Hablemos claro sobre el Paraíso Fiscal y la Gasolinera insostenible instalados en la Colonia Británica ubicada en Andalucía

La hipocresía del gobierno del PP le ha provocado caer en su propia trampa, y es que ahora y cuando nunca lo había hecho -ni se le había ocurrido hacerlo- se ve obligado a denunciar y combatir los delitos ecológicos que la Roca gibraltareña comete a cientos diariamente.

También se ve obligado a denunciar el Paraíso Fiscal y lavadero de dinero negro español masivo que es Gibraltar. Sin embargo, ambas cosas perjudican los intereses de defraudares y empresarios sin escrúpulos -la mayoría por cierto sociológicamente de derechas y potenciales votantes del PP- pero tanto ha tensado la cuerda el gobierno que ahora…

Lo cierto es que durante años Ecologistas en Acción y ATTAC Andalucía han denunciado en solitario y con nulo éxito ambas cuestiones que ahora el PP se ve obligado a utilizar. Ningún gobierno nos había hecho caso -a Attac y a Ecologistas en Acción- y además se había protegido la actividad delictiva de cuello blanco, porque de lo contrario no se explica nada de esto. Lo dijimos hace tiempo y está escrito, ningún Caso Malaya hubiera sido tan fácil sin un Paraíso Fiscal a veinte minutos en “Mercedes”, ni Gürtel o caso PP-Barcénas hubieran tenido otra válvula de escape -por cierto, la colonia británica no ha aceptado las comisiones rogatorias de la justicia española sobre estos asuntos-.

La izquierda y el centro-izquierda institucionales no han estado muy finos en este asunto, y ahora le dejan al PP la baza de perseguir fraude y delitos ecológicos aunque sea obligado por las circunstancias. Con tal de llevar la contraria o llamar al dialogo le dejan al PP el campo libre en la defensa de intereses legítimos que nunca había defendido, ni están en su ADN defender. El problema no es Gibraltar español, que lo es. Gibraltar es una colonia tomada por la fuerza -como todas- y mantenida por la fuerza de las armas -como todas-. El problema es consentir un Paraíso Fiscal que roba dinero al fisco español y perjudica por tanto a la sanidad o la educación públicas entre otros servicios, y una base militar imperialista y agresiva que favorece el control del estrecho por los anglo-americanos exclusivamente.

La izquierda institucional, y no digamos los socioliberales, no se han enterado de que Gibraltar es rico porque la Línea y su entorno es pobre, y porque su Paraíso Fiscal y las consecuencias que produce empobrecen la zona e impiden su desarrollo. Hace años, discutí con un diputado “socialista” español por Granada, que me decía ante mis denuncias que Gibraltar no era un Paraíso Fiscal. Por otro lado, la principal industria gibraltareña es la bélica y en esa base se reparan también buques nucleares. Por eso Gibraltar no tiene paro.

El problema grave es que hay cuestiones de primer orden ideológico que han sido abandonadas por muchos dirigentes que se creen de izquierdas, como el anti-neocolonialismo, la justicia fiscal global, el reparto en beneficio de lo público, la persecución del fraude y la especulación, así como oponerse a la privatización de la política. Ahora y gracias a ellos, el PP puede comenzar a hacer demagogia y enarbolar la bandera que debiera haber defendido la izquierda. Solo encuentro dos explicaciones, que son: o bien el desconocimiento y la ignorancia, o bien la sumisión perruna a la OTAN.

Un consejo, mirad estos días cuantas web de izquierdas y personas de izquierdas que nos hemos atrevido a hablar claro sobre este asunto y con un mensaje de izquierdas. A mi personalmente no me sale del alma dejarle esta asunto al PP cuando hasta ahora ha sido consentidor mientras otros -rojos y rojiverdes a mucha honra- lo hemos denunciado y escrito está.

Finalmente ¿Alguien me puede dar un ejemplo de un Paraíso Fiscal cerrado o clausurado mediante el diálogo? De hecho no se ha eliminado ninguno. ¿Si China no fuera China y sus valores -que los tiene- Gran Bretaña hubiera respetado el tratado de los 99 años y devuelto Hong Kong?

El dinero robado y blanqueado en Gibraltar es tan criminal como los recortes sociales y una demostración de que, como se afirma en los muros de CLI-AS, sí hay dinero. Hay mucho dinero, de sobra, pero los ricos nos lo ocultan y los gobiernos europeos consienten.