El PP cree que en el mundo no saben que es un partido corrupto, que además roba a pensionistas y personas paradas, cierra hospitales y quita las becas de estudios e investigación, pero que en cambio quiere organizar unos juegos olímpicos para derrochar.

Estos ladrones derechistas confunden a Madrid con todo el estado español, sus intereses y los de sus amigos con los de los pueblos de España, incluido el pueblo madrileño, al que le están cerrando y privatizando la sanidad.

Vaya, que hasta en el COI lleno de pajaritos de cuentas y tipos también corruptos o millonarios sin escrúpulos y familias reales, se han dado cuenta de que el PP tiene sitios mejores para gastar su dinero -es decir, el nuestro, el de los pobres- porque en esta monarquía bananera y de risa los ricos no pagan impuestos.

Ha quedado claro, que ni el principito y la hiperoperada de estética -a nuestra cuenta- princesita venden ni un alfiler, y el miserable de Rajoy y su Botella, menos.