El viernes pasado un grupo de personas tuvimos la suerte de estar y luego departir con Ricardo Patiño, canciller -ministro de asuntos exteriores- de la República del Ecuador, y uno de los máximos exponentes de la Revolución Ciudadana.

Patiño, con convencimiento y fundamento realizó un discurso comprometido, socialista, antiimperialista, mediambientalista y por tanto ecosocialista, frente al crimen ecológico y contra la humanidad de la petrolera TEXACO, hoy CHEVRON. La CHEVRON -en el estado español CEPSA- ha contaminado, envenenando durante años la amazonía ecuatoriana y a sus habitantes, derramando crudo y productos tóxicos.

Hemos constituido diversas personas, yo entre ellas, así como y organizaciones y partidos ecosocialistas como CLI-Alternativa Socialista junto a otros de las izquierdas y asociaciones y redes como ATTAC Andalucía y varias más, un comité de apoyo a la causa de los pobladores amazónicos ecuatorianos en su lucha contra la multinacional CHEVRON (CEPSA).

Ricardo Patiño es una persona afable, agradable y cercana. Un socialista cabal y no como la mayoría de los y las que aquí se reclaman de ese nombre, confundiendo a la ciudadanía y manchando el buen nombre de unas ideas transformadoras, humanistas y de cambio radical de sociedad. Patiño es un ejemplo de mandatario leal a su país y denunció el neoliberalismo y las maniobras de los EE.UU. en su intervención, por lo que también demostró que sí se puede y que puede haber un gobierno y unos gobernantes que antepongan los intereses de su pueblo frente a potencias extranjeras y poderosas multinacionales.

Los procesos latinoamericanos, sobre los que tanto se miente, burla y desinforma en el estado español por todos los medios públicos y privados sin excepción, son un ejemplo a seguir. Sus alianzas políticas socialistas y transformadoras son un acicate que nos anima e inspira a muchos de nosotros en nuestra lucha. Por eso, si recaban nuestra solidaridad como Ecuador frente a CHEVRON (CEPSA en España) la tienen toda.

Da lástima que, desde un Estado en crisis, carcomido por la corrupción y aliado perruno de un imperio decadente -los EE.UU.- con unos mandatarios derechistas, mentirosos y vendidos a potencias extranjeras, nadie, ni ningún periodista o político, se atrevan a dar lecciones a nuestros hermanos de la América hispana. Dan lástima, repito, pero provocan más asco.

Acabo con una sugerencia, cuando vayáis a repostar en una gasolinera de CEPSA pasar de largo. Por la defensa de la madre tierra. Por poner un grano de arena para conseguir un mundo limpio, sostenible y justo.