Hacia el Poder Ciudadano

El poder ciudadano, es lo único que puede hacer cambiar la solución neoliberal a la crisis económica y social que vivimos y sufrimos. La terapia de shok que se nos está aplicando en la vieja Europa, en el estado español, así como por medio del alarmante Pacto del Euro, que se nos viene encima cual una losa, que entiendo solo puede ser parado o reconducido, si la ciudadanía toma conciencia de su poder.

La Unión Europea, gracias a su opaca gobernanza, está imponiendo cada vez más recortes sociales y privatizaciones de sectores y servicios públicos. Estamos viviendo un proceso de destrucción del estado, una especie de anarquismo derechista y ultra liberal de una virulencia nunca vista desde finales del siglo XIX.

Europa que actualmente solo puede ofrecer al mundo su estado social, está aplicándose con denuedo en destruirlo. Europa que se presenta como paradigma de la democracia en el mundo, es realidad una especie de gran empresa privada sometida al poder de los grandes consejos de administración de bancos y transnacionales. La Unión Europea, tiene un Parlamento sin competencias y un ejecutivo que es el legislativo a la vez. En Europa no existe una libertad de prensa real, pues todos los grandes medios son propiedad de empresas y bancos e informan o más bien desinforman según sus intereses.

El único reducto de libertad informativa que queda, la red, está cada vez más controlada y mediatizada.

Los gobiernos europeos empezando por el español, han encontrado la excusa perfecta, cuando se trata de imponer sus medidas más impopulares y es que la UE les obliga, cuando la realidad es que las decisiones las toman los gobiernos, todos ellos a través del Consejo Europeo y de un Colegio de Comisarios, que los mismos gobiernos nombran, mediante un reparto por Estados, que deja en evidencia aún más el deseo de zafarse de los gobiernos cuando éstos, los y las comisarías imponen sus medidas siempre restrictivas, siempre privatizadoras, siempre a favor de los poderosos.

Pretendemos dar lecciones al resto del mundo, cuando uno de los estados con una historia de la más rica del continente y cuna del humanismo occidental, lo gobierna un bufón multimillonario y fascistón. Cuando varios países europeos aún se rigen por los restos del medioevo, mediante monarquías hereditarias, conservadoras y que a pesar del bulo de que reinan pero no gobiernan participan en el control del mundo a través de estructuras opacas y antidemocráticas como el club Bildelberg.

Europa es el paradigma de la Dictadura de los Mercados. En el reino de España, el poder de la banca y de ciertos banqueros les lleva incluso a dictar la política y decir lo que es bueno o no para su España, pues de ellos es. El poder antidemocrático de la Banca en el Estado Español esta consolidado desde mediados del siglo XIX y gobierne quien gobierne, la oligarquía financiera española extiende sus tentáculos e influencia y soporta o no regimenes y gobiernos según sus intereses.

Solo un intento de ventilar este aire enrarecido de incienso, oro, plutocracia rentista y estiércol de cuadras reales, durante la II República Española, fue ahogado en sangre, años del hambre, pan y fútbol.

Pero el 14 de abril de 1931 nos dejó un legado de ideas laicas, democráticas e igualitarias que hay que rescatar. Un discurso tan inteligente como populista que todo el mundo entendía y hay que recuperar y sobre todo una convicción de ser ciudadanas y ciudadanos, no súbditos. Fue el momento de oro de la Soberanía Popular.

Así pues entiendo que para construir la alternativa social a la crisis que el nefasto capitalismo, versión casino neoliberal, que los ricos y poderosos nos han impuesto, es imprescindible construir la alternativa democrática y nos queda muy poco tiempo para ello.

Están surgiendo de forma espontánea llamamientos cívicos y populares. Hay mucha gente cabreada, buscando algo. La solución no es aupar a la derechona, ni hacer caso de los parafascistas y autoritarios de “Intereconomía” etc. etc. No, la solución es que las ciudadanas y los ciudadanos seamos conscientes de nuestro poder y reclamemos el fin de los recortes sociales; que la crisis la paguen los que la han generado y el fin de la dictadura de los mercados.

Nuestro país de países, ha sido maltratado por una destructiva burbuja inmobiliaria que generó un empleo falso y temporal, ahora destruido con la misma facilidad que se creó. Tan mal tratado como nuestras costas. Ahora los bancos y los financieros que causaron tanto maltrato ambiental, que provocaron tanta corrupción política y social, tratan no solo de seguir imponiendo su voluntad, sino que paguemos nosotros sus pérdidas de juego, su bancarrota de casino. Nos están robando la cartera, mientras miramos la tele o pensamos que aún vivimos en un mundo rico y feliz.

Toda esta situación solo la puede invertir la ciudadanía consciente de su poder y deseosa de vivir con sencillez y felicidad, con frugalidad y dignidad, con amor y tranquilidad, pero para ello, antes debemos dejar de ser súbditos y volver a ser ciudadanas y ciudadanos. Construir el Poder Ciudadano, ese es ahora en mi opinión el principal objetivo.

La primavera árabe o el invierno de la “Comunidad Internacional”

Se están diciendo demasiadas tonterías acerca de las revueltas árabes al objeto de conseguir libertad y el apoyo a la “causa democrática” del Occidente cristiano de las potencias centrales, que todavía siguen empeñadas en hacer creer a sus poblaciones que son el centro del Mundo.

Pero peor que las sandeces interesadas por parte de gentes que ni han viajado a esos países, ni tienen organizaciones hermanas en ellos, ni conocen a actores sociales de las revueltas, de no ser la opinión de intelectuales colaboracionistas con los regímenes derrocados, o bien centros de pensamiento muy conservadores con antenas más en los servicios de espionaje que en la “calle árabe”, lo que me resulta más odioso es la hipocresía y doble vara de medir que Occidente y sus mandatarias y mandatarios aplican.

Para empezar -y Aznar lo ha dejado muy claro- todas las potencias de la Unión Europea y los EE.UU. se apoyaron en los corruptos regímenes derribados y se apoyan en los muchos que aún no han sido derrocados. Túnez y, tal vez, Egipto están en un camino hacía el cambio, junto con Yemen. Pero pensar que Jordania, Marruecos, Arabia Saudita, Qatar o Kuwait, son mejores que otros que están en cuestión por parte de la calle árabe es de una desfachatez y desvergüenza supina.

¿Por que nadie bombardea todavía el palacio del emir de Bahrein? No entiendo como Trinidad Jiménez puede reunirse con embajadores de Arabia Saudita, Kuwait, Qatar o Marruecos entre otros para estudiar las revueltas árabes; si no fuera por la sangre que se está derramando, resultaría cómico. Que catetez, que ignorancia, a no ser que sólo interese cómo aplicar medidas para controlar, aguar y vigilar las revueltas árabes.

La verdad es que toda esta situación, que Occidente no previó, se le ha escapado de las manos y su censura, por ejemplo, sobre la revuelta extendida también a Iraq, no hará cambiar la situación. El pueblo árabe ha iniciado su segunda ola revolucionaria tras la que comenzó en los cincuenta, pero tal vez con más posibilidades y con unos imperios mucho más decadentes, y nuevas formulas de acción ciudadana que se les escapan de las manos.

La enseñanza a sacar por nosotras y nosotros es que, contra los pueblos con voluntad de justicia y democracia verdadera, nadie puede. El neoliberalismo se las planteaba muy feliz hace diez años, pero ahora le crecen las dificultades.

Otro mundo es posible, le sepa mal a quien le sepa y los proyectos de la Trilateral, el club Bildelberg, los neocons con su líder Aznar a la cabeza o las posiciones sumisas al imperio decadente, comienzan a no asustar a la ciudadanía, incluida la europea y norteamericana.

Robin de los bosques o la justicia fiscal

Ante el próximo G20, se está haciendo una movilización muy importante tratando de que, a efectos de ordenar el sistema financiero, controlarlo y además obtener fondos para mantener los sistemas sociales y poder luchar contra la pobreza y el cambio climático etc., se impongan unos impuestos sobre las transacciones especulativas financieras de dinero, que ni tributan, ni aportan nada a la sociedad, salvo beneficios a bancos y especuladores. Hablando muy claro, los ricos del mundo y los grandes fondos de inversión, no pagan impuestos.

Estamos pues ante un acto de injusticia y de insolidaridad, que hay que remediar y ponerle coto. Pero también proponemos una solución alternativa, real y posible a la crisis económica mundial. Los bancos y los financieros son los que han provocado esta crisis, que tanto paro, quiebras y ruina está produciendo sobre todo en Occidente y en el mundo empobrecido. Los ITF, basados en la filosofía y la propuesta de Tasa Tobin, pretenden regular y controlar los flujos de capital, además de recaudar. Por eso tienen tantos enemigos, en especial entre todos los poderosos.

Dicho esto, y teniendo en cuenta que esta campaña es muy amplia y plural, hay que aclarar que, en opinión de ATTAC y la mía propia, aplicar un impuesto a los capitales transnacionales y no suprimir a la vez los Paraísos Fiscales, es como meter agua en un cesto. No podemos poner un impuesto en marcha y además dejar una espita para que bancos y fondos de inversión burlen la fiscalidad a través de los citados territorios fuera de control.

Los Paraísos Fiscales son el verdadero cáncer del sistema-mundo económico, y de hecho la mayoría de los bancos privados tienen en ellos sucursales o segundas marcas. Así pues ITF y la no supresión de estos territorios piratas son incompatibles. Entiendo que esto hay que dejarlo claro, o bien se perderán muchos posibles ingresos.

ATTAC, que lleva ya años en esto -de hecho, comenzó esta lucha- lo debe decir alto y claro y, al menos personalmente, deseo clarificar que esta campaña no tiene como objetivo robar a los ricos para dárselo a los pobres cual Robin Hood: es impedir que los ricos sigan robando a los pobres, a las clases populares y a la sociedad en su conjunto al no pagar impuestos, y por tanto no contribuir a mantener los estados sociales y/o del bienestar, a la lucha contra el hambre y la pobreza, al desarrollo sustentable y posible, y a la defensa de la madre tierra.

Las finanzas son el corazón del sistema y por tanto hay que controlarlas por el bien común y para lograr otro mundo. Las finanzas además deben estar al servicio de la economía productiva, y no ser un fin en sí mismas. Por todo eso, ATTAC reclama la socialización o democratización de la banca y su control público. Por eso ATTAC exige la justicia fiscal global y también acabar con la pobreza, pero con toda la pobreza, esté donde esté.

España mañana será republicana!

En el reino de España hay un gran déficit democrático. No todos son iguales ante la ley, comenzando por el rey. Hay censura informativa, entre otras cosas, porque la familia real es intocable. Todas y todos pagamos las incontables operaciones de cirugía estética de una advenediza convertida en princesa, y ningún periódico ni medio de comunicación se atreve a denunciar el escándalo. Somos súbditos.

La banca y los poderosos tienen acceso directo a la casa real. La banca impone su política económica al Gobierno. Todo gira en el Estado en torno a defender a los bancos y sus intereses. Se sacrifican los derechos de las familias, parados, pequeñas empresas y autónomos a cambio de dar cuantiosos prestamos a la banca y que esta no revierte en beneficio de la sociedad.

La banca hipoteca y castiga sin misericordia a paradas y parados morosos, deja a miles de familias en la exclusión social y no pasa nada. Al mismo tiempo que el príncipe “heredero” y su princesa de plástico visitan Jordania e Israel cuando los pueblos árabes, incluido el jordano y el palestino, están en plena oleada de revueltas democráticas.

La demanda de democracia real y efectiva nunca se logrará con una ley de partidos restrictiva, censuradora y que no sirve ni para ilegalizar a los fascistas, ni a los herederos del franquismo.

Los directivos de los bancos sortean la justicia con habilidad e indultos y mientras tanto cualquier disidente o inmigrante de color o republicana o sindicalista en lucha puede ser detenida y detenido. Esto es lo que hay.

Por eso, las reivindicaciones de Democracia y Libertad deben tener presente que con la Monarquía heredera del régimen del 18 de Julio no se avanzará. Que cuando Franco dijo que lo dejaba “todo atado y bien atado” pensaba en su monarquía. No habrá libertad en el Estado Español mientras no tengamos una República que rompa ataduras con el pasado.

Por todo eso, y ante la creciente ola de indignación ciudadana, lograremos en paz y alegría que España vuelva a ser Republicana.

¡¡Viva el 14 de Abril!!

A por Garzón

Esto es el reino de España, los de la Gurtel tan panchos y Garzón juzgado y a punto de ser condenado. A Garzón no le perdonan dos cosas: haberse metido con la derecha y demostrar su trama corrupta, y haber tratado de juzgar al negro, criminal, corrupto e inmisericorde franquismo.

En el Reino de España, los poderes del Estado siguen en manos de los de siempre. La democracia no ha penetrado en donde de verdad se tiene y detenta el poder.

Hay que forjar una amplia alianza democrática y republicana que salve la soberanía popular, porque hoy será Garzón, y mañana cualquier sindicalista o altermundista o cualquier republicana o republicano o cualquier manifestante, de hecho ya centenares de estas personas han sido ya juzgadas y condenadas.

Escribo estas palabras desde la indignación y la denuncia, pues en este país todo se hace por y para los bancos, por y para los poderosos, por las ideas conservadoras y reaccionarias y nada para las gentes trabajadoras. Solo nos quedan restos y migajas y ahora nos las discuten.

Lo de Garzón es un punto más en esta cadena de actos y acciones que están desnaturalizando la democracia en el Reino de España.

Echo de menos más fuerza en una actitud decidida y republicana que nos permita dejar de ser un pueblo de borregos y borregas.

Recuperemos la dignidad.