Los puertos en ascuas. Hemos de actuar

Mi implicación en la lucha de los estibadores portuarios, en tanto que ex trabajador del Puerto de Valencia, es total. Por tanto soy parte y mi opinión es de parte. Pero muy brevemente:

1 Es la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea la que fuerza la máquina y da alas a la Comisión Europea para pedir al Gobierno de España que implemente el decreto que elimina la estiba pública y el registro de trabajadores cualificados y cualificadas, con derecho a trabajar. Por tanto cuidado tanto con quienes reivindican la sentencia como con equivocarse con ella. La sentencia además viola tratados OIT y la propia directiva de servicios de la Unión Europea.

2 Ciudadanos, si vota en favor del decreto no logra nada, pues si el resto de la Cámara está en contra el decreto puede ser rechazado de todas formas. Si se aprobara solo quedan los recursos ante OIT y Parlamento Europeo e incluso tribunales, pero también la huelga, no hay otra. Eso, huelga, o la desaparición de las sociedades de estiba.

3 Los estibadores y sus sindicatos sólo pueden confiar en sus propias fuerzas y en la solidaridad de clase trabajadora, así como unir sus luchas a la de otros sectores laborales.

4 El resto de la clase trabajadora del estado español, sus hijos y sus abuelos, necesitamos a los estibadores en nuestra lucha por la dignidad, por el salario decente y contra el precariado y la pobreza. Nos necesitamos mutuamente. Por eso hemos de ser solidarios. Si hay huelga acudamos a los puertos a apoyarles, que no estén solos.

5 Si el decreto se rechaza y el gobierno pierde, entonces comenzará un trámite de ley que regule las estibas y eso prolonga la tensión, también la resistencia sindical obrera. Pero se incrementarán las presiones sobre el colectivo portuario. Por tanto la demostración de fuerza y la solidaridad, serán imprescindibles.

Por ahora templanza, tranquilidad, fuerza y unidad. Estar en las calles en todas las expresiones de reivindicación obrera, popular, estudiantil o de pensionistas y exigencia máxima al resto de fuerzas políticas para que nadie más colaboré con el PP y su gobierno. Detrás de todo J.P Morgan y mafias rusas y chinas. Las imposiciones de la Troika y las políticas neoliberales que impulsa la Unión Europea nunca favorecen a las clases trabajadoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *