La policía privada o el pistolerismo patronal: otra antesala de la dictadura que la derecha nos impone

Cuando la patronal española se vio amenazada en los años veinte del siglo pasado -el siglo XX- a causa de las luchas obreras, en especial en Cataluña, surgió el pistolerismo patronal. Los pistoleros del llamado Sindicato Libre que protegió el jefe de policía de Barcelona y luego Gobernador Civil de Cataluña Martínez Anido, quien posteriormente fue responsable de interior con Franco y un digno antecesor del Ministro del Interior del PP Sr. Fernández, pues en versión del siglo XXI y cual remozado Martínez Anido legaliza que los seguratas pasen a ser policías privados al servicio de los ricos, los centros comerciales privados y las grandes empresas. Es decir, la versión contemporánea del Sindicato Libre patronal.

La ascensión de personas con poca o nula formación policial, aspecto en muchas ocasiones chulesco y policías frustrados, muchos de ellos dotándoles de atribuciones para las que no están preparados, ni entrenados, es algo perjudicial incluso para los trabajadores del sector. Ellos no son los culpables, pero la filosofía gubernamental y gran empresarial de dotarse de pistoleros privados, de un ejercito privado que responda exclusivamente a las ordenes de empresarios privados en defensa de sus intereses, y que además puedan reprimir a personas que ejercen sus derechos laborales, sindicales y de manifestación es una muestra del fascismo profundo y “privado” de la derecha española, es una manifestación de lo autoritario que resulta el liberalismo extremo.

Como en los años veinte del siglo pasado, estos pistoleros privados legalizados pueden ser la antesala de la Dictadura, tal y como ocurrió al dar en Barcelona Primo de Ribera su golpe de Estado y así proteger adecuadamente a sus “seguratas” de la época, cerrar los sindicatos y prohibir los partidos políticos, republicanos y de izquierdas, claro.

No estamos pues ante una mera privatización de la seguridad. No. Estamos ante la aparición de un sector empresarial de “contratistas” de seguridad privada como en Iraq o Afganistán que, a costa del erario público, han amasado inmensas fortunas. Es la creación de fuerzas armadas privadas y que responderán solo ante sus amos. Es la implementación lenta y continuada de una dictadura en el Reino de España. Es la paranoia liberal del PP y sus aliados derechistas, pero también es la aparición de otro gran nicho de negocio en favor de empresas del sector, muchas de las cuales por cierto, están en manos de personajes de la extrema derecha como reiteradamente se ha denunciado.

2 Comentarios

  1. INSULTAS A MILES DE PERSONAS QUE TRABAJAMOS EN ESTE SECTOR,EL CUAL DESCONOCES TOTALMENTE,TRABAJAMOS MUCHAS HORAS,FESTIVAS Y NOCTURNAS,EN TURNOS DE DOCE HORAS NORMALMENTE,POR UN MISERO SUELDO QUE NO ES NI MILEURISTA,NO SOMOS MATONES NI PISTOLEROS(LOS HABRA NO LO DUDO)PERO INCLUYES EN TU ARTICULO A TODO UN GREMIO Y CREO QUE NO ES JUSTO.
    SEGURO QUE NO PIENSAS QUE TODOS LOS FUNCIONARIOS SON UNOS FLOJOS VIVIDORES,QUE POLICIAS QUE ROBAN DROGA DE LAS COMISARIAS SON TODOS UNOS LADRONES O QUE TODOS LOS MEDICOS ROBAN NIÑOS.ANTES DE DESCALIFICAR A UNA PROFESION DEBERIAS INFORMARTE.
    (SEGURO QUE BORRARAS ESTE COMENTARIO) SALUD.

    • No insulto a un colectivo de trabajadores sino que me enfrento a los poderosos y al contubernio PP-Grandes empresas del sector de seguridad privada. Si alguien se siente ofendido, le ruego disculpas, pero quien no sea ni chulo, ni policía frustrado, no tiene porque sentirse insultado. A mi me han insultado muchas veces en uso de mis derechos sociales y políticos y he respondido con la palabra. En cualquier caso, señalo si lee bien el artículo que los trabajadores del sector no son los culpables. En todo colectivo hay indeseables.
      Lo que se ataca es el aumento de la represión y el intentar incrementar las funciones públicas y gubernativas a personas privadas. Creo que las y los vigilantes de seguridad,privados, muy mal pagados se debieran negar a hacer de pistoleros de la patronal, pero el el articulo, no digo que lo sean. Denuncio lo que se pretende.
      Como soy partidario de la libertad de expresión con todas sus consecuencias, no he borrado el comentario, que ya lleva varios días colgado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2018 Portuario en Excedencia | Administrar

Desarrollo por Adigraf EstudioArriba ↑