La primavera árabe o el invierno de la “Comunidad Internacional”

Se están diciendo demasiadas tonterías acerca de las revueltas árabes al objeto de conseguir libertad y el apoyo a la “causa democrática” del Occidente cristiano de las potencias centrales, que todavía siguen empeñadas en hacer creer a sus poblaciones que son el centro del Mundo.

Pero peor que las sandeces interesadas por parte de gentes que ni han viajado a esos países, ni tienen organizaciones hermanas en ellos, ni conocen a actores sociales de las revueltas, de no ser la opinión de intelectuales colaboracionistas con los regímenes derrocados, o bien centros de pensamiento muy conservadores con antenas más en los servicios de espionaje que en la “calle árabe”, lo que me resulta más odioso es la hipocresía y doble vara de medir que Occidente y sus mandatarias y mandatarios aplican.

Para empezar -y Aznar lo ha dejado muy claro- todas las potencias de la Unión Europea y los EE.UU. se apoyaron en los corruptos regímenes derribados y se apoyan en los muchos que aún no han sido derrocados. Túnez y, tal vez, Egipto están en un camino hacía el cambio, junto con Yemen. Pero pensar que Jordania, Marruecos, Arabia Saudita, Qatar o Kuwait, son mejores que otros que están en cuestión por parte de la calle árabe es de una desfachatez y desvergüenza supina.

¿Por que nadie bombardea todavía el palacio del emir de Bahrein? No entiendo como Trinidad Jiménez puede reunirse con embajadores de Arabia Saudita, Kuwait, Qatar o Marruecos entre otros para estudiar las revueltas árabes; si no fuera por la sangre que se está derramando, resultaría cómico. Que catetez, que ignorancia, a no ser que sólo interese cómo aplicar medidas para controlar, aguar y vigilar las revueltas árabes.

La verdad es que toda esta situación, que Occidente no previó, se le ha escapado de las manos y su censura, por ejemplo, sobre la revuelta extendida también a Iraq, no hará cambiar la situación. El pueblo árabe ha iniciado su segunda ola revolucionaria tras la que comenzó en los cincuenta, pero tal vez con más posibilidades y con unos imperios mucho más decadentes, y nuevas formulas de acción ciudadana que se les escapan de las manos.

La enseñanza a sacar por nosotras y nosotros es que, contra los pueblos con voluntad de justicia y democracia verdadera, nadie puede. El neoliberalismo se las planteaba muy feliz hace diez años, pero ahora le crecen las dificultades.

Otro mundo es posible, le sepa mal a quien le sepa y los proyectos de la Trilateral, el club Bildelberg, los neocons con su líder Aznar a la cabeza o las posiciones sumisas al imperio decadente, comienzan a no asustar a la ciudadanía, incluida la europea y norteamericana.

Robin de los bosques o la justicia fiscal

Ante el próximo G20, se está haciendo una movilización muy importante tratando de que, a efectos de ordenar el sistema financiero, controlarlo y además obtener fondos para mantener los sistemas sociales y poder luchar contra la pobreza y el cambio climático etc., se impongan unos impuestos sobre las transacciones especulativas financieras de dinero, que ni tributan, ni aportan nada a la sociedad, salvo beneficios a bancos y especuladores. Hablando muy claro, los ricos del mundo y los grandes fondos de inversión, no pagan impuestos.

Estamos pues ante un acto de injusticia y de insolidaridad, que hay que remediar y ponerle coto. Pero también proponemos una solución alternativa, real y posible a la crisis económica mundial. Los bancos y los financieros son los que han provocado esta crisis, que tanto paro, quiebras y ruina está produciendo sobre todo en Occidente y en el mundo empobrecido. Los ITF, basados en la filosofía y la propuesta de Tasa Tobin, pretenden regular y controlar los flujos de capital, además de recaudar. Por eso tienen tantos enemigos, en especial entre todos los poderosos.

Dicho esto, y teniendo en cuenta que esta campaña es muy amplia y plural, hay que aclarar que, en opinión de ATTAC y la mía propia, aplicar un impuesto a los capitales transnacionales y no suprimir a la vez los Paraísos Fiscales, es como meter agua en un cesto. No podemos poner un impuesto en marcha y además dejar una espita para que bancos y fondos de inversión burlen la fiscalidad a través de los citados territorios fuera de control.

Los Paraísos Fiscales son el verdadero cáncer del sistema-mundo económico, y de hecho la mayoría de los bancos privados tienen en ellos sucursales o segundas marcas. Así pues ITF y la no supresión de estos territorios piratas son incompatibles. Entiendo que esto hay que dejarlo claro, o bien se perderán muchos posibles ingresos.

ATTAC, que lleva ya años en esto -de hecho, comenzó esta lucha- lo debe decir alto y claro y, al menos personalmente, deseo clarificar que esta campaña no tiene como objetivo robar a los ricos para dárselo a los pobres cual Robin Hood: es impedir que los ricos sigan robando a los pobres, a las clases populares y a la sociedad en su conjunto al no pagar impuestos, y por tanto no contribuir a mantener los estados sociales y/o del bienestar, a la lucha contra el hambre y la pobreza, al desarrollo sustentable y posible, y a la defensa de la madre tierra.

Las finanzas son el corazón del sistema y por tanto hay que controlarlas por el bien común y para lograr otro mundo. Las finanzas además deben estar al servicio de la economía productiva, y no ser un fin en sí mismas. Por todo eso, ATTAC reclama la socialización o democratización de la banca y su control público. Por eso ATTAC exige la justicia fiscal global y también acabar con la pobreza, pero con toda la pobreza, esté donde esté.

España mañana será republicana!

En el reino de España hay un gran déficit democrático. No todos son iguales ante la ley, comenzando por el rey. Hay censura informativa, entre otras cosas, porque la familia real es intocable. Todas y todos pagamos las incontables operaciones de cirugía estética de una advenediza convertida en princesa, y ningún periódico ni medio de comunicación se atreve a denunciar el escándalo. Somos súbditos.

La banca y los poderosos tienen acceso directo a la casa real. La banca impone su política económica al Gobierno. Todo gira en el Estado en torno a defender a los bancos y sus intereses. Se sacrifican los derechos de las familias, parados, pequeñas empresas y autónomos a cambio de dar cuantiosos prestamos a la banca y que esta no revierte en beneficio de la sociedad.

La banca hipoteca y castiga sin misericordia a paradas y parados morosos, deja a miles de familias en la exclusión social y no pasa nada. Al mismo tiempo que el príncipe “heredero” y su princesa de plástico visitan Jordania e Israel cuando los pueblos árabes, incluido el jordano y el palestino, están en plena oleada de revueltas democráticas.

La demanda de democracia real y efectiva nunca se logrará con una ley de partidos restrictiva, censuradora y que no sirve ni para ilegalizar a los fascistas, ni a los herederos del franquismo.

Los directivos de los bancos sortean la justicia con habilidad e indultos y mientras tanto cualquier disidente o inmigrante de color o republicana o sindicalista en lucha puede ser detenida y detenido. Esto es lo que hay.

Por eso, las reivindicaciones de Democracia y Libertad deben tener presente que con la Monarquía heredera del régimen del 18 de Julio no se avanzará. Que cuando Franco dijo que lo dejaba “todo atado y bien atado” pensaba en su monarquía. No habrá libertad en el Estado Español mientras no tengamos una República que rompa ataduras con el pasado.

Por todo eso, y ante la creciente ola de indignación ciudadana, lograremos en paz y alegría que España vuelva a ser Republicana.

¡¡Viva el 14 de Abril!!

A por Garzón

Esto es el reino de España, los de la Gurtel tan panchos y Garzón juzgado y a punto de ser condenado. A Garzón no le perdonan dos cosas: haberse metido con la derecha y demostrar su trama corrupta, y haber tratado de juzgar al negro, criminal, corrupto e inmisericorde franquismo.

En el Reino de España, los poderes del Estado siguen en manos de los de siempre. La democracia no ha penetrado en donde de verdad se tiene y detenta el poder.

Hay que forjar una amplia alianza democrática y republicana que salve la soberanía popular, porque hoy será Garzón, y mañana cualquier sindicalista o altermundista o cualquier republicana o republicano o cualquier manifestante, de hecho ya centenares de estas personas han sido ya juzgadas y condenadas.

Escribo estas palabras desde la indignación y la denuncia, pues en este país todo se hace por y para los bancos, por y para los poderosos, por las ideas conservadoras y reaccionarias y nada para las gentes trabajadoras. Solo nos quedan restos y migajas y ahora nos las discuten.

Lo de Garzón es un punto más en esta cadena de actos y acciones que están desnaturalizando la democracia en el Reino de España.

Echo de menos más fuerza en una actitud decidida y republicana que nos permita dejar de ser un pueblo de borregos y borregas.

Recuperemos la dignidad.

Ciudadanía molesta y censura. Algunas ideas

Nos están ocultando Islandia y sus medidas para salir de la crisis, incrementando la democracia y encarcelando a los banqueros responsables de su bancarrota. No dieron la cobertura suficiente a la gran manifestación de Londres el sábado 26 de abril, convocada por la Coalición por la Resistencia, algo parecido a Activos Contra La Crisis en el estado español.

Nos escamotean la autentica revuelta social y sindical que se vive en los USA y la aparición por allí de un Tea Party, pero de izquierdas. Nos niegan la fragilidad actual del dólar USA y la quiebra técnica de 44 estados de la Unión.

Nos mienten sobre las causas reales de las revoluciones y protestas árabes, que son sociales y contra la subida de los precios de los alimentos; por la democracia, contra dictadores que apoyó Occidente o sigue apoyando en el escandaloso caso de Bahrein. Mientras, nos entretienen con su guerra en Libia y su “humanitarismo bélico”.

Tan criminal es Gadafhi, como el emir de Bahrein, el de Omán, el rey de Arabia Saudita o los leales y corruptos familiares de las monarquías europeas, es decir los reyes de Marruecos y de Jordania. Todos ellos oprimen a sus pueblos y en todos ellos la ciudadanía, la calle árabe, está dando una lección de valor, dignidad y conciencia social.

No nos informan acerca del verdadero calado de esta crisis y de sus cada vez más negras perspectivas de crisis sistémica es decir del capitalismo. Pero también crisis de valores y yo añadiría crisis de confusión. Nos confunden, nos marean, nos engañan.

Pero algo se está iniciando también en Europa, a pesar del alza tan preocupante de la extrema derecha y la derecha extrema como en España, donde fruto de la confusión, los banqueros y los políticos más reaccionarios al final logran imponer sus condiciones.

Si, Francia, Grecia, Portugal incluso la España del 29 de septiembre, pero ahora también Gran Bretaña, comenzamos a articular la resistencia ciudadana. La indignación crece, a pesar de la férrea censura neofranquista impuesta sobre de las protestas sociales en Murcia, por ejemplo. Algo comienza a fomentar la revuelta pacífica de las y los ciudadanos.

Por eso hemos de situar bien al enemigo, no sea que los culpables de la crisis acaben siendo las personas que, huyendo del hambre y la pobreza, vinieron a Europa a buscarse la vida, tal y como millones de españoles y europeos hicieron a los largo de los siglos XIX y XX, millones de nuestros padres y abuelos, en los años 60 marcharon a Francia, Alemania, Suiza, pero también a Argentina, Brasil y Venezuela.

No sea que carguemos las tintas sobre los políticos y políticas exclusivamente y olvidemos que ni todos son iguales, ni todas y todos son neoliberales y dejemos en paz a banqueros, especuladores, grandes propietarios y sus medios de difusión, publicidad y propaganda, que tratan de articular un golpe de estado berlusconiano en España.

La soberanía popular está secuestrada. La principal lucha ahora en España es en mi opinión por recuperar la soberanía popular, por que la economía y los plutócratas y la oligarquía rentista deje de dominar España, y por que en Europa las grandes transnacionales, grupos financieros y banqueros, dejen de ser el auténtico poder, con la complicidad necesaria de los gobiernos y el vasallaje inmoral de la burocracia de Bruselas.

La gran aportación de Europa al mundo, como dice Susan George, es el Estado Social.

La única receta neoliberal para salir de la crisis ya la sabemos de sobra, y es pagar de nuestros impuestos la quiebra y los quebrantos de los Bancos. Como si la banca fuera nuestra única salvación, como si patria y banca fueran lo mismo. Se está pidiendo por parte de diversos autores del pensamiento crítico que nos indignemos. Yo digo, tengamos dignidad, valentía y valores.

La actual campaña europea y española por las ITF, es decir Impuestos sobre las Transacciones Financieras y la supresión de los Paraísos Fiscales, es de una importancia capital, pues ataca al corazón de los causantes y BENEFICIARIOS de la crisis. Los ricos están haciendo caja y encima NO PAGAN IMPUESTOS. Pero el problema no sólo es que no paguen impuestos, es que los conozcamos y les controlemos, situando de esta forma la POLÍTICA, la Res Pública, por encima de la economía oligárquica financiera.

Necesitamos un frente amplio antineoliberal. Una confluencia ciudadana de paradas y parados, jóvenes sin expectativas, sindicalistas en disposición de defender y recuperar los derechos laborales y reconquistar la dignidad del trabajo, personas afectadas por la criminalidad de entidades financieras, autónomas y autónomos y pequeñas empresas arruinadas, acosadas por la sequía de créditos, mujeres en lucha contra el patriarcado y la violencia contra su genero. Al fin y al cabo personas demócratas, dispuestas como hace poco me comentaba un amigo en Málaga, a regenerar, a implementar un nuevo pensamiento regeneracionista, republicano y popular.

No partirán las soluciones de las derechas conservadoras. Lo digo claramente, sus recetas son aún más neoliberales, que ya es decir. Mirad si no lo que están haciendo en Murcia. Los conservadores y la derecha extrema están construyendo un discurso de falso populismo, que defiende las privatizaciones y ataca el estado, cuando la solución es reapropiarnos del estado y hacerlo social, democrático-participativo y dedicado exclusivamente al bien común, dotado de unos servicios públicos esenciales.

Los discursos defensores de las rebajas de impuestos en realidad solo pretenden rebajar los impuestos a grandes empresas y grandes fortunas, dejando la caja de las pensiones y la seguridad social a la cuarta palabra por falta de ingresos.

Necesitamos una ciudadanía amplia y plural, empoderada y consciente de su poder real. Necesitamos volver a confiar entre nosotras y nosotros, las buenas gentes trabajadoras o en proceso de formación. Como sabemos que nadie regala nada, la cosa es ahora ponernos manos a la obra y unir las diversas plataformas, iniciativas y activismos en pos del bien común y de la libertad.

Algunas propuestas de programa:

  • Reforma fiscal en profundidad, recuperando el valor democrático y social de la redistribución y del reparto de la riqueza.
  • Fomento de la economía productiva, frente a la financiera, que debe estar a su servicio.
  • Supresión de los Paraísos Fiscales e implantación de las ITF como medidas imprescindibles para garantizar los estados del bienestar y combatir el hambre y la pobreza.
  • Defensa del sistema de pensiones público. Jubilación a los 64 años. Fin de los apoyos fiscales a los fondos privados de pensiones.
  • No a la mal llamada reforma laboral. Restitución de los derechos laborales.
  • Creación de un sistema financiero público que garantice a familias y Pymes el crédito. Fin de la opacidad bancaria. Nacionalización bajo control ciudadano de las Cajas de Ahorros.
  • Ley de dación en pago sobre la vivienda. Política pública más intensa de vivienda en alquiler.
  • Ni una persona parada sin subsidio. Ni una familia sin apoyo solidario. Ni un rico sin pagar impuestos.
  • Defensa de la enseñanza pública. Más gasto público en educación y salud. El gasto público genera empleo y por tanto crea riqueza.
  • Implementación de medidas legales que garanticen la democracia participativa. Presupuestos participativos en todos los municipios.
  • Posibilidad de revocar cargos públicos corruptos. Establecer referendums, que permitan la revocación de gobernantes. Todos debidamente legislados, que permitan combatir a corruptos y embaucadores. Limitación de mandatos políticos, a todos los niveles.
  • Medidas de intervención y control ciudadano en servicios e instituciones públicas.
  • Justicia rápida y gratuita hasta tres veces el IPREM.
  • Auditoria pública sobre la banca privada, sometimiento a examen de la actuación de la banca en estos últimos diez años.
  • Auditoria sobre la deuda pública española y europea. Aclarar quienes y donde está la responsabilidad de la deuda pública y su carácter público o privado. Condonación de la deuda a los estados empobrecidos.
  • Política internacional de paz y solidaridad. No más guerras. No más buscar justificaciones estúpidas a guerras. Paz.
  • Que los responsables de la crisis económica mundial y española en particular la paguen. Exigencia de responsabilidades a los causantes de tanto delito económico y fiscal en lugar de recibirles con alfombras rojas. Los causantes del paro, el empobrecimiento y la ruina de tanta gente, deben responder de sus actos.

Éstas y otras muchas entiendo, deben ser nuestras propuestas, por que toda protesta o crítica, necesita alternativas y saber hacia donde vamos.