¿Quién es la izquierda en el PSOE?

No es voluntad del autor apoyar a un candidato o candidata, sino a unas políticas, unas ideas y un programa.  El PSOE ha demostrado en los últimos lustros suficientes cambios de posición en todos sus dirigentes como para tan solo confiar de ahora en adelante en sus hechos.

Lo que sí que es cierto, es que el centenario partido tras años de cesiones, traiciones, avances sociales y retrocesos, (y no siempre equivocaciones), pero con el lastre inmenso de haber consolidado la monarquía heredera del franquismo y no haber querido –sus dirigentes- limitar cuanto menos, el poder de oligarcas franquistas y banqueros, vive ahora una revolución sin precedentes en  ningún partido español, ni nuevo ni menos nuevo. Lo cual habla y dice mucho en favor de sus bases. Una sana revuelta de sus afiliadas y en especial de aquellas personas que lo han dado todo, han aguantado todo y no han pedido nada. Una revuelta democrática sin precedentes que además puede acabar llevando al PSOE a posiciones de izquierda consecuente y socialdemocracia real o bien a seguir apuntalando el régimen de la corona y la banca.

No obstante y siendo justos, en ocasiones y ambos lados, ni son todos los que están, ni están todos los que son. Por tanto la pregunta es donde está la izquierda:

En un partido que es de origen obrero –Pablo Iglesias, Largo Caballero, Indalecio Prieto…- y marxista, que luego es usurpado con apoyos externos por un clan de comedores de tortilla ya en los inicios de los setenta del siglo pasado, que lo arroja a apuntalar el régimen juancarlista y sobre todo a defender el control del estado por parte de los de siempre  más respetar al máximo intereses de los EE.UU, hasta ahora todas las revueltas y victorias de su ala izquierda (Que las ha habido. Recuérdese que Felipe tuvo que dimitir derrotado en una ocasión) han sido reventadas por ese clan o sus vástagos. Todo ello a pesar de avances sociales innegables que hay que reconocer. Nos encontramos pues con que la única manera de saber dónde está su izquierda, es ya por su programa de futuro. El pasado hay que superarlo definitivamente, excepto el legado del maestro Pablo Iglesias y otros clásicos.

Por tanto su futuro bebe de su pasado, sí, pero anterior a 1982 fundamentalmente. Porqué el pasado del PSOE no es Felipe Gonzalez, que es presente para su desgracia, sino Largo Caballero o Juan Negrin. Y en base a esa recuperación de ideas y principios éticos y republicanos –de Republica- se daría curiosamente el que hacer en estos momentos. Por tanto la izquierda es la que se sitúe con las luchas obreras y en consecuencia derogue las dos reformas laborales. Se posicione en casos concretos con las camareras de piso de hoteles, esté a favor de los derechos consuetudinarios conquistados por los estibadores portuarios, apoye a las y los luchadores de ferrovial, el fin del intrusismo multinacional contra el taxi, desmonte el tinglado de los falsos autónomos del transporte y otros sectores o ponga coto y prohíba las practicas esclavistas y el prestamismo de las ETT…….

Ponga el candidato y su gente por delante el sector público e impida más privatizaciones rescatando sectores privatizados y apueste por la banca pública. Pero sobre todo se enfrente a una Unión Europea que hoy por hoy solo produce daño, sufrimiento y permite los más crueles abusos contra la clase trabajadora ya sea imponiendo desregulaciones laborales, obligando a privatizar o desmantelando sectores agrarios, ganaderos y sobre todo industriales en beneficio de otros estados y de las multinacionales.

La UE es hoy por hoy y lo es además porque es una pura institución de mercado y el mercado, es, el capitalismo. Es la UE el principal aliado de las multinacionales, de los poderes financieros y de los intereses privatizadores de grandes empresas y empresarios globales, al objeto de a costa del erario público y de los impuestos públicos seguir dominando y acumulando. Porque los grandes empresarios y sus directivos son muy liberales, pero todos ellos viven en realidad a costa de los estados.

Esas serán posiciones claves para distinguir a la izquierda, entre otras cuestiones. No debemos olvidar, avanzar y mucho en proyectos culturales y en derechos y participación democrática e igualdad de género y laicismo. No se trata de crear un estado con más servicios sociales que repartan las sobras de Amancio Ortega o Florentino Perez, se trata de crear el estado social y de construir socialismo.

Si esto no ocurre y no triunfa el sentido común socialista, sino la sumisión al sistema, en ese caso y siendo necesaria una fuerza socialista democrática, de las clases trabajadoras y republicana federal, os invito a todas las bases hartas de tragar, a construirla todas y todos juntos porque necesitamos partido socialista, partido del Trabajo.

 

Carlos Martínez

Del secretariado de Alternativa Socialista y de SOCIALISTAS 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *