Escribo desde la patria de Maquiavelo, cuya sombra espero nos ayude a crear “el Príncipe” que ahora es el pueblo harto, indignado y preñado de austeridad y pobreza por el capitalismo europeo. Pueblo dividido en mil repúblicas grupales que necesita unirse frente al imperio y la iglesia, que ahora representaría la Europa conservadora y sumisa a los imperios, el dinero y una idea ya caduca del mundo, un mundo cambiante y diferente.

Cada vez que vengo a una reunión internacional me entristece ver como una lengua extendida por tan solo dos estados europeos se ha impuesto sobre las demás, y que gente joven y ciertamente consciente y progresista la utiliza sin meditar el asesinato de las lenguas romances, celtas o germánicas.

Desde la Europa latina, desde la toscana roja y maquiavelista, escucho la jerga anglosajona como si fuéramos una reunión de yupis de multinacionales. El imperio triunfa sobre el babel popular y el inglés, impuesto a sangre y fuego en Irlanda, triunfa en las orillas del renacimiento, la cuna de la ciencia política y entre las y los que estamos por el cambio del sistema-mundo. Con esa lógica, dentro de poco, todo en chino. Pero eso si, menos los italianos, ellos y ellas utilizan su lengua. Son un pueblo culto a pesar de Berlusconi.

Estamos nuevamente en el mismo lugar que se celebró el primer Foro Social Europeo, seguramente el más productivo. Ese Foro gestó a SYRIZA, solo por eso… Ese Foro escuchó en silencio respetuoso al gran Pietro Ingrao hablar contra la guerra y la injusticia. Ese Foro significó el principio. Solo el recuerdo del maestro Ingrao ya me emociona, eso y un millón de personas cantando en la calle Bandiera Rosa, ya bastaban.

Tras él, los FSE fueron languideciendo, por no decir repitiéndose con pocas aportaciones mientras la crisis -es decir, el triunfo del neoliberalismo- hacía de la vieja Europa su principal bastión. Ante la magnitud de la crisis y el genocidio social conocido como austeridad había que reaccionar también a escala continental. Grecia, España y Portugal son el ejemplo a seguir en la lucha.

La Altersummit Florence 10+10 ha sido la respuesta. Una respuesta más social, sindical, socio-politica y propositiva que los FSE contra la agresión neoliberal exige más y mejor organización, y por tanto mejor formato. Creo que esto es un avance, y hace falta crear el sujeto político europeo de carácter convergente y para la acción.

La luz de la primera huelga general de la Europa greco-latina está en el ambiente. Esta luz sin duda nos hará avanzar. ATTAC España, presente en Florencia dentro de la red ATTAC Europa, será participe e informará de la cruel situación que sufren los pueblos del Reino de España, pero también sus luchas y esperanzas.

Ya nada regresará al pacto social de la Europa de la postguerra. Ahora lo primero es luchar y coordinar las luchas. Construir un gran Polo Social frente a la Europa del Capital y, tras eso, ir debatiendo propuestas y soluciones. Dos fundamentales, cómo levantar otra Europa social y democrática, y también como denunciar a los verdugos, los causantes, y juzgarlos en tribunales populares, al objeto de que se conozca su naturaleza y los pueblos sepan quienes son los mercados.

En la inaguración las llamadas a la convergencia entre movimientos sociales, sindicatos y actores politicos antineoliberales, han sido constantes y recurrentes, y no hay otra. Pero convergencia, ni convocatorias, ni estratos diferenciados, ni mucho menos autoridades. CONVERGENCIA.

Pero converger y coordinarnos para ser efectivos y contundentes. La pobreza y el hambre avanzan por el sur, pero millones de alemanes sobreviven con mini-sueldos de miseria. Aquí en la Florencia roja, autoliberada por los partisanos antes de la llegada de los aliados en 1944, trataremos de forjar una nueva alianza partisana antineoliberal. Maquiavelo, tan falseado por frailes y conservadores, estoy seguro que nos inspirará.

Mientras tanto un acordeón suena con la música del Bella Ciao ¿Será toda una premonición?.