El reino de España es el estado más desigual de Europa. Somos ya país bananero, con grandes fortunas como la de Amancio Ortega y gente pasando hambre. Vemos nuestro modelo más próximo en México. No es broma, es una constatación de la realidad.

En este reino hay gente pasando hambre ya y cerca de dos millones de familias sin ingreso alguno, mientras las clases populares solas soportan mas del 80% de los ingresos de la Hacienda Pública.

Al lado de esto, la expropiación forzosa de seis carritos de la compra en dos supermercados es una anécdota, pero terriblemente ejemplarizante y una denuncia simbólica contundente. Me solidarizo con el SAT y su acción.

Este Reino injusto, es donde más poder tiene la banca y menos impuestos pagan las grandes fortunas. Pero esta desigualdad e injusticia fiscal no es cosa de siete meses. Los neo-franquistas del PP la han agudizado, si. Pero que dirigentes del socioliberal PSOE hayan pedido justicia y condenado este acto justiciero y denunciador, no tiene nombre. Por lo menos se hubieran callado los mismos que se fueron indultado a banqueros delicuentes.

Hay que reaccionar y ya. Lo próximo, el robo de los 400 euros a personas paradas de larga duración, o al menos la dificultad y condicionantes que se pondrán a esta miserable “paguilla”, indica la catadura moral de nuestras oligarquías dirigentes.

QUE SE VALLAN TODOS.