTP, pero ahora con accionistas empresariales y gestión de los estibadores, el trabajo portuario tal y como lo conocemos está en peligro. Pero según el texto de la citada sentencia el empleo también.

Seamos claros y por tanto muy breves:

1 La sentencia del TJUE no favorece a los estibadores portuarios. De hecho la UE nunca ha apoyado los derechos laborales de ninguna persona trabajadora de Europa, al contrario, los desregula.

2 Una sentencia no puede acotar la lucha de clases y la lucha sindical. Las luchas sindicales de la clase obrera entre otras muchas cosas incluso más importantes, han sido para cambiar leyes y usos que perjudican a las clases trabajadoras. Esto es así hace más de 150 años.

3 La sentencia de la discordia está hecha para que las empresas privadas estibadoras gestionen el empleo. Para defender el principio de libertad de contratación, es decir nada de registros ni subrogaciones. Defender a capa y espada que las multinacionales y empresas extranjeras se puedan establecer a estibar en los puertos españoles.

4 Se condena al Reino de España, por no acabar con la libertad de establecimiento y de contratación.

Nosotros como socialistas de clase y miembros de un partido obrero, no podemos engañar ni embarcar al colectivo estibador en falsas esperanzas y menos en traidoras imposiciones de negociar en base a una sentencia que les perjudica. Los sindicatos de la estiba y en especial la Coordinadora están haciendo serios esfuerzos por demostrar sensatez y sentido común. Pero ni J.P. Morgan ni el Gobierno de España están en esas. Por tanto honradamente, hay que pensar ya en utilizar otras vías.

Las leyes están para cambiarse y de hecho se cambian. Se hace cambiando mayorías políticas, pero también y sobre todo mediante la presión democrática es decir las movilizaciones y las huelgas. Veamos sino como se han conseguido cuestiones como el aborto o los derechos de los negros en los EE.UU.

Llamamos a la solidaridad de la clase obrera en su conjunto con los estibadores, pues su lucha es contra el trabajo precario y la precarización. Gobierno y la Comisión Europea de la UE lo que defienden es el establecimiento de las ETT en los puertos y todas sabemos lo que son y significan las nefastas ETT, es decir precariado y hurtar parte del salario, del magro salario que sus trabajadoras reciben.

La lucha de estibadoras y estibadores, la vamos a ganar. Pero para ello pensamos que la mejor forma de apoyar es informar y decir la verdad. Sobran apoyos que en realidad lo que desean es favorecer a las multinacionales del sector, que por cierto, ellas son las que ganan dinero, no otras y otros, por lo que pedimos a las clases trabajadoras y populares que no crean las patrañas y mentiras que se cuentan.

 

Carlos Martínez ex trabajador portuario

Co-primer secretario de Alternativa Socialista y SOCIALISTAS

Los estibadores se cuelan por las brechas de la crisis política y se convierten en un ejemplo para millones de precarias

 

El sindicalismo oficial del régimen está de espaldas a los sentimientos y aspiraciones de los trabajadores. La resistencia de los portuarios, de los taxistas, y de otros sectores amenazados en sus trabajos por la precariedad apunta hacia un nuevo sindicalismo- aún en ciernes- fundado en la defensa de los intereses de los trabajadores. La dignidad de los portuarios y la solidaridad con ellos es una cuestión de actualidad. El rechazo de la mayoría de Cortes del decreto del gobierno al dictado de la UE y sus sentencias judiciales multiplica sus posibilidades, y su consolidación como bastión sindical contra las privatizaciones y la precariedad. Retirando el PSOE al apoyo al PP el decreto se ha venido abajo, y por extensión de la misma manera se pueden venir abajo todas las medidas antisociales y antidemocráticas. La victoria de los estibadores no será el resultado de un viacrucis legal, y ello después de entender el contenido mismo del rechazo del real decreto. Solo la lucha de los portuarios y la más amplia solidaridad puede ofrecer alguna garantía de éxito. El problema de la lucha por sueldos dignos y de condiciones de trabajo que protejan los intereses de los trabajadores afecta a la inmensa mayoría. Y en particular afecta a los jóvenes. El ejemplo de la lucha llevada a cabo por las camareras de hotel (que limpian a destajo las habitaciones de la industria más pujante del estado), debe hacernos confiar en la capacidad de los trabajadores para superar en su lucha todos los obstáculos. La situación de precariedad y sobreexplotación de los camareros y camareras, de los transportistas, taxistas, y de las nuevas profesiones… ha convertido estos trabajados en un verdadero polvorín que acumula la indignación de la los trabajadores. La bandera que han levantado los portuarios, que no es otra que la defensa de los intereses y conquistas, se constituye en buen ejemplo a imitar en formas distintas por millones de precarios. Todos los cuentos que hemos oído de que los trabajadores somos clase media se disuelven como un azucarillo cuando las luchas de los trabajadores se reorganizan con objetivos claros, constituyéndose en nuevas bases del sindicalismo de clase.

Carlos Martínez

Ex portuario

De u. SOCIALISTAS / ALTERNATIVA SOCIALISTA

Los puertos en ascuas. Hemos de actuar

Mi implicación en la lucha de los estibadores portuarios, en tanto que ex trabajador del Puerto de Valencia, es total. Por tanto soy parte y mi opinión es de parte. Pero muy brevemente:

1 Es la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea la que fuerza la máquina y da alas a la Comisión Europea para pedir al Gobierno de España que implemente el decreto que elimina la estiba pública y el registro de trabajadores cualificados y cualificadas, con derecho a trabajar. Por tanto cuidado tanto con quienes reivindican la sentencia como con equivocarse con ella. La sentencia además viola tratados OIT y la propia directiva de servicios de la Unión Europea.

2 Ciudadanos, si vota en favor del decreto no logra nada, pues si el resto de la Cámara está en contra el decreto puede ser rechazado de todas formas. Si se aprobara solo quedan los recursos ante OIT y Parlamento Europeo e incluso tribunales, pero también la huelga, no hay otra. Eso, huelga, o la desaparición de las sociedades de estiba.

3 Los estibadores y sus sindicatos sólo pueden confiar en sus propias fuerzas y en la solidaridad de clase trabajadora, así como unir sus luchas a la de otros sectores laborales.

4 El resto de la clase trabajadora del estado español, sus hijos y sus abuelos, necesitamos a los estibadores en nuestra lucha por la dignidad, por el salario decente y contra el precariado y la pobreza. Nos necesitamos mutuamente. Por eso hemos de ser solidarios. Si hay huelga acudamos a los puertos a apoyarles, que no estén solos.

5 Si el decreto se rechaza y el gobierno pierde, entonces comenzará un trámite de ley que regule las estibas y eso prolonga la tensión, también la resistencia sindical obrera. Pero se incrementarán las presiones sobre el colectivo portuario. Por tanto la demostración de fuerza y la solidaridad, serán imprescindibles.

Por ahora templanza, tranquilidad, fuerza y unidad. Estar en las calles en todas las expresiones de reivindicación obrera, popular, estudiantil o de pensionistas y exigencia máxima al resto de fuerzas políticas para que nadie más colaboré con el PP y su gobierno. Detrás de todo J.P Morgan y mafias rusas y chinas. Las imposiciones de la Troika y las políticas neoliberales que impulsa la Unión Europea nunca favorecen a las clases trabajadoras.

lA SOLIDARIDAD NO SE CONDICIONA Y LO ESTÁN HACIENDO

La solidaridad no es condicional. Los estibadores defienden algo más que lo suyo: La dignidad de clase

 

La Europa UE, los EE.UU y todas las potencias del hemisferio norte, llevan años desmantelando todas las conquistas sociales y sindicales, así como el estado del bienestar allí donde existe. No es algo nuevo. Es un trabajo de décadas que iniciaron Margaret Tatcher y Ronald Reagan tras su “revolución” conservadora en los años noventa del siglo pasado.

El primer acto del triunfo del capitalismo neoliberal y financiero sobre la clase obrera consistió en eliminar a dos potentes sindicatos obreros: El de los mineros británicos y el de los controladores aéreos estadounidenses (ningún parecido con los españoles). Aviso a estibadores y en general, primero destruir el sindicato o los sindicatos y después imponer sus condiciones de privatizar los servicios y las minas y tras ello, despidos masivos. Eso fue lo que ocurrió. Tras eso toda la clase obrera occidental comienza su “edad de plomo” con reducciones salariales y desregulación laboral, recortes, congelaciones y abaratamiento del despido que iniciado entonces no solo continua, sino que se incrementa en beneficio patronal.

Pero como en el estado español queda todavía un foco de trabajo sindicalizado y con salarios decentes en los puertos, hay que destruirlo. Esto se puede disfrazar, disimular, desmentir, pero es así.

Hemos de advertirlo pues nos llegan informaciones alarmantes: el conflicto de las estibas, se puede apoyar por partidos institucionales y sindicatos de dos formas, ante la sentencia del TJUE sobre la gestión de las estibas. Bien condicionando el apoyo a finalmente acabar cumpliendo una norma europea UE, que puede romper los derechos laborales adquiridos por los estibadores, al dictado de las fuerzas neoliberales sean jurídicas o políticas que dominan en La Unión Europea, fórmula que acabará favoreciendo los intereses de las empresas multinacionales, el Banco J.P Morgan y las mafias rusas y chinas. O bien defendiendo un sector regulado, censado, público y con derechos laborales y salariales dignos y decentes. Al final solo caben esas dos posiciones y no hay camino intermedio, aun reconociendo que nos gustaría equivocarnos.

Si en el estado español el conjunto de sus gobiernos y fuerzas parlamentarias se distinguen por algo, es por su cobardía y constante cesión a intereses extranjeros y no lo digo por patriotismo, eso es una patraña interclasista, que igual sirve para un roto que para un descosido. Lo afirmo porqué los intereses que siempre salen perjudicados son los de las clases trabajadoras en favor de intereses capitalistas sin patria, aunque también con inversores españoles. Por cierto.

El decreto del PP debe ser tumbado sin más en el parlamento, porqué es injusto y privatiza los puertos. Favoreciendo no a la “economía española” sino a un puñado de multinacionales. Los partidos institucionales deben apoyar a los estibadores, porque entre otras muchas cosas lo que está haciendo daño a los puertos españoles es el decreto del PP y no los estibadores. Por cierto, el transporte marítimo, no es un sector en crisis ni mucho menos.

Los trabajadores el principal instrumento de defensa que tenemos es la huelga. Gracias a las huelgas se han conseguido los grandes avances que tuvimos desde el siglo XIX, por eso es un instrumento con el que no hay que jugar. Si hay huelga de estibadores contrá con nuestro incondicional apoyo y será el Gobierno el único responsable por querer echar al paro a más de 6.500 familias en este caso.

 

Carlos Martínez

Co-primer secretario de Alternativa Socialista y de SOCIALISTAS

Ex trabajador portuario