Parece que hemos acojonado al Gobierno. Pero ojo, subida haberla la habrá. Por tanto no hay que bajar la guardia y pedir la nacionalización de las eléctricas. Un grupo de gansters no puede estar controlando los precios de la luz. Un grupo de capitalistas sin escrúpulos no pueden tener a todo el estado español de rodillas. Un gobierno títere de las grandes compañías privadas y bancos -también propietarios de las eléctricas- no esta capacitado para seguir gobernando. Ahora a por la rebaja tarifaria también y a ponerlos delante de un juez. Pero no olvidéis: la luz y el agua no pueden ser negocios privados, o sus gestores acaban robando y extorsionando.

Lo único sensato ahora es seguir organizando apagones de luz y concentraciones, además de exigir la nacionalización de la electricidad en alta y en baja tal y como desde Alternativa Socialista se exige y oponernos a la maniobra contra las renovables y los medios de captación de energía en los hogares y pequeñas instalaciones.