El Socialismo es un concepto amplio y emancipador que no es propiedad de ningún partido en concreto, sino de sus seguidores y seguidoras y de las y los que defienden sus principios de igualdad, democracia también económica y una nueva sociedad no capitalista y con propiedad pública y/o colectiva de los medios de producción y de consumo. Para ello, la lucha de clases contra los poseedores y dominadores es esencial, tanto como defensa de los logros y derechos sociales, como su consecución y lograr el reparto de la riqueza.

El Socialismo tiene en Marx uno de sus principales y más lúcidos pensadores, pero también hay otros muchos que han elaborado, difundido y propuesto. Así como muchas personas socialistas que han dedicado su vida a la lucha social y emancipatoria. Si bien igualmente sufre usurpadores de esta idea en beneficio de la banca, los capitales y las doctrinas liberales. En el Reino de España han abundado y abundan este tipo de piratas políticos. Han robado una hermosa palabra, llena de esperanza para regalársela a los poderosos, a los explotadores e incluso a un rey desprestigiado, decrépito y heredero de Franco.

El Socialismo tiene en Europa y Latinoamérica una rica tradición y ha logrado éxitos parciales innegables, tanto en su escuela socialdemócrata como socialista, como comunista. Actualmente surge con fuerza el eco-socialismo ante la destrucción del planeta que de forma constante significa el capitalismo, y por tanto no podrá defenderse la madre tierra sin otra forma de sociedad igualitaria, frugal y sustentable, lejos de consumismo criminal.

Por tanto, conscientes de la necesidad de aportar una visión socialista amplia e integradora y recuperar para las clases trabajadoras y populares, ese socialismo de origen obrero e implicado actualmente y a fondo en la Revolución ciudadana que comenzamos a vivir unos y unas cuantas socialistas y personas de izquierdas, que no nos resignamos a ver como se dilapida una tradición que tanto ha aportado y puede aportar y una visión de la vida antineoliberal y de reparto y justicia que es la verdadera libertad real y no la puramente formal que liberales y socioliberales propugnan. Organizados en diversas plataformas abiertas y participativas, trabajamos dentro de esta corriente de acción y pensamiento. Un núcleo de nosotras y nosotros agrupados en Construyendo La Izquierda, estamos trabajando en un próximo encuentro europeo de personas reconocidas de la izquierda del continente que han dado pasos decididos tanto de favor de la convergencia de las izquierdas, como de recuperación de la dignidad del socialismo.

Así pues, desde Construyendo la Izquierda vamos a trabajar al objeto de ayudar a clarificar y construir la alternativa socialista, para buscar la convergencia, la coalición, la alianza de las izquierdas. Somos unos más en este intento ilusionante. No somos, mejores, ni peores que nadie, solo somos personas que creemos que la política necesita revitalizarse con nuevas formas de participación reflexión y trabajo, diferentes de de viejos tics y dogmatismos superados y que las personas jóvenes desprecian. Sabemos además que sin el concurso de los movimientos sociales y los sindicatos de clase, nada será posible, de forma que tanto auto-organizada como contundentemente, frenemos los recortes genocidas que sufrimos, así como las privatizaciones gansteriles y con trampa que de forma miserable y ladrona ponen los servicios públicos al servicio de intereses y negocios privados de los amigos del poder, es decir del poder y esto desde el caso Cisneros hasta Güelmes y la verdad de la privatización de la sanidad madrileña, pasando por las privatizaciones bancarias y el expolio de las Cajas de Ahorros, se repite constantemente desde que en los años noventa del siglo pasado en Consenso de Washington decidió acabar con el estado del bienestar e impedir el estado social a sangre y fuego.

Es por eso que vamos a pedir que personas reconocidas venga, nos apoyen, den aliento y ayuden, pero también nosotras e ellos, intercambiando experiencias y proponiendo formas de acción conjunta.