Se abre el telón y sale Rajoy anunciando que la economía en el Reino de España mejora, la exportación sube y el turismo bate cifras récord. España funciona mejor. Sube a continuación en la misma rueda de prensa, la luz un 2,3% y congela el salario mínimo. Se baja el telón y las personas, delante de sus televisores, se quejan en el sofá y se llaman por el móvil diciendo “Has oído al Rajoy ese, será bandido y encima nos sube la luz”. Entran con ese móvil que les ha traído un extranjero, Papa Noel, conectan el Facebook y a ver más quejas. Pero todas y todos siguen en el sofá ¿Que película es?: El silencio de los corderos. Yo añadiría ¿En que país transcurre la acción? En el reino de España.

Encima Rajoy se permite en su comparecencia del 27 de Diciembre, agradecer la paciencia y resignación con que las gentes empobrecidas del estado español están aguantando sus políticas. Y es cierto, el jefe de la poderosa banda organizada más importante del reino bananero español tiene razón. Otra vez me acuerdo del todo atado y bien atado.

Pero como el sistema es el Sistema -y ellos lo tienen claro- la oficial RTVE retransmite también en directo la comparecencia de Rubalcaba -que votó la reforma del artículo 135 de la Constitución siendo ministro y sacraliza lo que hace Rajoy- afirmando y explicando lo malo que es su colega. Es decir yo salgo y digo que bien y el otro sale y dice que mal, pero al final todo queda en casa. ¿Por qué Rubalcaba propuso algo radicalmente distinto a lo de Rajoy? Por ejemplo que la electricidad sea pública y así poder controlar de verdad a esa mafia. Rubalcaba es tan amigo de las eléctricas que el otro día, en un debate televisivo, dijo que la luz no puede ser pública, pues eso nos aproximaría a la extinta URSS y no a Europa. Pobre ignorante o demagogo, pues Francia e Italia -entre otros estados de la Unión Europea- tienen poseen poderosas empresas públicas de electricidad. De hecho, la italiana ha penetrado en España ¿Y a que viene aquí? Pues a ganar pasta gansa.

Bien, todo queda en la TV pública entre colegas. Por lo que sigo con lo que interesa. Rajoy, nuestro presidente por votación popular, no se olvide jamás, dice que ha mejorado la economía gracias a las políticas que los votos le permiten hacer. Puede que si, ¿Pero gracias a qué ha sido esto? Pues muy sencillo, las bajadas de sueldos privados y públicos, los despidos masivos, los cierres de empresas, la reducción de “gastos” del Estado pagando menos pensiones, médicos, maestros y privatizando sectores públicos. Pero sobre todo inyectando miles de millones de euros a los bancos y destruyendo las cajas de ahorros al tiempo que vendiendo deuda pública a esos mismos bancos para que ellos se enriquezcan con los intereses, es decir comprando al final dinero a los mismos a los que a su vez les ha inyectado dinero. ¿Y lo del turismo? Camareros y camareras baratas y sin contratos, con horarios de peón agrario del 1951 y sin ningún derecho a la protesta. Sangre joven y preparada sirviendo copas de sol a sol o de puesta de sol al amanecer. En Andalucía, con menos empleados han atendido más turistas que antes de la crisis. Ese es el secreto de la mejora económica: seis millones de personas paradas, contratos precarios, sueldos congelados en el mejor de los casos y más cara la luz, más dinero para la banca y menos para becas y hospitales. Ese es el secreto ¿Demagogo? No, es que escribo en román paladino -en claro y llano- lo que está pasando.

Por si acaso y empezamos a decir las cosas por su nombre, igual la gente se entera y se acaba el silencio de los corderos.

No entiendo tanta pasividad navideña. Que inteligente es el sistema. Nos roban, nos estafan, despiden, maltratan a nuestros hijos y seguimos igual, esperando tal vez que los ricos -que son los únicos que están sacando tajada- sean más ricos e igual nos dejen alguna propina.

Las propuestas para salir y moverse están ya, se saben así que ningún “listillo” me diga ¿Qué hacemos? por ejemplo en www.attac.es o en www.cli-as.org o en Rebelión.es hay montones de propuestas y comunicados. En Socialismo21 hay colgada una estupenda conferencia política plagada de soluciones. No el problema no son las propuestas. Están las del PIE (Partido de Izquierda Europeo) por ejemplo, o las que ha lanzado a veces la Cumbre Social o las Marchas de la Dignidad. No, el problema es movilizarse, salir a las calles y a las plazas. Es reaccionar, es rebelarse y es dotarse de un liderazgo social y sobre todo ser capaces de organizarse y de que las organizaciones sociales digan algo. O bien si no se ven capaces de hacerlo que dejen paso a personas con ganas de luchar y rebelarse. Esta claro que hacen falta muchos cambios, internos en el seno del movimiento social y supuestamente transformador, así como en este Estado bananero y opresor de los débiles y los humildes.