“Con el PP estamos ante la versión `civilizada’ de la famosa frase de Goebbels `Cuando oigo la palabra Cultura, echo mano a la pistola’”

En Radio San Borondon hablando de Cultura y de otras cosas

Al respecto, sostiene que la “derechona” sabe perfectamente que cuanta menos cultura tenga el país, mejor para sus intereses

ImageAudio de la entrevista

En países como Cuba, el Estado considera parte de su deber difundir al máximo entre la sociedad la Cultura y, por tanto, los libros son una herramienta más de la lucha por la igualdad, por eso allí un libro puede costar más barato que un café; pero es que en el caso de Venezuela, desde la entrada al gobierno del socialismo un libro puede costar como dos o tres cafés, algo que es impensable en España, dijo el politólogo Carlos Martínez.

De esta forma reflexionaba el portavoz de Construyendo la Izquierda sobre el maltrato al que España somete a la Cultura, hasta el punto de que sitúa impuestos como si de producto de lujo de tratara, contrastando este hecho con la apuesta que el socialismo del siglo XXI que recorre buena parte de América Latina hace sobre sus señas identitarias y la Cultura.

Desde su punto de vista, el hecho de que en países como Cuba o Venezuela los libros cuesten poco, sobre todo porque la mayoría de las editoriales son de carácter público, demuestra que hay Estados preocupados por inocular la Cultura en su pueblo, lo cual es impensable en países capitalistas como España, en donde la Cultura se mira como un elemento más del mercado.

Martínez afirma que como en todo, en la relación con la Cultura el PP actúa con una tremenda desvergüenza. Al respecto, sostiene que quienes dirigen ese partido “tienen tan poca vergüenza, que palabras como sinvergüenza, se queda corta para ellos”, tras lo que sostiene que con este partido estamos ante la versión “civilizada” de la famosa frase de Goebbels “cuando oigo la palabra Cultura, echo mano a la pistola”.

Al respecto, sostiene que la “derechona” sabe perfectamente que cuanta menos cultura tenga el país, mejor para sus intereses, por eso en todo caso promueve una cultura de elites y para las suyas, mientras que para el pueblo ha diseñado la estrategia de “pan y circo” y “telebasura”, solo así se puede entender que entre las primaras acciones del Gobierno de Rajoy estuvo la imposición de la altísima tasa del IVA cultural y el cada vez más exiguo presupuesto para la Cultura.

De este modo, cuestiones como que cada vez acudan menos personas al cine, o que se produzcan más cierres de librerías, que la oferta de teatro sea escasa y cuando hay sean los propios actores los que arriesguen su dinero, al tiempo que recuerda que los importantísimos circuitos de cultura que había en España hayan ido desapareciendo porque a las elites que manejan el poder no les interesa que llegue al pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *