Comunicado de las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción

Las MCCA entienden que la respuesta ya está en la calle y en la Huelga General Ciudadana y Global

Las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción denuncian que las medidas tomadas por el Gobierno de España y el PP que lo sustenta, por su calado y efectos sobre las clases populares, son en sí mismas un golpe de estado.

El presidente Rajoy compareció ante el Congreso y mintió una vez más, pues no desveló el auténtico calado del decreto de nuevos recortes, que -publicado en el  BOE con fecha 14/7/2012- ha demostrado ser todavía más duro, restrictivo y aniquilador de derechos sociales y laborales de lo que se anunciaba.

Las medidas rompen definitivamente el pacto de la Transición y acaban con la Constitución de 1978, que ahora es simplemente papel mojado. El PP impone toda una batería de acuerdos que acaban con el estado social y de derecho que pretendía ser el reino de España.

El decreto que el PP acaba de imponer desvirtúa la democracia, se ceba con los sectores más débiles de las clases populares, como son personas paradas, dependientes y jubiladas, privatiza sectores clave como la sanidad pública, los transportes ferroviarios y portuarios y, lo que es más grave, liquida los servicios municipales y locales que se gestionaban a través de los propios ayuntamientos, consorcios y mancomunidades. Pero es que además, todos estos cierres de empresas públicas, consorcios y ayuntamientos, provocarán más paro todavía, y por tanto mayor empobrecimiento de la población. A lo que se añade los recortes salariales del funcionariado. La pérdida de empleos públicos y las rebajas salariales de este sector tan importante generarán ruinas y quiebras de la actividad económica auxiliar de estos servicios, incluido el hostelero, y tan solo beneficiarán a empresas cercanas al poder, bancos y aseguradoras privadas.

Lo que el PP y su gobierno están haciendo tiene el beneplácito de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, y es una imposición de la derecha gobernante en Alemania. Es la clara y palpable demostración de que la dictadura de los mercados es una realidad y de que la Unión Europea solo impone políticas neoliberales y restrictivas, que siempre perjudican a las clases populares y trabajadoras, con empleo o sin él.

Ante esta vuelta de tureca, pues los recortes se comenzaron a aplicar en 2010, desde las Mesas de Convergencia Ciudadana, que llevan desde 2011 avisando, proponiendo e instando a movilizarse de forma conjunta todas las fuerzas sindicales, sociales, políticas antineoliberales y asamblearias populares,  insistimos en que hay que dar un paso más de cara a la construcción ya de un frente unitario de lucha social.

Hay ya instrumentos creados para ello, como las propias Mesas, pero también está funcionando una Plataforma Estatal en Defensa del Bienestar y lo Público integrada por más de cincuenta movimientos, asociaciones sociales y ONGs del desarrollo, entre ellas nosotros, Attac y Socialismo21, junto a CCOO y UGT. Esta plataforma, de hecho, convoca formalmente las manifestaciones del 19 de julio, que deseamos sean tan masivas como iniciadoras de muchas más luchas. Pero entendemos que esta Plataforma social, ya existente, se debe ampliar a otras fuerzas sociales y a fuerzas políticas realmente antineoliberales y consecuentemente defensoras de la democracia económica. Pero también entendemos que debe ser más participativa y activa en sí misma. Los tiempos en los que ya estamos, con un golpe de estado en marcha, así como el consiguiente incremento de la represión, los intentos de cambio del Código Penal al objeto de proclamar un estado de sitio y criminalizar las legitimas protestas,  exigen una unidad real y una codecisión que beneficiará a las luchas y reivindicaciones sociales. Por tanto, reconociendo la fortaleza y capacidad de los Sindicatos mayoritarios, no dejamos de pensar que hay que ampliar el espectro, dar entrada a nuevos movimientos de regeneración democrática y a otros sindicatos de clase.

Las Mesas, ante el atraco a personas paradas, funcionariado y trabajadores en general, ante el crimen contra pensionistas, enfermos crónicos y dependientes, ante la ruina que provocará en el pequeño comercio, pymes y autónomos, piensan que es imprescindible y urgente una Huelga General ciudadana y global. Llamamos a todo el pueblo a rebelarse, pues hay alternativas, pero completamente distintas a las que están aplicando los partidos sistémicos y la derecha en especial.

Lo que estamos viviendo es una operación política conservadora, neoliberal, represiva  y derechista tendente a liquidar el bienestar y transferir las rentas de las clases populares a los poderes financieros y a los ricos. La crisis es una oportunidad de los grandes, del capitalismo, al objeto de crear una nueva clase asalariada y trabajadora precaria, semi-esclava, derrotada y sin derechos, además de empobrecida, para de esta forma lograr que nos arrastremos ante ellos para suplicarles un empleo y poder pagar un seguro y un plan de pensiones privados.

Hay que construir un proyecto de futuro, pues HAY ALTERNATIVAS, hay que ir a las marchas y la huelga general en positivo, pues hay soluciones y las sabemos. Hay dinero de sobra, pero está en los Paraísos Fiscales, los bolsillos de los ricos, las SICAV y las empresas transnacionales. Sí podemos; podemos si somos valientes, dignos y pensamos en un futuro diferente.

La marcha minera sobre Madrid nos dio claves de acción y unió a la clase obrera con los nuevos precarios urbanos, los funcionarios empobrecidos y los autónomos arruinados, junto a parados y jubilados.

CONVOCAMOS A LAS MANIFESTACIONES DEL 19 DE JULIO.

LLAMAMOS A QUE SE DECLARE UNA HUELGA GENERAL, QUE DEBERÁ SER CIUDADANA Y GLOBAL, CON MAYOR DURACIÓN DE 24 HORAS EN LOS SECTORES MÁS SINDICALIZADOS Y AFECTADOS.

LLAMAMOS A TRANSFORMAR LA PLATAFORMA ESTAL POR EL BIENESTAR Y LO PÚBLICO EN UN FRENTE SOCIAL ANTINEOLIBERAL Y POR LA SOBERANÍA POPULAR.

PROMOTORA ESTATAL DE LAS MESAS DE CONVERGENCIA Y ACCIÓN CIUDADANA