Archivo de noviembre, 2015

Elecciones sin nervio

Ten√≠amos muchas expectativas para las elecciones que derribar√≠an a Rajoy. Las mareas movilizadas contra los recortes en salud y educaci√≥n. Dos huelgas generales. La lucha heroica de la PAH, el movimiento social y de clase a√ļn sin propon√©rselo, m√°s potente de los √ļltimos a√Īos. La Marchas de la Dignidad con su masiva manifestaci√≥n sobre Madrid. Las luchas mineras o de Coca-Cola o de Panrico o de‚Ķ Todo eso ahora est√° desmovilizado, frenado o en silencio. Eso no quiere decir que no siga habiendo luchas y lucha de clases. Pero alguien decidi√≥ que hab√≠a que cambiar calles por urnas y sof√° ante la sexta tv por asambleas de lucha social. As√≠ de sencillo. A todas y todos nos vienen nombres a la cabeza de responsables y de c√≥mplices, pero no es cuesti√≥n en estos momentos de ‚Äújoder con la pelota‚ÄĚ por tanto, ah√≠ lo dejo.

La frustraci√≥n ante la imposibilidad de una sola candidatura de unidad popular, la falta de inteligencia pol√≠tica para construir un frente popular ante tanto robo, desm√°n, privatizaci√≥n, corrupci√≥n incluso coronada y autoritarismo ya con tintes pre-b√©licos. La creencia en que solos si se puede, demostrar√° que no se puede solos. Las izquierdas son plurales y no reconocer esto, es ser un extraterrestre o pensar que vivimos en otro continente. No ha sido posible, han fallado otras experiencias en com√ļn que han final han quedado en un ‚Äúcoitus interruptus‚ÄĚ por lo que al final han salido las navajas barberas de la desilusi√≥n y el frio ambiental.

Pero a pesar de todo, yo me pregunto ¬ŅVamos a dejarle todo el campo a Rajoy y a Ribera, que son la cara y cruz de la misma moneda pro-austeridad y pro-TTIP? Tampoco el jugador socioliberal del partido rendido a ‚Äúlos mercados‚ÄĚ es la soluci√≥n, no estamos en tiempos de jugar a lo menos malo, sino de frenar de cuajo la austeridad y de cambiar la ya gastada Constituci√≥n, cambiar la ley electoral y olvidar coronas en pos de m√°s democracia.

Pero alguien que se cree muy sabio ‚Äďalguien o algunos- olvid√≥ que la izquierda, sin movilizaci√≥n social no ilusiona. La izquierda sin emociones por una sociedad diferente no vence. La izquierda necesita o bien un partido muy fuerte y estructurado que sea el partido obrero y el partido del pueblo, con fuertes sindicatos ligados a √©l ‚Äď√≥sea la socialdemocracia cl√°sica cuando era partido de masas cre√≠ble- experiencia que ojala revitalice Jeremy Corbyn o bien lo que fuera el m√≠tico PCI, o la Unidad Popular de Allende en Chile, que ten√≠a mucho que ver con el modelo europeo de izquierdas y derechas¬† y nada que ver con el vecino peronismo. Aqu√≠ tenemos el antecedente del Frente Popular, que fue un √©xito electoral al igual que el triunfo del impar Salvador Allende. Hablo claro de victorias en las urnas, que son las que yo como socialista democr√°tico contemplo. La izquierda necesita estar en las calles para vencer en las urnas e ilusionar y emocionar.

A pesar de ello, no me resigno ante estas elecciones generales ya inminentes y creo que hay que lograr que las fuerzas progresistas sumen m√°s diputadas y diputados y frenen a las derechas. Hemos de trabajar en ello, porqu√© la desigualdad avanza y es cada vez m√°s escandalosa. Las clases populares est√°n cada vez m√°s empobrecidas. Se est√° imponiendo un sistema laboral precario, con unos sueldos p√©simos e indignos. Una juventud sin m√°s futuro que la emigraci√≥n o la hosteler√≠a degrada ya a una suerte de explotaci√≥n y abuso que exige medidas de fuerza contra tanto explotador mangante. Los repagos sanitarios y la degradaci√≥n paulatina e intencionada de los servicios p√ļblicos. Hay que frenar eso y m√°s. Solo una izquierda fuerte en el Parlamento, lo podr√° impedir acompa√Īada de una no menos fuerte movilizaci√≥n social, que debe regresar.

Par√≠s, Beirut,Gaza, Ramala,Ankara,Damasco,Mosul… Im√°genes de una guerra √ļnica

Hablando claro y harto de lamentar lo que los poderosos han fomentado, estamos hace unos a√Īos ante un conflicto b√©lico internacional. Lo que est√° en juego es el control estrat√©gico de las rutas de comunicaci√≥n de la energ√≠a f√≥sil, de los posibles oleoductos, pero tambi√©n del agua.

Los instigadores de todo este desaguisado bélico que vivimos, son los poderes occidentales que están jugando una gigantesca batalla al objeto de que el cambio que se está produciendo en el sistema-mundo, no les perjudique en sus intereses y negocios privados.

Estamos ante un nuevo keinesianismo de guerra. Un nueva paz armada que comienza a ser cada vez m√°s una guerra caliente. Con varios actores entremezclados y cambiantes en ocasiones.

El problema de La OTAN y los organismos de poder real occidentales, es que su desconocimiento, su engreimiento y su racismo, les lleva a cometer errores de bulto que pueden acabar pagando muy caros. Por ejemplo su desconocimiento de la cultura árabe, del islam, de las realidades tribales y familiares, de lo que son los pueblos del mundo, nos arrastra a una situación caótica de la que ellos, los poderosos, las multinacionales occidentales y la OTAN esperan acabar sacando partido.

Venden armas, se enriquecen, distraen a sus clases trabajadoras y populares para que olviden su lucha contra la austeridad  y de paso juegan en el tablero mundial un peligroso partido geoestratégico que no es para defendernos, sino para consolidar su dominio. Estos días por ejemplo, nadie habla en Europa del TTIP o de la austeridad, o del cambio climático.

Las intervenciones del conglomerado OTAN en √Āfrica del Norte, Afganist√°n, Iraq, Siria y Palestina, han final han resultado ser un desastre. Han destruido varios Estados laicos y ahora en todos ellos, bandas armadas, mafias y ej√©rcitos religiosos campan a sus anchas. Las todas mujeres afganas llevan burka, todas.

Pero el desastre humanitario principal provocado por el Estado Isl√°mico por ejemplo, no son los lobos solitarios o los comandos suicidas en Europa. No, antes de eso los kurdos, los cristianos √°rabes, los turcomanos y otras minor√≠as de Irak y Siria, han sido vejadas, asesinadas, expulsadas de sus aldeas y ciudades, expoliadas, incluso utilizadas como esclavos sus hombres y ni√Īos y sus mujeres sistem√°ticamente violadas. Sorprende la frialdad con la que el occidente cristiano, ignora a las minor√≠as cristianas √°rabes que para m√°s “inri” son en su mayor√≠a de obediencia papal, son cat√≥licos y no pasa nada. Eso demuestra la mentira y la hipocres√≠a de los poderes de occidente, de Europa, de la OTAN y de los cat√≥licos conservadores.

Así pues Israel en una guerra de ocupación y una limpieza étnica, lenta pero sistemática garantiza sus reservas de agua y expande territorio para alejar el frente de su retaguardia. Es además un portaviones OTAN, aunque el rearme iraní y la guerra de Siria, de la que no son ajenos les crea dificultades. Sumado a un Líbano en el que el poder de Hizbola que ya es incuestionable tambien le provoca serias problemas. Por eso le interesa que sus vecinos guerreen.

Arabia Saudita, Turquía y Jordania, han apadrinado al ISIS en origen, con la complicidad de la CIA y el MI6. Han financiado a guerrillas fundamentalistas sirias y en el caso de los saudíes, sin ellos, la expansión del rigorismo islámico hubiera sido imposible. Ellos han financiado mezquitas, ambulatorios, emisoras, televisiones, escuelas coránicas fundamentalistas y a su vez son la principal base militar de los EE.UU para operar en la zona y lanzar sus operaciones de castigo.

¬ŅQuien es pues el enemigo en esta guerra en apariencia de Gila? Pues muy sencillo, los pueblos, las reivindicaciones nacionalistas progresistas √°rabes y norteafricanas, las clases obreras organizadas, la denuncia de la globalizaci√≥n neoliberal, el socialismo y el marxismo. Pero ¬ŅEs esto una locura transitoria m√≠a? Si lo fuera no hubieran coincidido todos los poderosos de cualquier tipo y religi√≥n en machacar todas las revoluciones y primaveras √°rabes, las reales claro. Ni se hubiera machacado a los reg√≠menes laicos √°rabes. Ni se hubiera destruido el estado de bienestar que hab√≠a en varios de ellos. Ni se hubieran perseguido intelectuales √°rabes progresistas. Ni se hubiera creado un ejercito religioso fundamentalista en Afganist√°n contra el gobierno del Partido del Pueblo bajo protecci√≥n sovi√©tica. Ni se hubiera perge√Īado en Europa y los EE.UU la contra-revoluci√≥n conservadora que est√° acabando con el estado del bienestar y las libertades sindicales, laborales y restringiendo la democracia, de forma constante y organizada desde hace treinta y cinco a√Īos.

Estamos pues ante una guerra de control mundial. El imperio central tiene aliados en Oriente próximo y otras partes del mundo y se enfrenta a las potencias emergentes, en especial China y Rusia y para ello hay que limpiar y controlar las retaguardias. Eliminar con apariencia democrática a enemigos peligrosos que distraen con sus reivindicaciones del objetivo fundamental que se disfraza de la defensa de un estilo de vida.

Para el armamento no hay austeridad. Para bombardear aldeas √°rabes, no hay austeridad. Para destruir Libia, no hubo austeridad.

Ahora precisamente es cuando debe resurgir el internacionalismo, por la paz, los derechos, contra la pobreza, por la igualdad y la dignidad de los pueblos.

Denuncio a todos los fundamentalismos ya sean neoliberales, conservadores, isl√°micos, protestantes ultra-conservadores, hebreos fundamentalistas o ultra-ortodoxos, no son sino partes de un tablero para asegurar nuestro dominio y su riqueza de clase poseedora y su reparto del mundo, del planeta tierra.

 

 

De Gaza a París, pasando por Damasco. Soluciones

 

Todav√≠a conmocionado por el horror vivido por miles y miles de personas en Par√≠s la noche del 13 al 14 de Noviembre de 2015, comienzo a escribir esta l√≠neas. Siento el dolor de las familias y la muerte horrible de personas que disfrutando de un rato de ocio en un concierto, pudieron sentir como se disparaba sobre ellas y sin duda eran conscientes de que les llegaba el fin. Seguramente el mismo horror de ni√Īos palestinos viendo caer bombas de racimo sobre Gaza o personas inocentes masacradas en Siria, o presos del Estado Isl√°mico cuando sintieron fr√≠os cuchillos abriendo sus gargantas.

La naci√≥n √°rabe ha sido humillada en demasiadas ocasiones por el occidente colonialista, o las √ļltimas invasiones que los pueblos √°rabes e isl√°micos han sufrido. Pero el principal pecado occidental, de EE.UU, Europa e Israel, ha sido desmantelar, perseguir, asesinar y liquidar el nacionalismo √°rabe laico y progresista, el socialismo √°rabe, el gran legado nasserista. Ha sido el financiar cofrad√≠as isl√°micas reaccionarias y sectas isl√°micas o a los Hermanos Musulmanes, al objeto de que estos quitar√°n de en medio a los partidos socialistas, progresistas, democr√°ticos, laicos, pues todos ellos eran en mayor o menor medida antiimperialistas, y no aceptaban ser sumisos a los EE.UU y sus antiguas potencias coloniales Francia y Gran Breta√Īa.

Nunca mejor dicho, el tiro ha salido por la culata. En 2014 escribí http://portuarioenexcedencia.com/?p=1046  Por tanto la descripción de los hechos es válida y actual, pues es historia, historia que quieren que olvidemos y borrarla.

El terrorismo yihadista es cruel, ataca a todo lo que huele a progresista y sobre todo odia la libertad, los derechos humanos y el marxismo. El marxismo es su gran Satán, no tan solo los EE.UU, es más con los EE.UU se ha entendido perfectamente y ha colaborado con ellos. De hecho el gran padrino del islam radical es Arabia Saudita, el gran aliado de la OTAN en el Oriente Próximo, junto con Turquía y Jordania.

Pero de aquellos polvos estos lodos. Ahora personas inocentes europeas, personas disfrutando de un merecido ocio, son las v√≠ctimas de una cuadrilla de fan√°ticos que merecen todo mi desprecio. Son adem√°s mis enemigos, pues persiguen hasta la muerte a cualquier progresismo, odian al marxismo socialista y exterminan a toda persona que no siga sus imposiciones. Pero las bambas norteamericanas, francesas, brit√°nicas e incluso espa√Īolas, de la OTAN en su conjunto, siempre excepto en Afganist√°n, han sido lanzadas contra estados √°rabes laicos, siempre laicos ‚Äďa√ļn con todas sus imperfecciones- acabando de crear una criatura maligna, que no le teme a la muerte y adem√°s de muy inteligente. Muy feroz.

Israel y Arabia Saudita han sido junto con Turqu√≠a, dos actores imprescindibles para armar este teatro. Teatro de operaciones b√©licas, que ahora se ha trasladado a Europa. Ya est√°n aqu√≠. Gracias se√Īores de la OTAN.

Rusia lleva tiempo, algunos a√Īos ya, advirtiendo de lo que ven√≠a y que los servicios secretos y el ej√©rcito ruso conoc√≠an a la perfecci√≥n. De hecho hasta ahora los rusos ‚Äúablandando‚ÄĚ el terreno con una nueva potencialidad a√©rea mejor y m√°s efectiva que la occidental, se han convertido ya en un actor imprescindible. Ir√°n, el otro. Pero no olvidemos al denostado Hizbola libanes que est√° jugando un papel no menor con su disciplinado, entrenado y valeroso ej√©rcito partidario y particular, el √ļnico que ha sido capaz de derrotar a Israel hasta ahora y cuya intervenci√≥n en Siria est√° siendo decisiva.

Me voy a mojar, veamos soluciones, que las hay.

La √ļnica soluci√≥n para frenar en el terreno militar, la locura del sunnismo radical ‚Äďque no lo es todo, ni mucho menos- es que el Gobierno sirio, Hizbola, los rusos y los iran√≠es y los kurdos, destruyan el ej√©rcito internacional del EI. Digo el ej√©rcito y sus crueles luchadores sobre el terreno, que est√°n masacrando a las poblaciones aut√≥ctonas. La OTAN ser√° incapaz, pues desconoce el territorio, sus soldados son meros profesionales que hasta ahora tan solo han coleccionado fracasos y son incapaces de actuar en terrenos tan inh√≥spitos y duros para blanquitos sobrealimentados y con demasiado que perder. Esto que digo es duro, pero es cierto.

Es parte imprescindible de la solución el resolver urgentemente el problema palestino. El Estado Palestino es de existencia imprescindible para la paz y la tranquilidad en Europa e Israel se debe retirar de los territorios ocupados y acabar con las colonias. Retirar a todos los colonos. El estado teocrático, racista y militarista de Israel debe volver a sus fronteras de 1948 o no habrá paz. No podemos estar permitiendo las chulerías y las actitudes fascistas de los gobernantes conservadores y ultra religiosos israelíes que son la versión hebrea del yihadismo. Sin una Palestina independiente y posible, no habrá paz jamás.

Hay que retirar todas las tropas occidentales, de la OTAN que ocupan varios países árabes, por cierto sin éxito. Hay que exigir responsabilidades a personajes Como Aznar, los ultra-conservadores estadounidenses, los asesores y consejeros de seguridad de los EE.UU de varias administraciones y a los poderes privados que controlan el petróleo y el mercado de las materias energéticas de los que los gobiernos occidentales y varios musulmanes, son títeres.

Se debe apoyar en el terreno y sobre el terreno a las poblaciones v√≠ctimas inocentes de la guerra. Debe acabar la doble vara de medir para con Israel y Egipto. Hay que dejar de pensar que Arabia Saudita y las monarqu√≠as del Golfo, son leales aliadas. Estas monarqu√≠as, por cierto amigas de la familia real espa√Īola, no son sino unas puras y duras dictaduras teocr√°ticas en manos de reyes corruptos y partidarios de un islam rigorista y reaccionario.

Las izquierdas. Los socialistas internacionalistas, antineoliberales y los marxistas, hemos de apoyar a los partidos de izquierdas palestinos y árabes en general. Hemos de ser solidarios con ellos y exigir a nuestros gobiernos y a la Unión Europea que dejen de ser perseguidos. Hay que ayudar a recuperar el legado de Nasser, de Bumedian, de los intelectuales marxistas palestinos y egipcios, marroquíes y tunecinos. Hemos de denunciar los gravísimos errores de la OTAN y exigir el fin de las agresiones. Hemos de exigir una política exterior absolutamente diferente y multilateral.

Todo eso o nadie podr√° frenar atentados de personas que no temen morir.

Carlos Martínez

Politólogo

Cuando las multinacionales y los bancos imponen su política: La gran mentira, el gran negocio.

 

Desde hace un tiempo bastantes economistas -sobre todo brit√°nicos- y diversos movimientos ciudadanos como Attac o la propia Alternativa Socialista humildemente, estamos advirtiendo que la crisis, no solo no se ha ido, sino que tiene todas las papeletas para regresar, a Espa√Īa s√≠, pero tambi√©n en Europa as√≠ como globalmente, pues las potencias emergentes est√°n igualmente en su diana, de hecho, est√°n siendo sus impulsoras.

Nos preguntamos ¬ŅPero qu√© pasa en el mundo? Pues se trata de un contagio mundial. Ocurre que 2000 billones de deuda son insostenibles y el sistema financiero apunta nuevamente al colapso pues necesita m√°s inyecciones de liquidez. La √ļnica conclusi√≥n posible es el fallo del capitalismo, hablemos con propiedad. Es tal y como ya predijo Karl Marx la crisis de un sistema basado en la desigualdad, la explotaci√≥n de las personas y el consumo sin tregua ni medida de todas las energ√≠as y materias primas de la tierra. De la explotaci√≥n de la naturaleza sin miramientos, cuidado ni tregua y de sacar todo lo posible de las personas, en beneficio de minor√≠as poseedoras. No podemos hablar de otra manera, ni disimular, ni seguir enga√Īando a las gentes. Es lo que hay y punto. No es demagogia, los demagogos son los que ocultan, enga√Īan, niegan y cantan la fortaleza del capitalismo. Pero para salvaguardarlo deben recurrir a fondos p√ļblicos y a restringir derechos y democracia.

La dirección del mundo occidental, está en manos no de parlamentos, eso es falso(al menos en Europa y las potencias centrales), sino de grandes empresas, conglomerados y fondos financieros. Estos son los propietarios de los medios de comunicación e imponen su cultura y su visión -la de sus propietarios- al objeto de imponer leyes, modas, partidos o destruyen lo que les estorba. Siempre encuentran recambios. Por tanto pretender luchar contra la austeridad por ejemplo y no tener un programa socialista, una organización socialista superadora del capitalismo, es pretender gobernar, para hacer la caridad que las multinacionales te permitan. Hablemos de una vez con crudeza, pues no estamos para juegos.

La crisis que seguimos sufriendo en el estado espa√Īol, ha pasado de los seis millones de paradas en 2009 a las tres millones de personas pobres sin ning√ļn apoyo social, los millones de trabajadores y trabajadoras pobres y precarias y el empobrecimiento general de las clases populares. ¬ŅQu√© es lo que ha urdido el sistema para perpetuarse en Espa√Īa?: romper la izquierda e inventar Ciudadanos. Seguir apoyando a Rajoy, pero buscar un sustituto por si acaso, capaz de gobernar con PSOE o PP para que nada cambie.

La crisis sigue y lo hace imponiendo la desigualdad. Una desigualdad creciente en su Espa√Īa. La marca Espa√Īa PP y grandes empresas, m√°s partidos afines es la que permite construir un Estado, con una econom√≠a d√©bil; sumisa a la Europa alemana y que depende para la inversi√≥n casi exclusivamente de los capitales extranjeros. Un estado con un d√©bil mercado interior excepto en periodos ocasionales, excepcionales y con un empleo nuevo de tan mala calidad y mal pagado que no permite a su vez crear m√°s empleo por parte de pymes y negocios familiares de servicios, comercio e industria ligera. Empleo de mala calidad, a pesar de las mentiras de Rajoy es empleo que no crea empleo, pues las empresas necesitan clientes y los clientes solo pueden sobrevivir y cuantos m√°s j√≥venes son las personas, en peores condiciones.

Con respecto a 2013, Rajoy y las pol√≠ticas impuestas por ‚Äúel mercado‚ÄĚ y la Uni√≥n Europea como todo logro exhiben que se han creado sobre el papel 434.000 empleos. Pero las cotizaciones sociales con respecto a esa fecha solo han sido de un 0,96% superiores, lo cual indica la p√©sima calidad de los trabajos y como una gran parte de ellos son en negro. Obreras y obreros pobres para sustentar una econom√≠a pobre en la que sin embargo se enriquecen los ricos, los empresarios sin escr√ļpulos, los inversores extranjeros, los productores de comida basura barata y los delincuentes de cuello blanco o chupa y coche de gran cilindrada.

Lo que se ha impuesto es una devaluaci√≥n salarial sin precedentes que encima impide la creaci√≥n de buenos empleos y de paso pone en peligro el sistema p√ļblico de salud y el futuro de las pensiones.

Por tanto, lo prioritario es la lucha contra la austeridad, lo cual significa tambi√©n denunciar el capitalismo y volver a hacer propaganda socialista. Volver a ilusionar a las clases trabajadoras con un futuro mejor y con la recuperaci√≥n de su dignidad, sus derechos, su seguridad, seguridad en una educaci√≥n p√ļblica, una sanidad p√ļblica y una vejez digna. Las y los j√≥venes de nuestros d√≠as no tendr√°n vejez digna de seguir as√≠ las cosas. Luego no entiendo como padres que dicen amar a sus hijos puedan votar al tripartito neoliberal, a las derechas conservadoras o al socioliberalismo castrado, que no van a revertir la tendencia pues creen en la necesidad de la austeridad y consideran la inversi√≥n p√ļblica ‚Äďen Espa√Īa una de las m√°s bajas de Europa- como un gasto.

Tampoco los inventos. La oligarquía dominante es un clásico. Es cierto que el panorama induce a pocas alegrías. Marketing en lugar de ideas, discurso y trabajo serio. Pero lo cierto es que las palabras que dijera hace ya decenios Pablo Iglesias el gran apóstol socialista y organizador obrero, sin organización de la clase, sin un partido obrero, sin sindicatos combativos y organizados a la vez, nada será posible.

Hemos regresado al capitalismo ‚Äúmanchesteriano‚ÄĚ del siglo XIX, nada pues m√°s antiguo que las recetas neoliberales, conservadoras o de Ciudadanos, por ejemplo. Hemos regresado a los jornales, las proletarias que sin saber que lo son trabajan como burras en tiendas de Zara, en grandes superficies o hacinadas en centros comerciales insalubres y repletos de personas, muchas tan pobres como ellas mirando, pasando en tiempo y paseando, pues no pueden comprar y si lo hacen es de rebajas o lo m√°s sint√©tico y barato posible.

Si nos podemos tomar una ca√Īa, nos la servir√° un camarero que igual es grado en Trabajo Social o Bellas Artes, contratado o contratada por dos horas diarias, un mes de contrato, pero trabajando diez horas y haciendo lo que antes hac√≠an dos camareros profesionales cobrando cuatro veces m√°s. Esa es la sociedad que Rajoy, pero antes Zapatero nos han construido a √≥rdenes del IBEX, las multinacionales privadas, siempre privadas y la banca subvencionada por el Banco Central Europeo.

Por eso desde el socialismo democr√°tico llamamos a derribar esa muralla del austericidio impuesto por los poderosos, por los poseedores.

Construir izquierda es labor de corredoras y corredores de fondo

Hace un cierto tiempo los medios privados televisivos y ciertos digitales han impuesto la pol√≠tica espect√°culo. Ahora con la proximidad de un proceso electoral el espect√°culo se dispara. Desde fechas pre-electorales e incrementadas ya en ¬†electorales, se han disparado las iniciativas pol√≠ticas del corto plazo, la rueda de prensa y la tertulia televisiva. El marketing frente a los mensajes y el discurso. Los segundos en televisi√≥n antes que reflexionar en un art√≠culo y/o tratar de crear opini√≥n en una asamblea ciudadana o sindical. El fichaje ‚Äúestrella‚ÄĚ antes que la persona constante y comprometida. El joven brillante de clase media antes que la v√≠ctima de la crisis o la persona que sabe que es fichar para poder salir del trabajo; que te despidan o soportar un jefe privado autoritario o a una jefa de servicio antip√°tica. O saber lo que es montar un empleo aut√≥nomo y no llegar a fin de mes tras pagar seguros e impuestos.

La tarea pol√≠tica efectiva no se hace en despachos, ni con ‚Äúfuncionarios‚ÄĚ del partido. Se hace el club deportivo, la asociaci√≥n social, el club del pensionista o en el bar de la esquina, adem√°s de en el sindicato o la calle, pues el PP se ha cargado las colas del paro, mediante visitas concertadas. Haciendo trescientos kil√≥metros o m√°s en un d√≠a para visitar compa√Īeros y dar √°nimos o convencerles de la necesidad de remar juntos. Quemarte las pesta√Īas redactando mociones y propuestas o asesorar a costa de tus horas libres a municipios peque√Īos o concejalas de la oposici√≥n. No es el brillo lo que hace la luz. La luz, la energ√≠a la produce el d√≠a a d√≠a y las personas que nunca sacan en la sexta televisi√≥n.

Para que las Marchas de la Dignidad salgan a la calle y meter un mill√≥n de personas en Madrid, hubo que patearse pueblos, estar en asambleas, organizarlas y poner dinero del bolsillo propio, aunque sea a costa del subsidio del paro. Eso es lo √ļnico que garantiza el ser y el estar. Los l√≠deres artificiales acaban cayendo o vendi√©ndose.

Me da la impresi√≥n de que en el progresismo transformador, nos hemos vuelto locos. Tan locos que despu√©s de varias huelgas generales, el 15M, las Marchas de la Dignidad y las luchas contra los desahucios y la pobreza, solo hemos logrado seg√ļn parece, que un partido trampa y de derechas cono C.s (ciudadanos) est√© levantando cabeza apareciendo como el adalid del cambio.

Las izquierdas hemos caído en una suerte de carrera por el exclusivismo y la identidad partidaria, o más bien la exclusiva confianza en los de mi célula o mi círculo, frente al análisis social y las necesidades de la gente. Estamos en una guerra de descalificaciones totalmente alejada de lo que fue el ejemplo del Frente Popular.

Los partidos son imprescindibles y son un arma organizativa de las clases trabajadoras y populares insustituible. Pero estos momentos exigían confluencia real. Por eso quienes la han impedido serán los responsables de la recuperación del bipartidismo el alumbramiento del tripartidismo y la inutilidad del cuatripartidismo -que al sistema ya no le molesta-  tal y como los medios neoliberales demuestran día a día.

Exigir que todas y todos debemos ir a las elecciones, bajo unas siglas que son las propias de un partido en exclusiva, no solo es prepotente e irreal, es sencillamente no reconocer la realidad democr√°tica de la pluralidad de la izquierda. Subirse a un proceso de confluencia popular y en com√ļn, para despu√©s ir al copo de las candidaturas y las cabezas de lista es sencillamente falsear el proceso. Los procesos de unidad de las fuerzas progresistas y avanzadas como fue el Frente Popular o la Unidad Popular chilena son entes colectivos con un nombre com√ļn que no elimina a nadie y une a todas las fuerzas sociales y pol√≠ticas que lo apoyan. Por tanto no se ha querido la confluencia, es mentira. Pero lo que no entendemos es porqu√© en Galicia si, en Catalu√Īa si, incluso en Pa√≠s Valenciano tal vez si y en el resto del Estado no. Pablo Iglesias Turri√≥n y su equipo tienen mucho que explicar, por muy superiores que se crean. Pero IU tampoco ha entendido la cuesti√≥n. Es cierto que lo intent√≥, pero luego ha vuelto a las viejas andadas de copar un proceso de unidad pol√≠tica y popular. La ense√Īanza de este s√°lvese quien pueda es que los dem√°s debemos apostar por lo mismo en un futuro. Porqu√© se han roto muchas ilusiones y credibilidades.

A pesar de todo, no podemos consentir que un partido corrupto, autoritario y que solo defiende los intereses de los poderosos, la burgues√≠a y las multinacionales siga dominando el estado espa√Īol. A este partido el IBEX le ha creado ya su sustituto y su cara amable que har√° posible una gran coalici√≥n, si el PP falla, que sea posible y permita que la nueva derecha, pero no por ello menos derecha y neoliberal de C.s pueda gobernar con un PSOE socioliberal y timorato, que siempre arma programas pol√≠ticos electorales de centro-izquierda, para acabar haciendo pol√≠ticas de centro-derecha y liberales, profundamente liberales cuando no neoliberales.

No s√© a estas horas como lo haremos, pero hemos de evitar in extremis, que la derecha y el liberalismo radical vuelvan a gobernar este Estado. Por el bien de nuestros hijos, de nuestros abuelos, de la justicia, la equidad y la democracia. Por el bien de las mujeres y por el de una juventud con un 53% de paro. Para frenar el TTIP e impedir que contin√ļen las privatizaciones y la dictadura de los fondos financieros y la banca.

Este pa√≠s necesita una pasada por la izquierda. Una lucha clara y determinante contra la austeridad y una nueva constituci√≥n republicana. Plantarle cara a la Uni√≥n Europea alemana y anti-social que sufrimos. Cambiar el modelo productivo. Recuperar los servicios p√ļblicos y los bienes p√ļblicos robados en favor de manos privadas.

Necesitamos de una fuerza socialista democrática tan contundente con los poderosos como amable y regeneradora. El socialismo, solo lo pueden traer los socialistas democráticos y en libertad, pero aclarando primero que afirmar ser socialista y no ser republicano de verdad, estar por la nacionalización de sectores estratégicos y creer en la necesidad de la lucha de clases, desde la democracia, pero también desde la coherencia: es ser un impostor.

El socialismo democr√°tico, no exige pedigr√≠ y a√Īos de militancia. No. Puede ser asumido por personas provenientes de otras escuelas de pensamiento y experiencias de lucha. Pero los socialistas siempre hemos dicho, afirmado y firmado como lo que somos, socialistas. Desde los or√≠genes pre-marxistas y marxistas. Democr√°ticos pero igualitarios y redistribuidores. Construir ese socialismo liberador, es una carrera de fondo, que no polvo de estrellas.

Mientras tanto, hay que frenar a las derechas ya, en Diciembre. Hay que cambiar. Hay que redistribuir y hay que frenar la maldita ‚Äúausteridad‚ÄĚ que no es sino que los ricos, sean m√°s ricos, las multinacionales sean quienes dicten las leyes e impongan su ley y que los derechos laborales sean cercenados al objeto de que las personas volvamos a trabajar por un plato de sopa, un pu√Īado de higos o una vida sin dignidad con jornales de miseria. Porque han vuelto los jornaleros, ya no solo al campo y a las obras, sino al supermercado, el bar, el hotel, la tienda o las oficinas de los br√≥keres y los centros financieros e inform√°ticos.