Otra salida de la crisis es posible

Carta de Convocatoria a la Asamblea Constituyente de las Mesas de Convergencia:

Estimado amiga y estimada amigo;

Un grupo de personas preocupadas por la situación política y por las amenazas que se ciernen sobre sectores cada vez más amplios de la población sentimos la necesidad de tomar la iniciativa. Pensamos que ha llegado el momento de impulsar un proceso de acercamiento y convergencia de todos los sectores y sensibilidades de la izquierda para ir conformando una respuesta unitaria y eficaz a la situación que vive nuestro país de países.

Nuestra pretensión es muy abierta pero muy clara. Estamos convencidos de que es imprescindiblepromover la más amplia confluencia de fuerzas de la izquierda social y política frente a la ofensiva neoliberal que estamos sufriendo. Esta ofensiva probablemente no va a remitir en los próximos tiempos sino todo lo contrario.

Creemos que es necesario ir construyendo consensos para definir valores y políticas que permitan defender el bienestar colectivo, la justicia social, el desarrollo sostenible y las libertades democráticas en estos momentos críticos que estamos viviendo. Es sólo un comienzo pero un comienzo necesario para empezar a articular una contraofensiva al neoliberalismo dentro del actual panorama de la izquierda en nuestro país.

Para darle el primer impulso a este proceso, aprobar el programa mínimo antineoliberal y lanzar el proceso de conformación de mesas para la convergencia ciudadana en todo el Estado, hemos convocado una Asamblea el próximo día 19 de febrero a las 11.00 horas en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid, Calle Lope de Vega nº 40. Somos conscientes de que una convocatoria de este tipo no es muy frecuente. Pero existe una posibilidad real, hasta ahora tenida por imposible, de que se produzca una regresión dramática de las conquistas sociales, democráticas y culturales de los últimos treinta años. Está en juego, además, la propia existencia de la izquierda como actor político relevante. Por ello confiamos en tu responsabilidad y en tu generosidad en unos momentos tan importantes como los que estamos viviendo.

Un saludo cordial

El grupo promotor de la iniciativa

Almudena Grandes
Ariel Jeréz
Armando Fernández Steinko
Begoña San José
Carlos Berzosa
Carlos Martínez
Carlos Ruíz
Diosdado Toledano
Enrique de Santiago
Francesc Matas
Francisco Fernández Buey
Gaspar Llamazares
Ignacio Ramonet
José Luis Sanpedro
José Manuel Naredo
Juan Ramón Capella
Juan Torres López
Luis García Montero
Manolo Monereo
Marcos Roitman
Mari Angels Martínez Castells
Maria José Saura
Miguel Riera
Pablo Iglesias
Pascual Serrano
Pedro Montes
Rafael Pillado
Ramón Zallo
Ricardo García Zaldívar
Roberto Viciano
Rosa Cañadell
Rosa Regás
Salce Elvira
Teodulfo Lagunero
Vicenç Navarro
Xosé Manuel Beiras

Reflexiones ante las posibles consecuencias del pacto sobre las pensiones

Ante los avances o filtraciones más o menos interesadas que sobre el pacto de contra-reforma de pensiones acabamos de conocer, propongo que sean analizadas con más detalle cuando conozcamos el texto completo o bien el anteproyecto de ley que el Gobierno Zapatero apruebe hoy viernes.

A primera vista, y con premura, reconozco que podemos estar ante un retroceso histórico respecto del derecho a la pensión actualmente vigente que tendrá graves consecuencias para la credibilidad de los sindicatos y debilitará la capacidad de responder a las futuras agresiones sociales y políticas. Los peores temores se han cumplido. Pero lo peor es que la regresión que se aprecia pasará factura a toda la izquierda social, lo queramos o no.

Es por ello que creo que por sentido de la responsabilidad estamos en condiciones de exigir a las cúpulas de CC.OO. y de UGT que rectifiquen y al menos antes de firmar nos escuchen. ATTAC y otras muchas organizaciones de la sociedad civil impulsamos el éxito de la Huelga General del 29 S y nos movilizamos como una sola persona. Merecemos pues respeto.

La gravedad de la crisis que sufren de forma especial las clases populares y trabajadoras y las y los jóvenes, hacen imprescindibles seguir fortaleciendo las plataformas unitarias y no sectarias, para la acción y la movilización.

Pensiones, pero también Cajas de Ahorros bancarizadas y puestas en almoneda para la banca y los fondos de inversión internacionales. Todavía más privatizaciones y recortes sociales y salariales posibles nos obligan a una acumulación de fuerzas que este pre-acuerdo puede hacer peligrar, máxime cuando de los 67 años se había hecho blasón de lucha y línea roja a no traspasar.

Puede entrar en la lógica confusa y nada ideológica, además de socioliberal, de Rodríguez Zapatero el deseo de inmolarse por tranquilizar a los mercados, pero que en su inmolación arrastre a CC.OO. y UGT es muy difícil de entender. Hay que resistir chantajes y saber que la derecha que viene, el PP y las derechas nacionalistas, tienen la voluntad de aniquilar el sindicalismo e impedir el derecho de huelga y de negociación, pero lo de ponerle la alfombra roja al objeto de, aún sin pretenderlo, facilitarle la faena, es al menos incomprensible.

En mi opinión, deberíamos expresar nuestro desacuerdo con el pre-pacto alcanzado llamando a la ciudadanía y a los trabajadores a movilizarse para rechazarlo y hacer llegar dicha oposición a las direcciones sindicales para que no ratifiquen el acuerdo en las próximas reuniones de sus órganos confederales.

El grandísimo número de paradas y parados de mediana edad, que se incrementará, dejará a cientos de miles de personas camino de la exclusión. Nuestros hijos y nietos temerán llegar a los 60 años en las condiciones actuales del “mercado” de trabajo.

A quien hay que apretarle las clavijas es a la banca, a las transnacionales, a los fondos especulativos, a los especuladores, no a los sindicatos y menos a las clases trabajadoras, a los autónomos a las PYMES.

No se puede hablar de reformas sin reformar el sistema financiero y el crédito. No puede cargarse a las espaldas de las clases subalternas la garantía para el pago de la deuda, así como la re-capitalización y rescates de la banca privada, y que los fondos de inversión especulativos no paguen impuestos y encima encuentre refugio legalmente tolerado todos ellos en los Paraísos Fiscales.

Cuando la soberanía popular está puesta en cuestión por los “mercados” no se pueden negociar retrocesos, y menos a cambio de no tocar lo fundamental, es decir, el mundo financiero. Lo que ahora está en cuestión es la propia democracia en sí. Hay que reaccionar ya.

No es mi voluntad agredir a los sindicatos de clase, a todos ellos, pero las dirigencias sindicales de CC.OO. y UGT deben entender, y lo digo fraternalmente, que el adversario son los bancos y los mercados, que no se puede retroceder y menos ahora, por lo que entiendo se les puede y debe exigir, que aún reconociendo su derecho e incluso obligación de negociar, nada les obliga a ceder.

La verdadera necesidad ahora, en mi humilde opinión, es que no haya ninguna persona parada sin prestaciones, nadie expulsado de su vivienda por no poder pagar la hipoteca, así como reformar profundamente el sistema fiscal, defender el reparto, y la justicia distributiva. Lograr la Banca Pública, nacionalizar las Cajas de Ahorros, al completo y de verdad. Pero no ceder en derechos que tanto costó conseguir.

A 100 por hora

Los acontecimientos se producen con una rapidez pasmosa. Ya se sabía que en periodos de aguda crisis y excepcionales todo rueda con inusitada rapidez.

Lo cierto es que el deterioro de lo social, la reducción de derechos por los que tanto luchamos y el miedo de tanta gente despistada, desinformada y manipulada por unos medios de desinformación e intoxicación masiva, hace que constantemente muchas personas vivamos en una permanente ducha escocesa de euforia movilizadora y depresión realista, o paciencia esperando tiempos mejores. Pues bien ya no es hora de paciencia o nos robarán la cartera, nos hurtarán nuestro derecho a vivir dignamente.

En un solo día, en el estado español, hemos pasado a ver como se restringe el derecho de huelga y se castiga a los y las obreras del metro de Madrid a no hacer huelga o tenerla tan restringida que es ineficaz; porque trabajan transportando gente y son un servicio esencial; es decir no pueden defenderse pues su trabajo es ese. Un juez restringe un derecho fundamental y aquí no se monta ningún escándalo. El PP de Madrid puede frotarse las manos, pues esto se extenderá y cuando ellos gobiernen terminarán la faena, así que hay que impedírselo ya.

Pero gentes que se dicen progresistas ese mismo día siguen empeñadas en hacernos trabajar hasta los 67, condenando a un futuro incierto a cientos de miles de trabajadoras y trabajadores y no pasa nada. También nos piden coticemos 40 años para una pensión completa, en un tiempo en el que los jóvenes que puedan cotizar 35, se darán con un canto en los dientes.

Pero ese mismo día se lanza un plan de recapitalización de las Cajas de Ahorro, que en realidad les obliga a bancarizarse y a ser pasto de fondos de inversión especuladores internacionales y de la banca “nacional”.

Se pretende decir que nuestras Cajas lo han hecho mal, y así esconden, ocultan las miserias, negligencias y fallos de los Bancos privados españoles, verdaderos causantes de la burbuja inmobiliaria y sus miserias. El error de las Cajas fue imitar a los bancos, pues ni podían, ni debían, ni esa era su función. Ahora se les amenaza con una suerte de nacionalización para impulsar su privatización.

El crédito no fluye, se hace difícil, si no imposible para mucha gente. Por eso, en lugar de propiciar esa suerte de socialismo para ricos, es decir cargar a las clases populares y trabajadoras con toda clase de sacrificios para transferir fondos públicos a la banca y garantizar las deudas a los bancos alemanes y franceses entre otros, recapitalizando de paso a los bancos privados patrios. Si se quiere recuperar el bienestar y la vida digna del pueblo, hay que hacer justo lo contrario.

Es por eso que los sindicatos mayoritarios, si no quieren perder el apoyo que conservan todavía, deben ser fieles por encima de todo a quienes representan y hacerse fuertes junto con los débiles, con el paro, con la exclusión. Enfrentarse contra el empobrecimiento generalizado y recordar que en la casa de los banqueros, los especuladores, los ricos, no hay crisis. En la de millones de parados y paradas, sin embargo, ronda la exclusión social.

Es por eso que la ciudadanía se debe empoderar e impedir esta deriva directa hacia el hoyo y combatir la DICTADURA de los mercados. La tiranía de los mercados, la burla a la soberanía popular por parte de los mercados, de los banqueros y de políticas y políticos neoliberales. La izquierda no está para tranquilizar a los mercados, está para gobernar o intentar hacerlo cumpliendo sus programas y tratando de transformar esta injusta sociedad y no acomodarse a ella y en ella.

El objetivo de las izquierdas es transformar una sociedad injusta. Pero nadie nos regalará nada. Por eso ATTAC trata de informar y movilizar, formar y organizar las resistencias.

Muchas y muchos ciudadanos decimos basta ya. Hay que pegar un zapatazo en la mesa y expresar, alto y claro, que aquí estamos la ciudadanía activa dispuesta a encontrarse y converger. El 19 de Febrero en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid, a las 11h os esperamos a todas y todos, os convocamos a encontrarnos y tratar de unirnos para que nuestra voz, sea escuchada por todos: el gobierno, la banca y los poderosos, pero también los sindicatos y la izquierda. Si las políticas neoliberales avanzan a 100 por hora, nosotras y nosotros hemos de empezar a circular a 120 km hora.

Carta abierta a un dirigente sindical desmoralizado

Se que estás sentado en la mesa de negociación frente a gentes que afirman poseer mucha información y manejan ciertos, (pocos en realidad), resortes de poder. Se que te están abrumando con datos muchos de ellos inciertos. Sé que te intentan junto con la prensa de derechas y centro-derechas, pues no hay otra, anonadar diciéndote que la economía española depende de que aceptes las “reformas”. Sé que ponen en tus manos la supervivencia del estado del bienestar o lo que queda de él, y de lo poco que se pueda conservar del mismo tras la ofensiva exitosa de los mercados, es decir de la Banca.

Pero también se que estás ahí sentado solo y preocupado, tras haberse hundido este tinglado gracias al casino financiero, la burbuja financiera y la burbuja inmobiliaria, que tan grandes beneficios le produjo a los banqueros y que ahora que ellos tienen incertidumbres y pérdidas en lugar de apretarles las clavijas a quienes son los únicos culpables, te las aprietan a ti. Cuando te aprieten recuerda a gente de tu barrio que ya no tiene subsidio de paro alguno y comen de la pensión de la suegra. Acuérdate de tu sobrina con 28 años, licenciada en Literatura y que no tiene trabajo, pues tras tres meses de cajera en un supermercado la han despedido, es decir, con veintiocho años insisto, solo tiene tres meses cotizados, mientras tú a su edad tenías ya diez años de cotización.

Recuerda las huelgas que tuviste que organizar para conseguir lo que ahora te piden aceptes “reformar” renunciando a ello por el bien de España, es decir de la Banca, nacional e internacional. Recuerda las veces que tuviste que pasar por comisaría por exigir un convenio justo.

Pero sobre todo, RECUERDA que no estás solo. Es cierto que los Sindicatos, entre otras tareas negocian y deben negociar, pero hay cosas en las que no pueden ceder, menos en lo que es ir marcha atrás.

Cierto que hay mucha gente con miedo. Cierto que el derecho de Huelga ya no es real, pues la precariedad laboral que el neo-liberalismo ha implantado solo permite hacer huelgas en grandes factorías o en la administración. Pero cierto es que hay muchas y muchos trabajadores inseguros, con una rabia que no saben como expresar, pero que necesitan de la resistencia de gentes como tú y de otras muchas que sin estar en la mesa estamos en la resistencia y en la esperanza de cambiar el mundo a mejor.

Hay muchos argumentos que rebaten lo que te dicen e insinúan. Es más difícil no rendirse, lo sabemos, pero tú tienes responsabilidades ante las clases populares y no ante los mercados, porqué si la voluntad real de los mercados se implantase tú estarías otra vez en la clandestinidad.

Ahora vivimos una nueva dictadura, la de la Banca. La soberanía popular está en peligro y hay que defender otra vez la democracia frente a los mercados. Por eso aunque te agobien y amenacen con cortarte las subvenciones y que tengas que despedir a los y las liberadas, aguanta. Cuando se volvieron a levantar los sindicatos no había profesionales del sindicalismo y estaban los que estaban, es decir no había trepas ni maltrabajas.

Que miedo puedes tener si cumples con tu cometido de defender los logros laborales y las anteriores victorias sociales, que entre muchas y muchos arrancamos incluso a una dictadura entonces política.

Hay personas que le están haciendo un gran daño a la izquierda. No te dejes pues enredar en esa operación que prefiero pensar que de forma inconsciente, pero diseñada desde fuera, está tratando no solo de implantar un plan tipo FMI, que nos llevará a la ruina, sino de paso desprestigiando las ideas por las que tanta gente luchó.

Somos la única esperanza de mejora y avance. Enfrentémonos pues a la dictadura de los mercados, a las políticas neoliberales y sobre todo a la resignación de que esto solo lo arregla la derecha.

La derecha está desgastando y desangrando a la izquierda, a los sindicatos, a los movimientos sociales, sin mancharse las manos, y si no ¿por qué todos los medios de comunicación incluidos los públicos, están censurando lo que está ocurriendo en Murcia? En Murcia hay una auténtica movilización social, una revuelta pacifica y social con un enorme apoyo popular. Esto demuestra que la gente sale a la calle, si es capaz de ver las agresiones que sufre.

2011, el mundo no es ya lo que era

Llevo tiempo escribiendo y afirmando (junto a personas de más alta categoría intelectual que yo) que el mundo ya no es lo que era hace tan solo diez años. Plantearse cambiar el mundo, creer que otro mundo es posible y no analizar la nueva correlación de fuerzas, o pensar que estamos como en 1998, es una simpleza que nos puede llevar a cometer errores o vivir en una depresión constante, pensando que el imperio y el capitalismo anglosajón son invencibles.

Ni una cosa ni otra. Cierto es que el poder de las potencias centrales sigue siendo tan fuerte como arrogante, pero menos. Como diría el castizo “menos lobos, Caperucita”. Sin embargo, observo que a la hora de analizar estos hechos por parte de los pensadores y pensadoras europeas y españoles en especial, no se presta a la observación geoestratégica la debida importancia. Mientras que en nuestro Estado, por parte de la prensa empresarial del sistema, si se le otorga gran importancia de forma especial a los escritos de un llamado “Real Instituto Elcano”, cuyos derechistas y descaradamente pro-neoliberales e imperialistas análisis son ampliamente difundidos e impuestos como la verdad. Al tiempo que se silencian y censuran otros puntos de vista contrastados.

Entre otras cosas ahí radica parte de la diferencia entre los politólogos/as pensadoras/es europeos y angloamericanos tanto de izquierdas como los de derechas, pues mientras estos analizan hasta el milímetro las evoluciones políticas y económicas de los BRICS y los estados no neoliberales o en proceso de dejar se serlo, los pensadores de izquierdas europeos y europeas estamos todavía mayoritariamente abrumados por la fuerza de la dominación cultural, ideológica y económica del poder establecido en nuestro espacio vital e intelectual.

Sin embargo, muchos pensadores de izquierda latinoamericanos, asiáticos y africanos han adoptado ya otro visor de la realidad mundial, cierto que con reservas y prudencia, pues las dentelladas del viejo lobo imperial, aún en su decadencia, pueden ser peligrosas y dañinas, sin embargo si se atreven a analizar el declive imperial del norte.

El hecho es que, siguiendo a Wallerstein podemos afirmar, y de hecho lo afirmo basándome en su autoridad, que el sistema-mundo está cambiando.

La solución neoliberal

El hecho de vivir en el área regional más ultraliberal del mundo, la Unión Europea, no nos deja en ocasiones vislumbrar lo que ocurre a nuestro alrededor, abrumados tal vez por la metódica tarea de los gobiernos europeos y la burocracia de Bruselas en desmontar, destruir y desprestigiar precisamente la mejor aportación de la Europa contemporánea al mundo, según Susan George, el estado social.

Lo que realmente está ocurriendo es que la receta de las oligarquías político-económicas europeas para competir en el nuevo mundo que llega, es precisamente desmontar todas las cargas y controles democráticos de los capitales anglo-europeos, cercenando para conseguirlo los derechos sociales, y conducir a una “tercer mundialización” de las clases populares y trabajadoras europeas. Es decir, ellos sí saben que esto cambia, luego su receta es desmontar todo obstáculo fiscal, social y democrático que impida al capitalismo “europeo” el ser “competitivo” frente al peligro asiático.

Por otra parte, los medios de comunicación de las potencias centrales siguen haciendo creer a sus clientes cautivos, a las masas narcotizadas por su desinformación, que la comunidad internacional de valores, la democracia y por tanto la cultura y la fuerza están en manos exclusivamente de angloamericanos y europeos. Para cualquier periódico o televisión de Europa occidental y del norte de América, la comunidad internacional no son más de diez estados, todos ellos blancos, cristianos y occidentales o bien aliados japoneses, israelíes, o sátrapas a sueldo en el tercer mundo.

El racismo anti-islámico, la fobia y el miedo ante el chino, el oscuro objeto de deseo del mulato o mulata, bueno para la danza o el fútbol, pero incapaz para la política “democrática”, además de corrupto, nos hace vivir en un mundo tan irreal como ya inexistente. Será que, por estos lares, no hay corrupción y cientos de chorizos, sin oficio ni beneficio, metidos en política.

Se califica de dictadores a líderes electos democráticamente por porcentajes de voto que harían palidecer de envidia a cualquier dirigente europeo, y se quedan tan panchos.

¿Pero mientras tanto cual es la realidad y cuales los síntomas de la decadencia del Norte y su sistema mundial ante su “exportación de la democracia y la civilización”, aunque sea a tiros? Empantanadas las operaciones y expediciones militares de conquista, la estrategia se les vuelve más complicada. Los generales usamericanos y británicos saben que no pueden vencer y optan por la vieja técnica de los ejércitos coloniales de principios del siglo XX de comprar y pensionar a jefes territoriales y/o religiosos para no ser atacados, mientras sus colegas españoles le rezan a la Inmaculada -patrona de la Infantería española- para no sufrir emboscadas en Afganistán, o ser copados entre dos fuegos en Líbano. Las aventuras coloniales, desde finales del siglo XIX, siempre han acabado en fracaso a medio plazo.

Así pues, al menos hay que controlar las retaguardias metropolitanas y para ello, la propaganda es clave. Los medios de comunicación se encargan de ello, atemorizando contra los chinos, mintiendo descaradamente sobre los procesos latinoamericanos, a pesar de que ni Fidel o Raúl Castro, Chávez o Evo Morales tengan absolutamente nada que ver con la crisis financiera del Norte y los abusos inmorales de su banca. Al revés, el único sitio donde los bancos españoles ganan algo de dinero es en Latinoamérica.

Europa versus BRICS

Pero resumiendo mucho esa es la situación: control sobre las clases trabajadoras y reducciones de sueldos y derechos, privatizaciones de servicios públicos, favoreciendo el negocio privado a costa de las clases subalternas, sosteniendo a los bancos subvencionándolos con abundantísimo dinero de la Hacienda pública, lo que incrementa la deuda y para colmo de todo rebajas impositivas a los más ricos. Justo lo contrario de lo que está ocurriendo en la mayoría de los BRICS.

El gasto social, los paulatinos incrementos salariales, las nacionalizaciones o re-nacionalizaciones, con la excepción de Rusia (si bien no en todos los sectores), así como la existencia en todos ellos de poderosas bancas públicas y sectores de producción estratégicos en manos de las Republicas, son las políticas dominantes en los BRICS y en potencias cercanas a ellos, como Argentina, Venezuela, Turquía entre otras. No olvidemos tampoco que la Sudáfrica creada por Mandela ya es BRIC -de ahí la S-.

Al igual que Brasil y China han hecho de la abandonada a su suerte África sub-sahariana, objetivo prioritario de inversiones y comercio, pero también de penetración geoestratégica, no se olvide.

Se nos habla de su ausencia de democracia o la mala calidad de la misma en el resto del mundo no cristiano-occidental, cuando por ejemplo Brasil tiene un sistema electoral más moderno, transparente y eficaz que los Estados Unidos de América. Europa ha sufrido en los últimos diez años la mayor restricción de derechos democráticos, comenzando entre otros muchos ejemplos por la ley de partidos o la muy anterior ley electoral españolas, ejemplos tan poco edificantes como exportables. Por no decir las leyes represivas y racistas británicas o el estado autoritario que vive Italia, aunque claro, es un autoritarismo liberal y por tanto asumible por las y los poderosos judeocristianos.

Siendo justos, en todas partes cuecen habas. La democracia imperfecta y capitidisminuida campa por todo el mundo y esa es parte de nuestra lucha y denuncia.

Pero empecemos por enunciar como están las cosas, al menos:

– Estamos seguramente ya en la post-globalización y la actual guerra de divisas es un ejemplo de ello.

– Los emergentes y los chinos en especial, practican un nacional-capitalismo. El Partido Comunista Chino, como afirma mi amigo Manuel Monereo, les dio definitivamente la independencia a chinas y chinos, pero no ha construido el socialismo. Tal vez lo primero era poder ser por fin independientes.

– Las alianzas indo-rusas en el aspecto tecnológico y militar. El creciente interés de Alemania por China y Rusia indican que en las oligarquías centroeuropeas algo comienza a olerse, y se sabe que Francia y la RFA se están resituando.

Podría ser más prolijo, pero esto pretende ser un artículo de divulgación, con algunas alternativas.

Por lo que, ante la decadencia de los EE.UU., la Unión Europea, pero también su aliado japonés, está claro que unir nuestra suerte económica y mundial a la santa alianza entre la City de Londres y Wall Street de Nueva York, no solo es una torpeza, es que no conduce a nada. Además de los ataques constantes que el euro sufre del dólar y también de la libra, pero sobre todo de la moneda imperial, artificialmente creada y por todo el mundo sostenida.

Hay Alternativas

Que alternativas podemos dar desde la izquierda:

– En primer lugar, informar correctamente y hacer saber a todas las gentes los cambios económicos y políticos que están produciéndose.

– Hacer ver como Latinoamérica y África fueron hundidas y arruinadas por imponerse planes tipo FMI, que son los que se están implementando en Europa y en España, de forma especial. Como las privatizaciones masivas condujeron a Argentina al corralito y también como la Republica Argentina, haciendo lo contrario, re-nacionalizando y rescatando de la privatización al sistema público de pensiones, entre otras medidas, está saliendo y rápidamente -cierto que con fallos, pero saliendo- de la postración a la que se le condujo.

– Hay que hacer ver lo sinvergüenzas y mentirosos que son los “expertos” que nos están llevando como corderos al matadero. Están defendiendo y vendiendo como soluciones prácticas neoliberales ya fracasadas.

– Hay Gobiernos amigos de las clases populares y trabajadoras del mundo, y esos Gobiernos ni son los europeos, ni los del Norte. Por eso nos mienten sobre todos aquellos que siguen políticas diferentes y que sin ser perfectos ni mucho menos, al menos se enfrentan con gallardía a los mercados, a la banca occidental a los tratados comerciales injustos.

– El reino de España, debe cambiar de política económica y exterior. La política exterior española no debe estar subordinada a una potencia decadente y económicamente en muy mala situación, con una abundantísima deuda externa como son los EE.UU. y aún más su fiel aliado la Gran Bretaña.

– Hay que buscar acuerdos con los BRICS y acercamiento a otras potencias. Hay que reivindicar en la Unión Europea un multilateralismo real y una sincera alianza de civilizaciones no castrada por el miedo al que dirán los jefes. Hay que cambiar no solo el modelo económico interno, también el exterior y ser oposición a la Europa conservadora, nacionalista y egoísta, que vive en una vejez autista. Se debe exigir a Alemania que, si está cambiando de alianzas y busca nuevos ejes, nos haga participes, y en última instancia no ser “más papistas que el papa” con la UE, pues tanto Gran Bretaña en un sentido, como Alemania y Francia en otro, juegan sus cartas.

Políticamente, las izquierdas debemos trabajar en dos sentidos: el fortalecimiento de los Foros Sociales Mundiales y buscar su impulso transformador, así como en la construcción de una V Internacional participativa, puesto que las fuerzas del capitalismo actúan a niveles globales, así como las fuerzas conservadoras y derechistas. Esto también nos obliga a tejer alianzas mundiales de cara a la solidaridad, pero también a salvar al Planeta de la esquilmación y la destrucción. La defensa de la Madre Tierra nos obliga a actuar conjuntamente.

Las clases trabajadoras y desposeídas, los pobres del mundo, debemos buscar y de hecho ya estamos en ello, pues existen ya instrumentos comunes como la Confederación Sindical Internacional o los ya citados Foros Sociales Mundiales que tejen la necesaria complementariedad.

El G20 es la historia de un gran fracaso. Debiéramos volver la vista al G192, es decir una Asamblea General de la ONU, sin coacciones de socios especiales con derecho a veto, que busque una gobernanza global de la aldea tierra. El G20, nada solucionará pues nada puede solucionar entre intereses muy encontrados y contrapuestos.

Sepan todas y todos que vienen tiempos convulsos, pues el cambio que se está produciendo -y que es más rápido de lo que los “expertos” (permítanme que me ría cuando escribo esta palabra) occidentales reconocen- debe ser para beneficiar a la humanidad y repartir lo que hay entre todas y todos, porque un cambio puede ser a mejor o a peor. En cualquier caso, en lo malo ya estamos.

La solución no es el crecimiento. Eso es un mito. La solución es una vida digna y frugal, pero los que emergen ya no consentirán y con razón que nosotras y nosotros, los y las occidentales nademos en el despilfarro, a costa de su pobreza. Por tanto, la única solución razonable es el reparto y la dignidad.