Lo que se nos viene encima y la reorganización social

Falso debate. La propaganda neoliberal y las mentiras del sistema.

Es curioso, cada vez se demuestra más y mejor que las políticas de la Unión Europea, del Gobierno y de los partidos del sistema, son un fracaso. Que estas medidas solo benefician al poder financiero, mientras que empobrecen a las clases populares y arruinan a nuestros estados, pero la propaganda corporativa hace su trabajo y nos inunda haciéndonos a las victimas cómplices de su crisis.

Están logrando que mucha gente piense que nos tenemos que apretar el cinturón aún más. Que sobran empleadas y empleados públicos. En política todas, todos, son unos chorizos (mientras no critican ni a los banqueros, especuladores, aristócratas y relumbrones que viven a su costa y ordenan las políticas a ejecutar). Que en el paro hay mucho vago y que hace falta mano dura. Se dice que vivimos por encima de nuestras posibilidades -pero lo dicen de los de abajo, no de los de arriba- y esto lo afirman pobres gentes que no llegan a fin de mes. Vergüenza de sociedad, mediatizada, embrutecida por la telebasura y asustada, muy asustada.

Muchas personas buscan seguridad y proyectos vitales que les den esperanza. Principios que les ofrezcan una vida mejor. Sabido es que a las clases populares nadie nos regala nada, luego como todos son iguales, que manden los señoritos porque esos, como ya son ricos, si saben lo que hay que hacer. ¿Qué hacemos ante esto? ¿Qué hacemos ante quien confía más en una Virgen de escayola que en una manifestación social, un mitin sindical o una resistencia vecinal?

El 15M ha traído un rayo de esperanza a muchas personas corrientes, que no lo apoyan activamente, pero si simpatizan y mucho con él. Hay pues una gran responsabilidad en el movimiento para hacerse entender, seguir siendo vistos con simpatía y poder conectar aún más con las necesidades y esperanzas de una población sin referentes culturales, ni ideológicos. Una tía mía, decía que un niño no podía comerse un bocadillo de boxeador, muy gráficamente. Así pues, personas sin experiencia social no pueden ser sometidas a una asamblea de método, que no recoja de alguna manera sus ideas y aportaciones (pero de forma sencilla y con lenguaje popular, no “metalenguaje metapolítico”) y un discurso en apariencia muy participativo, pero en realidad muy elitista. Creo pues que el 15M debiera no perder aquellas primeras propuestas de DRY tan sencillas, como entendibles y movilizadoras.

Pero ni todo empezó el 15M, ni todo se reduce a él. El 15M es una experiencia riquísima, una escuela de acción maravillosa y una nueva forma de hacer y entender la política, que todas y todos debemos abrazar con convencimiento. Pero claro, debe seguir siendo ampliamente participativo y participado o bien creamos nuevas élites alejadas del pueblo y nuevas burocracias de la no burocracia. Pretender que en ciudades tipo de 300.000 habitantes donde ha habido asambleas de 3.000 personas, que ahora una de 30 sea representativa no es el suicidio del 15M, es su asesinato. Respeto la buena voluntad, pero respetemos también a las clases populares y sus problemas, horarios y limitaciones familiares físicas y temporales.

Es por ello que necesitamos dotarnos de unas estructuras nuevas y participativas, plurales e inclusivas que garanticen la continuidad, sin secuestrar ni siquiera del nombre al movimiento.

Pero sobre todo jamás olvidemos que la lucha es cultural. Frente a la cultura neoliberal, que es la que propicia que tras un gobierno socioliberal y que ha defraudado a sus votantes, la opción sea la derecha extrema y también neoliberal, pero encima autoritaria. El 15M debe prepararse para vivir tiempos aún más difíciles, mucho más complicados y con una catarata de propaganda neoliberal aún más dura. Tendrán que justificar el que es bueno desmontar el estado del bienestar, aunque nos conduzca al corralito. Lograrán que grandes masas apoyen a los poderosos, aunque les perjudique y por medio de un régimen berlusconiano se intensificará la propaganda neoliberal, exaltando a lo privado frente a lo público.

Esto nos obliga a buscar buenos y populares medios de difusión e información alternativos, distraídos, eficaces en sus propuestas y muy asequibles.

Pero también a crear nuevas organizaciones políticas, que despierten, interesen y creen la esperanza que necesitamos, pero también den la seguridad que las clases populares buscan. Esto es fácil, solo nos falta convencer. Sabemos lo que hay que hacer y tenemos alternativas mucho más solventes que las de los fracasados que nos gobiernan y los señoritos fascistones que nos quieren gobernar. Sabiendo además que esta convergencia social y política imprescindible es necesaria la confluencia de las personas que ya militan en espacios alternativos, sindicales, republicanos, es irrenunciable.

Lo primero será defender lo público, como bien de todos y garantía de nuestra seguridad en salud, vejez, educación y en servicios e infraestructuras, pero también en empleo digno y de calidad.

Lo segundo el reparto, es decir una fiscalidad, unos impuestos justos y valientes que hagan que ricos y grandes empresas paguen lo que nos están robando y estafando, salvando de esta forma el bienestar y caminando hacía el estado social.

En tercer lugar -o tal vez primero-, la soberanía popular, pues nos la están vendiendo y traicionando. El pueblo cada vez pinta menos y la democracia cada vez es peor, así pues cuando se multiplique aún más el asalto al estado de los poderosos y cada vez este tenga menos legitimidad pública, será la hora de exigir un nuevo periodo constituyente. Advierto, todo esto, puede darse en muy pocos meses.

Por eso hay que difundir una nueva cultura de la solidaridad y de la frugalidad, el buen vivir compartido y social, frente a la rapiña neoliberal, destructora y embrutecedora. Todas y todos, los demócratas, las socialistas, ecologistas, comunistas, sindicalistas, alternativos y las buenas gentes que creen en la justicia y aman el bien y la libertad juntos. Pero libertad con pan.

2 Comentarios

  1. Estimado Carlos, creo que tienes toda la razón, bajo mi punto de vista el 15M se debilita, como siempre por pegarnos coces entre las izquierdas, por el combate a ver quien es más atrevido y radical, así se desprecia a los sindicatos, a lideres de partidos de izquierda y a otros que estan dentro del mismo espectro ideologico y esto duele.

    Hay algo que me lleva rondando mucho y es la capacidad de la izquierda para transmitir mensajes, que actualmente es nula, necesitamos una plataforma desde la que lanzar nuestros mensajes, si hay referentes sociales, attac es un referente, Vicenç Navarro, Juan Torres y tantos otros desconocidos son referentes sociales que necesitan más propagación y difusión.
    De hecho, creo que deberián ser precisamente estos referentes los que hiciesen un esfuerzo por unir a las izquierdas, crear un frente comun y lanzar mensajes y proponer objetivos muy claros y sencillos.

  2. Estamos ante la transformación del ser humano y para ello el sistema tiene que colapsar. Nos dirigimos hacia el fin del dualismo, de los sistemas que la mente ha creado en base a la separación y que generan todos los males de este mundo, hambrunas, guerras, destrucción del planeta.
    El futuro es unión de todos/as en base a la conciencia.
    Todos los sistemas de creencias, dogmas e ideas falsas que ha creado la mente se desvanecerán y solo quedará la auténtica libertad del ser humano que es liberarse de él mismo y a partir de ahí podemos crear todo lo que queramos.
    Somos Dioses/as en evolución.
    Un abrazo de amor universal para todos/as.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑