La última encuesta de “El País” señala que los pueblos del Reino de España, ni olvidan, ni perdonan.

La bajada del PP es el justo castigo y todavía merece más. El estancamiento-bajada del PSOE -que sube un pírrico poco más de un 1% con este panorama- quiere decir, interpreto, que no es de fiar, no ilusiona y ya ha ido tantas veces de la fuente, de predicar una cosa y en el gobierno hacer la contaria, que al final se le ha roto el cántaro. La gente no es tonta, profesionales sin sustancia, neoliberales de la dirigencia baja, media y alta del PSOE. Al menos podían pedir perdón.

Un gobierno de unidad nacional es la única salida que puede ser imponga el sistema, al objeto de salvar el podrido régimen de la transición y de la incumplida, burlada y convertida en papel mojado Constitución del 78.

El aparato del PCE y de IU será féliz con su 12%, a pesar de ¡¡bajar en intención de voto!! Pero mucha gente y militancia de izquierdas, no. Pueden optar entre ser el KKE o ser un posiblitador real de construir SYRIZA. Pero ojo, SYRIZA y no un invento descafeinado. Pues la IZQUIERDA ALTERNATIVA a construir, debe ser plural, realista, con un programa concreto y de emergencia, con voluntad de GOBERNAR. Si de gobernar, no de subir puntos, no de coalición, sino de gobierno. Por eso, muchos socialistas de izquierdas y socialdemocrátas consecuentes y obreristas, exigimos y ya, o un cambio y una construcción nueva, al objeto de poder desde el gobierno frenar la dictadura de los banqueros, los oligarcas económicos y políticos, posibilitando el gobierno de las clases populares y trabajadoras con empleo o no. Si no, estas serán traicionadas junto a las necesidades y urgencias del pueblo de izquierdas, que por cierto es mayoría o es al menos claramente determinante.

El ascenso de UPyD es el fruto del hundimiento del PP, pero también del engaño y de las campañas de imagen, alta peluquería y una clase media despistada y en búsqueda de otra cosa y limpieza POLÍTICA. Pero en realidad solo significa un cambio para que todo quede igual y siga el neoliberalismo rampante, con otros nombres y otros apellidos. Pero de sustancia nada.

Es el momento. La Cumbre Social marca un hito y lanza a las calles a los pueblos del estado español contra el neoliberalismo de forma contundente. Pero CCOO y UGT, el resto de los sindicatos y la Cumbre Social, deben saber que el Pacto Social se ha roto definitivamente. No hay ya Estado real del Bienestar y, por tanto, hay que construir una nueva opción socio-política que propicie un regimen distinto, de derechos, deberes, obligaciones y justicia social redistributiva. El reparto y la igualdad.

Construyendo LA IZQUIERDA es algo ilusionante en pos de fenecer en un frente amplio antineoliberal, democrático, constituyente y justiciero. No hay ya tercera vía posible, ni inventos asesinos de la memoria y la cultura de lucha de las personas transformadoras, regeneracionistas, socialistas, comunistas y republicanas. Solo necesitamos un programa cabal, que niegue el pago de la deuda privada como si fuera pública. La creación de una potente banca pública y la defensa de la soberanía popular de la soberanía del Estado. Pero también de una nueva alineación del Estado Español en el concierto mundial y económico que permita salir del tunel del desempleo, la pobreza y la desregulación económica, social y laboral.

Ahora o nunca. Basta de inventos, basta de cálculos, basta de perder tiempo. No lo tenemos y además hay un golpe de salón contra la democracia a la vuelta de la esquina. Hay un golpe de estado socio-económico y político gestándose. Muchas personas -y yo entre ellas- ni vamos a callar, ni vamos a estar cruzadas de brazos.