Archivo de Artículos

El camino hacia la izquierda. Reunión de un grupo de socialistas que exigen una voz antineoliberal

El pasado sábado 14 de Abril, en el Club de amigos de la UNESCO de Madrid, tuvo lugar la reunión de un grupo de personas socialistas, llegadas de diversos puntos del territorio estatal como Andalucía, País Valenciano, Catalunya, Extremadura, Madrid y otras qué, aún no pudiendo asistir, se manifiestan interesados y demandantes de información y contactos.

En la reunión, si bien con una preocupación central como es la falta de un espacio socialista enraizado en las luchas sociales y de democracia interna del PSOE -así como sus políticas y “errores” según alguna asistente-, manifestó sin embargo diversidad de situaciones y procesos personales, llegándose a alcanzar acuerdos comunes que señalan un camino, lo que hace vislumbrar con claridad el que se levante una voz socialista ubicada en la izquierda y antineoliberal. Algún asistente señaló lo chusco de que un socialista tenga que explicar que es de izquierdas y que lucha contra el neoliberalismo, lo cual explica el divorcio de los dirigentes socialdemócratas españoles con los principios e ideales que alumbraron al movimiento socialista en su nacimiento, pero también en décadas posteriores.

La asamblea fue informada también de las dificultades que tienen las personas que desde el interior del partido luchan por cambiarlo a través de grupos de base creados a la sombra de la libertad que da la red. El hecho es que en las redes sociales últimamente se mueven toda una serie de grupos críticos socialistas, que van desde los que reclaman la laicidad y la República, los que se definen marxistas, los que se proclaman bases autónomas en la red y exigen medidas de radical cambio democrático en el seno del PSOE, junto a los que llaman a la construcción de una Plataforma que agrupe a las personas socialistas antineoliberales a seguir la estela de otros socialistas de Europa, construyendo agrupaciones políticas similares a el Parti de la Gauche o a los orígenes de Die Linke, haciendo de Lafontaine y Mélenchon sus referentes políticos, como es el caso de la Plataforma Socialista de Izquierdas.

A esta situación aún confusa, pero que indica un profundo malestar en personas más comprometidas -casi ninguna de ellas cargo público, excepto algún concejal-, hay que añadir los grupos de socialistas ya existentes al margen del PSOE, que en partidos locales, regionales o estatales, hace algún tiempo se separaron. Se reclaman, se sienten y actúan como socialistas, entre los que destacan los y las que provienen del PASOC, que abandonaron posteriormente IU constituyendo ISI –Iniciativa Socialista de Izquierdas- que, en condiciones difíciles y con gran coherencia, siguen buscando la construcción de un eje socialista organizado, con voz propia y fuera del oficialismo socioliberal.

Hay quien afirma que al aparato esta situación no le preocupa. Que pasa del movimiento cívico-social auto organizado como el 15M y otros movimientos sociales de referencia y con prestigio justamente ganado, así como que estos grupos socialistas críticos no lo preocupan. Algún asistente pensaba lo contrario: estos grupos son seguidos con cierta preocupación e interés, de hecho alguna muy confusa intervención en esta reunión, que sí tenía unos objetivos tan claros -como anteriormente definidos-, demuestra que el aparato sí está pendiente de lo que se mueve. Y si no veamos su manifiesto de convocatoria http://socialistasalaizquierda.org/quienes-somos/manifiesto/ mayor concreción y claridad, imposibles.

Analizando con toda la ecuanimidad de la que sea capaz como asistente, lo cierto es que es un camino muy difícil. Además esto se complica más si, desde otros sectores de la izquierda -incluida principalmente su coalición mayoritaria-, no se es capaz de comprender que el socialismo a la izquierda necesita su propia voz y expresión. La prueba principal puede estar en un análisis serio y desapasionado de los resultados electorales recientes, estatales y autonómicos, al igual en como tantos votos críticos del PSOE caminan hacia la abstención y no hacia otros rumbos de la izquierda, más que en cantidades relativamente pequeñas. O cómo tanta gente vota PSOE como “mal menor” y sin entusiasmo. Esto junto a la imposibilidad de borrar de un plumazo a una rica tradición y legado ideológico del movimiento socialista, enraizado en sectores sociales, militantes y ex militantes socialistas y en muchas y muchos sindicalistas. Algo que simplificando señalaría como un caballerismo o un pablismo –de Pablo Iglesias- latente que existe, una de cuyas diversas manifestaciones es la recuperación de la figura de Juan Negrín o las relecturas de los clásicos socialistas. Por ejemplo en Francia, la atracción que vuelve a suscitar Jaures.

Lo cierto es que sin prácticamente apoyos, medios, ni audiencia, sin personajes de relumbrón, ni figuras conocidas y respetadas del actual panorama socialista, pagándose de sus bolsillos hasta el alquiler del local y con más ilusión y esperanzas de futuro que medios, pero sobre todo el deseo de levantar un espacio antineoliberal, republicano y republicanista, constituyente y ligado a las luchas sociales, un grupo de socialistas han creado una coordinadora provisional, una web interactiva y participativa, y desean constituir una asociación que sea el inicio de conjuntar diversas percepciones y situaciones que creen este espacio socialista enraizado en la acción y las luchas ciudadanas y de clase, así como a la búsqueda de la convergencia política de las izquierdas. Convergencia en la que la pata socialista es imprescindible.

También en este llamamiento a la ilusión y la esperanza incluyo a los sindicatos, especialmente a CC.OO. y UGT, que amenazados y de hecho ya cercenados en sus derechos y actividades en las empresas, y limitada de forma autoritaria la libertad sindical, necesitan pensar en la actuación política y en la conformación de una resistencia socio-política sería, eficaz y antineoliberal. Pero que a su vez ya saben lo que da de sí el socioliberalismo, tan distinto en la oposición de lo que ejecuta desde el poder, y a las pruebas de lo realizado por su último gobierno me remito.

Para culminar, la última encuesta publicada por “El País” de la empresa Metroscopia el 15 de Abril, señala como el PP -y ya era hora- baja en votos y el liderazgo de Rajoy se hunde. Pero el PSOE también. Esto obliga a que las izquierdas y los movimientos sindicales y sociales se pongan las pilas. Tal vez deban mirar a este grupo de “locas y locos” del 14 de Abril con más interés y sobre todo que se reaccione con inteligencia y audacia ante una situación que lo es de emergencia extrema en lo económico, que anuncia una terrible crisis de proporciones aún no conocidas, y amenaza democrática que se manifiesta ya con dureza. Yo al menos invito a leer los documentos de “Socialistas a la Izquierda” -aun en fase de discusión- y su manifiesto de convocatoria. Sobre todo a las y los que se sientan o crean ser socialistas. Porque sus llamamientos a un ecosocialismo y ecofemiminismo militante, así como a la convergencia antineoliberal al margen de exclusiones, indican que algo se mueve en la tradición socialista, en medio de grandes dificultades y que como es positivo para la causa antineoliberal, se procurará ahogar y eliminar. Un error, creo, si lo permitimos.

La luz del Mélenchonismo llega al estado español. El discurso de Lafontaine ya está aquí

El 14 de Abril, un grupo de personas libres, sin ataduras y socialistas del pensamiento crítico, eco-feminista, verde y rojo, nos vamos a encontrar en Madrid. Esto es el Lafontaine colectivo, ante la ausencia de alguien “conocido” con valor y valores para jugársela por el rescate del socialismo, al margen del Sistema y los intereses y esperanzas de las clases populares.

Los y las socialistas (no confundir con socioliberales o liberales democráticos o neoliberales a secas, incrustados en la cúpulas de los partidos de la llamada Internacional Socialista) deseamos unirnos a la MAREA SOCIALISTA francesa, alemana y griega o belga, para comenzar a conformar en red la Agrupación de la IZQUIERDA.

No estamos ante un partido clásico, no. Esto es una red, algo nuevo. Una Red de socialistas y ecosocialistas por la convergencia de LA IZQUIERDA.

SOCIALISTAS A LA IZQUIERDA pretende ser un revulsivo que ayude a construir el Frente democrático, constituyente y antineoliberal. Es muy ilusionante e imprescindible aquí y ahora. Ved su borrador de documento político:


La Plataforma “Socialistas a la izquierda”

ASAMBLEA CONSTITUYENTE DE LA PLATAFORMA “SOCIALISTAS A LA IZQUIERDA”
Documento político en doce puntos

1. Los socialistas y las socialistas opuestos al neoliberalismo nos hemos reunido este 14 de abril porque somos conscientes del dramatismo del momento en que vivimos. Hemos decidido manifestar abierta y claramente nuestra posición porque consideramos que el capitalismo, la democracia española y el conjunto de las democracias de Europa se encuentran en una encrucijada. El intento de abordar la crisis del neoliberalismo radicalizando las políticas neoliberales está destruyendo los grandes pactos de la segunda postguerra mundial en Europa y de la transición española. Esto hace imposible una convivencia mínimamente civilizada y le abre la puerta a una involución política comparable a la que se dio a principios de los años 1930 en muchos países de Europa. Ya hay síntomas inequívocos de estas tendencias en muchos países del Continente.

2. La única forma de forzar una salida civilizada a la actual crisis del capitalismo es crear un espacio de convergencia entre sectores amplios de la ciudadanía opuestos al neoliberalismo. Hasta ahora, nuestra crítica de las políticas neoliberales desarrolladas por el PSOE, pretendían forzar un cambio desde dentro del Partido. Sin embargo hemos llegado a la conclusión, de que el PSOE sólo va a cambiar de referencia política estratégica si se produce una fuerte presión desde la izquierda. Esta presión sólo llegará a ser suficiente si una parte importante de los militantes del Partido de Pablo Iglesias, Jaime Vera y Juan Negrín así como de sus votantes participan, desde su ideario, su experiencia y su forma de ver el mundo, en la configuración de un amplio polo antineoliberal con capacidad de generar una nueva hegemonía al margen del neoliberalismo. Al hacerlo sabemos que no estamos solos. Formamos parte de un amplio movimiento que está recorriendo todo el socialismo europeo: desde el alemán al francés, desde el griego al belga. El objetivo común es vincular a una parte importante de la tradición socialista al eje de la izquierda alternativa y desvincularlo del eje neoliberal.

3. El peso político y electoral de los socialistas dentro de la izquierda hispana es decisivo y nuestra aportación a la configuración de dicho eje será determinante. Muchos ecologistas, feministas, sindicalistas, altermundialistas y ciudadanos partidarios de la justicia y del reparto, de una república plural y solidaria, de una civilización de hombres y mujeres libres e iguales se siguen considerando socialistas. Sin su aportación no será posible construir una alternativa viable al neoliberalismo en nuestro país. El 15-M abrió muchas esperanzas de regeneración democrática y la última huelga general demostró el poder que puede desplegar el movimietno obrero organizado cuando se une al movimiento ciudadano en una misma lucha. Ahora toca reforzar esta convergencia e incorporar a los diferentes espacios de la izquierda política antineoliberal a este proceso. Nuesto objetivo es contribuir a ello con todo nuestro potencial y con todas nuestras fuerzas.

4. La crisis se ha convertido en una estafa contra las clases medias, obreras y populares. La transferencia de rentas desde estos sectores a las oligarquías financieras con el fin de salvar sus intereses económicos y su poder social no va a permitir salir de ella de forma socialmente justa y políticamente democrática. El intento de conseguir la confianza de los mercados financieros por medio de políticas de ajuste no va traer la solución en ningún caso. El socialliberalismo siempre ha dado prioridad a la renta financiera e inmobiliaria frente al trabajo y la actividad productiva. Para ello ha establecido grandes coaliciones con el centro-derecha, la última de ellas para reformar la constitución de 1978 y sin abrir ni tan siquiera un proceso de discusión pública. Hay diferencias profundas entre el PSOE y el Partido Popular, representan dos corrientes ideológicas, históricas y morales muy distintas. Sin embargo en los temas centrales de política económica ambos partidos han venido practicando políticas neoliberales coincidentes más allá de la retórica y de las coyunturas electorales.

5. Estamos convencidos de que no hay ninguna posibilidad de desarrollar políticas sostenibles de redistribución y de justicia social si no se asientan sobre una base económica sólida. Esta base económica no podrán ser nunca los mercados financieros, ni tampoco la simple distribución de la renta. Tiene que basarse en una sociedad laboralmente saneada compuesta por ciudadanos con empleos dignos que pagan impuestos dependiendo de su nivel de renta y, en menor medida, de su consumo. Desde 1982 el desempleo no ha bajado nunca del 8% en España. Esto ha dejado en manos de la renta financiera e inmobiliaria y en parte también en las transferencias de la Unión Europa, la financiación del Estado del Bienestar español. Esta dinámica ha servido para crear un sistema sanitario y educativo público de una calidad aceptable, sobre todo si tenemos en cuenta el lugar de donde veníamos. Sin embargo, financiado de esta forma, se hace insostenible a largo plazo. Ha llegado el momento de romper con los mercados financieros y recontruir una sociedad del trabajo con capacidad de generar bienestar colectivo. Es imposible lograrlo si no se interviene decididamente en la lógica del beneficio privado y sin redefinir los fundamentos económicos del país. Ha llegado el momento de abordar la reconversión de su sistema productivo y empresarial haciendo uso de las altas cualificaciones y de la extraordinaria creatividad de los hombres y mujeres que viven en él. Es necesario hacerlo impulsando un tejido productivo social- y ambientalmente sostenible.

6. La Unión Europea basada en el proyecto de integración monetaria de los Tratados de Maastricht y de Lisboa, se ha convertido en parte del problema. Está al servicio de los grandes exportadores, preferentemente alemanes, y bloquea toda posibilidad de que el resto de Europa genere una base productiva propia y sostenible con capacidad de reducir los déficits comerciales y por cuenta corriente que a su vez permitan reducir la dependencia de los mercados financieros. Constatamos con tristeza que los partidos socialdemocrátas alemán, italiano, español y también francés han contribuido activamente en la construcción de esta Europa financiarizada, políticamente insostenible y asentada en la competencia antes que en la solidaridad entre pueblos y países. La reforma exprés de la Constitución de 1978 es una consecuencia de las políticas neoliberales impuesta por el eje Berlín-París. Esta política funciona como un corsé para nuestro desarrollo económico y social. Su único objetivo es que los bancos europeos recuperen la mayor parte de la deuda, en definitiva, que las oligarquías financieras, que han provocado la crisis económica, no pierdan sus inversiones especulativas. Este proyecto no está al servicio de los ciudadanos y ciudadanas europe@s y nosotros nos oponemos radicalmente a él. Por otro lado suscribimos las propuestas del Partido de la Izquierda Europea que propone convertir la Unión Europea en un espacio de transferencia de recursos e inversiones destinados a equilibrar las balanzas comerciales. Este proyecto le concede a todos los países un espacio para su propio desarrollo endógeno en el marco de una Unión Europea justa, sostenible y solidaria.

7. La Izquierda alternativa hispana, es decir, aquella dispuesta a enfrentarse a los grandes poderes económicos y financieros, sigue dividida. En ella conviven partidos y sensibilidades importantes con otros más pequeños. Los primeros siguen teniendo una fuerte voluntad de hegemonismo individual y los segundos se muestran incapaces de incorporarse a un bloque unitario basado en un programa mínimo antineoliberal. La cultura que domina estos espacios se basa en la incomunicación, en la competencia por hacerse con recursos institucionales y económicos escasos y también en el intento de imponerse frente al otro. Consideramos que esto no puede seguir así, sobre todo teniendo en cuenta la gravedad de la situación. Es urgente poner en común un programa antineoliberal de mínimos, movilizar todo el potencial de las diferentes organizaciones y tradiciones políticas, de cambiar la cultura y la forma de trato entre los diferentes grupos y sectores, así como de constuir organizaciones democráticas y porosas en las que puedan participar un número cada vez más grande de ciudadanos dispuestos a luchar por una nueva civilización.

8. Izquierda Unida y su partido hegemónico el PCE, han conseguido mejorar su apoyo electoral en las últimas elecciones estatales y autonómicas. Todos nos congratulamos de este hecho pues ambos espacios políticos, que hoy por hoy se solapan en buena medida, son piezas decisivas para la conformación de un polo antineoliberal. Sin embargo también se han evidenciado algunas limitaciones importantes. En primer lugar las elecciones andaluzas demuestran que aún no existe una articulación clara y estratégica entre IU y los movimientos sociales. En segundo lugar IU ha mostrado tener un techo electoral que está muy lejos de sobrepasar el 10% a nivel estatal. Este es un dato preocupante si tenemos en cuenta la extrema gravedad de la crisis que estamos viviendo así como el fuerte desgaste político del PSOE. En tercer lugar IU no ha sido capaz de captar una parte importante del voto procedente de los profesionales y los funcionarios urbanos que han optado por UPyD. En algunas comunidades autónomas como Madrid este partido ha cosechado más votos que IU y en otras roza el 5% de las preferencias electorales. Este partido tiene una notable indefinición ideológica pero es evidente que no apoyaría hoy por hoy una apuesta antineoliberal. En cuarto lugar cientos de miles de votantes socialistas se han abstenido en las última elecciones generales, sobre todo en Cataluña y en el País Vasco. En Cataluña dicha abstención, que no suele ser frecuente en comiciones estatales, ha sido decivisa pues ha creado un refuerzo del nacionalismo conservador que hoy está encabezando las políticas neoliberales más agresivas del Estado. En Andalucía la abstención se ha repartido más entre los votantes del PSOE y los votantes del PP dándole un respiro a la izquierda alternativa. Sin embargo los 120.000 votos que ha ganado IU con respecto a las anteriores elecciones autonómicas son del todo insuficientes para provocar el cambio que requieren los tiempos. El potencial de la izquierda alternativa en Andalucía son esos 120.000 votos más la suma de los 60.000 votos que ha perdido el PSOE más una parte importante de los 2,4 millones de votos que han ido a la abstención. Situaciones comparables se dan en el conjunto del Estado. Ni Izquierda Unida ni ninguna otra formación de la izquierda alternativa tiene capacidad de ganar, hoy por hoy, a esta parte de la población para un polo antineoliberal. Esta es justamente el objetivo que nos hemos marcado los Socialistas a la Izquierda.

9. Para poder atraer a sectores considerablemente más amplios de la ciudadanía hacia un polo antineoliberal es necesario definir una estrategia inteligente y realista, es decir, que se adapte a la diversidad política, cultural y sociológica del país. Para ello es necesario explorar políticamente y uno por uno, los espacios de vida y de trabajo de la ciudadanía. No es realista en este contexto aspirar a generar una hegemonía individual impulsada por una u otra organización o tradición de la izquierda alternativa. Por el contrario es necesario crear las condiciones políticas y organizativas para la construcción colectiva de una hegemonía antineoliberal.

10. El formato que, a nuestro entender, se adapta mejor a esta situación es el de un Frente de Izquierdas similar al que se da en Francia. Este espacio tiene, en un primer momento, un objetivo electoral destinado a evitar la dispersión del voto antineoliberal. Pero debe y puede ser mucho más. En primer lugar debe ser un espacio abierto y flexible que facilita la incorporación de diversas organizaciones, plataformas, corrientes e individuos identificados con un programa antineoliberal. Esto no obliga a realizar grandes cambios en el interior de los partidos que lo integran pero sí obliga a un debate permanente y cada vez más estratégico entre varias sensibilidades de la izquierda alternativa y además facilita la acción común. Permite abordar productivamente el problema de la división sindical y facilita la conexión entre la lucha institucional de la izquierda antineoliberal y los movimientos ciudadanos. Para asegurar que el Frente de Izquierdas refleje la pluralidad de la izquierda alternativa es importante que a él se incorpore el máximo número de actores, organizados o no.

11. Nuestros objetivos inmediatos son:
Primero: identificarnos mútuamente, organizarnos, comunicarnos y convertirnos en una corriente o incluso en un partido con estatutos independientes y una base programática propia;
Segundo: hacer un llamamiento a todos los socialistas, organizados o no, a que se incorporen a nuestro proyecto;
Tercero: dirigirnos a los demás partidos, actores y corrientes dispuestos a suscribir un programa antineoliberal común proponiéndoles la creación de un Frente de Izquierdas con este o con otro nombre;
Cuarto: fomentar el acercamiento estratégico entre los movimientos ciudadanos, los partidos antineoliberales y los sindicatos de clase sobre la base del respeto mútuo, de la horizontalidad y del reconocimiento de la autonomía de todas las partes;
Quinto: participar de forma organizada en las movilizaciones contra las políticas neoliberales organizadas por los sindicatos de clase y por los movimientos ciudadanos;

12. Somos conscientes de que todo esto requiere de un considerable esfuerzo, de una gran paciencia y de no menos inteligencia. Sin embargo conocemos nuestras capacidades y nuestra experiencia. Nuestros compañeros europeos de la izquierda socialista miran con simpatía este proceso y están dispuestos a apoyarnos. Los acontecimientos puede precipitarse en poco tiempo. Es absolutamente necesario que los socialistas participen activamente en la conformación de un polo antineoliberal en España.

Madrid 14 de abril de 2012

Jean-Luc Mélenchon, esperanza de la izquierda europea

A Jean-Luc Mélenchon, el candidato a las presidenciales francesas por el Front de Gauche (Frente de Izquierda), que agrupa a siete formaciones políticas, entre ellas el Partido Comunista Francés y el Partido de Izquierda creado por el propio Mélenchon cuando abandonó el PS, la izquierda europea empieza a considerarle como el motor inicial del cambio necesario para todos en respuesta al acoso de los mercados y las finanzas internacionales.  Las multitudes griegas que en estos primeros días de abril 2012 se han concentrado en un gesto solidario con el jubilado que se suicidó en pleno centro de Atenas, lo mismo que las formaciones de la izquierda española que entre dos protestas por los recortes, y aprovechando que estamos en vísperas del 14 de abril, encuentran tiempo para reclamar el final de la monarquía borbónica y el esperado advenimiento de la III República, quieren encontrar su reflejo en el espejo francés de una campaña electoral en la que, de cumplirse los mejores augurios, la izquierda que representa Mélenchon va a tener un papel decisivo en la formación del siguiente gobierno.

En este sentido, el ciudadano español Pedro A. García Bilbao, sociólogo y republicano, ha escrito una carta abierta a Jean-Luc Mélenchon después de seguirle en el segundo de lo mítines multitudinarios de su campaña (más de 60.000 asistentes), celebrado en la Plaza del Capitolio de la ciudad de Toulouse, donde todavía se escucha el eco de los pasos de tanto republicano español que pisó sus adoquines, escapando de la dictadura franquista.


10 abril 2012
Al ciudadano Mélenchon,

Con emoción, como republicano y como hombre de izquierda conocedor de la difícil hora que sufren los pueblos de Europa en estos momentos, he escuchado sus palabras en Toulouse hace unos días. En la plaza del capitolio estaba presente como usted sabe, la bandera tricolor de la España republicana que nunca se rindió, ondeando junto a la bandera de la República francesa y las enseñas rojas de la solidaridad. Cuando usted saludó a nuestra bandera con respeto, debe saber que también tocó nuestros corazones. Quiero decirle que nunca hemos olvidado a los miles de voluntarios franceses de las Brigadas Internacionales que combatieron a nuestro lado en la guerra contra la agresión del fascismo propio y ajeno; fue hace mucho tiempo, pero el ejemplo de quienes lo dieron todo por la libertad, por encima de fronteras, es un principio moral imprescindible que siempre debemos tener presente.

Hoy los pueblos de Europa, los trabajadores de toda Europa, están sometidos a un dictado criminal que pretender esclavizarnos y sacrificar nuestras libertades y nuestros derechos. Es el momento de luchar juntos, de esforzarnos por lograr una coordinación social, sindical y política que permita derrotar a los mercados. En este combate la memoria histórica es imprescindible, no debemos olvidar las luchas sociales por los derechos de los trabajadores, de las mujeres, de los inmigrantes, que nuestros mayores protagonizaron y cuyos logros están siendo destruidos. Para ganar el futuro, debemos vencer en el presente y aprender del pasado. Es por eso que aquellas banderas ondeando juntas en Toulouse las interpretamos como una promesa de triunfo y una esperanza inquebrantable.

En España los que estamos decididos a combatir a los mercados y a vencer en esta lucha, combatimos también por un objetivo en el que resumimos nuestros deseos, la Tercera República, la República del pueblo. Este deseo nuestro, este grito, es hermano de su combate por la 6ª República, la «social», que defendéis vosotros, hermanos, en vuestra lucha.

En vuestra campaña estáis dando un formidable ejemplo de cómo se construye la unidad de la izquierda y de cómo llevar una campaña política que de fuerza y esperanza a los millones de personas, de ciudadanos y ciudadanas que están dispuestos a resistir al capital que pretende aplastar a Europa. Es un ejemplo que va más allá de vuestra frontera. Fuimos millones los europeos que escuchamos el grito de los hermanos griegos pidiendo que se alzasen los pueblos de Europa, pero son los trabajadores franceses los que estáis demostrando estar a la altura. Si los trabajadores franceses, si la ciudadanía se mueve y se organiza en un programa común, solidariamente, más allá de personas o líderes, pero con un sólido objetivo común, el que vosotros llamáis la 6ª República., ese día se podrá decir que un pueblo de Europa se alzó finalmente y el futuro cambió. Europa entera os mira, el triunfo del Front de Gauche en Francia no es sólo vuestro. La bandera roja de la solidaridad y la tricolor de la República se alzan con fuerza de nuevo, juntas son invencibles, no faltaran manos que las defiendan. Los republicanos españoles hacemos nuestra vuestra lucha.

Dejadnos gritar a nuestro lado
¡Viva la Resistencia!
¡Viva la República!
¡Por la « Social »! ¡Por la República del Pueblo!

Pedro A. García Bilbao
Comité provisional de la Federación Republicanos

Publicado en Memoria y República

—•—
Discurso de Jean Luc Melenchon en Toulouse, abril de 2012, plaza del Capitolio

Andalucía: lucha o fracaso

La política tiene, entre otros muchos problemas y negatividades, un lado todavía más malo y es que hay que tomar decisiones. Las decisiones, que a veces parecen fáciles en un muro de facebook o en un blog, afectan a muchísima gente, en nombre de la cual se habla, pero que ni se entera, ni es consultada.

Estamos en una situación de extrema gravedad, una situación de una agresión criminal contra los pueblos y su futuro por parte del capitalismo, la UE su tinglado, y aquí en el estado español el PP su partido con mando ¿O no es el PP el que manda, el que impone la austeridad, una opción criminal para que todas y todos seamos saqueados en favor de los bancos, aún con más dureza y saña que lo hizo Zapatero?. Pero que además y con total desfachatez añade que aún no hemos terminado con los “ajustes”, y ahora señala la sanidad y la educación por parte de la lumbrera esa de Lheman Brothers que tienen de ministro de Economía. Recordad que ese mismo anunció la contrarreforma laboral.

En Andalucía el pueblo andaluz ha votado contra el PP, y que esto no lo perciba un radical de Madrid -dicho sea con respeto y sin voluntad de polemizar- vale. Pero aquí sabemos de que va esto y sabemos lo que quieren nuestros vecinos. También la reacción de la gente si se le engaña o manipula su voto, y no quiero recordar pasados fracasos.

El problema no es lo que queremos. Para un marxista hay que analizar la situación que vivimos y tejer lo que permita combatirlo por los intereses de las clases populares y obreras. Yo añadiría no ver siempre la botella medio vacía y regodearnos en lo malo. Yo como no soy ni cura, ni maoista, pues no se lo que es malo en doctrina, pero si se lo que es malo para la gente.

El próximo gobierno andaluz será, se quiera o no -si no es del PP y se lo que digo-, un gobierno de resistencia frente a Madrid. Un gobierno de lucha, de lucha del pueblo andaluz contra agresiones y recortes. Yo que ni soy ingenuo ni pido el voto de nadie, se de sobra que el próximo gobierno, si no es el presidente el señorito Arenas, será boicoteado y eso, quieran o no los socioliberales, le llevará al ejecutivo a serlo de resistencia y lucha -incluso contra la UE- o a los seis meses deberá irse a casa y fracasará. Mejor dicho: la dictadura de los mercados lo hará fracasar.

Si el gobierno fracasa por cobardía o por claudicación, TODA LA IZQUIERDA Y EL CENTRO-IZQUIERDA ANDALUZ FRACASARÁN, QUIERAN O NO, porque la gente no está para tantas sutilezas carajo, que algunos no se enteran.

Por lo tanto, creo que no cabe pensar con las vísceras y saber muy bien que terreno se pisa y sobre todo que pide de nosotras y nosotros el personal, y no el militante o la militante x con una mochila de agravios ideológicos a la espalda, sino la señá Josefa y el tío Manuel, que quieren seguir cobrando su pensión no contributiva, que sus nietos puedan seguir estudiando, y a sus hijos e hijas no les quiten el trabajo y sus nueras puedan seguir cobrando el paro; no les cierren el ambulatorio y la escuela infantil de su pueblo a los nietecitos pequeños. Así pues becas, pensiones, salud, empleo y educación, además de dignidad y poder decidir, es decir extender la democracia participativa.

Mis propuestas de gobierno son:

– Apoyo a la economía social, prioritario. Las cooperativas y las SAL primero. Apoyo a pymes y a familias emprendedoras.
– Banco Público Andaluz ya, que haga posible lo anterior e impedir que lo que queda de Cajas de Ahorros por aquí NO SEA PRIVATIZADO.
– Ni un aula pública, ni un quirófano, ni un ambulatorio cerrados.
– Los impuestos de gestión autonómica, muy duros y a la cabeza con ricos y rentistas. ITF en Andalucía y justicia fiscal progresiva a tope.
– Apoyo decidido y mejora de la calidad de la educación pública.
– Transparencia total.
– Democracia participativa por ley en los ayuntamientos y crear instrumentos de amplia participación social en la autonomía.
– Iniciar la renta básica, mediante la figura de salario social con causas justificadas.
– No a los desahucios.
– Limitación de mandatos -tres como máximo, que ya esta bien- al objeto de sanear y renovar y hacer más participativo el tejido político.
– Gobierno de resistencia frente a las políticas de austeridad y movilizador del pueblo andaluz en lo que será casi seguro una “ECONOMÍA DE GUERRA” o un comunismo de guerra en el sentido histórico y no literal de esta palabra.

Pero si finalmente esto fracasa, que nadie sea tan ingenuo de pensar que a él no le va a manchar porque no estaba en el gobierno. No, la gente con la que está cayendo no está para sutilezas. Lo que pasa es que hay que hablar alto y claro y eso da miedo, mucho miedo.

Y si alguien -por muy rojo que crea ser- desea que gobierne el PP, por las razones que sea, que tenga valor y lo diga, pero que no maree la perdiz.

Además esto debe ser una apuesta del pueblo andaluz de izquierdas, de los sindicatos -exijo la opinión clara de los mayoritarios, pues entre bastidores ya se lo que opinan, pero de todos los demás también- de los movimientos cívicos y sociales -Attac Andalucía ya se ha mojado- y de la sociedad civil en lucha y no sólo de aparatos y aparatillos políticos. Esto es demasiado serio como para dejarlo sólo en manos de políticos.

Finalmente, perdón por mis duras palabras, pero os quiero a todas y todos los que somos colegas en lucha por otro mundo. Otra Andalucía es posible, si, pero eso hay que hacerlo realidad.

¿Populismo de izquierdas? Si, y encima como novedad

El éxito de Mélenchon -que recuerdo es del Parti de Gauche, no del PCF, y candidato del Front de Gauche a la presidencia de la República Francesa- consiste en que, en primer lugar, es un grandisimo orador y sabe transmitir ideas, pues las tiene. En segundo lugar, ha contribuido a crear un nuevo socialismo que, además de profundamente antineoliberal, es ecosocialista, feminista y altermundista. En tercer lugar, a pesar de que Mélenchon fue ministro de Miterrand y del PS, ha sabido junto a su partido construir algo nuevo e incluso sacar al PCF del pasado en el que se estaba consumiendo. En cuarto lugar, con un populismo de izquierdas ha sabido penetrar en los duros barrios obreros de las grandes ciudades francesas y disputárselos a Marie Le Pen, a la extrema derecha, volviéndolos a conquistar para la Izquierda -que los tenía muy perdidos-. Y en quinto lugar, porque defiende la sexta República, es decir un proceso constituyente y predica la revolución ciudadana. Mélenchon con 60 años es un hombre nuevo que defiende las nuevas ideas de igualdad y república social con pasión, mucha pasión y esa es la principal virtud de este socialista de izquierdas, que ha reinstaurado los sentimientos en la política francesa. Que sana envidia produce.

Mélenchon además -y esto es para mi lo fundamental- propone alternativas diferentes a las del sistema. El Parti de Gauche ha sabido, partiendo de lo que fue la Izquierda Socialista francesa -denominada allí Socialistas por la República Social-, construir un partido nuevo, que si bien tuvo el apoyo inicial de Die Linke y del propio Lafontaine, obtuvo ya en sus inicios conexiones ideológicas y personales con ecologistas, feministas e independientes de izquierdas. Incluso de gente que había apoyado a los Verdes y se habían decepcionado de su deriva neoliberal y de su “dependencia alemana”.

Jean Luc Mélenchon, de origenes trostkistas de joven como una gran cantidad de cuadros y dirigentes del Partido Socialista de Francia, fue consciente de la necesidad de una nueva fuerza política que le diera color a la gris izquierda francesa para lo cual recogiera el relato de los potentes movimientos sociales franceses y la herencia del NO francés a la Constitución Europea, que el PCF por si solo ni podía, ni sabía recuperar.

Pero con todo y con eso, la principal aportación del PG y su lider a la izquierda europea -también la más valiente- es el discurso populista de izquierdas. El populismo de izquierdas, insisto, era una aportación valiente por incomprendida o denostada por todas las izquierdas europeas, sin excepción. Sin embargo, Mélenchon ha sabido no sólo recuperarlo para Europa y en Europa, sino que este sea exitoso y sobre todo que las clases populares francesas, los habitantes de los barrios y las y los activistas sociales, hayan captado el mensaje, el relato y los estén haciendo suyo. Porque con este pupulismo, como no podía ser de otra manera el pueblo, se está nuevamente articulando y organizando.

Me comentaba mi amigo y clarividente Bernard Cassen, que el PCF no lo tenía muy claro y dudaba apoyarlo como candidato -en principio-, pero que Mélenchon era la única persona que podía ilusionar y así lo ha hecho. Gran elección la del Front de Gauche con el candidato. Es pues una apuesta nueva, de una izquierda nueva, a la que todavía le quedan quemar muchas etapas. Pero yo que no deseo comerle la moral a nadie y por tanto, si quiere saber de que habló que introduzca en un buscador PARTI DE GAUCHE y compruebe por si mismo. Sí señalo abiertamente que veamos la experiencia francesa, la sigamos, aprendamos de ella y actuemos en consecuencia.

El Parti de Gauche es fruto de una grupo de socialistas que rompen definitivamente con el socioliberalismo y las prácticas neoliberales del PS en el gobierno y su plana y poco vibrante oposición inicial. Luego cuando Martine Aubry logra que el PS en la oposición se rehaga -y de hecho vencerá las elecciones presidenciales su candidato Hollande-, Mélenchon y el PG no se “arrugan” y actualizan su discurso. Por una parte, le dotan de nuevos contenidos, aprendiendo de los -insisto- muy potentes y activos movimientos sociales franceses, y con el Front de Gauche, expresión unitaria de la izquierda francesa al margen del PS, potencian un fuerte movimiento popular.

¿Cual es pues ahora lo que va a quedar tras la campaña electoral? Primero que el FG no está haciendo una campaña al uso, sino que esta educando a las multitudes -según una vieja expresión de la vieja izquierda de inicios del siglo XX-, está aplicando a rajatabla la educación popular, y sus mitines más potentes son marchas. Manifestaciones simbólicas como la de la Plaza de la Bastilla en las que no sólo se pide el voto, sino que se desgrana un programa de futuro y se llama a la revuelta ciudadana.

Es decir, el FG que es plural y abierto, con distintas fuerzas politicas en su interior, está creando fuerza popular y relato al mismo tiempo. Agrupando fuerzas y por supuesto condicionará las políticas futuras del presidente que resulte electo. Pero también quede claro que Mélenchon desea ser presidente. No hace una campaña el FG testimonial, no. Se están planteando, nada más y nada menos, que un cambio de regimen.

La Patronal francesa está muy preocupada. Buena señal. El PG ha sabido impulsar y el FG crear una izquierda antineoliberal, no testimonial y que puede tirar de Europa pues Mélenchon, de raíces andaluzas -su madre es jienense- y nacido en Argelia, lo primero que hace en sus mitines es mostrar su solidaridad con los pueblos español, griego, portugués y, a gran distancia de Sarkozy, no pide nuestro sacrificio, sino que nos brinda su apoyo.