Capitalismo y Estado

 

No se puede seguir confundiendo a las personas y menos a la clase trabajadora. El modus vivendi del capitalismo y los capitalistas, siempre ha sido vivir a costa del Estado a la hora de hacer sus grandes negocios e imponer su modelo de comercio. Vamos a verlo muy brevemente. Aunque antes advierta que con el objetivo de alimentar la política espectáculo se pueden seguir montando teatrillos, pero el problema sigue y seguirá, mientras no vallamos a la raíz. No es cuestión de hacer chistes de Maruenda o de furgones de la Guardia Civil, sino de ver seriamente el asunto.

Las arcas del estado son la bolsa de la que se alimenta el gran capital. Contratos públicos, ya sean de obras públicas, adjudicación de servicios públicos a particulares, especulación contra monedas nacionales o supraestatales, rebajas impositivas a los grandes capitales y empresas o la deuda pública que enriquece a la banca privada y además se retroalimentan. Eso por no hablar del negocio de la guerra o las religiones –todas las religiones del planeta- y sus vinculaciones estatales y con el dinero y los negocios.

Por tanto, no estamos ante una trama, estamos ante la esencia del capitalismo y el papel del estado, que denunciará Karl Marx hace más de ciento cincuenta años. El estado es el terreno del que los capitalistas se aprovechan para enriquecerse más y que a su vez les garantiza seguridad y protección. Por tanto el Movimiento Obrero desde sus inicios tuvo muy claro que ese era el problema y desde el socialismo se optó por la conquista del Estado por parte del Trabajo organizado. Mediante las conquistas y controles graduales de las clases trabajadoras o bien buscando la solución revolucionaria o ambas a la vez. El socialismo democrático obrero finalmente optó por la conquista a través de mecanismos parlamentarios, pero utilizó el arma de las nacionalizaciones de los sectores estratégicos y la creación de nuevos servicios asistenciales pero públicos y ejercidos desde lo público. Aunque debo insistir, con nacionalizaciones de los sectores estratégicos que debían ser estatales y promover la economía social y el control de los capitales. Esto lo acoto para socioliberales desmemoriados o ignorantes.

Ante esto el capital, jamás ha permitido la más mínima veleidad de reparto, justicia y democracia y bien sea mediante leyes conservadoras y liberales, golpes de estado o corrompiendo, comprando intelectuales y dirigentes políticos, economistas o medios de comunicación sí como creando poderosas fundaciones de ideas e influencia, ha impuesto sus ideas. Curiosamente el liberalismo y el neoliberalismo han vendido que el estado es un armatoste inútil y que ellos, los capitalistas, son los únicos que saben gestionar y crear riqueza, pero ¿Cómo hacen riqueza? A través del estado: mediante las privatizaciones, la banca prestamista al estado, la especulación de dinero y terrenos, los contratos públicos. El ladrillazo, ha sido un claro ejemplo de la necesidad de converger ayuntamientos, comunidades autónomas, Gobierno de España junto a bancos privados, cajas de ahorros y constructores, agentes inmobiliarios y especuladores privados que han corrompido, comprado, sobornado a funcionarios, ediles, consejeros… Todo para hacer negocio privado, capital privado y enriquecimiento privado a costa de torcer y/o vulnerar la legalidad y la protección ambiental. Pero el dinero lo han hecho los privados, los capitalistas.

Veamos la llamada región mundial cumbre de la democracia, la Unión Europea, ¿Cuál es su máximo objetivo? “Liberalizar” para que Europa sea competitiva en el mundo y para ello obliga mediante directivas, reglamentos y tratados a privatizar, a laminar las conquistas laborales y obreras a desregular todo, todo, menos las fronteras.

¿Quiénes son los beneficiarios de las “liberalizaciones” de la Unión Europea? Pues las multinacionales y las grandes fortunas especuladoras, los ricos. Por tanto a pesar de las llamadas a la limpieza y la transparencia lo que puede acabar ocurriendo es que se puedan hacer privatizaciones, especulaciones, desregulaciones, pero eso sí, “limpias y transparentes”. No es la solución la transparencia para alguien que cree en el socialismo, es al menos tan importante el control y lo público. Lo de todas y todos por encima de los intereses privados.

Esto tiene solución. Sí. Pero desde el capitalismo no. Ante esto, que da miedo decirlo, se inventan circunloquios e historias y teatros o simplemente se colabora con el régimen y los poderes, no hay más solución que: en primer lugar comenzar a hablar con propiedad y en segundo lugar situarnos políticamente en el lugar adecuado, cada cual. La derecha ya lo está.

Debo volver a lo de siempre, solo el Trabajo organizado y la toma de conciencia de las clases trabajadoras lograrán frenar tanto robo y latrocino que por cierto, tiene siglos de existencia, no es nuevo ni llega con Felipe o Aznar. Es el Sistema. Es el Sistema reitero, porque la misma situación se ha producido por ejemplo en el autogobierno de Cataluña por parte de la burguesía catalana que gobierna y sigue gobernando allí, sin tener nada que envidiarle al PP y los gobiernos de Aznar o Rajoy.

Por tanto ante esto, creo que tan solo con una vuelta a las raíces del socialismo democrático de las trabajadoras y los trabajadores, puede comenzar a enmendarse la situación y además hacerlo con criterios y alianzas internacionales. El capital es internacional, el Trabajo organizado, también lo debe ser.

El futuro político en tiempos de mudanza y cambio social: el socialismo

Por Carlos Martínez

La crisis capitalista le está pasando factura a las izquierdas y el progresismo. La derrota política por el aumento del paro, más recortes sociales; menos sueldos, pensiones y derechos laborales, no la están sufriendo las derechas, los neoliberales y los partidos que apoyan a los ricos y los multimillonarios, sino las izquierdas, insisto. Siendo los neoliberales los que están imponiendo esas duras condiciones vitales.

La crisis de 2008 ha sido muy dura y no solo en lo económico. Ha generado más pobreza y desigualdad, pero son precisamente los partidos no liberales los que están sufriendo el castigo. Esto tiene una explicación y ha sido la victoria cultural del neoliberalismo, el capitalismo, el consumismo y las ideas de llamada “revolución conservadora” las que han triunfado. Al haber calado la idea de que todas somos clase media, que no existe clase obrera, no hay lucha de clases y la izquierda está pasada de moda, no tiene ideas y es conservadora. Esto ha sido demoledor. Pero gran parte de esta culpa la tienen también las viejas izquierdas oficiales colaboracionistas del Sistema y las nuevas clases medias con titulación superior, que rebeladas ante su ausencia de expectativas de poder vivir y trabajar como sus padres expresan una radicalidad interclasista. La ausencia de sueños de cambio social es decir el tránsito hacia el socialismo y la igualdad, ha conducido a una sociedad miedosa, sin ideales y sin ideas más allá de la política espectáculo.

El arduo trabajo del capitalismo y del sistema de liquidar al socialismo marxista, al socialismo de clase, al comunismo, al Trabajo organizado ha tenido éxito. Al menos por ahora. Pero la política, la lucha social, el Trabajo organizado es faena de corredores de fondo, no de teatrillos. Siendo cierto que los tiempos han cambiado y las generaciones actuales han sido educadas con una presión mediática y cultural neoliberal mucho más abrumadora que las ya veteranas, lo cierto es que viven un retroceso sin precedentes desde los años noventa del siglo pasado.

Todas las conquistas de los abuelos y padres de la actual generación que accede al trabajo y/o la vida adulta, están siendo reventados por el Sistema. Además los nuevos profetas postmodernos les cuentan que los mayores se vendieron y claudicaron y no que luchando, incluso con muertes, les consiguieron las becas universitarias que ahora el PP les roba, la sanidad pública o sus pupitres y bibliotecas y que todo eso ahora se lo están hurtando. Pero les están robando algo mucho más grave y es su futuro y su derecho a una vejez digna. Antes a una madurez tranquila. El precariado se ha instaurado con dureza extrema, con crueldad criminal y esto convierte el problema en una cuestión de clase, no de edad.

Las personas jóvenes precarias e incorporadas muy tarde al empleo sea por cuenta ajena o propia apenas habrán cotizado una miseria y eso llevará a que no tendrán una vejez digna y una sanidad pública adecuada a partir de la madurez, incluso sino se remedia se puede producir el que tengan que vivir de sus hijos cuando sean mayores –que todo llega- o de los comedores sociales y las ONG de caridad, advirtiendo que ese negocio va viento en popa en sustitución liberal del estado del bienestar.

La clave estaría en que el Trabajo de vuelva a organizar. Seamos capaces de dotarnos de sindicatos de clase potentes y combativos y de partidos del Trabajo no posmodernos.

En estos momentos si no nos ciega el papanatismo postmoderno podemos comprobar que al sistema le preocupan más que los socialismos se vuelvan a organizar y que las socialdemocracias basculen a la izquierda y regresen a sus orígenes que otra cosa. El acoso contra Corbyn en Gran Bretaña o el ninguneo a Hamond en Francia, son un claro ejemplo de lo que puede pasar si las plataformas que apoyan a Pedro Sánchez triunfan en el PSOE. El Sistema en los EE.UU prefirió apoyar a la corrupta Hillary Cinton antes que permitir a un viejo socialista, Sanders, disputarle la presidencia a un loco y fascista Trump. En Francia prefieren a Marine Le Pen antes que ha Hamond. En España volverán a torpedear a Sánchez en una campaña feroz si no se aviene a colaborar y si no al tiempo.

Por eso hay que reorganizar políticamente el socialismo, pero el socialismo anclado en la acción y en las clases trabajadoras veteranas y nuevas, en los nuevos y nuevas jornaleras que ahora llamamos precarios. Resistir frente a la batalla cultural y mediática liberal/conservadora y de la Unión Europea tan destructiva de los intereses populares. Nadie dijo que fuera a ser fácil. No lo será pero vamos a comenzar sin miedo y sin dar un paso atrás la reorganización del Trabajo.

Llamamiento a la Conferencia del Trabajo

 

 Es la hora del reagrupamiento

para convertir en leyes la voluntad popular

 

  1. 1. Somos activistas, actores de los diversos movimientos sociales, políticos, socialistas y sindicales surgidos en medio de la crisis económica y política. Estamos imbuidos de la necesidad de los trabajadores, los jóvenes, las mujeres, los jubilados, los inmigrantes y precarios de defenderse de forma eficaz de los ataques a sus derechos y conquistas. Para ello comprendemos la necesidad de una política social y democrática efectiva contra la corrupción y el desgobierno.

Como defensores de las reivindicaciones sociales y de la democracia en el movimiento obrero y en la sociedad, promovemos también el derecho de los pueblos a decidir sobre sus propios destinos frente a toda imposición legal y/o institucional; y rechazamos los juicios políticos y todas las formas de represión.

  1. 2. Solo en ocasiones extraordinarias y de manera puntual, como en alguna convocatoria de las Marchas de la Dignidad, la mayoría social ha sido capaz de expresar colectivamente la verdadera fuerza y el alcance de su acción. Entendemos que la dispersión y la división en la que se encuentra el movimiento reivindicativo es una realidad que solo podemos superar desde la reorganización de la mayoría y de la definición de los objetivos centrales del conjunto.

  1. 3. Hablamos de la necesaria reorganización sobre nuevas bases de los sindicatos y partidos institucionales, hoy sometidos todos ellos a la razón de Estado: los partidos y sindicatos oficiales se financian en un 80% del Estado. Hablamos de la lucha por la unidad de todas las organizaciones. Hablamos de la suma de aspiraciones sociales y democráticas, lo que implica el reagrupamiento y la movilización de todos los sectores en ruptura con los planes oficiales. La unidad es imprescindible para acabar tanto con las políticas gubernamentales como con los dictados de la UE, que hacen referencia a la dependencia de la deuda y del euro, a la imposición del paro, la precariedad y la austeridad. Esas políticas, al mismo tiempo, expresan el agotamiento del régimen capitalista, lo que demanda soluciones socialistas, públicas y colectivas.

Nos hemos dado cita también para participar en la movilización en común contra los Presupuestos Generales del Estado 2017 del día 1 de abril por la tarde. Presupuestos que establecen el dictado de la UE y la Troika, con políticas de destrucción económica y regresión social que conllevan la miseria pública en beneficio de los negocios especulativos privados, que concentran, de una parte, los privilegios de unas pocas familias franquistas y de las oligarquías y, de otra, la negación de un futuro digno para la inmensa mayoría.

El Mediterráneo, y las fronteras de Europa se han convertido en inmensas fosas comunes y campos de concentración de las gentes que huyen de las guerras de la OTAN y de la hambruna de los planes de ajuste. Exigimos políticas radicalmente diferentes de respeto y apoyo a la diversidad y al derecho de asilo y refugio.

Tenemos la voluntad de proseguir la lucha por la unidad contra el Gobierno para acabar con todo apoyo al régimen de la corrupción.

Por ello acordamos:

 

  1. Respaldar la resistencia sindical y política contra las privatizaciones, los despidos, la regresión laboral y social que desde la UE y los gobiernos se llevan a cabo estos días para imponer la precariedad a los portuarios, a los taxistas, a los trabajadores de los registros, la hostelería…

  1. Actuar para favorecer los procesos de reorganización sindical y política, apoyando las campañas para convertir en ley las demandas populares de las víctimas del franquismo contra la impunidad, de  los hipotecados por la protección eficaz del derecho a techo, de las mujeres por la igualdad y el freno al terrorismo machista y la doble explotación laboral, de trabajadoras y trabajadores sin recursos ni prestaciones al objeto de que tengan ingresos garantizados, de los sectores de la enseñanza por acabar con los acuerdos del Estado y el Vaticano que impiden la democracia en la enseñanza. A ese fin impulsamos la más amplia solidaridad con las campañas políticas, basadas en la movilización general dirigidas a los Parlamentos y a las Cortes Generales: por Parlamentos con poderes, por Cortes Soberanas que rompan con los privilegios franquistas haciendo ley la voluntad de los trabajadores y de los pueblos, para que deroguen así mismo ya todas las leyes represivas que limitan derechos y libertades.

  1. Pensamos que las primarias del PSOE concentran la crisis política y de dominación. Por ello nos manifestamos en este proceso al lado de los militantes y de las plataformas socialistas que luchan por la democracia dentro y fuera de su partido y no están dispuestos a colaborar con el PP en sus políticas de recortes, austeridad y limitación democrática.

  1. D. Entendemos que es posible avanzar en común entre militantes y corrientes para preparar las condiciones de una Conferencia estatal de los sectores obreros y populares en forma de Conferencia del Trabajo. Por una Conferencia Socialista Abierta, de naturaleza política, que ayude a la lucha por las reivindicaciones y la unidad de las y los socialistas, abriendo la vía de una nueva representación política de los trabajadores y los pueblos.

Declaración y llamamiento de la reunión preparatoria de la Conferencia

Madrid 7 de Abril de 2017

¿Quién es la izquierda en el PSOE?

No es voluntad del autor apoyar a un candidato o candidata, sino a unas políticas, unas ideas y un programa.  El PSOE ha demostrado en los últimos lustros suficientes cambios de posición en todos sus dirigentes como para tan solo confiar de ahora en adelante en sus hechos.

Lo que sí que es cierto, es que el centenario partido tras años de cesiones, traiciones, avances sociales y retrocesos, (y no siempre equivocaciones), pero con el lastre inmenso de haber consolidado la monarquía heredera del franquismo y no haber querido –sus dirigentes- limitar cuanto menos, el poder de oligarcas franquistas y banqueros, vive ahora una revolución sin precedentes en  ningún partido español, ni nuevo ni menos nuevo. Lo cual habla y dice mucho en favor de sus bases. Una sana revuelta de sus afiliadas y en especial de aquellas personas que lo han dado todo, han aguantado todo y no han pedido nada. Una revuelta democrática sin precedentes que además puede acabar llevando al PSOE a posiciones de izquierda consecuente y socialdemocracia real o bien a seguir apuntalando el régimen de la corona y la banca.

No obstante y siendo justos, en ocasiones y ambos lados, ni son todos los que están, ni están todos los que son. Por tanto la pregunta es donde está la izquierda:

En un partido que es de origen obrero –Pablo Iglesias, Largo Caballero, Indalecio Prieto…- y marxista, que luego es usurpado con apoyos externos por un clan de comedores de tortilla ya en los inicios de los setenta del siglo pasado, que lo arroja a apuntalar el régimen juancarlista y sobre todo a defender el control del estado por parte de los de siempre  más respetar al máximo intereses de los EE.UU, hasta ahora todas las revueltas y victorias de su ala izquierda (Que las ha habido. Recuérdese que Felipe tuvo que dimitir derrotado en una ocasión) han sido reventadas por ese clan o sus vástagos. Todo ello a pesar de avances sociales innegables que hay que reconocer. Nos encontramos pues con que la única manera de saber dónde está su izquierda, es ya por su programa de futuro. El pasado hay que superarlo definitivamente, excepto el legado del maestro Pablo Iglesias y otros clásicos.

Por tanto su futuro bebe de su pasado, sí, pero anterior a 1982 fundamentalmente. Porqué el pasado del PSOE no es Felipe Gonzalez, que es presente para su desgracia, sino Largo Caballero o Juan Negrin. Y en base a esa recuperación de ideas y principios éticos y republicanos –de Republica- se daría curiosamente el que hacer en estos momentos. Por tanto la izquierda es la que se sitúe con las luchas obreras y en consecuencia derogue las dos reformas laborales. Se posicione en casos concretos con las camareras de piso de hoteles, esté a favor de los derechos consuetudinarios conquistados por los estibadores portuarios, apoye a las y los luchadores de ferrovial, el fin del intrusismo multinacional contra el taxi, desmonte el tinglado de los falsos autónomos del transporte y otros sectores o ponga coto y prohíba las practicas esclavistas y el prestamismo de las ETT…….

Ponga el candidato y su gente por delante el sector público e impida más privatizaciones rescatando sectores privatizados y apueste por la banca pública. Pero sobre todo se enfrente a una Unión Europea que hoy por hoy solo produce daño, sufrimiento y permite los más crueles abusos contra la clase trabajadora ya sea imponiendo desregulaciones laborales, obligando a privatizar o desmantelando sectores agrarios, ganaderos y sobre todo industriales en beneficio de otros estados y de las multinacionales.

La UE es hoy por hoy y lo es además porque es una pura institución de mercado y el mercado, es, el capitalismo. Es la UE el principal aliado de las multinacionales, de los poderes financieros y de los intereses privatizadores de grandes empresas y empresarios globales, al objeto de a costa del erario público y de los impuestos públicos seguir dominando y acumulando. Porque los grandes empresarios y sus directivos son muy liberales, pero todos ellos viven en realidad a costa de los estados.

Esas serán posiciones claves para distinguir a la izquierda, entre otras cuestiones. No debemos olvidar, avanzar y mucho en proyectos culturales y en derechos y participación democrática e igualdad de género y laicismo. No se trata de crear un estado con más servicios sociales que repartan las sobras de Amancio Ortega o Florentino Perez, se trata de crear el estado social y de construir socialismo.

Si esto no ocurre y no triunfa el sentido común socialista, sino la sumisión al sistema, en ese caso y siendo necesaria una fuerza socialista democrática, de las clases trabajadoras y republicana federal, os invito a todas las bases hartas de tragar, a construirla todas y todos juntos porque necesitamos partido socialista, partido del Trabajo.

 

Carlos Martínez

Del secretariado de Alternativa Socialista y de SOCIALISTAS 

La sentencia de la discordia. Todo contra la estiba

 

 Desde que se aprueba la sentencia de 11 de Diciembre de 2014 las sociedades de estiba las SAGEP herederas en parte de los servicios públicos de estiba que gestionaba la OTP, pero ahora con accionistas empresariales y gestión de los estibadores, el trabajo portuario tal y como lo conocemos está en peligro. Pero según el texto de la citada sentencia el empleo también.

Seamos claros y por tanto muy breves:

1 La sentencia del TJUE no favorece a los estibadores portuarios. De hecho la UE nunca ha apoyado los derechos laborales de ninguna persona trabajadora de Europa, al contrario, los desregula.

2 Una sentencia no puede acotar la lucha de clases y la lucha sindical. Las luchas sindicales de la clase obrera entre otras muchas cosas incluso más importantes, han sido para cambiar leyes y usos que perjudican a las clases trabajadoras. Esto es así hace más de 150 años.

3 La sentencia de la discordia está hecha para que las empresas privadas estibadoras gestionen el empleo. Para defender el principio de libertad de contratación, es decir nada de registros ni subrogaciones. Defender a capa y espada que las multinacionales y empresas extranjeras se puedan establecer a estibar en los puertos españoles.

4 Se condena al Reino de España, por no acabar con la libertad de establecimiento y de contratación.

Nosotros como socialistas de clase y miembros de un partido obrero, no podemos engañar ni embarcar al colectivo estibador en falsas esperanzas y menos en traidoras imposiciones de negociar en base a una sentencia que les perjudica. Los sindicatos de la estiba y en especial la Coordinadora están haciendo serios esfuerzos por demostrar sensatez y sentido común. Pero ni J.P. Morgan ni el Gobierno de España están en esas. Por tanto honradamente, hay que pensar ya en utilizar otras vías.

Las leyes están para cambiarse y de hecho se cambian. Se hace cambiando mayorías políticas, pero también y sobre todo mediante la presión democrática es decir las movilizaciones y las huelgas. Veamos sino como se han conseguido cuestiones como el aborto o los derechos de los negros en los EE.UU.

Llamamos a la solidaridad de la clase obrera en su conjunto con los estibadores, pues su lucha es contra el trabajo precario y la precarización. Gobierno y la Comisión Europea de la UE lo que defienden es el establecimiento de las ETT en los puertos y todas sabemos lo que son y significan las nefastas ETT, es decir precariado y hurtar parte del salario, del magro salario que sus trabajadoras reciben.

La lucha de estibadoras y estibadores, la vamos a ganar. Pero para ello pensamos que la mejor forma de apoyar es informar y decir la verdad. Sobran apoyos que en realidad lo que desean es favorecer a las multinacionales del sector, que por cierto, ellas son las que ganan dinero, no otras y otros, por lo que pedimos a las clases trabajadoras y populares que no crean las patrañas y mentiras que se cuentan.

 

Carlos Martínez ex trabajador portuario

Co-primer secretario de Alternativa Socialista y SOCIALISTAS