Archivo de Artículos

Se aprueba el Pacto Fiscal. PP, PSOE, UPyD y derechas nacionalistas o la coalición de facto

Esta mañana lo advertía, ahora lo constato. El Pacto Fiscal por la estabilidad presupuestaria ha sido aprobado por amplia mayoría en el Parlamento, siguiendo las instrucciones de Alemania y de la burocracia neoliberal de Bruselas.

Este pacto sacraliza el déficit contenido y promueve los recortes sociales. Este pacto es más política neoliberal, es decir más ruina, pobreza y humillación para las clases populares.

El PSOE rompe con Hollande y se alía con Rajoy y Merkel. El estado español renuncia a soberanía en aras de aplicar una contención del gasto, es decir menos gasto e inversión pública que profundizará la recesión.

Rubalcaba, junto con todos y todas las diputadas de su grupo socioliberal que han votado a favor del Pacto Fiscal, poco podrán decir ya. Afirman que les ha podido su sentido de la responsabilidad, pero ¿Qué sentido de ser responsables, al objeto de apoyar las clases populares y trabajadoras demuestra esto? Ninguno. Este pacto solo demuestra que la teología neoliberal y el poder de los mercados están por encima de las personas.

Ahora, todas y todos somos mineros. Solo una respuesta decidida, una movilización masiva de paradas y parados, pueden frenar esta deriva neoliberal y suicida. Un socialista que lo sea, no puede consentir este apoyo del PSOE al PP y sus medidas de Gobierno.

Solo las plataformas de resistencia y defensa de lo público, los sindicatos de clase y las fuerzas políticas antineoliberales, debieran tener nuestro apoyo. Hay que convertir todo el Reino de España en las cuencas mineras. Hay que volver a asustar a los mercados inventando una fuerza conjunta de resistencia antineoliberal y de ofensiva social tal y como el pueblo Griego ha hecho con SYRIZA.

Stop al Pacto de Estabilidad

Advierto: en estos momentos se está fraguando el pacto de estabilidad. Este pacto, que es una continuación de la reforma exprés de la Constitución, está siendo negociado por los partidos sistémicos, con el PP a la cabeza al tener el gobierno, pero la dirección del PSOE, CiU y Cia. están en el asunto.

Nuevamente el déficit se pone por encima de las personas, y este pacto supone una agresión más contra las clases populares y los derechos sociales.

Ayer volvimos a salir a la calle a exigir la reposición del estado del bienestar, que ya ha sido dinamitado. No tiene sentido esta lucha si tan solo es defensiva. Hay que pasar a la ofensiva. En el nuevo panorama que se abre y que el Pacto de Estabilidad PSOE-PP-CiU-PNV pueden firmar, impulsado por el Gobierno Rajoy y la UE, puede ser otra vuelta de tuerca en este disparate pro-capitalismo financiero que sufrimos.

Hace falta articular una nueva convergencia politica, que articule las clases populares y lo más progresista de las clases medias y con propuestas antineoliberales y en alianza con los sindicatos, que defienda e impulse un nuevo paradigma político-social y acabe con la dictadura del déficit y la deuda.

Prometeo y la Izquierda. Grecia o todo continua

Hay que seguir. Syriza nos ha dado en Grecia dos grandes lecciones: a saber, que ha sido capaz de constituir una gran coalición social, politica, izquierdista y radical, a la par que realista, con un programa asumible por amplias capas populares.

La cuadratura del circulo de Syriza ha sido saber captar a la izquierda del PASOK, partidos radicales y un Synapismos -su partido originario- que ha sabido, no ya refundarse, sino fundarse. Vaya que si han logrado la cuadratura del círculo.

Sus resultados están muy cerca de la derecha conservadora. Esta y su aliado el PASOK ahora seguirán las politicas neoliberales que imponen la Unión Europea, el FMI y sus propias oligarquías. Es decir, que antes de 18 meses habrá nuevas elecciones.

Pero pongo el dedo en la llaga y no callo. El principal enemigo de las personas que deseaban el cambio, el fin de los recortes y darle un bofetón a esta neoliberal y conservadora UE ha sido la abstención. Un 40% de abstención indica la desesperanza y la desligitimación de la democracia formal-liberal, pero seguro que las derechas y los rentistas y los especuladores han ido todas y todos a votar.

Syriza sale reforzada, muy reforzada. Pero Syriza ha sufrido el embate, el chantaje una agresiva campaña en su contra. Por eso hay que construir contra-poder popular y contra-información popular.

Ahora la lección en el Reino de España, sería una Syriza, pero sin prisas excluyentes, ni protagonismos estériles. La cosa es demasiado importante como para tomársela a broma.

No podemos seguir ya ni consintiendo más recortes, ni soportando la intromisión de los conservadores germanos, ni sufriendo la dictadura de los mercados, ni solo tocando el pito en las calles. 

Quienes deseen cambiar Europa y este mundo han de estar dispuestos a emular siempre a Prometeo, y además con ilusión y esperanza.

La asfixia social es el precio del rescate. El FMI impone sus condiciones al Reino de España

Nada nuevo. El FMI no cambia. Por él pasan los años, pero no las ideas. Pero gracias al último informe del FMI con respecto al reino de España podemos afirmar, desmintiendo al mentiroso de Rajoy, que hemos sido rescatados. Si bien el rescate afecta a la banca en principio -nada más y nada menos- al tiempo que el señor De Guindos afirma que todavía hará falta mucho más dinero, incluso el doble, para tapar el agujero provocado por la ruinosa burbuja inmobiliaria, a la que yo añadiría igualmente las irresponsables fusiones y la privatización de las Cajas de Ahorros.

El FMI deja claro, muy claro, que el estado español rescatado debe aplicar, para salir de la recesión brutal que sufre, novedosas recetas ya aplicadas en América Latina hace más de catorce años y en África desde que dicho organismo existe:

– Rebaja de las cotizaciones sociales. Es decir, puesta en crisis de los sistemas de protección social y pensiones. Rebajas en las prestaciones de desempleo.

– Privatizaciones que, como en España y en Europa queda ya gracias a las imposiciones de la UE y las políticas socioliberales muy poco sector público, pues ahora lo privatizable es, además de RENFE-ADIF, la sanidad, la educación y las pensiones.

– Rebajas salariales a los funcionarios, es decir más rebajas y más contrarreforma laboral. Menores sueldos a las y los que aún tienen trabajo. En este sentido, sería muy bueno que las y los funcionarios entendieran que son trabajadores, clase trabajadora y comprendieran que el gremialismo es suicida, así como el resto de las clases populares entendiéramos que las campañas contra lo público y los y las empleadas públicas son una patraña mentirosa, con el objeto de dividirnos y privatizarlo todo.

Entre otras consideraciones, esas son las propuestas fundamentales que los “sabios y expertos” del FMI y del Banco Mundial llevan obligando a aplicar al mundo desde hace cuarenta años, a cambio de ayudas, préstamos, y rescates.

La conclusión de esto es más pobreza, ruina y crisis. El ejemplo paradigmático de esta política son las consecuencias del corralito Argentino. Llevamos mucho tiempo advirtiéndolo pero, ante la potencia de los medios públicos y privados -todos ellos, sin excepción- intoxicando y mintiendo, poco podemos hacer sino nos implicamos todas y todos los activistas sociales y personas sindicalistas, indignadas, precarizadas y desempleadas con algo de conciencia y dignidad.

Ahora que nos llevan de cabeza a la miseria, y tienen el plan de saquear lo que de público todavía quede; y que ojo, es todavía muy apetitoso, pues entre los bienes privatizables se encuentran los pingues negocios de la salud y las pensiones ¿Qué podemos hacer?

La respuesta debe ser conjunta, común y convergente. Pero desde luego no pasa por la “Unidad Nacional”. Eso de la unidad nacional ahora, aunque suene a dislate, es una ignominia el plantearlo y además es de una candidez y simpleza mental espeluznante. La unidad de ricos y pobres, banqueros y sindicalistas, paradas y parados y especuladores, autónomos arruinados y rentistas, es imposible. Solo sirve al final a los intereses de los ricos, banqueros, especuladores y rentistas, que además son los únicos culpables y responsables de la crisis capitalista, junto a políticas y políticos profesionales que jamás les han frenado o simplemente controlado, al menos desde los años setenta del siglo pasado.

El pacto social de la Transición ha saltado hecho añicos. No existe. Una nueva edición de un pacto socialdemócrata en la actualidad, y en estas condiciones políticas, es imposible. La unidad nacional sería admitir retrocesos incalculables a cambio de alguna migaja. Pero es que ni el FMI, ni la UE-Alemania lo van a consentir. Defender ahora la unidad nacional es suplicar de facto la gran coalición PP-PSOE, advierto. Recomiendo a las poco brillantes cúpulas socioliberales que mediten sobre una palabra, una sola palabra: “PASOK”.

CCOO y UGT deben estar inflexibles junto a las clases populares y recordar -especialmente UGT- que hoy ser socialdemócrata cabal es ser de izquierdas, es ser antineoliberal, es luchar frente a esta situación. La reforma exprés de la Constitución del 78 que propició Zapatero acaba con cualquier posible salida socialdemócrata en estos momentos. El camino a los sindicatos se lo marcan ahora, única y exclusivamente, los mineros del carbón.

Bien, pues se puede decir ¿Y este qué propone?:

– En primer lugar, hay que tener claro que las y los políticos profesionales, sin experiencia laboral, sin haber sufrido necesidad jamás y sin haberse esforzado más que en vivir un mundo virtual y endogámico del aparatismo político, no nos sirven. Que se vayan todos. Los de la derecha y la extrema derecha, por supuesto ni los nombro, pues sabemos lo que son y representan, es decir al frentismo franquista, neofranquista y a los sectores más cavernarios de las oligarquías patrias.

– En segundo lugar, entender que la alternativa a la nada actual, es política y la Política. La política de los ciudadanos y ciudadanas, como fuerza auto organizada y consecuente. La convergencia de sindicatos, movimientos, asambleas e izquierdas sociales transformadoras, junto a todas aquellas personas dispuestas a enfrentarse al neoliberalismo.

– Un programa mínimo que defienda lo público y que destine los ingentes fondos públicos que, gracias al rescate bancario, sabemos que existen a crear empleo, apoyar a la economía social y las pymes y a potenciar una nueva economía sustentable. También a apoyar a todas las personas que ahora están sufriendo la crisis con dureza y sin esperanza.

– La auditoria de la deuda, separando la deuda privada, la deuda de los especuladores del ladrillo y de la mala gestión bancaria, de la deuda pública porque, como muchas y muchos sabemos, no es lo mismo. La nacionalización de toda la banca procedente de las extintas Cajas de Ahorros, pero nacionalización de verdad y con criterios éticos y participativos. Una reforma fiscal en profundidad y la persecución inmisericorde de todo fraude fiscal. Negarse a pagar y exigir moratoria tras la auditoría.

– Una nueva y convergente fuerza política, popular, democrática, constituyente y decidida que le plante cara a la burocracia de Bruselas y Frankfurt. Un alianza política de las clases populares, que les diga que no a los banqueros y que esa ni es su función, ni nos hacen falta. Una coalición política amplia que frene las políticas neoliberales y busque otras alianzas y acuerdos internacionales, con el mundo que emerge y no con el imperio y la UE decadente. Un nuevo frente político, que luche por otra Europa.

Y dicho esto, yo añado que el capitalismo no es la solución, sino el problema. El capitalismo es injusto, duro, solo favorece a muy pocas personas. No se puede ser socialista sin defender lo contrario de lo que es el capitalismo. El capitalismo es un fracaso para la humanidad.

Pero lo importante ahora, es no quedarse cruzados y cruzadas de brazos, o simplemente tocando el pito delante de una sede bancaria o institucional. Con eso solo no vamos ya y ahora a ninguna parte. Es la hora de la decisión

Multan al presidente de ATTAC-Andalucía por participar en una protesta contra un desahucio

El presidente de ATTAC Andalucía, Carlos Martínez, ha recibido una comunicación en la que le indican que ha sido multado con 301 euros por haber participado en una concentración realizada ante una sucursal de UNICAJA de Granada, para protestar por un desahucio y haber entorpecido la actividad normal de los clientes. Es de destacar que nadie le requirió el DNI, ni le pidió que se identificara, lo que indica que quien sea el responsable de esa multa utilizó métodos electrónicos o fotográficos para detectar allí su presencia.

¡Qué pena que las autoridades que dan órdenes a la policía que hace este trabajo no pongan el mismo empeño y medios semejantes para perseguir y multar a quienes han hundido a la economía española y destruido millones de puestos de trabajo a base de fraudes y engaños, a los defraudadores fiscales, a quienes se llevan el dinero a espuertas a los paraísos fiscales, a los banqueros que han arruinado a miles de familias con estafas como la de los swpas o las de las participaciones preferentes, a los que falsearon tasaciones y balances para poder dar más créditos con los que se hicieron aún más multimillonarios y que ahora pagaremos todos, a los políticos corruptos porque se llevan dinero o porque no cumplen lo que le prometieron a los electores, a los dirigentes de los partidos que no pagan los créditos bancarios que reciben, a los magistrados que se gastan el dinero público en cenas y hoteles de lujo o al soberano que se lo gasta matando elefantes, o a los jueces confabulados con criminales y banqueros (si es que hoy día estas no son palabras que indiquen lo mismo)!

Buscan criminalizar la protesta social. Primero permiten instaurar un régimen de injusticia y de corrupción y se niegan a investigar y a pedir cuentas a los responsables. Luego atacan a quienes tratan de defender a quienes sufren y no tienen voz, haciendo creer que los criminales no son quienes crean los problemas que hacen sufrir a la gente sino los que se rebelan y denuncian que ese sufrimiento es injusto e innecesario y reclaman resistencia frente a sus injusticias. Luego, si se les resiste, recurrirán a otros métodos más expeditos.

Hay que darse prisa para defender la libertad y la vida antes de que sea demasiado tarde. Y qué mejor forma de darnos fuerzas y empuje unos a otros, frente a los bárbaros que quieren acabar con ellas, que la de leer versos, como estos de Dámaso Alonso:

¿Que no grite? ¿Mordaza hay preparada?
Venid: amordazad mi pensamiento.
Grito no es vibración de ondas al viento:
grito es conciencia de hombre sublevada.

O estos otros de Gabriel Celaya cantados por Paco Ibáñez:

¡A la calle!, que ya es hora
de pasearnos a cuerpo
y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo (…)

España mía, combate
que atormentas mis adentros,
para salvarme y salvarte, con amor te deletreo.

De Juan Torres en “Ganas de Escribir”

Gracias amigo Juan y gracias a todas y todos. Solo soy uno más entre cientos de personas. Hoy Correa sale en libertad. Este es el estado podrido que sufrimos.

Carlos