El hueco de una socialdemocracia consecuente y de izquierdas, de un socialismo transformador y democrático, comprometido con la revolución ciudadana, el hueco del socialismo en Europa vinculado a figuras contemporáneas como Oskar Lafontaine o Mélenchon, solo puede ser llenado por socialistas y en el estado español, hay muchos y buenos socialistas. Hay millones de votantes socialistas en la abstención desorientados, hartos, traicionados por lo que creían su partido, que no han vuelto a votar o a confiar en nadie. Esa confianza la pueden recuperar socialistas. Digo pueden, si se trabaja y si no se engaña. Una Plataforma socialista en la izquierda y por la construcción de la izquierda, de una izquierda más amplia, es imprescindible, de hecho está en construcción.

Pero estos socialistas también somos conscientes de que es imprescindible abrirnos a otras personas e intentar nuevas formas y formulas organizativas, que la ciudadanía hoy nos demanda. El fracaso de la vieja política junto a su agotamiento hace imprescindible un nuevo tipo de movimiento político más amplio y cívico.

La profunda crisis social que las clases populares sufrimos y las agresiones contra nuestras vidas encaminadas a un nuevo capitalismo decimonónico, que se nos está imponiendo, nos obligan a reaccionar ya. Sabemos que la socialdemocracia ya fracasó pero el socialismo es justicia, es igualdad, es reparto, es poder compartido y es libertad. El socialismo es futuro e ilusión. Está por construir.

Hoy 25 de Abril recuerdo emocionado los claveles rojos en las bocas de los fusiles de asalto. También el 25 de Abril fue traicionado, pero ahora el pueblo portugués reacciona cantando el Grandola Vila Morena que sacó las tanquetas de la libertad a la calle. Vuelve a haber ilusión y ganas de luchar.

Hoy 25 de Abril reflexiono y pienso que las ideas pueden ser traicionadas, pero las ilusiones y las ganas de cambio no, las ansias de lucha por la justicia, no. Por eso sé que triunfaremos sobre ellos y lograremos volver a salir a la calle a reconquistar la libertad y la igualdad.