Y los montes parieron un ratón

Cuando un partido recurre para renovar a sus veteranos a gentes que jamás han pisado una obra, una oficina o un estudio para fichar y ganarse la vida; que jamás han sacado una oposición, ni buscado empleo, está situando en la cima a gentes que no entienden la vida normal y su tremenda dureza. Personas que ni son representativas ni son humanas, sino burócratas, marrulleras y autoritarias acostumbradas a mandar. Son carne de banquero.

Cuando un partido no tiene nadie normal, trabajador o parado, que poner o proponer a puestos de responsabilidad, hace fraude al pueblo. Un partido de profesionales neoliberales -aunque se llamen de otra manera-, regido por profesionales de la carrera política sin oficio ni beneficio, ni merece el respeto de nadie, ni su voto.

Por eso se entiende el apoyo a un pacto con el PP que solo beneficia a los EE.UU. y al capitalismo alemán. Por eso se entienden las purgas de Sevilla por parte de alguien sin rasgos humanos. Por eso se dice que hace falta -y ya- una Alternativa Socialista, democrática y trasformadora, superadora del capitalismo.

Ayer Soraya, hoy Susana, mañana tal vez Madina. Da igual, a Botín no le preocupa, son los suyos.

Ya no se debe transigir más. Algunos hace ya unos años que no lo hacemos. El socialismo está en la calle, ya no está en el PSOE.

3 comentarios

  1. briareoh dice:

    Completamente de acuerdo. Estamos gobernados por funcionarios de alto standing, o incluso personas que únicamente ha “trabajado” dentro de partidos. Gente que no ha pegado golpe al agua en su vida, que desconoce totalmente lo que hay “ahí fuera”, los problemas de la ciudadanía, sus necesidades. Mientras esto siga así y sean sustituidos por cachorros fieles, este país se irá al carajo.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *