“España va hacia un corralito social”

Os enlazo la entrevista que recientemente me han hecho en Telesur TV, una de las principales cadenas de televisión de Latinoamérica y un ejemplo de que otros medios de comunicación son -también- posibles.

La crisis tiene origen político. Impulsemos otra política

Esta crisis tiene origen político. La solución es política, otra forma de hacer política.

Cuando Richard Nixon decidió el cambio del patrón oro por el dólar comenzó todo. Cierto es que fue asesorado por economistas ultraliberales, conservadores de la época y lobbies económicos y ultra-nacionalistas, que influenciaron en la propuesta pero, al final, fue el presidente de los EE.UU. quien tomó la decisión final más trascendente para nuestras vidas diarias, producida en los últimos sesenta años.

La causa más clara es esta situación que vivimos de ataques, de guerra sin cuartel al bienestar y la protección pública de las y los ciudadanos, la desregulación financiera, la pérdida de derechos laborales y las privatizaciones del sector estatal y público. Es el triunfo de la Revolución Conservadora que Margaret Tatcher y Ronald Reagan iniciaron y de hecho implantaron con éxito -con mucho éxito añadiría yo- al menos en la Europa de la Unión: la ideología neoliberal, la cultura neoliberal.

El éxito de la revolución conservadora amordaza los sindicatos, deja sin mensaje, ideas fuerza, y sin principios a la socialdemocracia, y logra el desmoronamiento de la URSS y todo en bloque del Este.

Es por eso que la respuesta ahora, treinta años después, debe surgir de las calles y las plazas. Sin partidos de referencia, con débiles sindicatos que aún así son atacados con saña y sin pre-acuerdos programáticos, las personas indignadas, asqueadas, empobrecidas, paradas, desahuciadas y explotadas, saltan, reaccionan, se rebelan y es que no podía ser de otra manera.

Los movimientos sociales son la primera respuesta, el FSM la primera luz, el primer relato tras la hecatombe y el triunfo derechista global. Ahora es la protesta, la búsqueda, el no callar.

Antes, en Latinoamérica, en la primavera árabe, nos habían señalado el camino. Los hermanos de sangre y cultura de América Latina son los que, hasta el momento, más han avanzado en la construcción de alternativas y sobre todo más peligro le crean al sistema-mundo capitalista y xenófobo occidental y judeo-cristiano. Sus caminos, aún inciertos y no exentos de contradicciones son los más avanzados. Pero es de alegrarse y mucho que en los propios corazones del sistema halla surgido la revuelta.

El G20 volverá a demostrar su inutilidad y fracasará. Las personas volverán a protestar en la calle -y en espíritu- contra un club selecto, de mandatarios políticos que ni se ponen de acuerdo, ni se pueden poner. Mientras nosotras y nosotros profundizaremos la lucha, haciendo política y poniendo la solución política en manos de la ciudadanía. Repartiendo, aún en contra de los y las profesionales del sistema, la política en asambleas, debates y manifestaciones.

Yo solo advierto, y lo vengo haciendo desde hace un tiempo, que hay que alcanzar YA acuerdos aunque sean mínimos, gestionar nuestras diferencias y hacerlas fortaleza, y tratar de articular en el estado español una convergencia social y popular que nos permita seguir adelante con nuestras reivindicaciones.

Para ello, insisto:
– Hay que volver a salir a la calle antes de las elecciones del 20 de Noviembre.
– Hay que preparar una resistencia activa y contundente tras el 20N, y organizar no ya a los indignados, sino a los atacados, a las victimas del terrorismo neoliberal y las bandas armadas de la banca, a las y los oprimidos, las y los ninguneados. Y para ello debe existir una convergencia social y unidad de acción en todos los frentes de trabajo y lucha, desde los laborales a los institucionales, pasando por las plazas y asambleas pero sabiendo que, para ser colectiva y democrática, la resistencia debe articular a muchas y muchos, a sindicatos y fuerzas sociales y políticas.
– Hay que convocar YA una acción de calle tras el 20N. Pero ojo, esto ni es Francia, ni Madrid es Paris, en todo el estado, en todas y cada una de las ciudades.

La crisis ha generado la toma del poder político por parte del poder financiero, con apoyo de los políticos del sistema.

El paro lo sufrimos las y los de siempre ¿Hasta cuando tanta resignación?

5.000.000 millones de parados y el ministro de trabajo y la ministra de economía sin dimitir. Rajoy sacando pecho, cuando las administraciones públicas del PP son campeonas en destrucción de empleo. La maldita reforma laboral solo provoca despidos de trabajadoras/es fijos e incrementa el precariado. Botín y los bancos satisfechos, pues se cumplen sus órdenes, CRIMINALES!!!

Millones de familias paradas, sin esperanza, sin poder comprar nada para sobrevivir y mientras tanto las grandes fortunas, los ricos, gastando a placer y meándose sobre nuestros cuerpos de paro y desahucio. Mierda, mentira y cobardía.

Pueblos de España, levantaos de una puta vez, dejad de admirar a pedorros inmundos en televisión y tomad el futuro en vuestras manos. Pueblo de borregos, transformaos en pueblo de leones. Vuestros abuelos hicieron la revolución de Asturias de 1934, murieron en los paredones entre 1936 y 1975, emigraron antes que sucumbir ante los señoritos… ¿y vosotras y vosotros qué coño hacéis?. Solo salir de mani cada tres meses, así nos tienen todavía.

Mentras tanto, la Merkel manda en nuestro estado y los banqueros, los capitalistas, los grandes empresarios, son felices viendo como se hace todo lo posible para salvarlos, y que nuestros esfuerzos, privaciones y pérdidas de derechos paguen su deuda. El estado español vendido al capitalismo alemán. La misma chusma oligárquica que mandó durante el franquismo, ahora nos domina. Son las mismas familias que siguen chupando de la patria y hundiéndola, porque creen que la patria es suya.

Hay que reaccionar. No hay que esperar al 20N, hay que salir a la calle ya, y salir cuando pase el 20N y demostrar que seguimos en pie, estamos en pie. Por los derechos que confiere la soberanía popular. Por la justicia fiscal. Por el reparto. Por un sistema financiero público, de todas y todos y no solo de Botín. Por la República de los y las iguales. Poneos de acuerdo de una puta vez, pero salid, reaccionad, tomad la calle.

No llores por mi Argentina… No lloremos, aprendamos

La victoria de Cristina Fernandez de Kirchner en Argentina es el triunfo popular de las políticas antineoliberales. Argentina, desde lo más hondo, se ha levantado, re-nacionalizando pensiones y servicios públicos y esenciales. Argentina fue hundida, haciendo lo que la UE y España hacen ahora, y por ser neoliberal su gobierno y hacer el dictat del FMI, al igual que el gobierno español hace ahora y hará el próximo.

Lo de Argentina ahora, les jode a neoliberales, socioliberales, la derecha y a PRISA. Argentina jode igual que Venezuela, Ecuador, Bolivia, Perú, etc. Hay que conseguir el PUEBLO UNIDO para vencer al neoliberalismo y a los neoliberales que nos arrastran al corralito social.

Tal vez haya gente que no entienda esto desde nuestro pensamiento eurocentrista, pero el fenómeno argentino surgió de la revuelta popular y de los piqueteros y madres de Mayo tras el corralito. Ahora estos colectivos sociales apoyan a Cristina, por que ejecuta -al menos en parte- políticas que ellos inspiraron y han sido capaces de influir en política. También por el apoyo de la CTA y sectores de la CGT, así como de la izquierda peronista.

El proceso argentino merece respeto. Pero en España se nos informa muy mal sobre él. Sin duda no todo es perfecto, pero Latinoamérica esta indicando caminos, y todos los fenómenos de cambio social antineoliberal parten de fuertes movimientos sociales y reivindicativos y del concepto PUEBLO UNIDO EN LUCHA. El relato lo han construido a partir de ahí: primero el pueblo en su conjunto en movimiento y después la acción política. Aunque ellos han tenido claro (humildemente yo también) que, para imponer políticas que favorezcan a las clases populares, hay que alcanzar el poder o influir mucho sobre el.

En el estado español es importante el aprender lo positivo de los pueblos de Latinoámerica, pues parten de nuestras mismas imposiciones neoliberales, y aplican contra ellos politicas ultraliberales de libro. Por eso, no llores por mi Argentina, sino apoyáme en mi lucha.

¿Hay víctimas de primera y de tercera?

Cuando un grupo de generales monárquicos, reaccionarios y ultra católicos, apoyados por las derechas de la CEDA, los carlistas y las escuadras fascistas de Falange Española de las JONS dieron un golpe de estado, la Republica y el pueblo se defendieron y resistieron. ¿O es que, me pregunto, se tenían que dejar liquidar como corderos?

La guerra, fruto de una intentona militar fracasada, fue una consecuencia no deseada de la resistencia de los demócratas frente a los autoritarios que devinieron en totalitarios y acabaron tras la derrota de la democracia republicana y constitucional, fusilando y encarcelando injustamente a cientos de miles de hombres y mujeres. Condenados y ejecutados por “jueces” militares de carrera, y siguieron siendo ejecutados y encarcelados por jueces igualmente de carrera y por oposición, tras los primeros años de martirio popular. Estos jueces y militares profesionales condenaron, encarcelaron y fusilaron hasta 1975, ojo, no olvidemos ese dato.

Acabada la dictadura en la dictablanda y luego en la transición, se obligo a las victimas al silencio y el olvido. Se les obligo a perdonar –de hecho, la mayoría lo habían hecho ya– pero sobre todo se les ninguneó y jamás se les dio ningún trato de favor ni privilegio por haber sido encarceladas durante años, es decir secuestradas y metidas en zulos carcelarios contra su voluntad, o bien fusilados, es decir asesinados hasta 1975. Sus hijos, maridos, esposas, hermanas, parejas o padres no recibieron consideración pública alguna. Nada. Nadie.

Esas víctimas siguen siendo impunemente ignoradas. El asesino de Franco sigue siendo respetado por partidos políticos legales y políticos en activo. Hay quien considera que en los años cincuenta, sesenta, setenta del siglo pasado había estado de derecho en España y se queda tan pancho. Las oposiciones de la dictadura corrupta, enchufista y gris que sufrimos, no las cuestiona nadie. Jueces franquistas fueron tribunal de oposición de jueces ya en democracia. Generales de Franco mandaron en el Ejército hasta hace pocos años. La Oligarquía económica, ese capitalismo rentista y especulador que las oligarquías de la banca y el ladrillo representan al pie de la letra, son las mismas oligarquías que hoy nos dominan. Las mismas familias poderosas -más algún advenedizo- que han causado la crisis actual, nos siguen mandando hoy.

Esta situación se debe saber en las asambleas de 15M, pues no es posible una recuperación y regeneración democrática sin saberlo, sin tenerlo en cuenta.

Las viejas banderas republicanas que comienzan a ondear cada vez más en las manifestaciones de indignados e indignadas, son la expresión del periodo más limpio, participativo y culturalmente avanzado que ha habido en la historia política del estado español.

La Constitución de la II República, una de las primeras constituciones sociales del mundo.

Mientras, las víctimas del terror franquista siguen mudas, primero a culatazos, después a ostias y ahora con indiferencia y olvido. Nunca debe haber victimas por imposiciones políticas, negando los derechos del otro. Todas las victimas ni son iguales ni tienen las mismas motivaciones. Un verdugo, un torturador, un alto cargo de una dictadura criminal, por favor, no es una víctima.

La paz, la libertad y la justicia, con respeto a todas y todos es lo mejor. Pero nunca hay paz, sin justicia y nunca hay justicia sin libertad.

Que no nos roben la historia, que no nos roben la posibilidad de construir un mundo nuevo. Pero sepan las asambleas, los grupos de trabajo y las y los manifestantes del 15M, que una bandera tricolor en una manifestación es un acto de dignidad, reparación y de exaltación de la libertad. Es un sueño de un mundo mejor. Es el símbolo no de la izquierda, sino de un pueblo. Es una bandera popular que alzaron liberales de la época, socialistas, comunistas, obreros, mujeres que consiguieron el voto por primera vez y las clases populares que soñaron y que cientos de miles de ellas y ellos acabaron siendo secuestrados, asesinados, golpeados, insultados y ahora ninguneados y ninguneadas.