Ayer día 22 de Octubre de 2013 el señor Montoro anunció no solo el fin de la crisis -por enésima vez, pues el PP lleva un par de meses con la misma consigna- sino que se permitió afirmar que en estos duros tiempos las cargas ha sido repartidas con equidad.

Ninguna de sus afirmaciones resiste un análisis serio. Es cierto que bajadas de sueldos generalizados, el fin de la libertad sindical y de negociación laboral y las bajadas dirigidas de impuestos y cuotas a la seguridad social para las grandes empresas, las multinacionales y las grandes fortunas, hacen al estado español, un objetivo apetitoso para algunas inversiones e inversionistas y no digamos especuladores. Los fondos “buitre” sobrevuelan España en busca inmuebles baratos y mano de obra precaria, barata y sumisa, además de bien preparada. Pero nada de esto esta acabando con el sufrimiento y el terror al futuro de millones de personas y familias.

He advertido ya en diversos artículos que el PP, pero no solo el partido neofranquista sino igualmente la gran patronal española, están nuevamente organizando la salida de lo imposible, es decir la crisis del sistema capitalista, sobre dos bases totalmente huecas y vacías, el turismo barato y la construcción. Nuevamente el ladrillo anida en el horizonte. Un turismo barato cuya máxima expresión ya degenerada sería Eurovegas y un ladrillo que ya ha reventado.

Somos el reino de la hostelería y no lo digo por los buenos y excelentes profesionales gastronómicos que tenemos, no, sino por el bar de comida rápida, el local de copas servido por jóvenes sin asegurar y el hotel con derecho a “balkoning”. Somos un país con una burguesía rentista y aficionada a vender y jamás a construir o crear. Por eso cualquier solución real y progresista pasa por apoyar a la economía social y productiva, así como por una banca pública que vuelva a hacer fluir el crédito.

El señor Montoro basa la salida de su crisis en construir un estado sin derechos y sin ninguna protección ni prestación social. Un estado privado y privatizado de las grandes fortunas con un pueblo sometido y embrutecido por la televisión basura, con personajes basura como modelo pera destruir cualquier atisbo de dignidad y sin educación. El verdadero objetivo de Montoro y de Wert es crear unas clases populares incultas y sometidas. Brutas y brutos que se enfrenten entre sí por el mendrugo que los ricos nos quieran arrojar.

Un estado privatizado, advierto, sin política, ni personas en política, pues de esta forma se garantizan ellos el dominio total y absoluto. Así pues no caigamos encima en la trampa antipolítica que las televisiones fascistas nos inculcan diariamente. Pensad ¿Tantos millones en televisiones y en pagar a pedorras y pedorros incultos, que llenan horas y horas y tanta tertulia con indocumentados e indocumentadas ultraderechistas, es casualidad?¿No estamos ante un golpe de estado mediático, para que tipos como Montoro nos puedan engañar y robar tranquilamente?

Hace falta que nos enfrentemos a ellos con más contundencia y con más valentía. Que podemos perder ya, que no nos hallan robado, me pregunto y os pregunto. Estoy harto de hacer propuestas sociales y políticas que caen en saco roto por la incapacidad o miopía de dirigentes que solo van a lo suyo. Por eso solo pido que tengamos dignidad, sentido común y recuperemos la solidaridad.

Montoro nos miente. Pero Montoro no solo es el señorito engreído ese que nos insulta y confunde diariamente. Montoro es la Troika, es Botín y su banco, es el esclavo servil del capital y el bufón de la corte de estos días, por aquello de los presupuestos generales del estado.

Aunque una forma de darle el bofetón que se merece este tipejo, es que la Huelga de la Educación sea un éxito y volvamos a combatir no solo por el pan, sino también por la cultura.