UNA PROPUESTA CONSTRUCTIVA PARA APOYAR LA SOLUCIÓN DEL CONFLICTO DE LAS ESTIBAS PORTUARIAS: a dios rogando y con el mazo dando.

 

En primer lugar, si los estibadores no hubieran convocado huelgas, concentraciones y asambleas, así como hubieran hecho ya diversas demostraciones de su capacidad de parar el comercio marítimo en España y dañar mucho el de Europa, ni la ola de solidaridad –a pesar de críticas e infundios lanzados- para con ellos existiría y la presión sobre el Congreso de los Diputados, no estaría siendo tan efectiva. De tal forma que el gobierno del PP en este asunto vuelve a estar solo o al menos nadie se atreve a acompañarlo en su operación de enviar al paro a 6.500 trabajadores y trabajadoras, favoreciendo exclusivamente a multinacionales, norteamericanas en especial J.P Morgan, pero también rusas y chinas.

En segundo lugar los estibadores también sienten sobre sus cabezas la presión de parar o no un país y sus consecuencias y manifiestan voluntad de negociar, con dos desconvocatorias de la huelga, al objeto de cargarse de razón. Pero nosotros que les hemos apoyado con resolución y sin otra voluntad que defender la dignidad obrera y combatir el precariado y las privatizaciones, hemos de señalar, que la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia es un eslabón muy débil para negociar, pues se posiciona claramente contra el registro de estibadores y exige el establecimiento de empresas internacionales de estiba.

Decían los grandes socialistas y sindicalistas Pablo Iglesias y Francisco Largo Caballero que cuando se inicia una huelga hay que estudiar o tener preparadas también las salidas. En el sindicalismo moderno, aunque sea de clase y combativo, pesan mucho las cuestiones jurídicas –demasiado- pues es un terreno que nunca es propicio a la lucha de clases, aunque se puede utilizar con resultados en ocasiones positivos. Lo cierto es que predomina un sindicalismo de consenso y de pacto social tripartito en absolutamente todos los sindicatos del estado español. Con matices, pero en todos. Sin embargo la organización, unidad y combatividad que las y los estibadores han demostrado ha influido y mucho para con parlamentarias, eurodiputadas, presidentas de comunidad autónoma e incluso empresas de origen nacional o nacionales de tamaño mediano y pequeño.

Partiendo de esa realidad y tan solo como socialista alternativo e independiente de los poderes y la corona, como sindicalista y ex trabajador portuario, si creo que mi obligación, dada nuestra implicación y apoyo a la huelga portuaria es proponer:

-La huelga ha sido y es la herramienta esencial. La lucha de clases es la única forma de defender los intereses obreros en este y en todos los sectores.

-La Unión Europea lleva años luchando contra los derechos y autoregulación de los trabajadores y trabajadoras portuarias de toda Europa y en el caso de Bélgica y España, con especial saña e implicación. La UE que jamás le exige nada a ninguna multinacional o gran empresa, más que medidas cosméticas y para quedar bien, en este caso desde 2011 está maniobrando contra la clase trabajadora estibadora –claro, no solo- y exige sin más el fin de todo monopolio –laboral claro- pues nunca entra en los oligopolios empresariales.

-La famosa sentencia del TJE no adopta como resolución jurídica la Directiva 20016/123 de Servicios en la que los puertos quedan excluidos, sino tan solo el Tratado de la Unión. Luego está coja y advertimos lealmente a los sindicatos de estibadores, es de parte. Es asquerosamente parcial. No podría ser de otra manera. Esto también se lo advertimos a partidos institucionalizados.

-La sentencia entra además en contradicción con otros tratados internacionales y son los de la OIT, pues estos tratados obligan al estado soberano firmante y aquí nos encontramos con una grave contradicción jurídica. Vulnera los acuerdos de la OIT y esto no solo es muy grave, sino que deja en franca indefensión a trabajadoras y trabajadores, además de ser motivo de otra causa judicial en este de caso de estibadoras y estibadores contra la UE, el TJE y el Gobierno de España.

– los acuerdos firmados por España en 1975 del Convenio 137 de la OIT, son vulnerados. Los apartados 2.1, 3.1, 3.2, y el 4.2 aunque este último es el que menos deseo reivindicar, pero hemos de señalarlo del citado convenio. No pretendemos descubrir el Mediterráneo, seguramente esto ya se conoce, pero la OIT señala a los puertos como centros de trabajo especializados, con especiales medidas de seguridad y defiende y reconoce la existencia de registros de trabajadores estibadores y estibadoras.

Conclusión, nadie nos ha regalado nunca nada a las clases trabajadoras. Solo la lucha de clases logró conquistas y la lucha de clases de los grandes empresarios, los lobby empresariales y patronales, los poderes financieros y las grandes fortunas, nos los están arrebatando. Solo con huelgas convocadas y seguramente realizadas conseguirán las estibas que se les escuche y se negocie con ellas. Pero invitamos a abrir la vía de la OIT, que también son tratados internacionales y que por cierto forma parte del consenso tripartito quede al descubierto que la UE y el PP están de parte y tan solo trabajan para que las grandes empresas y multinacionales obtengan más benéficos a costa de precarizar el trabajo del mar, de los puertos, de las estibas marítimas y terrestres.

Carlos Martinez politólogo y ex portuario

Co-primer secretario de Alternativa Socialista/Unión Socialistas

Escrito para el Semanario Socialista Nº 12

El GOBIERNO CEDE ANTE LA TROIKA Y BRUSELAS, APOYANDO A LAS PATRONALES NAVIERAS MULTINACIONALES

 

La privatización de los puertos y la usurpación de los derechos laborales de los obreros portuarios eran un objetivo largamente añorado por la patronal del sector, el gobierno PP de España y la Unión Europea; ese invento –laUE- que al final tan solo funciona para perjudicar al pueblo trabajador en beneficio del “mercado”.

Los estibadores en huelga. La respuesta obrera ante la laminación de sus conquistas históricas, sus derechos y salarios, solo puede ser una: LA HUELGA.

El deseo de precarizar los puertos y expulsar de los mismos a los estibadores, con la excusa de una sentencia de Bruselas, es muestra de la sumisión a las políticas Troika del gobierno Rajoy, pero con el mandato también de las empresas consignatarias.

Desde aquí nuestra solidaridad, pero también nuestro llamamiento a extender el conflicto en apoyo de los portuarios y portuarias. Esta huelga es por defender la dignidad de la clase en uno de los últimos reductos en los que se respeta el derecho a un salario digno y el trabajo decente, aunque sea duro, pero decente.

El decreto del gobierno del PP, no puede ser refrendado en el Parlamento. Ningún grupo parlamentario decente puede ratificar el desaguisado legal del gobierno. Exigimos al parlamento que frene el robo de los puertos y el crimen social contra los estibadores.

Los y las portuarias tienen el apoyo internacional de los dockers del mundo, pero deben tener también la solidaridad activa de los sindicatos de clase del estado español en justa correspondencia con la solidaridad que los estibadores han demostrado en todas las huelgas generales de este país, parando siempre al 100%.

Es la hora de la lucha de clases y del sindicalismo militante y valiente. Un estado con sus trabajadores empobrecidos, precarizados y sin derechos, solo tiene una respuesta posible: la huelga general.

Por eso es imprescindible decir alto y claro que todas y todos somos estibadores. Es nuestra huelga.

Carlos Martinez

Ex portuario, es el co-primer secretario de Alternativa Socialista y de SOCIALISTAS/SOC

Carta a un compañero estibador

 

Es mucho lo que hay en juego estos días en los puertos. Desde hace años la Unión Europea fruto de sus políticas que son exclusivamente neoliberales –hace ya décadas- se plantea la privatización de todos los servicios públicos, puesto que piensa que en manos de empresas privadas, son más económicos y más competitivos, es decir más baratos y con mayor margen de beneficio para las empresas multinacionales que controlan la economía. En nuestro caso, el transporte marítimo. El sector marítimo genera grandes beneficios puesto que la deslocalización industrial de lo que eran los países ricos, ha desplazado la industria en gran parte a Asia en especial el extremo oriente y China. Todo esto genera miles de millones de toneladas flotando por los mares dirección a los países más ricos o con mayor capacidad de consumo. A pesar de la crisis capitalista el número de toneladas ha disminuido relativamente poco.

Por tanto la UE y la TROIKA ósea el Banco Central Europeo, el FMI y la propia UE imponen políticas de recorte, austeridad y traspaso de competencias al sector privado. Al favorecer el sector privado, grandes bancos y empresas norteamericanas e incluso chinas están ojo avizor para apoderarse del transporte marítimo y los puertos son parte imprescindible del negocio, que desean hacer su negocio con el apoyo inestimable del PP que coincide con estas políticas de destrucción de lo público. Pero ojo, no solo el PP.

Es por ello que el gobierno de España va a aprobar el decreto de liberalización de la contratación laboral de las estibas, privatizando su gestión o lo que es lo mismo, que las ETTs o Empresas de Trabajo Temporal entren en los puertos españoles y conviertan un trabajo digno, con un sueldo digno en trabajo semi-esclavo como por ejemplo la hostelería precaria o las grandes cadenas comerciales o la limpieza. Se trata de expulsar a estibadoras y estibadores, pues os quieren echar y cambiaros por precarios mal pagados.

Por tanto, me atrevo con perdón a pediros lo siguiente:

-Primero mucho ojo en las negociaciones, yo sinceramente creo que ya demasiado habéis negociado y no es una crítica. Pero si cedéis más os caéis al mar. Si desaparece la lista, el turno, el… Estáis perdidos.

-Segundo para poder luchar con éxito, si me permitís y creo lo sabéis, tenéis que contar con el resto de la clase trabajadora y su apoyo, pues vuestra lucha solo puede ser sin cuartel y solos es muy difícil. Hay empresas exportadoras que se pueden ver muy perjudicadas por la huelga y por tanto debéis buscar la complicidad de sus trabajadores y su comprensión o de lo contrario sus empresarios los manipularan contra vosotros. Para ello es muy importante exigir la total implicación de los sindicatos de clase generales y trincarlos bien en apoyo vuestro.  

La batalla de la información es más difícil, pero hay que darla. Sobre todo la información a trabajadoras y trabajadores con empleo o desempleados. Para ello hacen falta dosis de humildad, de ponerse a su altura y de entender que muchas y muchos de ellos no se mueven o se mueven muy poco porque trabajan en unas condiciones malísimas, precarias y sin libertad sindical real. Que son las mismas que a vosotros las navieras, consignatarias y el PP os quieren imponer. Eso si no os despiden directamente.

-En tercer lugar os habéis convertido en estos momentos en el referente clave de la lucha de clases en España y no solo, pues podéis serlo a nivel internacional. Vuestra lucha anima a muchas personas y podéis contribuir y mucho a devolver la dignidad a la clase obrera y animarla a seguir luchando o volver a luchar. Eso exige una dosis de ejemplaridad por vuestra parte. Pedir ayuda no es malo; se dice pedir solidaridad, solidaridad obrera con vosotros y vosotras y que al mismo tiempo seáis capaces de emocionar con vuestra lucha. Debéis mantener esa imagen de unidad y de fuerza al tiempo que de saber que sois un sector más de la clase trabajadora. Informar, no caer en provocaciones y hacer ver que estáis defendiendo vuestro pan y el de vuestras familias, porque eso lo quieren trastocar con la absurda mentira de que defendéis privilegios, mientras lo que queréis mantener es vuestro pan y vuestra vida.  

Finalmente la leyenda del portuario fuerte y valiente existe. Debéis hacerla verdad, pero ínsisto con la humildad suficiente para poder atraeros a la clase trabajadora y declarar que vuestra lucha es también por la vuelta a un trabajo digno y unas mejoras salariales, de las que todas y todos los trabajadores deben gozar.

Tenéis la razón y vais a vencer. No podéis perder. Para eso muchos otros vamos a estar hombro con hombro a vuestro lado.

Carlos Martínez

Ex portuario, politólogo y primer secretario de Alternativa Socialista/ SOCIALISTAS

Los puertos siguen en lucha. Los estibadores merecen nuestro apoyo

 

Los estibadores portuarios han desconvocado su huelga en todos los puertos del estado español. Pero siguen vigilantes y han convocado otras ya, por si el Gobierno sigue exigiendo la desaparición de las sociedades obreras de estiba y organización del trabajo portuario a las que las empresas deben contratar obligatoriamente el personal que carga y descarga los buques y camiones en los muelles.

¿Qué ha ocurrido? Pues muy sencillo han derrotado al Gobierno, la UE y la patronal. Aunque de sobra saben los estibadores, que es solo una victoria temporal. Pero prosiguen su lucha mediante asambleas y trabajando de forma responsable, cumpliendo todos los requisitos de seguridad y de reglamento portuario. Por cierto las navieras y consignatarias están notando y mucho, esa forma “tan correcta de trabajar”.

Fieles a su tradición sindical y de lucha, que les ha hecho conseguir muchas victorias y buenos salarios en un sector que por cierto mueve mucho dinero y está además en alza, como es el transporte marítimo, “las manos” o collas de estibadores realizan un trabajo cada vez más especializado e importante. Las empresas, el gobierno y la UE que actúa como siempre impulsando la privatización. Los obreros portuarios están defendiendo lo público, nuestros puertos.

Ya conté que fui trabajador portuario, también militante sindicalista y conozco sus métodos de lucha, que además siempre utilizan. Ellos y ellas se saben hacer valer. Recuerdo con simpatía al coixo, al pardaliste, el fadrí, gallineta… Estaba con ellos en los muelles, contando palos o sacos, eran mi familia y éramos del sindicato. Tienen razón ellos y no los gerentes de las consignatarias o los cargos públicos del gobierno central que sacan en la TV.

El objetivo central de las empresas y el gobierno, es eliminar el registro de trabajadores y de esta forma poder contratar mediante ETTs a los estibadores. Sabéis de sobra las personas jóvenes precarias lo que son las ETT; la peor plaga contra el trabajo digno. Unos chupasangres que se quedan con una parte del sueldo de los trabajadores y trabajadoras. Antes a los que por su cuenta hacía esa función les llamábamos “pistoleros”. Pues bien, eso se quiere que los “pistoleros del precariado” pobre vuelvan a los muelles. No lo podemos consentir.

Los estibadores nunca nos han fallado en las huelgas generales, siempre han estado los primeros y han parado al 100%. Las navieras y consignatarias, la UE, el PP y la gran patronal quieren liquidar uno de los últimos espacios del estado español, donde el precariado no ha entrado todavía, insisto una vez más.

Mientras tanto los estibadores ya han dicho que defenderán sus justos derechos laborales si hace falta con sus vidas. Es por eso que hay que estar con ellos de forma clara y decidida. Esto no se solucionará mediante la cesión que proponen con la boca chica muchos partidos, no, no hay ya nada que negociar. La lucha de clases en los puertos está defendiendo el trabajo digno de todas y todos y el derecho y la justicia que la Unión Europea desea liquidar. La lucha sindical y obrera renace con ellos, en un momento de desmovilización provocada. Es por eso mucho de agradecer su actitud y sobre todo es muy grafíticamente comprobar como un importante y fuerte sector de la clase obrera, los míticos portuarios, luchan contra los gigantes de la Unión Europea, las grandes y poderosas navieras y el Gobierno de la derecha. Pero si les pediría que no escucharan cantos de sirena que defendiendo la negociación, buscan su claudicación.

Carlos Martínez

Es de Alternativa Socialista y de Unión SOCIALISTAS

www.cli-as.es

Ex portuario y politólogo

 

El gobierno retrocede ante la convocatoria de huelga general de los portuarios

 

Recomiendo este escrito de mis amigos y compeñeros del socialismo alternativo e independiente de Espacio…

 

¡Alto a la privatización y precarización de los puertos!

Un conflicto social, sindical y político como el que recorre los puertos es todo un síntoma de las relaciones de fuerza entre las clases en estos momentos. Un verdadero síntoma de la profunda crisis de la UE y sus políticas de austeridad y precariedad para los trabajadores, para mejor favorecer la explotación.

Para el gobierno de Rajoy, con sus principales titulares recién reelegidos en el congreso del PP celebrado sobre la corrupción latente en la Caja Mágica, se trata de una verdadera prueba de fuego de sus capacidades para disciplinar a todo el mundo en sus planes de austeridad y unidad nacional.

Desde el año 1997, la Comisión Europea quiso establecer la liberalización del sistema de contratación de los estibadores portuarios imponiendo la precariedad en todos los terrenos, tanto en los salarios como en las horas de trabajo, privatizando la misma contratación.

En diversos países europeos se ha tenido que cambiar la legislación con medidas contrarias a los derechos de los trabajadores y de los mismos sindicatos del sector que han sido históricamente de los más fuertes. En Alemania se hizo por consenso entre los empresarios y los sindicatos. En Francia se abolió la licencia para trabajar que se establecía por un comité compuesto por los empresarios y el sindicato CGT.  Tanto en Noruega como en Bélgica los trabajadores resisten -como en España- a los planes y exigencias de liquidación de sus conquistas.

 En el año 2006, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea condenó al Estado Español a multas de 21 millones de euros por incumplimiento de la normativa. Desde el 11 de diciembre de 2014 se deben pagar 27.522 euros al día, como sanción, y otra multa coercitiva de 134.107,2 euros por día de retraso. Dichas sanciones solo se levantarán si el gobierno ejecuta sus dictados. Por ello el Consejo de Ministros del próximo viernes tenía previsto aprobar el real decreto-ley que vendría a imponer las condiciones exigidas por la UE, decreto que luego debería ser aprobado por las Cortes.

En España, en este momento, la contratación de las empresas portuarias se realiza a través de sociedades de gestión controladas por los sindicatos que establecen registros laborales, con los que determina tanto las plantillas como los turnos, con buenas condiciones salariales. El decreto sería un verdadero ERE contra las conquistas sociales de los portuarios. A ello se oponen los trabajadores representados por la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, que integra a CCOO, UGT y otros sindicatos. Las asambleas realizadas en los puertos establecieron la total oposición a la precarización del sector y aprobaron paros parciales en horas impares durante los próximos días 20, 22 y 24.

La patronal del sector aún recuerda con temor la huelga de 2006, una huelga general que paralizó todos los puertos contra la misma amenaza de precarización. Ahora temen que se vuelvan a producir desabastecimientos de mercancías.

Entonces pararon todos los puertos de Europa. Ahora la propuesta de huelga de los puertos españoles ha sido apoyada por el Consejo Internacional de Trabajadores Portuarios, que ha previsto una reunión internacional de apoyo a celebrar en Algeciras (Cádiz) el próximo día 21; estableciendo el apoyo a los trabajadores portuarios españoles, con la llegada a esta localidad de delegados sindicales de Europa, África, América y Oceanía. La Internacional de los portuarios, además, ha amenazado directamente al gobierno español con solidarizarse con los puertos españoles llamando a la paralización o el retraso en la carga de mercancías españolas.

Las amenazas del Ministerio de Fomento de imponer servicios mínimos del 100% no han sido suficientes para parar a los trabajadores, que en puertos como el de Barcelona, llevan días con ritmos de trabajo que acumulan en la práctica mercancías y cientos de camiones.

El miércoles 15 el Gobierno ha retrocedido con la comunicación a los sindicatos de volver a la negociación retirando por ahora el decreto.

Todo el periodo de desmovilización social y político que hemos vivido desde las elecciones municipales, hasta ahora, lo ha sido con el cuento de que era la hora de las urnas y no de la movilización. Las urnas arrojaron resultados contradictorios, dejaron en minoría al gobierno, pero las políticas de colaboración, ahora con la gestora de Ferraz, y con la prolongación de la desmovilización sindical y política, lo siguen manteniendo hasta el día de hoy. Se sostiene, por tanto, de forma artificial.

La incapacidad del gobierno para aprobar los PGE 2017 concentra sus problemas, y ha bastado la amenaza de la huelga de los portuarios para que el gobierno retroceda pese al dictado de Bruselas y sus multas disciplinarias.

La huelga general de enseñanza convocada para el 9 de marzo y las Marchas de la Dignidad del próximo día 25 darán una nueva muestra del verdadero espíritu que anida entre los trabajadores y colectivos sociales en medio de la falta de salidas políticas que se concentran en el bloqueo político e institucional del régimen.

Espacioindependiente nº 190,   jueves 16 de febrero, 2017

http://elespacioindependiente.wordpress.com/; f: info.espacio.independiente