Archivo de abril, 2015

Nos roban el hospital de San Juan de Dios a la provincia de Granada

La noticia de que la Diputaci√≥n Provincial de Granada a trav√©s de su presidente ultra- conservador, dona a una orden religiosa el Hospital de San Juan de Dios, es algo intolerable, pues dicho hospital es p√ļblico desde hace m√°s de doscientos a√Īos y adem√°s la orden que se reclama propietaria hace ya m√°s de dos siglos que lo abandon√≥.
El hospital de San Juan de Dios, es un hermosos edificio del siglo XVI que fue en su origen un Monasterio de frailes Jerónimos y en el ubicó San Juan de Dios un hospital. Edificio histórico en el que la Junta de Andalucía y la propia Diputación, han invertido mucho dinero en su rehabilitación y conservación.

En aquella √©poca (siglos XVI a inicios del XIX), era la Iglesia cat√≥lica, la que atend√≠a a trav√©s de √≥rdenes religiosas y cofrad√≠as a los enfermos pobres -por supuesto ni a todos, ni con medios adecuados incluso para la √©poca- , no hab√≠a Estado, sino caridad y no universal. Hay que reconocer la abnegaci√≥n y dedicaci√≥n de muchas de esas personas, que respetamos. Pero el siglo XX trajo el bienestar y la asistencia social y p√ļblica, fruto de las luchas de las clases trabajadoras y los esfuerzos de partidos y sindicatos obreros, desde finales del siglo XIX hasta los a√Īos setenta del siglo XX, incluso despues, conquistaron el derecho a la sanidad p√ļblica y consolidaron de paso el Estado, que dej√≥ de ser, -aunque con altibajos-,tan solo un instrumento coercitivo en favor de ricos, el trono, la iglesia y el ej√©rcito.
El PP y sus nefastos recortes crueles e injustos con el necesario apoyo de la modificaci√≥n del art√≠culo 135 de la Constituci√≥n en el gobierno Zapatero, est√°n provocando el continuo e inexorable desmantelamiento del sistema p√ļblico de protecci√≥n y salud.
El regalo de San Juan de Dios a la congregaci√≥n de su nombre, no es sino resultado de las politicas de la extrema derecha que nos gobierna en Granada y en el estado espa√Īol. Sustituir servicio p√ļblico y de calidad, por caridad confesional.
El hecho de que la Diputaci√≥n, est√© gobernada por el PP, ha acelerado este proceso, largos a√Īos larvado y buscado, para mayor boato de la orden hospitalaria y su circulo cat√≥lico ultra conservador de influencia, ha sido decisivo, pero ha contado con la colaboraci√≥n necesaria de un presidente de la Diputaci√≥n, del PSOE, a pesar de resistencias anteriores que figuran en las hemerotecas. Por esa raz√≥n, desde la Coalici√≥n de IU-Alternativa Socialista Para la Gente, siempre hemos tenido en cuenta que hab√≠a que preocuparse y mucho por ganar otra vez la Diputaci√≥n para las clases populares de la provincia de Granada y las izquierdas. Las Diputaciones, mientras existan tienen competencias y patrimonio de la provincia y este no se puede dejar, o provocar que quede en manos de un partido confesional y que est√° en contra del estado del bienestar y de los intereses de las mayor√≠as.
Por desgracia ha habido mucha actitud irresponsable que puede provocar que el gobierno local de carácter provincial granadino siga en manos del bipartidismo y del PP, incluso bajando en apoyo popular y votos. Por eso recomiendo apoyar a candidaturas de izquierda real y que sean de ámbito provincial y no a falsos partidos instrumentales locales, que rompen con la posibilidad de arrebatar la Diputación a una derecha cerril y ultramontana y de paso, parar los pies al aparato del PSOE granadino que quiere colocar de presidente de la corporación provincial al nefasto, oscuro, autoritario  y soberbio alcalde de Maracena.
El Hospital de San Juan de Dios, desde la desamortizaci√≥n liberal de Mendizabal, es del pueblo de la provincia de Granada y as√≠ debe seguir siendo. Estamos hablando de hechos que sucedieron en 1847 y fechas aleda√Īas.¬†Posee por cierto una biblioteca m√©dica excepcional y durante unos a√Īos fue facultad de medicina de Granada.
Se pide el apoyo a los sindicatos, los movimientos sociales que creen en lo p√ļblico y a las personas de bien que creen en el Estado, la salud p√ļblica y la modernidad a defender su patrimonio. Puede que San Juan de Dios ya no sirva como hospital -puede ser- aunque es m√°s que dudoso, pues su ubicaci√≥n en el centro antiguo de la ciudad y sus instalaciones de medicina preventiva, cirug√≠a menor y centros de apoyo a enfermedades “duras”, lo convierten en un centro de salud p√ļblica inmejorable. Pero tambi√©n como edificio p√ļblico monumental con fines culturales y de memoria social, m√©dica y de lo que significa la construcci√≥n del estado moderno en el estado espa√Īol.
No consintamos el robo de lo que es nuestro. No nos oponemos a las ONG católicas, ni a otras instituciones religiosas que realizan labor social o misionera. Pero el Estado del siglo XXI lo es de servicios y de bienestar y tan solo se legitima sirviendo los intereses y necesidades de la población, que no fomentando la caridad.La provincia de Granada, no puede aceptar este expolio.

¬ŅLo de Ciudadanos os extra√Īa? Que cada palo aguante su vela

Las modas politicas, el postmodernismo e igualmente la falta de visi√≥n y valores de muchos “cl√°sicos” nos arrojaron a la politica espect√°culo inducida, popularizada, por las televisiones privadas en dificultades econ√≥micas (la sexta y la cuatro) que necesitaban subir audiencia para dejar de perder millones sus empresarios y de paso convertir a indignadas y luchadores sociales en tele-videntes. Hab√≠a un nicho de negocio. Si de paso se le daba un cauce “ordenado” a la protesta y al mismo tiempo, se creaba la sensaci√≥n de que la lucha en las calles ya no era necesaria para mostrar disgusto y exigir cambios, pues mejor.

Los telpredicadores “proges y modernos” se pusieron de moda aunque la verdad, la gente estaba √°vida de respuestas a algo que sufr√≠a pero que millones no entend√≠an. La estulticia y el descr√©dito de los pol√≠ticos profesionales del r√©gimen del 78, as√≠ como su falta de conexi√≥n con el pueblo, su poco ejemplo vital y su desverg√ľenza, facilitaron mucho las cosas a una operaci√≥n que seguramente estaba muy meditada por alg√ļn centro de pensamiento y control pol√≠tico. Si la protesta social triunfaba y la calle estallaba, el cambio del r√©gimen estaba servido y la Rep√ļblica aparec√≠a en el horizonte con un rey viejo y vicioso. Hab√≠a que actuar.

Es cierto que algunos personajes esclerotizados, c√≥modos en su minor√≠a y unos sindicatos sist√©micos y alejados de la lucha de clases, no eran ya el veh√≠culo adecuado ¬†para la defensa de los intereses de las clases trabajadoras y para el cambio. Es cierto que hac√≠an falta voces nuevas y partidos frescos, diferentes, muy participativos y asamblearios. Pero el desd√©n por la izquierda y las ideolog√≠as, la autosuficiencia de doctorandos brillantes y el populismo radical, pero sin poso en las ideas y las tradiciones de las luchas obreras, solo nos pod√≠a conducir a Albert Ribera y a su partido enga√Īabobos, (pues es de derecha pura y dura) Ciudadanos.

Ante el gigantesco Gatopardo o m√°s bien gatopardismo que vive el reino de Espa√Īa, es la hora de la coherencia, es la hora del socialismo democr√°tico. Es la hora de dar la espalda a quienes tanto da√Īo le pueden acabar causando al pueblo trabajador, al haberlo desarmado de ideas y de programas en esto,s√≠, por un cambio radical.

Si competimos en el terreno de la nada, solo puede vencer el que más dinero y apoyo privado tenga. Quien más salga en la televisión y quién más seguridad ofrezca. La nueva politica nos ha conducido a los nuevos neoliberales.

Ante esta situación los y las socialistas coherentes, republicanos y por el reparto, hemos de situarnos a contracorriente.

No nos sirve para vencer a la nueva derecha que es la de siempre, sino dem√≥cratas convencidos, que inspiren confianza, pero al mismo tiempo generadores de un profundo cambio de las estructuras carcomidas y corruptas que nos dominan. Una di√°fana posici√≥n anti-olig√°rquica que no induzca a confusi√≥n, que no renuncie a todo lo que nos hicieron olvidar o nos robaron. A los pueblos del estado espa√Īol, nos han robado la ciudadan√≠a, la Rep√ļblica y con el robo de la Rep√ļblica, los ideales republicanos de libertad y justicia, la f√©rrea voluntad de defender lo p√ļblico, lo com√ļn y un concepto del Estado, colectivo de todas y todos. Sin valores republicanos, nada es posible en democracia.

El socialismo es una herramienta con poso, tradici√≥n y voluntad de cambio social y reparto de la riqueza, que tambi√©n nos robaron en la Transici√≥n. El socialismo transformador es la gran victima del regimen, pues ha sido hundido en el descr√©dito. La gran herencia de Pablo Iglesias, Indalecio Prieto, Fernando de los R√≠os o Francisco Largo Caballero dilapidada en beneficio del Banco de Santander, del grupo PRISA y de la Caixa o de REPSOL, por ejemplo. Era una buena herramienta que un social liberalismo fracasado ha malgastado. Pero que se est√° volviendo a reconstruir. Se ha de volver a reconstruir y rescatar, para favorecer la confluencia con las otras escuelas de la izquierda, del tronco com√ļn, del poso com√ļn marxista y republicano. O simplemente para ayudar a construir la nueva izquierda amable y feliz, pero con ideas, programas y proyectos de futuro diferente. No se trata solo de defender los hospitales (claro que s√≠, tambi√©n), se trata de tener fe en un mundo que puede ser cambiado y en un horizonte distinto sin clases sociales.

El principal problema que la crisis capitalista de 2008 ha generado y esta generando es la desigualdad. Una desigualdad cruel, real, destructora de la dignidad humana que est√° siendo impuesta en toda Europa, de forma inmisericorde y especialmente miserable en el Reino de Espa√Īa. Esa desigualdad solo podr√° ser revertida, liquidada, superada por quienes creemos en la igualdad y hacemos de la igualdad bandera. La bandera de la igualdad es el socialismo -valga la redundancia- en libertad

Bastantes de nosotros llevamos m√°s de cinco a√Īos advirtiendo lo que est√° pasando, lo que estamos sufriendo. Vimos como todo conduc√≠a a que el propio sistema buscar√° su recambio. Por eso haya cada cual con sus responsabilidades, dejaciones, confusiones y colaboraciones con la liquidez y la nada. Llamamos a evitar otra vez gato por liebre. No nos callaron y nos nos callar√°n. Nadie.

Al final, tantos esfuerzos y sacrificios para que llegue Ciudadanos. No, no puede ser. No será. Pero que cada palo aguante su vela. Nostras a contracorriente, a construir mayoría social, con la mayoría social, la clase trabajadora empobrecida, precarizada, estafada.

¬ŅQue est√° ocurriendo en el canal de Sicilia? ¬ŅQue ocurre en torno a Lampedusa?

La tragedia del barco-patera viejo y atestado de inmigrantes y refugiados hundido en el mediterr√°neo cuando trataba de alcanzar costa italiana, tiene culpables. No es el capit√°n o los mafiosos traficantes de seres humanos los responsables. Son eso si unos desalmados delincuentes que se lucran de la tragedia, pero basta ya de hipocres√≠a y de no hablar con crudeza y decir las cosas claras, muy claras : Estas migraciones desde las costas libias son producto no solo de la pobreza extrema y de la huida del hambre. De hecho la mayor parte de los pasajeros en los barcos de la muerte son personas que huyen de guerras, estados fallidos y conflictos civiles eternizados por intereses comerciales, de control de materias primas y victimas de la fallida geoestrategia del Occidente OTAN, en el oriente pr√≥ximo y en el norte de √Āfrica.

En mi artículo http://portuarioenexcedencia.com/?p=1090

De que nos extra√Īamos. Todo tiene su origen y sus culpables

publicado en diversos digitales se√Īalaba el origen de los conflictos en el mundo isl√°mico y en especial √°rabe.

En el artículo  http://portuarioenexcedencia.com/?p=1090

Situemos el problema: El sistema-mundo en profunda crisis o la excusa del islamismo radical

trataba de poner el dedo en la llaga sobre las causas y or√≠genes del islamismo violento y radical. En ambos art√≠culos se√Īalo que el entorno OTAN occidental y las antiguas potencia coloniales europeas llevan a√Īos arrasando al socialismo √°rabe y al laicismo progresista y nacionalista √°rabe en beneficio de sus intereses y la seguridad de Israel que este interpreta de forma “tan contundente” cuando no genoc√≠da. Han liquidado al nacionalismo progresista y al socialismo nasserista y baasista y se han acabado encontrando con Al Quaeda y el Estado Isl√°mico.

Bien, situado el tema, los conflictos derivados de las invasiones de Iraq de Bush padre e hijo, la invasi√≥n de Afganist√°n, el conflicto sirio alentado por Arabia Saudita y sus aliados junto al inhumano cerco de la franja de Gaza y su sistem√°tica destrucci√≥n han generado cientos de miles de refugiados. Muchos de ellos de lo que eran las clases medias de estos pa√≠ses. Esto, m√°s el desastre libio, haciendo sucumbir el Estado y apareciendo en su lugar varios estados, tribales y fallidos todos ellos y con m√°s o menos aditamento de islamismo radical. El estado fallido libio dividido en zonas controladas por diversas milicias locales, cuando no bandas armadas de car√°cter mafioso, es la lanzadera por la que escapan los refugiados. Sirios, afganos, iraqu√≠es, palestinos, libios, pero tambi√©n eritreos incluso pakistan√≠es, as√≠ como personas de otros puntos de √Āfrica, pero tambi√©n de Asia, que se unen y desde diversas rutas en Egipto partiendo sobre todo desde los puertos francos de Libia convertidos en puertos particulares de un estado que fue destruido y bombardeado por Italia, Francia, Gran Breta√Īa y EE.UU, incluso el Reino de Espa√Īa, env√≠o alg√ļn cazabombardero.

Esas guerras todas ellas provocadas por la OTAN o los estados miembros principales son las que generan los refugiados, a los que se suman africanos negros huyendo de la miseria.

Mejor hubiera sido evitar muertes y guerras. Mejor hubiera sido no intervenir en esos pa√≠ses para destruirlos a cambio no de llevar la democracia. Eso es mentira ¬ŅO acaso hay democracia en Libia, o las mujeres caminan sin burka incluso por las calles de Kabul? No, todo era mentira y ahora tras apoyar a los sauditas y su islam rigorista y dicen algunos expertos her√©tico, nos quejamos del estado isl√°mico, del llamado terrorismo y de la llegada masiva de personas huyendo de la guerra, el hambre y la barbarie.

No estamos ante una cat√°strofe humanitaria. Esta, que se da, es tan solo fruto de las guerras y las persecuciones √©tnicas y religiosas provocadas por los √ļltimos treinta a√Īos -al menos. Se que son m√°s- de intervencionismo neoliberal occidental. De fomentar los servicios secretos occidentales e israel√≠es el islamismo radical para liquidar el marxismo socialista √°rabe y el progresismo nacionalista que si dificultaba el imperialismo del espacio geopolitico OTAN.

Est√° claro que algunos o bastantes de estos reg√≠menes que dispon√≠an de estados del bienestar aceptables y niveles de salud y educaci√≥n muy correctos y en los que las mujeres pod√≠an caminar sin velos y maquilladas si era su voluntad, eran reg√≠menes autoritarios y no eran democracias seg√ļn los par√°metros europeos. Hab√≠a corrupci√≥n y eran estados muy burocratizados. Pero me pregunto ¬ŅEl Reino de Espa√Īa de la Gurtel, Barcenas, los EREs, el ladrillo y sus pelotazos, Marbella….. La ley mordaza, puede darle lecciones a alguien?

La Unión Europea es un inmenso territorio de la hipocresía. Vamos a intentar informar correctamente. Para acabar con las muertes en el canal de Sicilia, hay que acabar con los conflictos armados que principalmente los EE.UU, Arabia Saudita y sus respectivos aliados han creado.

La confusión política y la política de la confusión

La política es una noble actividad humana, que consiste en la actividad humana de tomar decisiones colectivas o no en pos de seguir viviendo, debatir sobre las reglas de convivencia y transformar el mundo. Hacerlo claro, para bien o para mal. Pero a pasar de que no todo en la política es digno y honesto, está tiene fuertes enemigos como el fascismo, el sistema capitalista neoliberal, varios tipos de autoritarismos y la incultura. Honestamente el anarquismo la cuestiona, pero no vienen precisamente de los ácratas la mayoría de las críticas a la acción política.

Decir que todos los m√©dicos son unos sinverg√ľenzas porque varios o no s√© si algunos, desv√≠an a pacientes del sistema p√ļblico a sus consultas privadas, ser√≠a injusto. Afirmar que todos los carpinteros son borrachos y pendencieros porque dos que conocemos lo son, es incierto. Afirmar que todos los curas son pederastas porque demasiados los son, es una falsedad o que todos los portuarios son unos mafiosos porque hace unos a√Īos vimos la magn√≠fica pel√≠cula pel√≠cula ‚ÄúLa ley del silencio‚ÄĚ una solemne estupidez. Afirmar que todas las personas que est√°n en pol√≠tica son unos ladrones es fascista y falso. Pero le hace un gran favor a los enemigos de la pol√≠tica, como los capitalistas neoliberales, los ultra-derechistas y los poderes econ√≥micos y grandes fortunas, pues saben que cuanta m√°s lejan√≠a del pueblo de la pol√≠tica exista, m√°s resignaci√≥n y m√°s posibilidades de dominar todo, por medios ajenos a la democracia, tal y como est√° ya ocurriendo, por parte de las grandes corporaciones privadas. Silenciar que la mayor parte de la deuda p√ļblica la han generado grandes empresas de IBEX y otras instancias financieras privadas, es simplemente, traici√≥n.

La confusi√≥n pol√≠tica es pues muy √ļtil para los poderosos. Se habla mucho de las puertas giratorias y con raz√≥n, pero nunca se habla de las puertas giratorias en el sentido inverso y por cierto con el ejemplo de Rodrigo Rato, esto viene al pelo. Expliquemos, hay pol√≠ticos de derechas, de izquierdas, de centro-izquierda, liberales en varias de sus facetas, desde los ex socialistas del PSOE y ex socialdem√≥cratas de la Internacional Socialista, a los liberales de partidos de Centro, de derechas y de derechas novedosas como Ciudadanos. Hay pol√≠ticos pues, que defienden las causas populares y de la clase trabajadora y otros los de los intereses empresariales, el poder financiero o con una visi√≥n darwiniana es decir la ley del m√°s fuerte social y econ√≥micamente. Todas las pol√≠ticas tienen un posicionamiento de clase. Se est√° con la oligarqu√≠a o con las clases populares y obreras. As√≠ de simple. Independientemente de las dificultadas y etapas en el tr√°nsito hac√≠a una sociedad m√°s justa y sin clases.

El problema no es de castas. Eso es una falacia y adem√°s beneficia al sistema. El problema es de las clases, la lucha de clases -que ya no es igual que en el siglo XIX- por lo que trasladado a la pol√≠tica podemos ver que hay personas en esta actividad siempre temporal y limitada, que defienden los intereses de una u otra. Pero dicho esto, podemos afirmar que las personas humanas tenemos fallos, vicios aunque sean peque√Īos, errores, miedos y miserias y nunca el total de nuestra vida es un dechado de virtud. Luego hay que se√Īalar que la ambici√≥n en la pol√≠tica juega un importante papel. Claro tambi√©n entre muchas actividades privadas y profesionales liberales o art√≠sticas. Sin ambici√≥n, es dif√≠cil en muchas ocasiones conseguir ciertas metas. No digamos entre los capitalistas y grandes tiburones de la industria privada.

Luego querer que en la acción política todas las personas sean santos, místicos, ascetas y generosos hasta el sectarismo, no es real. Da siempre argumentos a los enemigos de la democracia real. Lo que hay que hacer es lo que indicaba aquel santo laico que si fue Pablo Iglesias que decía que a los representes políticos socialistas, había que someterlos a rígidos controles. Control, limitación de mandatos y revocación de mandatos es la mejor medicina, contra la constitución de una oligarquía política.

Es por ello que hay personas que a√ļn comprometidos con ideas de cambio y transformadoras pueden cometer errores o hacer cosas mal. √öltimamente hemos tenido varios sonados casos en personas te√≥ricamente muy comprometidas por el cambio, que a pesar de las cortinas de humo y defensa visceral de sus fans han cometido equivocaciones dignas de reprobaci√≥n. As√≠ pues f√©rreo control como dec√≠a, insisto, Pablo Iglesias. Claro que en pol√≠tica lo de las dos varas de medir est√° muy extendido y de eso no se libra ni dios. Nadie.

Así pues, creo que al objeto de clarificar el panorama debemos apreciar ciertas cosas. La primera es que la política la hacemos personas humanas, por lo que no solo hemos de ser transparentes sino estar obligados a la transparencia y ser controlables. Lo segundo es que hay políticos de derechas, de izquierdas y/o que defienden o no la causa de las oligarquías y los ricos o la de las clases trabajadoras, los oprimidos y los pobres. Que por tanto, no todos somos iguales, ni pensamos lo mismo, ni actuamos llevados por los mismos motivos.

Por cierto las derechas y los medios de las derechas y el sistema, siempre acusan a las izquierdas de corrupci√≥n, nepotismo y gestionar mal all√° donde sea del globo que lo hagan. Lo hacen porque seg√ļn sus ideas, la riqueza es de ellos. Solo puede ser de ellos y tan solo ellos los capitalistas, -no confundir jam√°s con aut√≥nomos y empresarios familiares- los que la crean. Luego la pueden manejar y beneficiarse del tesoro y los bienes p√ļblicos. La Oligarqu√≠a rentista espa√Īola, se cree con derecho a beneficiarse del Estado, pues creen -que el estado- son ellos. Denuncian pues a qui√©n del pueblo o salido del pueblo obrero actu√© mal, se equivoque o defraude, pero para ellos es habitual, correcto, pues trabajan mucho y crean la riqueza.

Esto explica personajes como Rato, entre muchos. Pero es que adem√°s Rodrigo Rato, viene de cuna de la oligarqu√≠a y es de familia de banqueros. Muchos de los dirigentes del PP est√°n vinculados a grandes empresas o grupos industriales o son ricos, otros no, pero todos ellos poseen intereses en la permanencia del status. Si el satatus o el stablhisment entienden que las clases trabajadoras y populares tienen capacidad de poner en peligro sus privilegios y los partidos tap√≥n y de contenci√≥n de la lucha de clases fallan, en ese caso siempre hay soluciones nuevas o aparentemente nuevas. Estas propuestas novedosas en apariencia, insisto, confunden e introducen elementos de confusi√≥n y de cambio al objeto de que nada cambie. Hay m√°s de un ejemplo, pero el m√°s n√≠tido ‚Äďentre otros- en la situaci√≥n actual del estado espa√Īol, con una crisis de r√©gimen acelerada es el del partido atr√°palo todo, pero en realidad ultra liberal y derechista Ciudadanos. Ciudadanos es el gran adversario pol√≠tico de las izquierdas transformadoras y socialistas republicanas. Es el gran enemigo del socialismo democr√°tico y transformador. Al PP ya le conocemos y a las c√ļpulas del PSOE tambi√©n, pero a otros, no.

Por tanto lo de las castas adem√°s de falso es desmovilizador y nos resigna lejos de la movilizaci√≥n social. Adem√°s se aplica el concepto con dureza, no contra banqueros o grandes directivos de fondos financieros y transnacionales, sino a los pol√≠ticos, que no son por regla general-me refiero a liberales y neoliberales de las diferentes corrientes de pensamiento sist√©mico- sino los capataces de los anteriores y m√°s en el caso de las derechas y las c√ļpulas social-liberales.

Por tanto en un Reino de Espa√Īa, dominado por oligarcas entre los que Rodrigo Rato es un ejemplo, pues ya era millonario antes de entrar en pol√≠tica, los oligarcas, repito, en uno u otro lado de la puerta nos gobiernan. Hace falta pues una opci√≥n pol√≠tica anti-olig√°rquica y por el reparto de la riqueza. No anti pol√≠tica. Llama la atenci√≥n en sobre manera como fruto de esta moda inducida por el sistema y sus medios de comunicaci√≥n, los ataques de mucha gente van dirigidos contra los pol√≠ticos, pero nadie ataca ya a banqueros o a due√Īos y altos directivos de multinacionales y como los fraudes de las empresas grandes fundamentalmente las de IBEX las mayores defraudadoras excepto honrosas excepciones, nadie se lo hecha ya en cara o incluso como vemos como Patricia Bot√≠n a fuer de discreta pasa desapercibida, cuando es la mayor o al menos la m√°s influyente oligarca de Espa√Īa y sin embargo en un programa televisivo conducido por Ana Pastor un dirigente de la c√ļpula de Podemos no la calific√≥ de casta. Y en este caso de casta de banqueros es.

El control político neoliberal, se base en un dominio de los poderes económicos y una sumisión de la política, conservadora o liberal, al sistema.

Por eso hace falta poner en práctica muchas yo diría todas, las propuestas de Attac y del movimiento ecologista y desde una posición política socialista democrática impulsar e implementar en un principio medidas de justicia fiscal y de apoyo al gobierno griego en su desigual y dura lucha frente a la antidemocrática Troika, de la que por cierto ya no se habla. No se sabe si la Troika existe ya o no, pero sus componentes, sus imposiciones, sus atracos contra los derechos de los pueblos y su herencia sí.

Por tanto hay que sacar conclusiones y hacer apuestas valientes desde la izquierda mosaico, que no renuncia a ser izquierda y por tanto es anti-oligárquica. Entender que la clave de bóveda del régimen está en la monarquía y saber y ser consciente de que las propuestas socialdemócratas consecuentes y veraces hoy son revolucionarias.

La confusión en él ni de derecha ni de izquierdas, no es por unir espacio popular. Unir espacios sería construir pueblo de izquierdas y en todo caso hacer una labor pedagógica que se ha renunciado a hacer.

Las personas que desde el socialismo democr√°tico y el altermundismo no estamos en Izquierda Unida, pero tampoco en Podemos estamos contemplando una lucha cainita en la que Podemos √°fila las navajas barberas e IU es incapaz de unirse y sobre todo de modernizarse y actualizarse, lo cual no quiere decir renunciar a su tradici√≥n comunista y de lucha por la democracia en el estado espa√Īol. Por eso por el fin de la confusi√≥n le pido que mire a sus compa√Īeros y nuestros tambi√©n de Die Linke. Es la hora del socialismo democr√°tico.

No es cuesti√≥n de hacer renuncias por crear mayor√≠as sociales. La mayor√≠a social existe ya, solo hay que ser capaces de aglutinarla en torno a un proyecto y unas ideas. Para empezar, Marx defini√≥ al gobierno dictatorial franc√©s de Napole√≥n II como el gobierno de los grandes consejos de administraci√≥n reparti√©ndose el poder y el dinero de Francia. El gobierno del PP es el gobierno de la oligarqu√≠a espa√Īola y est√° a su disposici√≥n. Pero la oligarqu√≠a es inteligente y ya tiene recambios. Ciudadanos es uno, la divisi√≥n de las izquierdas transformadoras es otro. Por eso pienso que aqu√≠ y ahora es imprescindible nuevamente la aparici√≥n con fuerza del socialismo democr√°tico, que por cierto el socioliberalismo frustr√≥ a partir de 1982 y que sus herederos no representan. Ellos ya no tienen credibilidad. Hay pues que iniciar un nuevo camino de propuestas y de alternativas y avanzar en la unidad de las izquierdas. Tal vez en eso estemos ya.

 

 

 

Lecciones andaluzas o que hacemos con ayuntamientos y diputaciones

rp_carlosmartinez-01.jpg

Tras las elecciones al Parlamento de Andalucía y pasados ya unos días, sería bueno extraer algunas conclusiones y lecciones para con las elecciones locales.

En primer lugar la presidenta ahora en funciones convoc√≥ las elecciones pensando que iba a obtener mejores resultados. As√≠ se lo indicaron sus asesores y por cierto fallaron. Susana D√≠az aspiraba a una mayor√≠a casi absoluta y de paso se quitaba de encima a un socio molesto Izquierda Unida, al objeto de impedir que este comenzar√° a exigir la aprobaci√≥n de las leyes pendientes y no olvidemos ya en tr√°mite parlamentario como la de Banca P√ļblica, Banco de Tierras y la de asegurar los m√≠nimos vitales. No fue otra la intenci√≥n de Susana. Evitar la aprobaci√≥n de las leyes m√°s progresistas fue su objetivo y gobernar sola su segundo objetivo. Ninguna m√°s y se lo que digo.

En segundo lugar, los resultados confirman que el PSOE sigue siendo el partido m√°s votado de Andaluc√≠a y resiste aunque muy tocado y con una credibilidad bajo m√≠nimos. Pero a la hora de analizar esto, har√≠amos mal, tal y como hacen muchos y muchas analistas en ver solo las negatividades, la corrupci√≥n y el clientelismo. Muchas personas llevamos tiempo denunciando con dureza las malas pr√°cticas de la Junta, el amiguismo y la cada vez peor preparaci√≥n y cualificaci√≥n de los cargos de alta direcci√≥n de la misma, as√≠ como su prepotencia, suficiencia y desprecio por los dem√°s si no se les adula. Pero un mandato de m√°s de treinta a√Īos ininterrumpido no se basa tan solo en una potente red clientelar o en el miedo, aunque ambos influyan y se utilicen. Pensar que los andaluces somos idiotas, es tan falso como racista. Hay otros motivos, por lo tanto se deber√°n analizar y actuar en consecuencia, si se quiere cambiar el r√©gimen auton√≥mico. Por lo pronto lograrlo desde fuera del socialismo democr√°tico ‚Äďsocialismo y socialdemocracia real, de clase y transformadora- se me antoja harto imposible. Proyecto que debe estar a la vez que imbricado en la sociedad andaluza real y ‚Äúnormal‚ÄĚ. La reconversi√≥n del PSOE-A en un partido de izquierdas, tampoco es posible ya, pues su ligaz√≥n al poder financiero lo impide y si no v√©ase la opini√≥n de sus dirigentes hac√≠a la banca p√ļblica, por ejemplo y como antes que legislarla han adelantado elecciones.

En tercer lugar la llamada izquierda transformadora o verdadera o el nuevo progresismo radical ni de izquierdas ni de derechas, juntos, no han logrado superar el list√≥n de los tiempos de Julio Anguita que alcanz√≥ los 21 diputadas y diputados. Con un dato en favor de la IU de Anguita y Rej√≥n y es que el PSOE de entonces ten√≠a m√°s fortaleza y credibilidad que este de ahora, liderado por una profesional de los golpes de sal√≥n y las camarillas a diferencia de personas de aquel momento, mucho m√°s preparadas y formadas, que hab√≠an tenido otros trabajos as√≠ como responsabilidades en gesti√≥n p√ļblica e incluso eran brillantes opositores. A pesar de eso y con una campa√Īa de ideas se obtuvieron buenos resultados por parte de IU tratando de arrebatarle al PSOE-A la hegemon√≠a de la izquierda que injustamente ostentaba. Pero aviso a navegantes, cuando no se le dej√≥ gobernar al PSOE y se intuy√≥ err√≥neamente por parte de las clases populares, -pero as√≠ fue- que el PP se beneficiaba de esa situaci√≥n, los resultados de IU pasaron a ser desastrosos. Si hay algo que el pueblo andaluz veta y lo hace con tanta contundencia al menos como en Catalunya y Euskadi es al PP. El Partido Popular nunca ha podido gobernar Andaluc√≠a y eso es un dato positivo, sin duda. Ni siquiera perdiendo frente al PP el PSOE, pues el pueblo andaluz reaccion√≥ aupando a IU e impidiendo que la extrema derecha centralista le gobernar√°. Ese merito no es muy com√ļn y no deseo hurgar en la herida de otros territorios del Estado.

En cuarto lugar no se ha logrado romper el l√≠mite del voto de las fuerzas ubicadas para la gente en la izquierda y perd√≥n a Podemos. Incluso con un PSOE muy vulnerable para estas y con flancos de corrupci√≥n y de traici√≥n abiertos en canal. No se puede decir que no ha dado tiempo ha. Ya nos gustar√≠a a muchos tener la d√©cima parte de la exposici√≥n en los medios de comunicaci√≥n que Podemos ha tenido durante m√°s de un a√Īo entero e incluso ahora. Por tanto no es la precipitaci√≥n. Hay algo m√°s. Por otra parte la irrupci√≥n del partido derechista y ultra liberal Ciudadanos, tratado por ahora con excesiva magnanimidad por parte de las fuerzas de las izquierdas, cl√°sicas y modernas o postmodernas. No ha hecho C.s sino beneficiarse del hundimiento del PP, pero ojo, captando votos de las clases populares con su mensaje anti-corrupci√≥n y sus formas blandas sacados de todo el espectro ideol√≥gico incluso. Pero Ciudadanos, no es el recambio democr√°tico centrado, es pura y simplemente la nueva derecha, trufada de extrema derecha y de arribistas llegados de todas partes en especial del PSOE que buscan afirmarse. Resulta curioso, aunque a los socialistas de izquierdas y republicanos que le conocemos no nos extra√Īa, que sea un amigo de Pepe Blanco y Zapatero, un ex aparatista Chavista de Chaves y liberal del PSOE Luis Salvador, uno de los hombres fuertes de C.s y candidato a alcalde de Granada por esa formaci√≥n. Luis Salvador siempre apoy√≥ ciegamente a los implicados en el clientelismo y la corrupci√≥n desde su posici√≥n oficialista, solo truncada en su etapa final en el PSOE.

Por tanto hay que revisar lo que todas y todos hemos hecho y como lo hemos hecho. Pero el desprecio por el socialismo y sobre todo confundir socialismo democrático con corrupción y liberalismo, se paga caro y sobre todo en Andalucía. En lugar de eso las y los socialistas republicanos, preferimos disputarle a los socioliberales el concepto y la palabra socialismo que no les corresponde. Dicho eso, entiendo la dificultad de las personas de las culturas y tradiciones comunistas, para acometer tal tarea. Pero en medio de ninguneos, desplantes, ocultaciones y silencios, los socialistas lo estamos haciendo.

Elecciones Municipales.

Ahora tocan municipales. Las victorias del PSOE en Andaluc√≠a siempre se han basado, tambi√©n e incluso mucho, en su red de alcaldes y alcaldesas. Muchos alcaldes, trabajando para el PSOE y tejiendo redes clientelares y populismo, o bien trabajando muchas y muchos de ellos bien y con honestidad. Muchas y muchos de ellos muy moderados y nada de izquierdas, pero muy entregados a sus pueblos. La red de agro-ciudades andaluzas es su base m√°s s√≥lida. No han frenado el ladrillo la mayor√≠a, demasiados han destruido territorio, pero han evitado el despoblamiento rural y muchas veces de forma err√≥nea o no, han logrado evidentes mejoras y servicios. Otras y otros han trabajado correctamente. Nadie que no tenga una s√≥lida base municipal podr√° gobernar, tampoco en el Estado Espa√Īol. Eso el PSOE lo tiene muy claro. Nosotros las y los socialistas republicanos tambi√©n, IU lo sabe y goza tambi√©n de una red municipal, menor, pero la tiene. Pero otros emergentes est√°n dando claras se√Īales de no entenderlo, o lo que pudiera ser peor y prefiero no escribir, pero es peligroso el juego de que para que IU se quede ciega, yo me quede tuerto.

Los municipios son claves y son Estado. La mayor parte de los asuntos relacionados con la vida diaria de las personas ‚Äďgobierne quien gobierne en Madrid o en las Comunidades Aut√≥nomas, pasa por sus manos- y hay muchos de los ediles que ni cobran, ni los sacrificios de un cargo muy dif√≠cil e ingrato como es ser concejal o alcaldesa, compensan en varios miles de ayuntamientos su dedicaci√≥n. Pero ellas y ellos haci√©ndolo bien, regular, mal o muy mal son claves en la estructura del Estado. Luego las elecciones municipales no se pueden tomar tan a la ligera o despectivamente, como as√≠ est√° siendo. Denuncio. Por otra parte en unas elecciones locales la marca electoral ya no es clave. Las personas candidatas excepto en grandes n√ļcleos de poblaci√≥n, e incluso en estos, son muy importantes.http://portuarioenexcedencia.com/?p=1071. Pero el Partido Popular ha dejado aqu√≠ tambi√©n su bomba trampa contra la democracia y ha sido la LRSAL o ley de racionalizaci√≥n de las administraciones locales, https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2013-13756. Esta ley, hurta competencias a los ayuntamientos, les disminuye y mucho, su gran capacidad de decisi√≥n y los ata al gobierno central y a las Diputaciones. Las Diputaciones Provinciales, m√°s de cuarenta en el Estado Espa√Īol he implantadas en zonas tan importantes pol√≠ticamente como Catalu√Īa, Andaluc√≠a, Euskadi (forales) o Galicia, tan grandes como Castilla y Le√≥n o tan habitadas como el Pa√≠s Valenciano, pasan a tener muchas m√°s competencias. M√°s seguramente que jam√°s han tenido. En los casos de las CC.AA uniprovinciales, no se olvide, pues nunca se dice, est√°s competencias est√°n transferidas a dichas instituciones. Luego las Diputaciones pasan a tener un papel clave por lo que hacer agrupaciones electorales o lo que se ha dado en llamar partidos instrumentales en esos territorios, es un suicidio para miles de municipios, o dejarlos en manos del PP, con menos votos de los que ser√≠a de esperar. El PP desde la atalaya de las Diputaciones, podr√° controlar condicionando a municipios peque√Īos y medianos gobernados por las izquierdas o candidaturas de unidad popular.

Muchos colegas m√≠os polit√≥logos, perdidos en Madrid, en la mara√Īa de la ‚Äúalta pol√≠tica‚ÄĚ no solo no han estado muy finos, sino que han ignorado la importancia decisiva del poder local e ignorado sus vericuetos. Seguramente por desconocimiento, seguramente por estar demasiado imbuidos del marketing y las t√©cnicas electorales anglosajonas, no se han parado a pensar en ayuntamientos y diputaciones y han olvidado que estas √ļltimas, mientras existan, tambi√©n son poder local y sus miembros son concejalas y concejales electos entre ellos, por un complicado mecanismo. Todo un desprop√≥sito.

Por tanto las coaliciones electorales de fuerzas pol√≠ticas de las izquierdas transformadoras, se imponen y hacen necesarias. No se puede decir que no a la partitocracia y sin embargo construir un partido encima muy verticalizado. No se pueden ignorar las necesidades y esperanzas de varios millones de ciudadanas y ciudadanos que viven en ayuntamientos peque√Īos, tanto en el medio rural, como en el peri-urbano que pasar√°n a ser tutelados por personas no electas por ellos.

Debiera haber primeado la sensatez. Pero en cualquier caso, los que sí que la tenemos, vamos a concurrir a estas elecciones municipales, con fuerza, ilusión, programas, personas capaces y honestas. Conocemos el juego local y lo mucho que en ese terreno se juega. Por eso llevados por la responsabilidad hemos de favorecer las coaliciones electorales de fuerzas populares y transformadoras y lo estamos haciendo ya. Sería pues lo lógico, pedirle a quién no ha calibrado bien los pasos que al menos no entorpezca. Tiene todo el derecho democrático a presentarse, claro, pero al menos permítasenos a los demás informar y advertir.

Los ayuntamientos se pueden y deben ganar. La LRSAL debe ser abolida y ya. Los nuevos ayuntamientos deben ser constituyentes y transformadores. Honestos y ecol√≥gicamente responsables. Pol√≠ticamente decisivos. Se puede hacer pol√≠ticas transformadoras desde los ayuntamientos. El transporte p√ļblico, sus horarios o frecuencias son de derechas o de izquierdas, claro que s√≠. Lo mismo que favorecer o no a las grandes empresas privadas de prestaci√≥n de servicios o rescatar o no las concesiones y las contratas de los municipios. Remunicipalizar o favorecer contratos con empresas privadas que degradan el empleo y la calidad de la prestaci√≥n o bien favorecen de forma escandalosa a intereses privados, es de izquierdas o de derechas ¬ŅQui√©n ha dicho que no hay izquierda y derecha en la gesti√≥n local? Florentino P√©rez, se debe estar frotando las manos. El bipartidismo ha privatizado demasiado, mucho, casi todo y eso ahora hay que recuperarlo para el pueblo, para los pueblos.

Si no hacemos coaliciones políticas, el bipartidismo volverá a vencer como lo ha hecho en Andalucía. Entonces muchas y muchos tal vez se vean obligados a elegir entre lo malo y lo peor,-como en Andalucía sucederá- en lugar de haber conseguido construir pueblo de izquierdas. Gobiernos populares de transformación local. Generar poder popular y para ello, los ayuntamientos son la base. Por eso las izquierdas transformadoras vamos a vencer en los ayuntamientos. Los socialistas republicanos y antineoliberales vamos a rescatar el socialismo del socioliberalismo desde los ayuntamientos.

Carlos Martínez

Politólogo y co-primer secretario de Alternativa Socialista