UE LeadersComunicado de las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción.

Cuando en febrero de 2011 surgieron las Mesas de Convergencia, con un llamamiento antineoliberal a la unidad de acción y la conjunción ciudadana frente a la crisis sistémica que dejaba abandonadas a su suerte a las personas, fuimos un grito que retumbó en un auditorio Marcelino Camacho lleno a rebosar. Desde su tribuna, hombres y mujeres de todo el estado español, de todas las sensibilidades, movimientos, partidos de todo el espectro progresista y sindicatos, a título individual, denunciamos lo que ocurriría si no uníamos nuestras voces y nuestra acción frente a las propuestas neoliberales.

A pesar de dos huelgas generales y el surgimiento de ese gran movimiento de regeneración democrática que es el 15M, a pesar de que la ciudadanía ha llenado las calles en numerosas ocasiones, los recortes -agudizados desde la llegada del PP, de la DERECHA, al poder- continúan. La salud y la educación son la última ofensiva del capital, de los mercados, del gobierno. Pero no serán los últimos. Pronto las prestaciones por desempleo y las pensiones pueden sufrir nuevos embates.

Estos días, en la reciente cumbre de la Unión Europea, se ha transmitido la sensación de que el Reino de España había salido fortalecido por las políticas a implementar en los rescates bancarios directos, así como por la posibilidad de los estados de pedir financiación directa al Banco Central Europeo. Pero desde las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción se denuncia que todas estas medidas favorecen única y exclusivamente a los bancos, al sistema financiero y no a las personas y sus derechos. Las autoridades de la Unión, todas ellas, han ido a salvar la moneda y la banca. En esta cumbre no se ha hablado de restituir derechos sociales, de mejorar el estado del bienestar, no. La propia Angela Merkel ha advertido de que todo acuerdo y/o compromiso tiene su letra pequeña. ¿Cuál es la letra pequeña de este rescate puramente bancario?

Rajoy sigue hablando de “reformas”. Mucho nos tememos que el verano será utilizado para profundizar en los recortes. Por tanto, tampoco entendemos la alegría del partido socio-liberal PSOE, ni mucho menos la afirmación de un cambio de tendencia en Europa.

Nos preocupa, y mucho, el llamado Pacto de Estabilidad, que, aprobado por todo el arco parlamentario excepto La Izquierda Plural, consagra la tiranía alemana y del Banco Central Europeo para imponer todavía más políticas de “austeridad” y cargar sobre la ciudadanía la factura de la crisis y la deuda privadas, facultando además a la UE a intervenir y fiscalizar a un estado en teoría independiente.

Exigimos la denuncia por parte del Estado Español del Pacto de Estabilidad y Gobernanza Europea. Es indigno y acaba con nuestra soberanía.

Insistimos, la convergencia en las luchas y movilizaciones es el único camino. Saludamos los intentos de buscar esta convergencia por parte de personas e iniciativas diversas, que plantean ahora pasos y referentes hacia ella, de la misma forma que nosotros lo hicimos hace más de un año ya, en el que no hemos dejado de trabajar, conectando con el 15M y con los sindicatos. Es, pues, necesario seguir confluyendo.

En estos momentos tan graves que estamos viviendo, las Mesas reflexionamos y proponemos a la sociedad:

1. Nacionalización de la banca. Los bancos rescatados ya con más de dos billones de euros de fondos públicos europeos y en particular los bancos españoles rescatados, son nuestros. El dinero de los rescates es público. Luego exigimos ya la nacionalización de la banca, pues su capital es nuestro. Nacionalizaciones, no como la de Bankia, sino reales y con control cívico, y actuaciones financieras éticas. Que el crédito vuelva a fluir a pymes y familias.

2. Prohibición de los desahucios a familias en paro o bien en riesgo de exclusión. Constitución de un Parque de vivienda pública de alquiler social, con las viviendas apalancadas por la banca.

3. Derogación de las contra-reformas laboral y financiera. Derogación de los autoritarios decretos-leyes que cercenan la salud, la educación y los copagos injustos y criminales.

4. No a las subidas del IVA, máxime sobre productos básicos y de primera necesidad. Reforma fiscal progresiva y justa, con la eliminación de las SICAV y la prohibición de operar en Paraísos Fiscales. Persecución del fraude fiscal de grandes empresas y bancos.

5. Recuperación de la soberanía popular y de la soberanía estatal. Proceso constituyente, pues la Constitución del 78 ha quedado fuera de lugar, tras la modificación exprés que consagra el déficit por encima de las personas y tras la vulneración de los derechos sanitarios, educativos, laborales, libertad sindical y de vivienda.

6. Derecho al trabajo. Hay que combatir el desempleo con medidas tales como la reducción de la jornada de trabajo, y, en última instancia, garantizar una renta a las y los parados, que les libre de la exclusión social y les permita afrontar la vida con dignidad.

Ante esta situación, solo las movilizaciones convergentes entre movimientos cívicos y sociales, los sindicatos y las asambleas populares y de barrio, podrán torcer este rumbo. Las marchas y la huelga minera del carbón señalan el camino. Por eso, todo el que pueda el día 11 de Julio debe estar en Madrid, con los mineros. Ese es el camino, junto a una amplia convergencia política y político-social de toda la ciudadanía que se opone al neoliberalismo.