Tras el 29 de Marzo ¿Que?

Habría que ser conscientes no sólo de las dificultades que conlleva organizar y montar una huelga general con todo en contra, sino también de otros factores que podemos comentar a continuación.

Primero el ataque de los medios de comunicación, todos ellos en manos de grandes empresas, bancos y del gobierno, por lo que el mensaje que la población de forma mayoritaria percibe es negativo -excepto en la red- y está además contando con dos factores negativos, como son la presencia muy activa de medios virtuales de extrema derecha y liberales en la misma, y además hay que tener en cuenta la tremenda brecha digital existente, que hace que millones de personas no puedan acceder a nuestra contra-información.

En segundo lugar, la ausencia de la izquierda en muchos barrios populares, así como de estructuras organizadas de carácter social, organizativo popular o sindical. La izquierda digamos “consciente” está alejada de la gente excepto en algunos casos y encima ha abandonado la pedagogía popular. Ya no hay estructuras fijas de educación popular, excepto en casos muy concretos y no generalizados.

En tercer lugar, el miedo. El miedo al amo. El miedo al despido, con una reforma laboral ya en marcha y por tanto perfectamente aplicable el día 29 y sobre todo el 30. El miedo a los de arriba y el miedo al futuro de mentes colonizadas por la televisión basura y el fascismo cotidiano de los poderosos, de los ricos, de las autoritarias derechas del estado español.

En cuarto lugar, nuestra propia división. Nuestro ajustes de cuentas internos. Las divisiones sindicales. El derecho de algunos visionarios o mesías a decir que es correctamente de izquierdas o no. Los guardianes de la ortodoxia. También las y los pactistas a cualquier precio. Los burócratas. Sindicalistas que ya han perdido la capacidad de jugarse el tipo en un piquete o que sencillamente, a fuerza de negociarlo todo, han perdido la capacidad de saber organizar una huelga general en condiciones duras y adversas. Los desconfiados de todo. Las y los nuevos burócratas de la no burocracia. Las manías de buscar la diferencia de forma infantil y ridícula, cuando enfrente tenemos a un enemigo común, cruel y estafador, gansteril y fascista que no nos distingue y para el que todas y todos somos sus enemigos de clase.

Aquí y ahora, el bloque crítico somos todos. Todas y todos estamos contra la contra-reforma laboral, contra la fiscalidad injusta y favorable a ricos y bancos que justifica recortes sociales para los de abajo, al objeto de enrriquecerse aún más los de arriba y consolidar su poder.

Tras el 29 el éxito será que salga bien la huelga. Nos fortalezca, una, nos conozcamos mejor y seamos capaces de organizarnos mejor. También que logremos que nadie juegue a nuestra costa ni con nuestro sacrificio. Esta huelga es de todas y todos los hartos y estafados, las indignadas, paradas, despedidas y explotados.

El capitalismo financiarizado que nos domina ha roto el pacto social. Está dispuesto a liquidar el estado del bienestar. Esa es su agenda real. Los capitalistas -que esos sí son el enemigo real- y los que detentan el poder, no van a ceder. A ellos les sobra ya el estado tal y como lo conocemos. Así pues en fase de derribo el estado del bienestar sobran miles de funcionarios y funcionarias que trabajan en servicios de tipo social y de atención ciudadana. Recordad: el estado liberal solo necesita policías, soldados, jueces y recaudadores, amen de algún ujier o fedatario.

Así pues, tras el 29 lo que hay que analizar es a que nos enfrentamos y dejarnos de espejismos. Olvidarnos de lo que fue. Construir lo que será.

Por tanto, entiendo que necesitamos una amplia convergencia socio-política que se enfrente a esta situación de emergencia y logre impulsar una revolución ciudadana, como la que ahora en Francia propone Melenchón, el socialista de izquierdas, candidato de la izquierda francesa en el Front de Gauche.

Una revolución ciudadana que rescate la soberanía popular y que logre impulsar la justicia y el reparto. El reparto y una vida digna para todas y todos.

Olvidémonos del Pacto Social de la postguerra y de los 60/80 del siglo pasado, eso ya ha finiquitado y es la burguesía, el nuevo y criminal poder financiero, la derecha los que no lo quieren; los que conscientemente, en una clara y desigual lucha de clases, nos han impuesto ya esta situación para la que han contado con cómplices, si, demasiados. Pero no es la hora de las vendettas, es la hora de saber donde está cada cual, y eso el día 30 de Marzo estará más claro.

1 Comentario

  1. Manuel Rodríguez Alcázar

    23 marzo 2012 at 21:52

    Gracias por tu sensatez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑