¡¡Pero que más nos tienen que hacer!!

Nos suben la luz y pagamos el recibo: comeremos menos pollo.

Nos bajan y/o congelan la pensión y callamos: solo comeremos verdura hervida y pescado congelado una vez a la semana.

Nos congelan los sueldos por cuarta vez consecutiva: No haremos huelga, porque nos descuentan encima 80 euros y claro…

Nos roban, echan al paro, les quitan las becas a nuestros hijos: pero… es que con la de crisis que hay y el poco dinero público que tienen los gobiernos, pues claro…

Nos imponen el copago sanitario: pero claro, es que es para darle el dinero a los bancos y pagar su deuda con Alemania, y las deudas hay que pagarlas.

Pueblo de borregos, desinformados, triperos ante el televisor, sumisos con mente de esclavos: Esa es la mayor parte del pueblo español. Mucho protestar de boquilla pero luego solo ver la tele-basura y comentar lo guapa que se está poniendo Leticia poco a poco, gracias a nuestra pobreza.

Ya lo dijo Franco, todo atado y bien atado. Nos asesinaron a los y las valientes. Nos metieron en el consumo y la hipoteca y acabaron con la resistencia.

Nos dijeron que la política era mala y en lugar de acabar con los malos políticos traidores y servidores de los amos o crear nuevos sujetos políticos nuestros y con los nuestros, nos quedamos en casa, no votamos o lo peor votamos a nuestros enemigos.

Nos dijeron que la lucha de clases era una antigualla y Marx estaba pasado de moda. Nos robaron las ideas y la fé en un mundo nuevo con reparto, justicia, igualdad y socialismo y ahora somos eso, sus esclavos.

Hay tanto que recuperar, comenzando por los barrios pobres y de los y las desheredadas. Hay tanto que hacer…

Volvamos a recuperar la dignidad, la política, la esperanza en que el mundo, debe cambiar y dejemos de creer en los profesionales de la banca, la academia, la gran empresa, la política y volvamos a ser militantes. Comencemos a ser activistas. A los trabajadores y trabajadoras nunca nadie nos ha regalado nada.

Por ahora nos parecemos más al pueblo que, dominado por frailes y aristócratas, gritaba “viva las caenas” en 1808, que al heroico pueblo de nuestros padres, abuelos y bisabuelos que gritó “Viva La República” o “No pasarán”.

Exijamos que los ricos y los bancos y las grandes empresas paguen impuestos, y que la reforma laboral sea abolida. No a los recortes y sí a la vida. Exijamos la república justa de las y los iguales y echemos a la morralla criminal que nos atraca y nos domina. La lucha de clases es nuestra única fuerza, pero la nuestra frente a ellos y comencemos a organizar una HUELGA GENERAL INDEFINIDA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *