Vivimos una situación muy complicada en el tablero internacional y claramente bélica. Pero que vistas las reacciones y desinformaciones que pululan por doquier, hemos de simplificar para entender o tratar de dar a conocer lo que esta ocurriendo en Oriente próximo.

Traumatizados todavía por los atentados de Bruselas y ahora por el de Lahore en Paquistan, aunque este último proceda del talibanismo radical y tribal. Sin embargo hay un sustrato común fruto del imperialismo ciego que al objeto de cargarse la izquierda anti-imperialista y laica árabe del siglo XX, fomentó el islamismo radical político y confluyó con el islam rigorista y medieval de Arabia Saudita en una pinza infernal que trató de frenar a regímenes laicos -no democráticos, según los parámetros del liberalismo occidental y judeo-cristiano,- pero que sin embargo eran molestos para Israel, EE.UU y las antiguas potencias coloniales de la zona, es decir Gran Bretaña y Francia. Con origen todo ello en el cierre en falso de la desmembración del Imperio Otomano derrotado en la I Guerra Mundial y el engaño sufrido por los pueblos y tribus árabes a manos de dichas potencias europeas vencedoras.

La izquierda árabe nacionalista y anti-imperialista también ha sufrido como en el párrafo anterior citábamos la pinza infernal, pues combativa con Israel y critica con los EEUU, era un obstáculo muy serio, en sus diversas etapas y liderazgos -incluidos los corruptos- el satán, el demonio a aniquilar por parte de Hermanos Musulmanes, sauditas, monarquía jordana y reyes de la peninsula arábiga, más los talibanes afganos. No podemos olvidar, por poner un ejemplo cercano el atentado contra “Caharlie Hebdó” -de orientación progresista- entre otros. O las guerras contra la República Popular de Yemen del Sur y ahora Siria, entre otros muchos ejemplos.

Se ha conseguido que las frustraciones más que razonables de muchos árabes y musulmanes se conduzcan vía parámetros religiosos y en nombre de la religión, que es como mejor se asesina, prometiendo además en el cielo el paraíso que occidente niega a los jóvenes musulmanes marginados y en esto no podemos ignorar que el ISI es un califato con territorio. La pinza infernal, sabe además que las sociedades occidentales son miedosas y egoístas, están dominadas por el consumo y el miedo a perder privilegios y tranquilidad.

No conocer lo que de verdad está ocurriendo y recurrir a un buenismo de las clases medias “progres” europeas, peor informadas de lo que ellas creen, está de paso propiciando el fascismo, la extrema derecha y el miedo en Europa, al tiempo que no se ataja el problema social y encima se critica a a aquellos árabes que están luchando con armas en la mano, por su supervivencia contra el ISI y la teocracia saudita e incluso turca-islámica, de paso. Resumiendo, se culpabiliza del problema de los refugiados a Europa e incluso a una Grecia arruinada, pero se olvida que es el terror del ISI el que lo provoca, más las facciones “demócratas” que apoyadas por Arabia Saudita, Turquía, EEUU etc. etc. han financiado una guerra cruel y sin cuartel. Se ha jugado con pólvora, aunque sauditas,israelitas y turcos, más CIA y Mossad si sabían lo que iba a ocurrir. Es el resultado de la pinza infernal.

En el fondo el islam teocrático y reaccionario saudita, más las ansias de Turquía de Erdogan (que no de los kurdos turcos, laicos e izquierda turca) de controlar la zona y el beneficio de Israel y de la OTAN es lo que está generando una situación, en la que nadie pide ayuda económica para los refugiados a las oligarquías y plutocracias saudies y demás reyezuelos del del golfo, que si financian terroristas. Ni siquiera eso. Mientras tanto los comandos del ISI solo asesinan a gente común y trabajadora en metros, autobuses, parques y vuelos baratos. Por cierto, no solo en Europa.

http://portuarioenexcedencia.com/?p=1189 artículo de referencia