Sabemos lo que est谩 pasando. Pero es el momento de actuar

 

La situaci贸n de desigualdad y empobrecimiento de ampl铆simas capas de la poblaci贸n comienza a ser insoportable. Se est谩 instaurando un modelo social, sindical-laboral e incluso pol铆tico que no tiene ya nada que ver con los logros de la clase trabajadora espa帽ola al final de la dictadura franquista, la pre-transici贸n y la transici贸n. Todas las conquistas obreras desde finales de los a帽os sesenta hasta la d茅cada de los ochenta no solo est谩n siendo arrebatadas, sino que los nietos e hijos de aquellos y aquellas luchadoras viven y trabajan en peores condiciones. Tienen menos derechos. Resulta parad贸jico reivindicar la transici贸n, que tantas cuestiones pol铆ticas dej贸 sin resolver y que no acab贸 con el franquismo, que sigue incrustado en el poder y los poderes econ贸micos. Pero que sin embargo ese tardo franquismo no pudo evitar que gracias a miles de huelgas y manifestaciones, los derechos laborales y los salarios mejoraran sustancialmente. Miles de convenios colectivos firmados por entre un 20 y un 30% de incremento tras duros enfrentamientos dan f茅. Tambi茅n por avances legales que estas luchas sociales consiguieron.

Una Constituci贸n negociada bajo ruidos de sables y cadenas de carros de combate, no logr贸 cambiar la forma de jefatura del estado heredada de Franco ni avanzar hac铆a el federalismo y el reconocimiento de los derechos nacionales de los pueblos, pero sin embargo contemplo avanzados derechos sociales que ni entonces, ni ahora, se cumplen.

Pero lo cierto es que avanzamos en aspectos socio-econ贸micos bastante. Aunque nada nos regalaron.

Pero me pregunto si lo que est谩 pasando en Espa帽a es un hecho aislado y solo Rajoy es culpable. Nada de eso, Rajoy tan solo es un entusiasta ejecutor, un autoritario conservador. La contra-revoluci贸n conservadora (Reagan/Thatcher) dise帽o ya en los a帽os noventa el modelo social que ahora vivimos. La tercera v铆a y el felipismo avanzaron por esa v铆a y reconocieron el triunfo del 鈥渕ercado鈥 贸sea el capitalismo. Nada se pod铆a cambiar y la econom铆a ortodoxa era una ciencia irrefutable, la nueva teolog铆a, se trataba del dogma neoliberal.

El proceso de laminaci贸n del estado del bienestar y los derechos sociales, as铆 como de la privatizaci贸n de lo p煤blico comenz贸 hace ya m谩s de veinte a帽os. Fue y es toda una estrategia perfectamente estudiada y ejecutada.

Susan George entre otras personas, pero por ser una muy conocida y puesto que despierta un amplio consenso la cito, ya denunci贸 la situaci贸n en varios libros. En nuestro estado Juan Torres tambi茅n lo hizo. Hay art铆culos, libros y documentos pol铆ticos y sindicales. Luego sabemos lo que hay. Peor, sab铆amos lo que iba a ocurrir, pero no hemos sido incapaces de evitarlo las fuerzas de progreso y avanzadas. Am茅n de las numerosas claudicaciones sindicales y pol铆ticas. Susan Georg ya advirti贸 que el capitalismo estadounidense m谩s conservador no cre铆a en el cambio clim谩tico y/o le daba lo mismo que el planeta reventar谩 incluso por cuestiones religiosas, como efecto del protestantismo m谩s taliban, sectario y reaccionario.

Por tanto lo que estamos sufriendo es parte del plan del capitalismo, de la acci贸n de los 鈥渢hink tank鈥 o centros de estudio e influencia, financiados por grandes empresas, patronales y sectores econ贸micos multinacionales que en su mayor铆a son ultra-liberales y ultra-conservadores frente a unos pocos progresistas y otros 鈥減rogresistas鈥 es decir con barniz avanzado pero defensores del capitalismo sin m谩s, de los que forman parte pol铆ticas que afirman ser de izquierdas. Estos centros de ideas han financiado universidades, profesores; pol铆ticos de todos los partidos, sindicalistas y periodistas, han dise帽ando cient铆ficamente la desigualdad y como imponerla y han llegado a la f贸rmula m谩gica de la 鈥渁usteridad鈥 al objeto de superar la crisis financiera y econ贸mica de 2008, cuya aparici贸n tambi茅n fue denunciada previamente, lo cual indicaba que fue la oportunidad para imponer las ideas de los neoliberales.

Por tanto, nada nuevo bajo el sol.

Ahora lo importante es ya comenzar a superar la situaci贸n y enfrentarnos con claridad a la m谩s grande estafa y redistribuci贸n de rentas de pobres y clases trabajadoras en favor de ricos y grandes multinacionales y fondos financieros. Estafa llamada austeridad. Los planes de transferencia y keynesianismo para ricos, pues el estado aporta grandes sumas para beneficio privado, fueron ya implementados por el FMI en los a帽os sesenta y setenta del siglo pasado. Impuestos en 脕frica, As铆a y Am茅rica Latina. Que es lo mismo que ahora se impone en los EE.UU, Europa UE y resto de Am茅rica del Norte.

Ya estamos pues en la austeridad. Hemos vuelto a los a帽os sesenta del siglo pasado en muchos aspectos. Bien, ahora toca remontar y no va a ser desde los pa帽os calientes, como vamos a poder hacerlo.

Est谩n surgiendo resistencias obreras, luchas obreras y hay ejemplos muy recientes como la huelga de los estibadores y estibadoras, las huelgas de tele-operadores, la huelga de los vigilantes de seguridad del aeropuerto del Prat o las resistencias y huelgas de los taxistas frente a las nuevas formas de organizaci贸n empresarial que defraudan, evaden impuestos, destruyen empleo regulado e instalan un nuevo capitalismo virtual tan cruel y explotador como el 鈥渁ntiguo鈥.

Tambi茅n resistencias pol铆ticas y Sanders y Corbyn son preclaros ejemplos de ello y precisamente en pa铆ses de capitalismo avanzado e impulsores de la austeridad y l铆deres mundiales del capitalismo m谩s salvaje. Por eso su mensaje y acci贸n resulta tan enriquecedor.

Por tanto creo, propongo, en primer lugar que hemos de volver al internacionalismo, no hay ninguna soluci贸n nacional, eso es mentira y perjudica a las clases trabajadoras, que hemos de unir esfuerzos a las clases obreras de otros estados y continentes.

En segundo lugar que el 鈥渧iejo鈥 socialismo democr谩tico, ubicado entre la clase obrera y los pobres y ahora entre los nuevos pobres j贸venes y mujeres j贸venes, es el arma pol铆tica con m谩s futuro, porqu茅 frente a un dise帽o neoliberal de ideas y estudios hay que contraponer un socialismo organizado con ideas fuerza, historia y voluntad de cambiar el futuro, mediante la acci贸n organizada de las clases trabajadoras y las personas que no se conforman.

Que hemos de volver a ser luchadoras y luchadores y acordarnos de las personas, muchas de las cuales en el mundo, la mayor铆a, viven peor que los perros o las tortugas de los urbanitas de clases medias y est谩n peor alimentadas. Pero es que en nuestro occidente feliz con colas en los aeropuertos para pasar unas merecidas vacaciones favoreciendo de paso el cambio clim谩tico, hay millones de pobres. Vacaciones baratas porque las cadenas tur铆sticas y hoteleras pagan miseria a sus trabajadoras y las esclavizan en muchas ocasiones. Pero lo peor es que si esto no lo cambiamos, muchos y muchas de las ni帽as que esperan en la cola aeroportuaria, las felices vacaciones que sus pap谩s les pueden proporcionar, vivir谩n mucho peor, ser谩n m谩s pobres, nunca tendr谩n un empleo digno y jam谩s disfrutar谩n de una pensi贸n de jubilaci贸n.

Por todo esto la acci贸n de los trabajadores y trabajadoras de los controles de seguridad del Prat est谩n haciendo un gran trabajo por nuestro futuro. Los taxistas oponi茅ndose a la 鈥渦berizaci贸n鈥 de la econom铆a o las Kellys denunciando la semi-esclavitud y el lado m谩s negro del precariado, nos est谩n haciendo un gran favor. No es tan solo una reivindicaci贸n suya. Es nuestro futuro.

Por eso hay que generalizar las resistencias obreras, las luchas sindicales y dotarles de un contenido pol铆tico, pues nos enfrentamos a otro contenido pol铆tico, la austeridad.

Carlos Martinez

Es polit贸logo, co-primer secretario de Alternativa Socialista y de SOCIALISTAS

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos necesarios est谩n marcados *