El salir hoy a la calle, día 14 de Abril, debe ser un acto de responsabilidad de cualquier demócrata. El apoyar una nueva Constitución más democrática -y por supuesto más social- y por el reparto y la igualdad en deberes y ante la justicia, es una obligación para cualquier persona de bien y respetuosa para con sus semejantes.

El periodo más esperanzador de la historia de España, iniciado un 14 de Abril de 1931, nos fue robado por un golpe de estado cruento y violentamente. Hoy la familia real se asienta en ese golpe de estado y fue impuesta por un golpista.

Hoy una familia real con múltiples casos de corrupción a sus espaldas, que nos desprecia, utiliza y vive a nuestra costa, reina y ocupa con tanta indignidad como injusticia la jefatura del estado del Reino de España. El reino injusto, donde se roba a los pobres, se atraca a los trabajadores y trabajadoras, se liquida y arruina a las pymes y economía social y se gobierna solo en favor de las grandes empresas y de las grandes fortunas y bancos.

Por dignidad, solo por dignidad y por un futuro más justo y con esperanza: traigamos la República.