El otoño que nos espera. El mundo comienza a cambiar de base

Hay un tema que nos produce a veces cierto miedo, y es la anticipación o predicción científica del futuro más o menos próximo. Para esto hay que tener datos, bucear en los de los centros de pensamiento del poder, las derechas y las finanzas o saber interpretar sus mensajes -siempre crípticos y nunca veraces- cuando los hacen públicos, pero que en ocasiones sus expertos publican a título personal. Nos parece, a la izquierda plural y a los altermundistas y transformadores sociales, ser como una especie de Nostradamus o, peor aún, videntes en los que cara a la galería no creemos, o simplemente nos burlamos de sus prácticas.

Lo cierto es que hacer propuestas de anticipación elaboradas no solo es necesario, es que es imprescindible y de hecho bastantes intelectuales del pensamiento crítico las hacen -incluso a veces sin proponérselo-, pero predicen. Lo que ocurre en el campo contrario es evidente: que fallan y se equivocan, pues los poderosos y sus instrumentos de coerción o de salvaguardia de “ganancias” nos llevan la delantera, cierto, pero nos juzgan según su lógica, que no es la nuestra. Por ejemplo, los círculos de pensamiento del PP o del Gobierno, de la Unión Europea y los bancos a estas horas, están analizando ya cual será el próximo futuro del Movimiento 15M y sus próximas propuestas, así cómo y de qué manera neutralizarlo y/o absorberlo y, tonterías aparte de lo que difunda Intereconomía, la extrema derecha o tertulianos pirados conservadores, ellos si lo ven y estudian y predicen con seriedad sus próximas jugadas al respecto.

La anticipación como instrumento de lucha

Otra cuestión que muchos nos planteamos, es ¿cómo pretendemos hacer la revolución pacífica y democrática en el Reino de España y no analizar lo que ahora está ocurriendo en el mundo? Pero lo que está ocurriendo a todos los niveles, incluidos en los centros de represión y ocupación, centros de alienación cultural y centros de poder político que se autodefinen de influencia. No es cuestión tan solo de saber si en tal o cual país hay manifestaciones, sino que ocurre con la actual situación geoestratégica mundial y si podemos tener o no aliados no pensados en las plazas, incluso denostados por algunos puristas, pero cuya concepción del sistema-mundo nos puede ser útil para nuestros objetivos de cambio y revolución democrática y económica.

Las y los tunecinas pillaron por sorpresa a Occidente y a la OTAN. Egipto también, pues la confianza de los USA, la Unión Europea y la OTAN en Mubarak era inmensa. Pero tras el 15M -que fue otra sorpresa- el 19J lo fue menos, de forma que ahora el estado español, Grecia y Portugal están en el punto de mira, en el objetivo. Queda claro que la primera opción es mediante planes de “austeridad”: acabar con el bienestar y lo que de estado social quede, y avanzar hacia el capitalismo salvaje, pero las resistencias populares y cómo combatirlas también están en la agenda. Está claro que las revueltas árabes les pillaron por sorpresa, y que el 15M no lo vislumbraron tal y como está resultando. Está más claro todavía que son tan engreídos, autosuficientes y estúpidos (todos y todas, todos ellos, incluidos los partidos del sistema), que aún no han sido capaces de ver que su mundo se les está moviendo bajo los pies y creen que, de grado o por fuerza, lo podrán controlar.

Hay que perderles el miedo, que no el respeto. Fallaron con las predicciones sobre su crisis económica y financiera, fallaron con el reventón de la burbuja inmobiliaria. Están fallando y produciendo, lo que es peor, mucho sufrimiento con sus planes de rescate y de contención y superación de su crisis. A pesar del auge económico, político, comercial e incluso militar de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), siguen pensando que son la comunidad internacional y controlan el mundo. Solo Alemania por ahora parece haberse dado cuenta. Pero siguen jugando a salvar los Bancos, todos ellos (Occidente) -incluida Alemania- aún a costa de machacar y asfixiar a los pueblos de nuestro estado y de toda Europa.

A pesar de sus fallos, fruto de su incompetencia y sobre todo de su autosuficiencia, los gobiernos occidentales y las potencias centrales no se resignarán a que las revoluciones populares logren sus objetivos. Será pues imprescindible no sólo seguir movilizados, sino sobre todo coordinados y teniendo en cuenta lo que puede pasar. El primer, o más conocido, vaticinador del futuro fue Marx, que predijo de forma magistral las crisis del capitalismo y las causas de lo que será su crisis terminal. Otros economistas marxistas como Kondratieff, igualmente fueron capaces de forma científica de ver lo que iría ocurriendo, para sufrimiento de las clases populares. Ya en estos tiempos, Ignacio Ramonet tiene artículos que anuncian de forma clara lo que ocurrirá con la economía financiarizada. No hacía falta ser un gurú, con tan solo ser un observador preparado, sensato e imparcial para poder vislumbrar lo que podía ocurrir. Pero es que el mismo Ramonet y Cassen no solo anunciaron la crisis que la nueva fase del capitalismo llevaba en sí misma, sino que también denunciaron que el neoliberalismo no necesitaba la democracia, sino que le sobraba; y efectivamente, no solo sufrimos la dictadura de los mercados, sino que en aras de la “seguridad” nunca la democracia formal occidental había sido de tan baja calidad, ni sufrido tantos retrocesos.

Vuelven a haber prohibiciones de partidos, leyes electorales restrictivas, paro también campos de concentración y leyes policiales de excepción. No demos pues lecciones a nadie por favor, y mucho menos a los países árabes que están buscando su propio modelo democrático, colocando al frente de la misión, por parte de Europa (UE) para “apoyar la democracia en el mundo árabe”, a una persona vinculada y atada al club Bildelberg. Resulta tragicómico. En el Estado español pocas personas hay que, viendo y estudiando los temas, se atrevan a predecir: el economista y presidente de ATTAC Andalucía, Fernando Moreno, es uno de ellos; otro es Manolo Monereo, politólogo y hombre de confianza de Anguita cuando este era coordinador de IU, y actual miembro de la Coordinadora de Socialismo 21 y de las Mesas de Convergencia. Hace poco incluso Juan Torres y Vicenç Navarro lo han hecho. En nuestros ámbitos está claro algo que podemos advertir lo siguiente, tras haber leído a todos estos autores citados, así como a Institutos de Avance que trabajan para financieros e inversores y siguiendo la propia lógica y observación personal: que la crisis financiera se agravará y mucho, y septiembre puede representar un nuevo estallido económico similar al de 2008, pues los planes de “rescate” están fallando uno tras otro.

Que podemos tener un “otoño caliente” desde todos los puntos de vista. Las rebeliones cívicas continuarán en Europa y se pueden agravar en los USA, donde los planes Obama están fallando -y fallarán aún más-. Hay varios Estados de la Unión ya con grandes conflictos.

El presente y el próximo futuro

Mientras tanto, los BRICS, que pueden tener algunos problemas -como China, que está frenando su crecimiento actual-, si bien siguen poco a poco su estrategia inteligente de avance no agresivo y de dominio comercial, pero mediante la economía productiva al revés que Occidente. Todo ello combinado con su rearme militar, si bien sin ser agresivos, pues no se plantean -a diferencia de Occidente y de las potencias centrales- ninguna intervención militar ofensiva ni guerra de ocupación. El paradigma mundial cambiante tendrá muchas consecuencias. Pero para que sea positivo y no un cambio de capitalismo por otro necesitamos fortalecer la coordinación mundial de las fuerzas de los pueblos, democráticas y sociales, mediante el Foro Social Mundial, así como en una estructura internacional política de las izquierdas revolucionarias o transformadoras pero de carácter participativo y superador del capitalismo.

Inmanuel Wallerstein señala que estamos ya ante el cambio del sistema-mundo y Samir Amin habla del capitalismo senil. Estamos en la post-globalización y seguramente en el post-altermundismo también. Los BRICS practican un nuevo capitalismo nacional, como el propio Bernard Cassen defiende. Necesitan los BRICS para consolidarse una nueva unidad monetaria, de ahí su interés por el euro, puramente instrumental, pero que existe. Ese mismo euro que a nosotros nos está perjudicando en muchas ocasiones, otras nos puede, si no beneficiar, sí al menos frenar situaciones peores. En cualquier caso, los emergentes plantean la creación de una nueva unidad monetaria y combaten, de forma blanda pero contundente, al dólar. Así pues este otoño, con un rebrote de la crisis, las luchas sociales en Europa pueden incrementarse y crecer en intensidad y a escala de la Unión Europea.

También puede haber un incremento de la extrema derecha, pues la búsqueda de elementos que favorecen finalmente a la derecha es su especialidad,-la de la Unión Europea- cargando la culpabilidad de la crisis contra los inmigrantes, en lugar de señalar a los auténticos culpables: los bancos y la especulación financiera. La deuda “soberana” servirá para seguir atacando a los pueblos y favoreciendo a los bancos, pero un nuevo colapso financiero los pondrá en grandes dificultades nuevamente y los estados, ya muy debilitados, poco podrán hacer para inyectarles más capital, además tal vez comiencen a temer las revueltas. Ante esto, intentarán nuevamente la criminalización del Movimiento 15M y seguirán las campañas contra los sindicatos de trabajadores, que se opondrán a las medidas anti libertad sindical y contra la negociación colectiva, pues no tienen otro remedio. Caminamos pues hacia una nueva Huelga General, y esto nos obliga a buscar puentes y entendimiento con la clase obrera organizada, que además de forma personal está ya muy vinculada al movimiento de los movimientos. Todo esto puede acabar bien o mal, todo depende de las fuerzas que seamos capaces de agrupar pues, gobierne quien gobierne, la calle se agitará.

Construyendo alternativas colectivas

Todavía están muy verdes las alternativas políticas, pero las vanguardias centralizadas están -y ya era hora- muy mal vistas. Por tanto, hay que buscar nuevas formulas y generar confianza entre las personas activas y concienciadas y un programa sencillo de regeneración democrática y valores republicanos, que defienda y acreciente la soberanía popular y proponga exactamente lo contrario de lo que ahora están haciendo los gobiernos y los poderes financieros.

La gobernanza mundial que está cambiando también exige un cambio de política exterior de la Unión Europea, supeditada al imperio decadente de los Estados Unidos y a la visión anglosajona del mundo cada vez más agotada. No podemos más que defender la multipolaridad y la búsqueda de nuevas alianzas comerciales y productivas con los emergentes, buscando el cambio del paradigma económico, saliendo de la falacia del crecimiento ya imposible y mentiroso a un desarrollo armónico y sustentable, y sabiendo que el principal reto de la humanidad ahora es frenar el cambio climático y salvarnos de las hambrunas que, de no hacerlo, nos asolarán en pocos años.

Perdamos también el miedo a los BRICS. No creamos las campañas contra las potencias emergentes y las revoluciones o procesos de cambio en Latinoamérica que el grupo PRISA, por intereses económicos, financia u otros grupos de la prensa corporativa, por interés también económico e ideológico, denigran. En este mundo nada es perfecto, no hay modelos a copiar, sino inventar y ver lo que es lo mejor para las clases populares y para asentar y defender una democracia verdadera partiendo de nuestras propias experiencias y haciendo converger luchas y voluntades.

3 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo en que todas estas revoluciones, revueltas y movilizaciones les han pillado por sorpresa, perp no veo tan claro que no hayan sabido ver con antelación lo que ocurriría con la burbuja inmoviliaria y el estallido de la crisis, o que no sean capaces de darse cuenta de con sus medidas no hacían nada más que agravar la crisis, otra cosa es que les interesase mirar hacia otro lado por eso del máximo benefico al más corto plazo, hoy gano dinero, mañana veremos. Excelento artículo, felicidades. Se me olvidava, si el capitalismo es mundial y nos ataca a nivel internacional, démosles una respuesta al mismo nivel, ¡Huelga Genral Europea Ya!

  2. Celebro haber tenido la ocasión de ver en CNN la entrevista que te hizo Iñaki Gabilondo. Gracias a ella conocí ATTAC y al magnífico equipo de economistas y periodistas a cuyas enseñanzas y opiniones he tenido acceso desde entonces. Es una fuente de esperanza comprobar que en Europa existe una izquierda real, viva y combativa. Va a ser una herramienta imprescindible para hacer frente al riesgo, cada vez mas próximo, de fascistización de todo el continente. Solo echo en falta la ausencia de referencias al ocaso de la era del petroleo barato, (el llamado Peak Oil), y a las consecuencias políticas y sociales a las que, previsiblemente, dará lugar.
    Un saludo

  3. Gracias. Esclarecedor. Esperanzador. Lúcido…
    Tenemos que empezar a oír con claridad para tener miedo. Porque el miedo es la alarma que avisa de que algo importante se va a perder. El miedo activa, pone en guardia, lleva a actuar.
    Tenemos que dejar de protegernos todos mútuamente callando lo que es incómodo.
    Creo en la claridad y en la predicción informada y lúcida.
    Te invito a visitar mi blog en el que trato de hacer algo parecido con la psicología.
    http://coconversando.wordpress.com
    y el grupo de Facebook Terapeutas Indignados donde elaboraremos un manifiesto al respecto.
    http://www.facebook.com/#!/pages/TERAPEUTAS-INDIGNADOS/153370578079746
    Gracias y un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑