Carta a un compa√Īero estibador

 

Es mucho lo que hay en juego estos d√≠as en los puertos. Desde hace a√Īos la Uni√≥n Europea fruto de sus pol√≠ticas que son exclusivamente neoliberales ‚Äďhace ya d√©cadas- se plantea la privatizaci√≥n de todos los servicios p√ļblicos, puesto que piensa que en manos de empresas privadas, son m√°s econ√≥micos y m√°s competitivos, es decir m√°s baratos y con mayor margen de beneficio para las empresas multinacionales que controlan la econom√≠a. En nuestro caso, el transporte mar√≠timo. El sector mar√≠timo genera grandes beneficios puesto que la deslocalizaci√≥n industrial de lo que eran los pa√≠ses ricos, ha desplazado la industria en gran parte a Asia en especial el extremo oriente y China. Todo esto genera miles de millones de toneladas flotando por los mares direcci√≥n a los pa√≠ses m√°s ricos o con mayor capacidad de consumo. A pesar de la crisis capitalista el n√ļmero de toneladas ha disminuido relativamente poco.

Por tanto la UE y la TROIKA √≥sea el Banco Central Europeo, el FMI y la propia UE imponen pol√≠ticas de recorte, austeridad y traspaso de competencias al sector privado. Al favorecer el sector privado, grandes bancos y empresas norteamericanas e incluso chinas est√°n ojo avizor para apoderarse del transporte mar√≠timo y los puertos son parte imprescindible del negocio, que desean hacer su negocio con el apoyo inestimable del PP que coincide con estas pol√≠ticas de destrucci√≥n de lo p√ļblico. Pero ojo, no solo el PP.

Es por ello que el gobierno de Espa√Īa va a aprobar el decreto de liberalizaci√≥n de la contrataci√≥n laboral de las estibas, privatizando su gesti√≥n o lo que es lo mismo, que las ETTs o Empresas de Trabajo Temporal entren en los puertos espa√Īoles y conviertan un trabajo digno, con un sueldo digno en trabajo semi-esclavo como por ejemplo la hosteler√≠a precaria o las grandes cadenas comerciales o la limpieza. Se trata de expulsar a estibadoras y estibadores, pues os quieren echar y cambiaros por precarios mal pagados.

Por tanto, me atrevo con perdón a pediros lo siguiente:

-Primero mucho ojo en las negociaciones, yo sinceramente creo que ya demasiado habéis negociado y no es una crítica. Pero si cedéis más os caéis al mar. Si desaparece la lista, el turno, el… Estáis perdidos.

-Segundo para poder luchar con éxito, si me permitís y creo lo sabéis, tenéis que contar con el resto de la clase trabajadora y su apoyo, pues vuestra lucha solo puede ser sin cuartel y solos es muy difícil. Hay empresas exportadoras que se pueden ver muy perjudicadas por la huelga y por tanto debéis buscar la complicidad de sus trabajadores y su comprensión o de lo contrario sus empresarios los manipularan contra vosotros. Para ello es muy importante exigir la total implicación de los sindicatos de clase generales y trincarlos bien en apoyo vuestro.  

La batalla de la información es más difícil, pero hay que darla. Sobre todo la información a trabajadoras y trabajadores con empleo o desempleados. Para ello hacen falta dosis de humildad, de ponerse a su altura y de entender que muchas y muchos de ellos no se mueven o se mueven muy poco porque trabajan en unas condiciones malísimas, precarias y sin libertad sindical real. Que son las mismas que a vosotros las navieras, consignatarias y el PP os quieren imponer. Eso si no os despiden directamente.

-En tercer lugar os hab√©is convertido en estos momentos en el referente clave de la lucha de clases en Espa√Īa y no solo, pues pod√©is serlo a nivel internacional. Vuestra lucha anima a muchas personas y pod√©is contribuir y mucho a devolver la dignidad a la clase obrera y animarla a seguir luchando o volver a luchar. Eso exige una dosis de ejemplaridad por vuestra parte. Pedir ayuda no es malo; se dice pedir solidaridad, solidaridad obrera con vosotros y vosotras y que al mismo tiempo se√°is capaces de emocionar con vuestra lucha. Deb√©is mantener esa imagen de unidad y de fuerza al tiempo que de saber que sois un sector m√°s de la clase trabajadora. Informar, no caer en provocaciones y hacer ver que est√°is defendiendo vuestro pan y el de vuestras familias, porque eso lo quieren trastocar con la absurda mentira de que defend√©is privilegios, mientras lo que quer√©is mantener es vuestro pan y vuestra vida. ¬†

Finalmente la leyenda del portuario fuerte y valiente existe. Debéis hacerla verdad, pero ínsisto con la humildad suficiente para poder atraeros a la clase trabajadora y declarar que vuestra lucha es también por la vuelta a un trabajo digno y unas mejoras salariales, de las que todas y todos los trabajadores deben gozar.

Tenéis la razón y vais a vencer. No podéis perder. Para eso muchos otros vamos a estar hombro con hombro a vuestro lado.

Carlos Martínez

Ex portuario, politólogo y primer secretario de Alternativa Socialista/ SOCIALISTAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *