¿Pero qué está pasando en los puertos?

 

 

Ya hay convocadas huelgas en nuestros puertos, para la última semana de junio y primera de Julio tras una huelga total de 48 horas finalizada el 15/6/2017 a las 24h. La huelga dada la unidad, la elevadísima sindicación del sector, su tradición y su cultura ha sido del 100/100 en todo el estado y así será en las siguientes ediciones.

Las y los estibadores saben que se juegan mucho. Su empleo. El decreto del Gobierno validado en las Cortes gracias entre otros a Ciudadanos y nacionalistas burgueses vascos y catalanes, tras ser rechazado por muy amplia mayoría en un primer intento, es en realidad una RECONVERSIÓN INDUSTRIAL. Un ERE encubierto. Tan solo dispone de consignación presupuestaria para despidos, bajas incentivadas y prejubilaciones. El gobierno del PP que le ha puesto las cosas a la patronal como se “las ponían a Fernando VII” y ha jugado a defender los intereses del banco JP Morgan y las multinacionales chinas del transporte marítimo, no puede ponerse a ahora de lado y decir que no va con él. Además el decreto viola el convenio 137 de la OIT, por lo que entendemos muchas, es ilegal. Es el gobierno de Rajoy el primer responsable de la huelga y la patronal mayormente extranjera, su única y exclusiva beneficiaria.

Todo esto humildemente, algunas personas como yo entre ellas, llevamos meses advirtiéndolo y denunciándolo en medios de comunicación virtuales, medios sindicales y partidarios y por redes sociales, así como a los propios estibadores. Advirtiendo también a quien nos ha querido escuchar que la patronal no iba a negociar fácilmente, teniendo un decreto que les beneficia tanto. Pues despide o prejubila a costa del erario público y encima introduciendo a las nefastas ETT en los puertos precariza unos de los sectores laborales con empleo más estable y salario más digno del estado español.

El PP y JP Morgan además de chinos y sus testaferros españoles tenían desde hace años el objetivo de desregular la estiba portuaria y acabar con un sector regulado que cumple por cierto con la directiva de transportes de la Unión Europea y el convenio 137 de la OIT además de con la legislación española que está demostrando ser pura filfa. Todas y todos los que se jactan de defender el estado de derecho y las leyes españolas las vulneran ahora con un decreto ley, así como por una sentencia que siempre denuncié del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El decreto Serna/JP Morgan/UE es el instrumento que provoca la huelga. Todas las personas de bien deberían saber que la intención del Gobierno, el PP y la Unión Europea, no es desmontar una “mafia” de trabajadores (resulta sangrante que un gobierno tan corrupto, hable de mafias) sino precisamente introducir las mafias del transporte internacional y acabar con unos y unas trabajadoras que nadie les regaló nada como ya hemos explicado en otros artículos.

Ahora el segundo paso, si consigue doblegar a los y las estibadoras, será privatizar los puertos o acabar de hacerlo pues en muchos de ellos ya hay rejas interiores y guardias de seguridad privados protegiendo instalaciones privadas y echando de su cometido laboral a lo que fueron los guarda muelles, ahora policía portuaria, que debieran ser junto a la Guardia Civil los únicos garantes de la seguridad en fronteras españolas como son los puertos. 

Se trata de privatizar todo, Se trata de vender nuestros puertos, se trata de precarizar todo el empleo. Se trata de sustituir trabajadores bien pagados por precarias y precarios o marineros mercantes tercer mundo mal equipados y peor pagados y alimentados a bordo. Se trata de JP Morgan y los chinos y vamos a dejarnos de tonterías.

Si alguien de los que están lanzando una campaña falsa y tendenciosa contra trabajadoras y trabajadores puede desmentir lo que se nos viene encima que lo haga.

Mientras tanto al resto de trabajadoras y ciudadanas de bien, les pido solidaridad con nuestros portuarios.

Carlos Martínez es politólogo y fue trabajador portuario (*)

(*) De Alternativa Socialista y Socialistas del Consejo Científico de ATTAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *