Archivo de noviembre, 2017

Los conflictos del AVE: Granada, Murcia, Extremadura…

 

 

Cuando el secretario (ministro) de Transportes de los EE.UU visito el trayecto AVE Madrid/Zaragoza invitado por Pepi√Īo Blanco que quer√≠a venderle el producto, el secretario estadounidense de Obama le dijo que estaba muy bien, pero eso era un tren para pa√≠ses ricos.

La historia del AVE es la historia de un gran despilfarro y de un inmenso beneficio para grandes constructoras y bancos, que han hecho su agosto y la tomadura de pelo generalizada para el pa√≠s de nuevos ricos que fue la Espa√Īa de la burbuja inmobiliaria.

No niego que pueda haber algunas l√≠neas de alta velocidad en algunos recorridos estrat√©gicos y de gran inter√©s y mucho tr√°fico. Pero con un tercio de lo que ha costado las l√≠neas de AVE, se pod√≠an haber arreglado toda la red de v√≠as, modernizado, eliminado curvas y mejorado trayectos de monta√Īa, llenando a su vez todo el estado espa√Īol de l√≠neas m√°s r√°pidas y convoyes tipo Talgo 200 que hubieran unido toda Espa√Īa con trenes de viajeros a 200 km/h que ya est√° bien y en v√≠a convencional, insisto, modernizada. En lugar de eso se han creado m√°s kil√≥metros de alta velocidad que Alemania o Francia, estados ejemplares en materia ferroviaria y por supuesto hubieran cubierto con justicia todos los desequilibrios e injusticias territoriales y se habr√≠an podido soterrar muchas entradas a las ciudades.

La alta velocidad es adem√°s m√°s cara, para el estado (es decir para todas y todos quienes pagamos impuestos), para el viajero y el territorio. La infraestructura AVE es car√≠sima, es especial y √ļnica y necesita de inmensas inversiones. Inversiones que hipotecan el estado. Pero tambi√©n a las familias. Los humildes hemos regresado al autob√ļs.

Espa√Īa necesita modernizar toda su red de v√≠as, electrificarse al completo, mejorar y crear m√°s l√≠neas de cercan√≠as, pues el tren es el medio de transporte m√°s eficiente y ecol√≥gico. Pero el AVE ha sido el peor enemigo del ferrocarril. Con lo que est√° costando llevar el AVE de Antequera a Granada, se habr√≠a mejorado de sobra las v√≠as hac√≠a Antequera y Moreda y se podr√≠a haber puesto de servicio la l√≠nea Baza-Lorca.

Insisto, lo cual no invalida tener ciertas líneas estratégicas de alta velocidad. Pero convoyes circulando a 200 km/h y coches mejores y más cómodos estarían circulando ya por todo el territorio estatal. Eso claro sin olvidar las mercancías. Las mercancías por ferrocarril son claves y la clave. Esa es por ejemplo la gran apuesta alemana, la mercancía por camino de hierro.

Extremadura tendr√≠a ya su digno tren a 200 por hora. Murcia no tendr√≠a que soportar al igual que Granada una ciudad con barrios cortados por el ferrocarril de alta velocidad con unas obras que m√°s parecen una muralla que una v√≠a f√©rrea. Murcia vive una autentica revuelta ciudadana contra la falta de respeto y dignidad de ver su ciudad dividida, pero encima con un criterio de clase pues tanto en Murcia como en Granada, los barrios afectados son barrios de clase trabajadora, claro. Pero sobre todo Granada no llevar√≠a cinco a√Īos ya aislada por tren y sin tren. Adem√°s la man√≠a del AVE de centralizar todo el tr√°fico por Madrid, es otra locura, cuando el corredor del mediterr√°neo es el futuro y no el arco atl√°ntico (lo siento, pero es as√≠). El pensar solo en Madrid es un pensamiento viejo y desfasado adem√°s de que solo beneficia a los intereses de multinacionales y del sistema financiero radicado en Madrid, pero ni vertebra estado, ni sirve de puente entre pueblos incluido el madrile√Īo, ni acerca nuestras exportaciones a la Europa del centro-sur y centro.

Pero sobre todo, aun reconociendo el avance que la alta velocidad ha supuesto, es m√°s el despilfarro que genera y el desequilibrio que incrementa entre centros financieros y periferia rural e incluso industrial.

Aviso para navegantes: el ferrocarril es una apuesta p√ļblica y debe seguir siendo p√ļblico. Los estados que lo han privatizado han conseguido incrementar el n√ļmero de accidentes hasta l√≠mites insoportables, por ejemplo en Argentina y Gran Breta√Īa, por eso el laborismo de izquierdas de Corbyn lleva en su `programa renacionalizar el ferrocarril.

 

Carlos Martinez

Consejo Científico de Attac y secretariado de ALTERNATIVA SOCIALISTA/SOCIALISTAS     

Hemos de reiniciar la lucha de clases

 

 

Nadie se moleste, la lucha de clases es algo tan democr√°tico como defender los intereses de la clase trabajadora, estar por el reparto de la riqueza o defender lo p√ļblico de los depredadores privados. Es algo tan democr√°tico como pelear por la igualdad, defender los derechos laborales y no dejarse pisotear o impedir que los poderes financieros y econ√≥micos hagan negocio con el estado, a costa del estado ‚Äďque es su principal cliente- y encima quieran liquidar estado, vender estado en su propio mayor beneficio.

Las tentaciones ciudadanistas nos han hecho olvidar que hay ricos, trabajamos para los ricos y cada vez hay menos derechos, salarios más bajos y menos democracia real. Corrupción y latrocinio privado a la parte con administradores y gerentes políticos corruptos. Porqué la pobreza tiene clase. Los ciudadanos y ciudadanas estafados tienen clase y las personas angustiadas por que no llegan a fin de mes a pesar de trabajar como burros o que nunca saben si les renovaran el contrato, tienen clase. Los y las falsas autónomas cada vez más numerosas ya sean taxistas, informáticos, instaladores o vendedoras a comisión, tienen clase. Clase Trabajadora, clase obrera.

Estamos nosotras y están ellos y eso es así, se pinte como se pinte. Negar esa realidad es negar nuestra cultura y nuestra dignidad. Es ceder ante la derecha y ante la ofensiva cultural de dominio neoliberal. La falacia anglosajona de la clase media es una milonga cobarde, para ocultar la falta de ideas de cambio y de transformación social. Es apoyar lo establecido y al establishment, a los de arriba.

Por eso el movimiento obrero surgió y surgieron los partidos obreros en el siglo XIX, por eso ahora hay que resucitar los partidos de clase.

El movimiento socialista, que es el originario en política de clase trabajadora, debe resurgir con fuerza al objeto de poder denunciar las injusticias, los robos de los poderosos, la corrupción, las privatizaciones y defender los derechos laborales; la lucha contra el patriarcado y por la democracia plena.

La izquierda espa√Īola ya sea central o perif√©rica vive una gran crisis y una gran divisi√≥n. Estamos m√°s divididos que nunca. No hay partido del espectro de las izquierdas que no tenga una crisis interna. Ninguno est√° libre de divisi√≥n. Seguramente necesitamos ese debate y esa divisi√≥n para aclararnos.

Pero, esa es la victoria del sistema, de la burguesía. El querer hacernos corresponsables de sus crisis económicas o de régimen. El obligarnos a defender a la corona o ser esclavos de la razón de estado. El hacernos ser fieles a su ley y sus leyes, mientras ellos y el caso del PP es paradigmático, violan la ley, incumplen la ley, roban y ya está.

Cuando la izquierda cambia verde por rojo, comienza a perder el oremus, pues en lugar de reivindicar el ecosocialismo pasa al simple conservacionaismo. El ecosocialismo, no es el verde liberal que nos venden, pues cuestiona el capitalismo. Cuando desde la izquierda se comienza a afirmar que ya no hay clase obrera en lugar de analizar que la clase obrera ha cambiado, porqué la producción capitalista ha cambiado y como dirigirnos a las nuevas clases trabajadoras, hemos comenzado a asumir la derrota y podíamos seguir poniendo ejemplos.

La conclusión es que un nuevo socialismo de clase es imprescindible. Socialismo alejado de la corona y que no sostenga el sistema corrupto que sufrimos. Socialismo democrático que luche precisamente por eso que nos están robando, la democracia. Socialismo que no sostenga el capitalismo. La misión del socialismo desde sus inicios políticos en el siglo XIX no es reformar el capitalismo, sino consiguiendo el bienestar pasar al reparto de la riqueza. Claro como los ricos se van a resistir y nos van a intentar comprar, pues ese es el lugar de la lucha de clases. Sin olvidar algo fundamental, que solo la lucha coordinada internacionalmente, sostenida internacionalmente tiene posibilidades de triunfo y más en esta sociedad global y de la dictadura de los mercados.

 

Carlos Martinez

Es politólogo y del comité de enlace de SOCIALISTAS

SOCIALISMO DEMOCR√ĀTICO Y 155

La existencia del socialismo, la socialdemocracia y el laborismo obrero, no se justifica por el respeto de las leyes, sino por el cambio democrático de las mismas, si se puede. La transformación social, combinada en los parlamentos, la lucha de clases, las huelgas y las reivindicaciones sociales ya sean feministas, laborales o culturales es nuestra herencia y nuestro ser.

El socialismo no es algo pegado a leyes fruto del poder de los sectores más fuertes, influyentes y detentadores de la economía, el alto funcionariado o el ejército.

Las constituciones avanzadas, las pocas que hay, suponen un punto de partida para una persona socialista, pero ni de llegada ni de sometimiento ciego.

La raz√≥n de estado no puede llevarle a ninguna socialista a abrazar tesis funcionariales grises carentes de valent√≠a pol√≠tica. Los y las fundadoras del socialismo, lucharon por la democracia y el reparto y para ello utilizaron tanto las luchas sociales y obreras como aquellas posibilidades que les ofrec√≠an las instituciones ya fueran monarqu√≠as liberales o republicas burguesas, pero su objetivo no fue anquilosarse sino transformar y avanzar el mejora de las condiciones de vida, el bienestar, la conquista del sufragio universal y la consecuci√≥n del estado obrero y luego, tras los a√Īos, al menos el estado social.

Por eso la dirección socialista del PSOE no debiera al menos ser tan entusiasta con un 155 en manos de gentes tan peligrosas para la libertad y la justicia como las del PP.

Cierto es que hay un serio conflicto, que ya no es solo catal√°n sino espa√Īol. Se quiera o no se quiera el ‚Äúproces‚ÄĚ ha puesto al descubierto muchas carencias democr√°ticas, tanto en el gobierno neoliberal de la Generalitat como en el gobierno neoliberal y autoritario del Reino de Espa√Īa y ambos con elevadas dosis de corrupci√≥n interna (G√ľrtel y 3%) no resueltas y ahora sepultadas.

Pero cierto igualmente que el PP ha dejado pudrirse la situaci√≥n adrede. No ha tenido voluntad de dialogo y que jam√°s ha reconocido que Hispania, Espa√Īa, es un realidad plurinacional y eso debe tener un traslado al¬† mundo real, no solo a la literatura.

Estamos ante una crisis pol√≠tica, social, econ√≥mica, nacional y sist√©mica. Crisis que estamos soportando las clases trabajadoras, v√≠ctimas de numerosos enga√Īos y manipulaciones. Por eso es el momento de animar y articular un socialismo transformador, republicano, federalista y que desee cambiar las leyes, no solo someterse a ellas. Un socialismo legal, no nos sirve y hablo de legal formalista y juridicista. No. Los y las socialistas siempre hemos querido cambiar las leyes, incluido el 155 de la Constituci√≥n interpretado de forma autoritaria por el PP. Ese no es nuestro sitio. En la c√°rcel nos han metido a nosotras, pero nosotras a nadie por ideas le podemos meter en la c√°rcel ni tolerarlo.

La mejor forma de defender el respeto a todos y lograr una democracia social plena es comenzar por reconocer el derecho a la libre federaci√≥n y desde la defensa federal hacer ver que hay una sola clase trabajadora y una solo lucha en una variedad de pueblos que pueden buscar estar juntos. Creo que lo deben hacer, pero desde el federalismo, una constituci√≥n democr√°ticamente pactada y en democracia y una rep√ļblica laica y federal.

 

Carlos Martinez del secretariado de SOCIALISTAS