Archivo de junio, 2013

Comparto el grito de Juan Torres. A mis amigos que dudan

Da vergüenza un país en donde un partido llamado socialista es pieza fundamental del dominio de los grandes poderes financieros, a los que tan directamente sirve cuando gobierna. Y dan vergüenza sus militantes honrados que, a pesar de serlo, callan y no se levantan contra sus dirigentes vendidos.

Juan Torres López Catedrático de Economía y miembro del Consejo Científico de ATTAC.

http://cli-as.org/2013/06/29/espana-da-verguenza/

Estoy harto de oir a gente del PSOE que se queja y que inunda las redes de correos incendiarios criticando su partido. No es para menos. Estoy harto de personas que se dicen socialistas pero asumen como imponderable el apoyar a personas neoliberales y que, a cambio de algunas migajas, gobiernan realmente en favor de grandes grupos empresariales o en favor de amiguetes poderosos o la pequeña burguesía de sus pueblos y comunidades autónomas. Estoy harto de gentes que piensan que fuera del PSOE no hay vida politica, cuando las clases populares le han dado la espalda al PSOE, no se fían de él y desprecian a su dirigencia profesionalizada, así como a sus cachorros formados ya en el neoliberalismo, la marrullería y las zancadillas, sin ninguna humanidad ni sentimientos.

Estoy harto de que me digan que no me meta con los militantes del PSOE por ser inconsecuentes. Lo que ocurre es que les digo a mis amigos y amigas que dejen de perder el tiempo, apoyar un proyecto en el que las clases populares ya no creen, y que juntos defendamos el socialismo, es decir el reparto y lo público con propuestas anti-oligárquicas libres de ataduras, servidumbres y dejando de obedecer a zotes engreídos y engreídas.

Comunicado de la alternativa socialista

El pacto de las derechas. Más Europa, pero neoliberal y sojuzgada a los EE.UU.

Comunicado de Construyendo la Izquierda – Alternativa Socialista.

Estos días se nos está vendiendo como maravilloso el pacto PP-PSOE, transformado ahora en el pacto de las derechas conservadoras, liberales y nacionalistas. No solo austeridad, también inversión es el grito de guerra del acuerdo Rubalcaba-Rajoy. Plan de Empleo juvenil y créditos para pymes y autónomos es el señuelo.

Desde CLI-AS hemos hecho el esfuerzo de diseccionar el pacto y punto a punto aclarar la letra pequeña:

La “pactomanía” de Rubalcaba, y el nuevo pacto PP-PSOE (Parte I)

La “pactomanía” de Rubalcaba, y el nuevo pacto PP-PSOE (Parte II)

La “pactomanía” de Rubalcaba, y el nuevo pacto PP-PSOE (Parte III)

El pacto PP-PSOE o el inicio de la Gran Coalición

Estos cuatro artículos explican con contundencia y fundamento como este acuerdo no consiste en lo que se vende, no cuestiona en nada las políticas neoliberales que están destruyendo empleo y dejando sin futuro la juventud, pero también a la sociedad de los pueblos del estado español en su conjunto. Este pacto es la consagración pública de la gran coalición de gobierno PP-PSOE a la que ahora se añaden UPyD, CiU, Coalición Canaria y PNV, como defensores todos ellos de la Europa de las privatizaciones y la eliminación de los derechos sociales y del sector público. Construyendo la Izquierda – Alternativa Socialista lleva tiempo denunciado está gran coalición en la que todos los medios de comunicación empresariales y públicos, así como el Rey, los banqueros y la gran patronal empujan como tabla de salvación del ya corrupto y resquebrajado régimen de 1978. Todos ellos forman parte del tinglado, todos ellos se hundirán o salvarán con él.

Nosotras y nosotros con poco más de catorce meses de vida, no tenemos nada que ver con la situación anterior, es más hemos surgido como la expresión de una nueva forma de hacer y entender la política y reclamar la justicia, el reparto y la solidaridad que con esta Europa Neoliberal no es posible. Ningún socialista que lo sea, es decir que esté por apoyar a las clases populares y a las trabajadoras, así como por transformar esta sociedad capitalista, injusta por naturaleza, puede reclamar que se aplique la Directiva Bolkenstein o se adelante la firma del tratado de libre comercio con los EE.UU, cuando ambos asuntos van a destruir empleo, hacer quebrar agricultores y pymes y obligarán a privatizar el escaso sector público productivo y de servicios que todavía queda.

Ante esto, manifestamos que este pacto no es sino la buscada tabla de salvación de los llamados dos grandes partidos, que ya no lo son. Este acuerdo es la plasmación de los intereses reales del PP-PSOE y su claudicación ante las políticas austericidas de la Gran Alemania, olvidando sin embargo las reivindicaciones justas que puedan defender los intereses patrios y estatales. Nada en defensa de los ya escasos sectores productivos. Nada en contra de las injusticias del pacto de la deuda, mal llamada pública. Nada en contra de la negativa y criminal actuación del Banco Central Europeo.

Llamamos a los electores socialistas de buena voluntad a no seguir confiando en quienes les defraudan una vez tras otra. Llamamos a todas las personas que se consideren socialistas a construir juntos una alternativa socialista, ya imprescindible.

– No al tratado de libre comercio con los EE.UU
– No a la Directiva de Mercado Interior (Antes conocida como Bolkenstein)
РSi a un profundo y radical cambio del BCE para que actu̩ como un Banco P̼blico justo
– Si al fin de las políticas de austeridad, paro y empobrecimiento
– Si hay dinero. Hay dinero de sobra para hacer otras políticas. Si hay dinero pero se encuentra en los paraísos fiscales y los bolsillos de las grandes fortunas
– Si a un próximo Gobierno de España de carácter progresista, cívico y de izquierdas que dé un puñetazo encima de la mesa de la Unión Europea defendiendo los intereses de las clases trabajadoras del Estado.

Coordinadora de Construyendo la Izquierda – Alternativa Socialista

Y los montes parieron un ratón

Cuando un partido recurre para renovar a sus veteranos a gentes que jamás han pisado una obra, una oficina o un estudio para fichar y ganarse la vida; que jamás han sacado una oposición, ni buscado empleo, está situando en la cima a gentes que no entienden la vida normal y su tremenda dureza. Personas que ni son representativas ni son humanas, sino burócratas, marrulleras y autoritarias acostumbradas a mandar. Son carne de banquero.

Cuando un partido no tiene nadie normal, trabajador o parado, que poner o proponer a puestos de responsabilidad, hace fraude al pueblo. Un partido de profesionales neoliberales -aunque se llamen de otra manera-, regido por profesionales de la carrera política sin oficio ni beneficio, ni merece el respeto de nadie, ni su voto.

Por eso se entiende el apoyo a un pacto con el PP que solo beneficia a los EE.UU. y al capitalismo alemán. Por eso se entienden las purgas de Sevilla por parte de alguien sin rasgos humanos. Por eso se dice que hace falta -y ya- una Alternativa Socialista, democrática y trasformadora, superadora del capitalismo.

Ayer Soraya, hoy Susana, mañana tal vez Madina. Da igual, a Botín no le preocupa, son los suyos.

Ya no se debe transigir más. Algunos hace ya unos años que no lo hacemos. El socialismo está en la calle, ya no está en el PSOE.

Debemos acabar con el silencio de los corderos… Quien se atreva

Levantar una alternativa al socioliberalismo es imprescindible y ya. Lo es por el bien de las personas humildes y trabajadoras que de forma sincera creen en el socialismo, secuestrado ahora por un grupo de profesionales de la cosa pública y liberales en pacto con el PP y la banca. La gran coalición PP-PSOE es su solución a la crisis del régimen del 78 y a la crisis capitalista. En “cli-as.org” hay cuatro artículos que desmontan la falacia de que este pacto es bueno para “España” y para los jóvenes. Os recomiendo entrar y leerlos.

Pero levantar una alternativa socialista antineoliberal y de izquierdas exige activismo y compromiso, y también apoyo económico para hacerla posible, un apoyo pequeño y asequible, pero muchas pequeñas cuotas posibilitan una organización austera. Si no hay apoyo y compromiso personal, y no hay cotizaciones mínimas pero imprescindibles, no podemos trabajar y no podremos rescatar el socialismo de sus raptores liberales y de centro-derecha -las cúpulas del PSOE- y casi todos sus cuadros provinciales, y muchas y muchos locales. Si no, es imposible explicar el silencio de los corderos que, excepto personas y minorías, reina en el PSOE. O los lamentos sin más consecuencias.

Pero construyendo algo nuevo, ecosocialista, republicano, instrumento de lucha de clases y de revolución ciudadana, junto a personas diferentes, también provenientes de otras escuelas y sensibilidades de las izquierdas y de los nuevos movimientos sociales.

Una organización que no excluye otras militancias. Que sus cargos son revocables en todo momento y cada activista tiene un voto. Una estructura en red y en la red.

Una fuerza política generosa y que trabaja por un frente amplio de la ciudadanía en marcha frente a las oligarquías rentistas que nos dominan y en favor del cambio de régimen, que solo es útil a los intereses de los bancos y de la plutocracia rentista. Una fuerza política con vocación de converger con todas las izquierdas transformadoras y ciudadanos activos, que sea la expresión socialista del Frente Amplio y Popular, del Frente Social Unido, de la Syriza española.

De como enfrentarnos a la esclavitud en el reino de España

En el estado español vuelve a haber esclavitud

No es tan solo por las sucesivas reformas laborales –que por cierto han sido varias y con gobiernos de los dos colores ficticios del turnismo-, ni siquiera tan solo por los más de 6.500.000 paradas y parados. Es porque las mentes y los espíritus de muchas personas, dirigentes, sindicalistas, políticos y activistas están resignados. Y no digamos población abrumada por un futuro incierto y un presente peor, sin prestación alguna, sin poder pagar luz o el agua o sin poder seguir dando estudios a sus hijos.

Es que demasiados millones de personas con inteligencia, ansias por seguir viviendo y pensamientos, emociones y deseos, ya no saben que hacer contemplando con resignación como los poderosos se salen con la suya. Los brotes verdes, de los que habla el Gobierno genocida que sufrimos, son las rebajas salariales, la carencia de derechos sociales y las grandes rebajas en subsidios, pensiones, becas y prestaciones: todas ellas conseguidas con luchas y sacrificios y además pagadas por nuestros bolsillos, pues en el estado español, de forma proporcional, cuanto más rico eres, menos impuestos pagas. Claro, todos estos recortes y descuentos animan a los poderes financieros y a la oligarquía rentista que nos domina, así como a inversores extranjeros deseosos de invertir en nuevos reinos autoritarios y sin obligaciones.

Tal es la desesperación que las personas ya ni se preguntan antes de aceptar un empleo precario y por días, cuánto van a cobrar o en calidad de que les van a asegurar. Es la ocasión de los desaprensivos. Es el poder dictatorial de ricos, banqueros y empresarios sin escrúpulos, que por cierto, y ya está bien de cuentos, es una especie demasiado abundante en el estado español. El “eso es lo que hay, y si no ahí tienes la puerta” es un comentario empresarial, tan español como la tortilla de patata y que yo llevo toda mi vida escuchando.

Cierto es que hay excepciones, en empresas sociales o cooperativas medianas, también en empresas que tuvieron fuertes luchas sindicales o por parte de algunos empresarios medianos y pequeños. Pero, honradamente, no es lo que abunda ya. Pero siguiendo: hace unos años los derechos existieron porque estuvieron legalmente mucho más protegidos, fruto de luchas generalizadas en los años sesenta, setenta y ochenta del siglo pasado. Después, nada, derrotas, cesiones, traiciones y pelotazos. El reino bananero de la corrupción, el ladrillo y el empleo creado a base de destruir territorio, cementar playas y aplanar montes. Deslocalizaciones, venta de nuestra industria para conseguir entrar en la Comunidad Europea y nuestra dignidad y soberanía a cambio de kilómetros de autovía.

Lo avisamos. El objetivo era acabar con las conquistas sociales y el poco estado social en este reino de opereta, nueva corte borbónica de los milagros. Como el euro no se puede devaluar por voluntad gubernamental española, pues nos devalúan a todos y todas. La devaluación que está habiendo, pues la está habiendo, es rebajar salarios y pensiones, cerrar centros de salud, gastar mucho menos en educación pública, no investigar y cerrar kilómetros de ferrocarril. Es privatizar lo que queda y así que una burguesía rentista, inútil, burra y autoritaria, siga haciendo negocio como siempre a costa del estado, de lo público.

En este reino de opereta lo más subvencionado que hay son los bancos, las grandes empresas, las grandes fortunas y la Iglesia Católica, a ver si se entera de una vez tanto tonto útil a los poderosos, desviando la atención o cargando contra otras instituciones.

Ante tanta miseria moral, tan excesivamente generalizada, no cabe hacerse ilusiones, sino luchar, organizarse y agrupar a todas las personas con dignidad, vergüenza y valores.

Ha habido respuestas, sí. Pero al poder neo-franquista que nos domina, a las cúpulas bipartidistas vendidas y a las grandes y medias patronales, no les asusta, ni preocupa seriamente.

Nada que no se pueda seguir arrancando en un pacto. Nada que no se consiga negociando miseria y cómo se reparte. Nada que no logre una sentencia judicial. Nada que no despejen las Unidades antidisturbios. Nada que no se logre haciendo perderse a los “dirigentes” políticos en pasillos, comisiones, despachos y hemiciclos. Se ha cambiado la rueda de prensa por la movilización y el mitin de agitación. Se ha renunciado a la calle y el pasquín por los tuits y el feisbuccreyendo, inútiles de nosotros, que la brecha digital de millones de personas humildes, sencillas y pobres no existe. Así nos va.

Lo de la sociedad del conocimiento es la sociedad del control, el espionaje electrónico y el reino del videojuego, el porno y descargarse música, acabando de paso con la cultura.

Ya lo sabemos. Ya lo hemos estudiado. Ya tenemos miles de grupos de trabajo y comités científicos. Ahora lo que necesitamos es salir, mover, pegar carteles, hacer actos de agitación, ir al encuentro de los desesperados y sin futuro. Organizar la solidaridad y olvidarnos de la discusión estéril.

Sí hay soluciones, pero no están en el sistema.

¿Cómo salimos de esta?

Ante lo difícil de la tarea, debemos unirnos y debemos recobrar la esperanza. Pero ¿Cómo? Pues si los aparatos, ya sean políticos, sindicales, sociales y alternativos, incluido los aparatos del anti-aparato y el sectarismo, nos dejan: estando todas y todos juntos. Buscando la convergencia y pasando del infierno al purgatorio, y desde ahí construir el cielo. Es decir, con acuerdos amplios y posibles, asumibles y, sobre todo, que al pueblo soberano le parezcan alcanzables. O no nos creerán, pues por mal que nos sepa el personal anda muy descreído.

Veamos la historia para proyectar el futuro. Podemos estar como en los años veinte, con una monarquía podrida, una profunda crisis social, económica y política, con un parlamento sin ideas dominado por las fuerzas del Pacto del Pardo – que por cierto era bipartidista- y tan solo unas minorías de izquierdas obreras y republicanas incrustadas en la Carrera de San Jerónimo, pero sin capacidad de conseguir nada. Tras la huelga general del 1917, reprimida duramente se alumbra por el ejército, los burgueses rentistas y el rey Alfonso XIII una dictadura a las órdenes de un generalote jerezano, muy pocos años después. Pero a pesar de ello, a pesar de esos años de plomo, las fuerzas políticas, culturales y sociales, son capaces de agruparse y conseguir un objetivo político. Es decir se proponen una opción política y esta es unas elecciones, sin renunciar a la movilización y la agitación social y política. Elecciones municipales, que no son parlamentarias, no son para determinar un gobierno de España, no, son municipales y sin embargo, la victoria de las candidaturas republicanas en las capitales de Provincia y pueblos grandes traen la democracia: es decir, la República.

Hay visión, organización, pacto y saben aprovechar una oportunidad. Ahora se nos presenta otra: Las elecciones europeas. Así pues, hay que construir un pacto desde abajo. Un programa desde abajo y obligar a los aparatos de todo tipo y condición -excepto los del turno bipartidista y sus adheridos nacionalistas de derechas- a conformar una candidatura que demuestre, y nos demuestre, que sí se puede.

Si no aprovechamos esta oportunidad y la perdemos, será culpa sólo nuestra. Necesitamos moral, necesitamos agrupar fuerzas. Necesitamos darles el susto. Necesitamos ir todas y todos juntos a acabar con las políticas neoliberales, tanto en el estado español, como ir a su corazón, a Bruselas a clamar contra ellas y decir alto y claro que los pueblos del estado español, no las aceptan, que son nuestra ruina y nos hacen sufrir.

Estas elecciones europeas serán el paso que nos haga avanzar hacia la república de las y los iguales. Si esto no se entiende y se prefiere la dispersión, o bien ser cabeza de ratón a cola de león, el bipartidismo sumará, contará y seguirá a lo suyo. Por eso llamo a que todas y todos le exijamos a los profesionales otra política y otra forma de hacerla y de entenderla. Como en 1930, podemos despertar una ilusión. Podemos tener nuestro triunfo que sea el inicio. Pero advierto: aunque nos juntemos, no será fácil y habrá que dejar de trabajar tan solo la red y las ruedas de prensa. Y…  Y a los sindicatos -incluido los mayoritarios- esto también va con ellos y mucho. No sirve mirar para otro lado y menos seguir confiando en cadáveres.