Como estoy por la confluencia monto otra plataforma

 

Confluencia es la palabra mágica. Por eso todas y todos queremos confluir, luego, cada cual tiene su fórmula y sabe lo que hacer. Por eso nos tiramos los trastos buscando la unidad. Eso sí, todo por altruismo. Tanto altruismo, que no nos importa lo que opine o el despiste del pueblo soberano que puede acabar como en L´Hospitalet –feudo de la izquierda clásica- votando al partido ultra-liberal Ciudadanos, pero nítidamente opuesto a la independencia de Cataluña. Confusión de ideas, mensajes, plataformas y al final… Los Neoliberales todos, frotándose las manos.

El bipartidismo, tranquilo y además el nuevo juguete derechista, confuso, reaccionario pero populista en el horizonte-Ciudadanos- presto a ser el perejil de todas las salsas.

La confluencia conduce a otro concepto mágico, la unidad popular. La unidad de las izquierdas. La unidad de… ¿Qué hay de lo mío?

Dice Podemos que la unidad popular soy yo. El problema es que en el Baix Llobregat no les han creído, tampoco en el Báges, ni… Ni en Nou Barris. Pensemos. Podemos pensar que tal vez nos hemos equivocado y que no somos ni siquiera insustituibles, o que tal vez el PSC-PSOE-PSOE-PSC no está tan débil ¿Y por qué? No será que mareamos y no estamos pensando que como llegar a las y los humildes.

Ahora en Común sigue en su jaula de grillos. Pero claro todo proceso asambleario tiene mucho de jaula de grillos. No nos asustemos.

 ¿Que los partidos desean influir?, Pues para eso están o estamos, sino ¿Qué objetivo tenemos? No es malo, lo que hay que hacerlo es por derecho y a las claras. Yo siempre que voy a una reunión política digo que soy de Alternativa Socialista y no me escondo tras una asociación u ONG, sino que difundo y defiendo mis ideas.

 El sarampión anti-partidos lo han provocado ellos mismos, es cierto, por culpa de sus oligarquías de hierro y su burocracia profesional. Pero librados de cargas personalistas y sectarias, son la única garantía de un trabajo sistemático y diario, antes, durante y después de las elecciones. Además no me gusta coincidir con José Antonio Primo de Ribera, ni en eso, ni en nada, aunque sea de forma total y absolutamente involuntaria.

 Los partidos son una conquista de las clases trabajadoras, como partidos de masas y no como cuadros oligárquicos burgueses. Si uno es anarquista, pues ya es otra cuestión y en ese caso, no solo no participa en política institucional, sino que es duro y crítico con ella. Pero claro, como yo entiendo que un anarquista, no participa de plataformas políticas electorales, pues entiendo que no es el objetivo de este artículo. Además crear partidos y difundir ideas políticas es un derecho humano.

Lo único sensato que ahora se puede hacer es llamar a la madurez y la cordura. En estos momentos, la izquierda transformadora se encuentra dividida en tres plataformas o partidos, al menos. A saber, el partido Podemos, Ahora en Común y la nueva plataforma de la Izquierda que lideran Gaspar Llamazares, Baltasar Garzón y Tasio Oliver. Tres esfuerzos unitarios. Fuego cruzado entre IU y sectores de IU, más Podemos y sus críticos con algún acompañamiento estrella. A eso hay que sumarle las plataformas también unitarias de varios territorios y nacionalidades.

Creo que la sensatez obliga a decir que esto es una locura y que la gente normal, trabajadora o empobrecida y pobre, no va a entender nada o bien a rio revuelto ganancia de pescadores. Pescadores de derecha radical, pero con propuestas “sociales”. La realidad es que creo que a la gran mayoría de las víctimas de la crisis y la austeridad, no les interesan estos bailes de salón.

Pienso, que lo más sensato hubiera sido desde el principio un acuerdo político incluyendo a movimientos sociales, una amplia coalición de las izquierdas, constituyentes y republicanas o al menos opuestas a la corrupción y al régimen corrupto. Haber conformado un acuerdo de las fuerzas opuestas a la austeridad, el 135 y la Troika, pero con amplias bases participativas, ciudadanas y con votaciones previas al objeto de poder elegir sus listas con participación y tratar de ilusionar mediante ello a gran parte del despistado e ignorado pueblo soberano.

Tenemos derecho a elegir nuestra cabeza de cartel y futuro presidenta/e de gobierno y tenemos derecho a elegir en las circunscripciones las personas que nos van a representar.

Tiene derecho la izquierda y los partidos de izquierda a impulsar la unidad popular, de las izquierdas y de las clases subalternas.

Finalizaré diciendo que respeto Madrid y a muchas personas de Madrid. Pero el espectáculo que se está dando en la Villa y Corte al resto del Estado, días antes de las elecciones, es digamos caótico. Los mensajes que nos llegan son de confusión, conspiración y personalismos desatados.

Esto en un Estado en el que de grado o por fuerza, conviven varias naciones y lenguas. Grandes ciudades costeras y con puertos de mar y que no dependen de la capital, al contrario. Grandes comunidades autónomas con mayor población que la central y toda una red de ciudades medias con vida propia y experiencias propias. El neo centralismo de las izquierdas, resulta decimonónico. Esto no es Uruguay, tampoco Francia. Por lo que escuchar a activistas de ciudades de doscientos mil, cuatrocientos mil, un millón de habitantes decir “haber que dicen en Madrid” resulta pobre y ridículo. Madrid dirá lo que quiera. Pero esto o lo levantamos de forma federal y democrática o del centro… No sé pero lo que es ahora poco bueno. En cualquier caso, seguimos respondiendo a una configuración borbónica de Estado, de un Estado borbónico y regido por un Borbón, que sigue colonizando nuestras mentes.

Basta de cenáculos madrileños y más trabajo de base y en la base. Recuerdo, una victoria de las izquierdas o anti-austeridad y recortes, solo se puede dar venciendo no solo en Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. No, hay que vencer o sacar buenos resultados en Albacete, Zamora, Las Palmas, Teruel o Ciudad Real etc. etc. siento, lo pero o hablamos claro o no nos entendemos.

Carlos Martínez es co-primer secretario de Alternativa Socialista

No hay excusas en Cataluña. Ahora a trabajar, pero bien

No se busquen excusas. Catalunya si que es pot, ha fracasado y perdido diputados respecto a la anterior candidatura de ICV e EUIA.

A mi, lo que ahora me importa es sacar conclusiones para la izquierda y desde la izquierda.

No se busquen excusas. Había un problema acerca de la independencia que exige decir alto y claro lo que se piensa, pues defínase usted y punto, pero sin renunciar a un programa de gobierno de izquierdas. A Pablo Iglesias el de Podemos -no el nuestro, el de los socialistas marxistas- se le ha escapado que no debían haber hablado de derechos sociales ¿Porqué no? CiU en Cataluña es la derecha liberal y austericida. Además Iglesias Turrión se ha paseado por los antiguos feudos socialistas pidiendo en voto, para él, ojo, para él a los antiguos votantes socialistas. Pero hay un problema y es que ellos saben que ni él, ni su formación son socialistas democráticos y no se definen de izquierdas. Por eso le han dado la espalda. Podemos ha restado en Cataluña.

Errejon el que se cree el gurú electoral de Podemos se ha dado el tortazo sin paliativos y Podemos ha restado a pesar de la “estrategia” fracasada del colega politólogo. El asunto no consiste tan solo estudiar variables y analizar encuestas pasadas y actuales, no, es tener madurez y experiencia, conocer el terreno y pegarse a él.

No se busquen excusas, como esa tan peregrina de que la CUP y Podemos son equivalentes, cuando no tienen nada que ver ni de lejos. No hay más que ver sus discursos tan diferenciados y como la CUP además de ser independentista se declara de izquierdas y obrera. Es una fuerza obrerista.

No a las excusas, la izquierda debe analizar de urgencia estos resultados y dejar de omnubilarse por la inmadurez y la nueva politica, cuando en realidad los “nuevos políticos” practican vieja politica o como mucho imitan a politólogos anglosajones y especialmente norteamericanos. Desviar el golpe hacía otras cuestiones colaterales, no es honrado. Garzón e Iglesias deben cambiar la estrategia. Aunque yo preferiría que dejaran de jugar con todos nosotros. La construcción de la unidad popular es una acción colectiva, fruto de inteligencia colectiva y madurez más lucidez y experiencia. Cuanto hecho de menos a Lafontaine o a Corbyn.

No a reuniones secretas y comunicados confusos. No a un infantil juego del pilla-pilla o del tres en raya. Hay que definirse de una vez y decir ya, si van a ir juntos o no. Si es posible vale, pero si no, tampoco pasa nada. En cualquier caso hay que construir y ya una coalición de fuerzas sociales y politicas de izquierdas, republicanas y transformadoras. Eso si, construida colectivamente y con luz y taquígrafos, no en un sofá.

Los socialistas democráticos antineoliberales y republicanos, sabemos de sobra que el electorado socialista es el único sobre el que puede avanzar la izquierda real y a este electorado no se le gana haciendo afirmaciones antisocialistas, sino precisamente desde el socialismo, que por cierto el PSOE hace lustros abandonó.

La clase obrera catalana en un importante porcentaje no ha sido nunca independentista. En los años treinta del siglo XX la CNT nunca apoyó al independentismo y ahora el cinturón rojo de Barcelona, tampoco lo es. ¿Hay cuadratura del circulo en Cataluña? Si, proponer una república federal, plurinacional y pluricultural en el estado español y por supuesto respetar el derecho a decidir.

No deseo dejar este grito escrito, sin decir que si alguien rompe España es el PP, tanto Rajoy como Aznar son los mayores fabricantes de independentistas y lo son porque ademas de ser unos ultraliberales autericidas son unos autoritarios y ultra-nacionalistas españolistas, obtusos y mentirosos.

 

Nos vemos en Zamora para hablar de mundo rural y municipalismo

 

Alternativa Socialista siempre estuvo presente en el mundo rural y en pequeños y medianos municipios. Hemos sido conscientes del abandono político del mundo rural incluso desde las visiones políticas que se tienen por más nuevas y alternativas. Procedentes todas ellas del mundo urbano e inspiradas por profesores pertenecientes a la clase media de grandes ciudades, olvidando que una gran parte de la población del Estado Español y de Europa es  rural. Pero lo peor es que también han olvidado que la principal forma de preservar el medio natural, la naturaleza, no puede ser preservada sin pobladores, sin personas, sin habitantes que se interesen por sus cuidados y por su continuidad. También por sus posibilidades de desenvolverse en la agricultura y la ganadería. Los habitantes de los municipios rurales son los conservadores de grado o por fuerza de la mayor parte del territorio español.

¿Pero qué es población rural?

Hasta eso es motivo de discusión. Hay quien opina que municipios de hasta 2000 habitantes o 5000. Yo prefiero hablar de menos de 10.000. Pero con variantes pues no podemos olvidar las  agro-ciudades andaluzas, ubicadas en el mundo rural o prósperos pueblos naranjeros y hortofrutícolas que superan los 20.000 habitantes en muchos casos. Pueblos grandes ubicados en comarcas aceiteras, vitivinícolas, naranjeras, huertanas y/o rodeadas de naturaleza y alejadas incluso de las culturas urbanas.

 Según estadísticas del INE y del Ministerio de Agricultura, el 20% de la población española vive en el mundo rural y este ocupa el 90% del total del territorio. Si bien cifras oficiales reconocen que hasta un 35% de la población del Estado Español, habita en el medio rural.

Por tanto las personas que políticamente rigen el 90% del territorio y más de un 30% de la población, no puede ser olvidadas, ni abandonado ni se le puede hacer desaparecer y menos ignorar o menospreciar. Tampoco ser convertido en una especie de parque temático –como los habitantes de las ciudades han consentido transformar sus centros históricos y almendras centrales-, ni en una suerte de reservas indias. Debe entenderse su alta capacidad productiva y de transformación de la naturaleza en bienes y productos de forma respetuosa con el medio. Su capacidad tecnológica y sus fortalezas culturales y forestales.

Pero, qué hacer en las poblaciones rurales

 Son los pueblos un lugar excepcional para promover la democracia y el autogobierno, promover actividades novedosas, de economía social y de ayuda al objeto de acabar con el azote del paro rural cada vez más estructural y permanente, en una sociedad globalizada que expulsa del mercado a un tercio del total de la población. Si se repoblará el medio rural con personas paradas y/o en peligro de exclusión social se produciría una redistribución de recursos, habilidades y posibilidades que beneficiarían mucho la soberanía alimentaria. Si bien la soberanía alimentaria tiene grandes enemigos en los tratados europeos de la Unión, el TTIP y las multinacionales de la alimentación.

Los pueblos agrarios del estado español sufren una marginación escandalosa con respecto a las ciudades. Mientras el criterio de población sea el único baremo a la hora de repartir servicios públicos, se sufrirá entre otras cuestiones, la dificultad de fijar población joven en el territorio o bien ser punto de atracción de nuevos pobladores. Si la población desaparece la naturaleza y el medio ambiente resultaran muy dañados.

El mundo rural, sufre el paro de forma muy dura y ello en gran parte es por falta de inversión en proteger nuestro patrimonio natural y cultural, así como las agresiones contra la agricultura de la Unión Europea. A pesar de ello, los habitantes de nuestros pueblos y aldeas han sabido reaccionar y buscar su propia solución al abandono económico que la sociedad neoliberal les condena. Cooperativas, productos alimenticios de calidad, ganadería y nuevas fórmulas de explotación agraria, incluida la ecológica y las cooperativas de producción y de consumo, venta directa por internet; además del turismo rural han sido soluciones, buscadas de forma autónoma por las personas del hábitat rural.

La vida en entornos de gran tranquilidad, belleza o singularidad, puede ser muy atractiva para los visitantes urbanos de fin de semana, pero es muy dura para sus habitantes. Falta de atención médica a población muy envejecida; niñas y niños haciendo largos recorridos en autobús en medio de nieblas, lluvias y nevadas, por carreteras secundarias y de montaña, no son para tranquilizar y dar dignidad de vida. Vida digna es lo que se demanda.

La agricultura de montaña o la agricultura de pequeñas propiedades han sido muy castigadas y maltratadas por la Unión Europea y la PAC con su política de subvenciones por hectárea y no por producción que prima a las y los terratenientes y castiga a pequeños y medianos ganaderos y agricultores. Se mal informa que España ha sido beneficiada por la UE y la PAC y esto es falso, han sido las regiones rurales alemanas y francesas las más beneficiadas y el trigo duro frete al aceito de oliva. Además la “industrialización” de la agricultura y la invasión del campo por comercializadoras multinacionales, han degradado por una parte los productos agroalimentarios y por otro lado han impuesto una dictadura de precios que ha laminado a la pequeña producción ganadera, agraria y de calidad..

En realidad el dominio de los poderes de la industria alimentaria globalizada y explotadora, provoca en el mundo desde golpes de estado a esclavitud en países empobrecidos, trabajo infantil y sobreexplotación de las mujeres que sufren un maltrato laboral y una discriminación mil veces denunciada y nunca remediada. Esa semi-esclavitud y pobreza provocada en muchos países del mundo es utilizada por los emporios capitalistas alimentarios para abaratar costes, inflar precios para obtener beneficios y de paso hacer desaparecer  la agricultura europea y española e impedir la soberanía alimentaria.

Pero sobre todo hay que estar atentos a una nueva amenaza En el estado español y en Europa y es el TTIP o tratado de libre comercio transatlántico. La Conferencia de Zamora del 26 de septiembre organizada por Alternativa Socialista del mundo rural y partidos hermanos y socios se manifiestan claramente en contra del TTIP y sus municipios asociados y amigos, presentarán mociones en sus ayuntamientos contra el tratado transatlántico de libre.

Gobierno Local

Los pequeños municipios rurales han sido dejados sin casi competencias y abandonados a su suerte por la nefasta LRSAL o ley de Regularización y Saneamiento de las Administraciones Locales del PP y su Gobierno. Exigimos la inmediata derogación de dicha nefasta ley, que vulnera la autonomía local, el principio de subsidiariedad y reduce los ayuntamientos a poco más que una asociación de vecinos. El objetivo de la ley es privatizar los servicios públicos municipales y controlar toda la contratación de obras y mejoras, al objeto que Diputaciones Provinciales controladas por el PP reparta entre sus amigos y socios contratas, contratos y concesiones.

El origen de la LRSAL se encuentra en las políticas de “austeridad” impulsadas por la Troika y el UE al objeto de ahorrar reduciendo municipios y privando a los pueblos de su posibilidad de autogobierno

Las direcciones de las fuerzas políticas, desconocen, los problemas diarios de alcaldes y alcaldesas, de vecinas y vecinos rurales. Tampoco los partidos progresistas, son ajenos a esta ignorancia. Por eso desde la izquierda alternativa y transformadora hemos de recuperar ese pulso e imbricarnos en el medio rural. Que por cierto no necesita redentores, solo hay que conectar con las personas que en él se mueven y tenerlas en cuenta.

Acabemos con los incendios

Hay que recuperar la gestión pública de los montes y bosques para las comunidades rurales, coordinadas con las Comunidades Autónomas y Diputaciones, pero gestionadas de forma autónoma y democrática por los habitantes de los espacios afectados. Comunidades de explotación de madera y conservación forestal, así como empleo a los trabajadores del campo en cuidados selvícolas, son la única forma de preservar los bosques del fuego. Pero claro los helicópteros privados contratados por los servicios autonómicos anti-incendios son un gran negocio.

Hemos de aprender, respetar y apoyar. Solo con una naturaleza viva lograremos preservar el medio. La madre tierra.

No más líos

Estamos en un momento de impasse en la construcción de la Unidad Popular. Ahora en Común resulta la maquina-herramienta más interesante y está viviendo el trabajo colectivo de muchas personas y sus aportaciones, pero lo pueden fastidiar todo varias cuestiones. Entiendo que:
A. La desconfianza mutua entre sus participantes.
B. El tener una actitud sectaria hacía los partidos políticos, cuando estos son actores necesarios por muchas razones y además un instrumento que al final resulta necesario. Por otro lado son una garantía de continuidad y un vivero de personas entregadas. (Esto es comprensible para con partidos autoritarios de toda laya, pero no todos somos iguales).
C. El que algunos partidos quieran controlar en beneficio propio a Ac. al objeto de convertirlo en su plataforma y/o tratar de imponer a algún candidato que de no ser así, no tendría posibilidades, pues es una persona ajena a la movilización social real y no participante en Ac. ni con contacto con “la plebe”, el pueblo obrero real. O bien carente de liderazgo social pero, de confianza del aparatillo proponente.
D. El no saber hacer propuestas realistas y rompedoras a la vez. Ni radicalismo infantil, ni revisionismo claudicante, ni conversiones al sistema disfrazadas de populismo de izquierda.
E. Si no somos decididos, no nos hacemos trampas y somos leales, triunfaremos y sentaremos las bases para un trabajo político común.

F. Si no olvidamos que hay oligarquía, clase trabajadora explotada y sectores populares sumidos en la desesperanza por culpa los ricos y poderosos. Si no olvidamos que la clave de bóveda del sistema oligárquico español y el bipartidismo es la monarquía. Si no tenemos claro que hay que acabar con la llamada austeridad.
Es tiempo de esperanza, pero también de honradez politica y no hablo de combatir la corrupción, hablo de ser claros y veraces con todas y todos los que nos estamos implicando en procesos colectivos y participativos. No es momento de dividir y de fraccionar en base a supuestas pertenencias a la izquierda que no renuncia a serlo. Si toda la gente nos considera de izquierdas, se diga lo que se diga en declaraciones a revistas digitales o ese aparato de salsa rosa politica que es la sexta y que solo consume la élite transformadora.

Vamos a ser serios, vamos a ser racionales, vamos a ser inteligentes y vamos a ser radicales, para crear el frente antioligarquico que este estado necesita.

Vamos a ir juntos contra la austeridad criminal que se nos impone.

Vamos a valorar la experiencia y la sabiduría de años de entrega y de lucha, de caídas y errores, de vida.

¿Quieres decir “Que Corbyn SOY yo”?

 

Estos días las bases del Labour o Partido del Trabajo, que sería la traducción más correcta del Laborismo, que es la socialdemocracia de origen obrero y sindical británica, nos ha dado una gran alegría. Tras una campaña acompañada por una escasa información en el Reino de España, muy medidos apoyos, excepto tal vez las constante información y apoyo de Alternativa Socialista, comprobable en www.cli-as.org , del digital Sin Permiso www.simpermiso.info y de Vicenç Navarro poco ha sido lo publicado (excepto ya los últimos días) y menos lo apostado por Corbyn de forma clara y decidida. Pero lo cierto es que el veterano socialista ha vencido por un resultado abrumador y ahora… Pues todos somos Corbyn, e incluso ha habido quien con gran atrevimiento ha afirmado que Corbyn es él en Gran Bretaña.

El Laborismo

El origen como es sabido está en los sindicatos, las míticas TUC o Trade Unions. Siembre ha tenido un ala moderada, los fabianos o socialistas intelectuales de origen burgués muchos de ellos y el ala izquierda, iniciada por el bevenismo de Bevan y la grandiosa figura de Tony Benn que en sus últimos meses de vida presidió la Resistence Coalition una especie de Marchas de la Dignidad británicas, muy combativas. Tampoco podemos olvidar el laborismo gales o escoces en el que la influencia cristiana fue grande y muchos pastores de las iglesias reformadas galesa y escocesa lo apoyaron en origen, prestando sus templos para asambleas obreras sindicales.

Cuando alcanzan el poder en 1945 los laboristas nacionalizan, siendo primer ministro Clement Atllee, desde el carbón a la industria del acero, la industria aérea, crean banca pública y el sistema nacional de salud. Nacionalizan ferrocarriles. Construyen numerosas viviendas obreras y crean los servicios sociales públicos con un programa claramente socialista y nacionalizador. Seguramente el programa más a la izquierda real hecho por socialistas democráticos en el poder en Europa occidental. A pesar de que el stablishment británico no puede consentirlo, los gobiernos conservadores siguientes gracias a las combativas Trade Unions no logran arrebatar esas conquistas a la clase obrera británica. Incluso en los años setenta el Labour regresa al poder mediante Harold Wilson que vuelve a ser primer ministro, por cierto también procedente del ala izquierda que es un discípulo de Bevan el creador del sistema nacional de salud. Wilson reduce mucho el gasto militar. Wilson además mantuvo buenas relaciones con la URSS y en ese sentido, es un adelantado a Willy Brandt. Luego Corbyn, no inventa nada, Sigue la estela de los veteranos laboristas de izquierdas, partidarios de un socialismo nacionalizador y la economía mixta, anti belicistas y ligados a las luchas sociales, culturales y de clase.

El mérito de Corbyn es resistir al blairismo que es el “NUEVO LABORISMO” y rompe con la tradición ciertamente moderada y realista, pero socializadora del Labour. Conecta Jeremy Corbyn con los excluidos y pisoteados por la gran y triunfante contra-revolución conservadora de Margaret Tatcher y es capaz de agrupar a los damnificados y perjudicados de la Tatcher y el neo laborismo de Blair.

La tercera vía

Iniciada por el nuevo laborismo blairista, en concreto ideada por el sociólogo Anthony Guiddens siguiendo las sugerencias de Blair, acaba con las ideas socializadoras, abraza el mercado y conduce a toda la socialdemocracia europea a su visión, de apoyo del mercado y en el mercado, es decir el capitalismo. Blair lamina de forma definitiva ideológicamente la socialdemocracia que deja de serlo y pasa a ser liberal, culminando un tránsito de al menos veinte años. En España, el PSOE español está total y absolutamente imbricado y sigue estándolo en la tercera vía blairista. Pero Sánchez, pero antes Felipe y Zapatero lo estuvieron, es más Felipe González, fue un adelantado de la destrucción práctica del socialismo democrático, pero no solo en el estado español. La clave de bóveda es aceptar la idea de que la socialdemocracia apoya las privatizaciones y no interviene desde el estado en economía, dejando de regularla y tan solo se ocupa de un mínimo estado del bienestar sostenible y privatizado en parte, así como de los derechos civiles, pero… Sin pasarse. Es decir dejan a la socialdemocracia, al socialismo democrático, sin ideas, sin posibilidades, sin futuro.

Las resistencias socialistas

A grosso modo, a brochazos, los de la tercera vía no solo liquidan las ideas marxistas y reformistas obreras o socialdemócratas consecuentes como el ideario de Olof Palme, sino que laminan a sus alas izquierdas. Tímidas resistencias de Alfonso Guerra, nunca terminadas, Alfonso amagaba, pero no daba. La labor intelectualmente destacable de Antonio G. Santesmases en Izquierda Socialista del PSOE pero igualmente frustrante. Destaca sobre todo la gran figura de Oskar Lafontaine que es el primero en darse cuenta de que al menos en el socialismo continental europeo,( islas al margen), que en los partidos de la II Internacional ya no hay nada que hacer y siendo secretario general del SPD y ministro de Economía y Finanzas, dimite. Lafontaine con su dimisión ya advierte en esos momentos inútilmente que la gran trampa europea es la “autonomía” de los bancos centrales y el status del Banco Central Europeo que sin embargo los socioliberales ya, de la tercera vía incluido el PSOE desde Felipe a Pedro Sánchez, acatan con entusiasmo, junto a un sistema monetario del euro mal diseñado y peor construido que es el gran genocida de los pueblos del sur y el este de Europa.

Pero el Labour es otra cosa. El partido-movimiento más antiguo del mundo, debido a su creación y constitución, mantiene un ala izquierda muy a la izquierda, que refugiada en las sedes de barrio y las circunscripciones de distrito subsiste y ni siquiera Toni Blair logra evitar la existencia de diputadas y diputados de izquierdas, que votan en el Parlamento casi siempre en contra de Blair y su derechista, imperialista y belicista política. Por tanto Corbyn es una genuina expresión del laborismo clásico y de izquierdas, pacifista y comprometido contra la pobreza, que engancha con las clases populares. Esa es otra cuestión no menor, en Gran Bretaña, si se cree en las clases y en la existencia de la clase. No es una cuestión de castas, lo es de clase, de pobres y ricos. Incluso siendo un reformismo posibilista no se reniega de la clase, puesto que la worker class ahí está y Corbyn es ahora su líder de la misma forma que existe el stablishment cuyos tentáculos de clase poseedora alcanzan al Partido Laborista.

En otros partidos europeos ex socialdemocrátas, siguiendo el ejemplo alemán de Lafontaine, como Francia, Grecia o muy humildemente en España, han surgido partidos socialistas democráticos disidentes del socioliberalismo oficial. Socialistas democráticos ecosocialistas, antineoliberales y republicano en el caso del estado español. La resistencia en el PSOE es sencillamente imposible a pasar de batallas interesantes como la de Pérez Tapia, pero también incluso la de Eduardo Madina, al que sería injusto, no citar.

Conclusión

Corbyn es un laborista de izquierdas. Es de izquierdas y es un socialista democrático clásico. Lo que Corbyn o Lafontaine son y representan hoy en día es el socialismo democrático. No es un “ciudadanismo” difuso y populista con ribetes peronistas, a la latinoamericana.  Corbyn hunde sus raíces en Attlee, Beban incluso Harold Wilson, pero también en Bertrand Russell. Lafontaine y Corbyn son dos viejos leones socialistas ni cansados, ni agotados y que tal vez por eso acumulan una gran experiencia que da seguridad y produce lucidez, mucha lucidez.

No es pues asimilable a ningún líder español de los que salen en la tele y los medios privados jalean. Tal vez sería alguien como Antonio García Santesmases si este hubiera sido un hombre de acción y más decidido, -que no honesto y valiente-, su posible equivalente. Por supuesto con Pedro Sánchez nada que ver. Pedro Sánchez es un neo-blairista y el resultado más logrado del líder tipo tercera vía de segunda generación.

Creo que lo que los socialistas españoles debemos hacer ahora es lo mismo que Corbyn, pero como Lafontaine o Mélenchon, construyendo socialismo fuera de la II Internacional. Crear fuerzas socialistas que partiendo de nuestra rica historia con errores y fracasos, pero también triunfos y sacrificios ingentes. Organizar nuestra aportación contra la austeridad y por y con las clases trabajadoras, las clases subalternas y por el reparto. De hecho hace más de cien años que tenemos nuestro Pablo Iglesias y eso significa hoy aquí y ahora: lucha con y por el precariado siempre con contratos temporales y sueldos basura, contra los salarios cada vez peores; el nuevo proletariado joven, con estudios y títulos trabajando de camareras y reponedores; jornaleras y jornaleros de la informática y los servicios o nuevamente la emigración, como sus abuelos y bisabuelos. Pero también estar codo con codo con los y las desahuciadas, las violentadas y agredidas, los y las paradas que marchan con dignidad por un cambio social y político construido colectivamente.

Carlos Martínez

Politólogo, es primer secretario de Alternativa Socialista

www.cli-as.org