Rescatar el socialismo democrático

El socialismo está en grave peligro en el estado español, por el descrédito del PSOE ganado a pulso por sus cúpulas. Falta de credibilidad que sigue teniendo a pesar de los cambios cosméticos que su actual dirección impulsa.

La lógica emergencia de fuerzas políticas novedosas y transformadoras de la realidad, que son muy bien acogidas por la hartura de la ciudadanía ante los manejos y engaños de los aparatos profesionales políticos.

Además hemos sufrido muchas y muchos de nosotros la marginación, persecución o el ninguneo autosuficiente de estas cúpulas, que ahora sí son despreciadas por un sector importantísimo de los pueblos del estado español. De personas paradas, desahuciadas y/o empobrecidas a pesar de tener trabajo.

Muchas y muchos socialistas hartos e indignados se han marchado a su casa o colaboran y votan a una fuerza emergente en nada ligada a la escuela y tradición socialista o socialdemócrata, sino proveniente de otras escuelas marxistas que ahora reivindica el populismo de Laclau, pero no las ideas transformadoras de clase y de izquierda consecuente y posible que el socialismo democrático representa.

En otros casos hemos debido organizar partidos locales, provinciales o autonómicos, también federales como nosotros, debido a las presiones o expedientes de los aparatos provinciales inútiles y miopes, cuando no autoritarios o bien por coherencia ideológica y fidelidad al legado de clase y republicano, abandonado por el PSOE en su práctica política.

Es por eso que personas que nos consideramos socialistas, socialdemócratas consecuentes, ecosocialistas, socialistas de izquierdas, ecologistas transformadores de la realidad y anticapitalistas y ecofeministas, debemos –pensamos sinceramente- conocernos, reflexionar juntas, establecer contactos en red y apoyarnos mutuamente. Sabemos de lógicas desconfianzas, de proyectos tan solo locales o de deseos de no abandonar tanto por razones sentimentales como por razones de reconducir a sus orígenes al partido social liberal. Pero para deshacer todos esos recelos o simplemente desconocimientos, nos hemos de encontrar. Hemos de intercambiar experiencias y por fuerza hemos de actuar juntos si no queremos que el socialismo transformador desaparezca. Queda un gran hueco en la izquierda que dejan el propio PSOE y el viaje al centro de Podemos. Queda un gran hueco para llenar por parte de las izquierdas plurales. Queda un gran hueco para construir la izquierda mosaico.

Por todo esto, amigas y compañeras, vengáis o no del socialismo o la socialdemocracia clásica o del ecosocialismo, os proponemos un encuentro en ALCORCÓN  -Madrid –por las comunicaciones- el primer sábado de Febrero de 2015 al que como preparación adjuntamos un documento político para trabajar en él, cada cual según sus posibilidades y deseo, y aportar ideas y pasos a dar, buscando simplemente el apoyo y entendimiento mutuo:

Rescatar el socialismo democrático para las personas

Para que el socialismo democrático sea útil ha de responder a las necesidades y defender los derechos humanos.No solo debe ser crítico con el capitalismo sino proponer una sociedad post-capitalista donde el control del estado garantice la igualdad, la justicia y el fin de la explotación. Ha de promover el reparto de la riqueza, en democracia, paz y libertad.

El socialismo no debe ceder ante el chantaje de los mercados sino que debe proponer un camino alternativo a ellos. El socialismo no es solo gestión política de la realidad existente, sino transformación real de la injusta sociedad presente. Una persona partidaria del capitalismo no puede ser socialista, no le es. Pero una persona que no pone por delante de todo los intereses de las clases trabadoras y humildes, tampoco.

El socialismo es democrático, pero establece una regulación justa que permita el control de los poderes económicos e  interviene en la economía para crear espacios económicos de propiedad pública nacionalizando sectores estratégicos y de servicio a la ciudadanía.

Los partidos mal llamados socialdemocrátas ya no tienen nervio, ni ideas y se rindieron hace tiempo al capitalismo. Son a lo sumo liberal-progresistas. Solo los proyectos ideológicos transforman el mundo y  pueden conformar sólidas organizaciones de voluntad, esperanza y fe colectivas en un mundo nuevo. Las siglas son tan solo el título de un proyecto que si no se complementa con una acción transformadora decidida queda vacío y sin utilidad para la ciudadanía. No se trata de gestionar una realidad injusta sino de transformarla.

Por tanto, las excusas de la tercera vía y el neo-blairismo al objeto de avanzar en derechos civiles –lo cual es imprescindible en cualquier democracia sana- no sirven, si esos son los únicos aspectos transformadores de la realidad. Los derechos civiles solo se garantizan si los poderes económicos no son omnipotentes y están legítima y democráticamente controlados.

Instrumentos como la educación y salud universales son claves e irrenunciables, pero no lo son menos la seguridad social y pensiones públicas, la industria energética pública y la existencia de banca pública y de un poderoso sector de transportes públicos baratos y eficientes. Crédito, movilidad y bienestar públicos.

El socialismo democrático es la herramienta más útil para hacerlo. Tiene ideas, historia, realidades y futuro. No es una operación de marketing ni confía solo en elecciones, pues cree en la lucha de clases y por tanto sabe que solo el pueblo organizado en el día a día, en el trabajo, el centro de estudio o las calles, puede acabar siendo dueño de sus destinos y que además hay una oligarquía, una clase poseedora y explotadora que pude aceptar victorias electorales de partidos no sistémicos, pero tiene poderosos medios para evitar que transformen la sociedad.

El socialismo ha cometido errores muy graves e incluso fatales. Pero el socialismo democrático y de clase ha conseguido grandes victorias sociales y mejorar la vida de las clases trabajadoras. Negar eso, es negar la historia y la realidad. El voto universal, los derechos sociales, la educación y la salud o las pensiones universales, son conquistas socialistas, logradas por la clase obrera desde organizaciones socialistas en la amplia acepción del término. Las distintas escuelas socialistas han logrado hacer avanzar la sociedad y que sea más feliz o han contribuido a lograr la independencia de pueblos oprimidos por potencias coloniales. También  ha sacado del hambre a millones de personas en todo el mundo.

Pero ahora muchas de esas conquistas están en peligro o perdidas. La “revolución” conservadora derrotó a la socialdemocracia y al socialismo “real” o autoritario y lo que es peor ha debilitado al movimiento obrero y desdibujado la realidad social. El mercantilismo ultra-conservador y la doctrina política, económica y cultural neoliberal, han destruido las sociedades y partidos de resistencia y reparto en Europa. Han acabado con el reformismo socialista comprando voluntades o corrompiendo mentes de partidos que conservan nombres históricos pero son ya movimientos adaptados y adoptados por el sistema.

Solo en Latinoamérica se ha sido capaz de comenzar a gobernar fuerzas socialistas, que están haciendo en medio de muchas dificultades serios esfuerzos de cambiar la realidad y de organizar una eficaz y en parte exitosa política antiimperialista y de nacionalismo transformador. Son bastiones antineoliberales.

En Europa el socialismo democrático lo personifican hoy fuerzas como Die Linke, el Parti de Gauche, el Partido Socialista de los Países Bajos o SYRIZA. Personas como Lafontaine, Mélanchon o Tsipras. Esa es la expresión del socialismo democrático europeo.

En el estado español, el PSOE aparte de conquistas sociales que oficializó y una sanidad y educación públicas más que aceptables, que instauró o avances en libertades civiles y en materia de derechos de género, ha sido sin embargo incapaz de sujetar y controlar a la oligarquía franquista que sigue siendo la oligarquía que manda y gobierna con puño de hierro el reino de España. No ha cambiado el modelo económico insostenible basado en un capitalismo rentista y una banca poderosa políticamente y especulativa.

El PSOE ha perdido las ideas, la credibilidad y una gran parte de los votos que recibía –pues no sabemos qué va a ocurrir en un futuro próximo- que le votaban como mal menor. El PSOE-sus cúpulas y lo que es peor, una mayoría real o ficticia de afiliados amorfos y sin espíritu de lucha, carentes de formación que votan sistemáticamente en favor de estás cúpulas- han hecho un flaco favor al socialismo y a la izquierda en su conjunto. La identificación de personas liberales y pro-capitalistas con la izquierda y el socialismo ha sido letal y una negación de la tradición de Pablo Iglesias o Largo Caballero, pero también de Indalecio Prieto o Juan Negrin.

Por tanto, hemos de cambiar esa realidad  y recuperar  el socialismo democrático para el pueblo , y lo debemos hacer asumiendo la necesidad de actualizarlo profundamente con aportaciones ecosocialistas, feministas, demócratas radicales y las nuevas formas de hacer y entender la política.

Las y los socialistas transformadores y republicanos y republicanas del estado español, estamos actuando en diversos espacios diferentes, sin más contactos que antiguas relaciones personales, de amistad e incluso familiares. Escisiones locales fruto de enfrentamiento a aparatos territoriales, miopes y autoritarios. Grupos y corrientes de opinión en el seno del PSOE. Partidos locales, regionales o nacionales con origen en el partido matriz e histórico de las y los socialistas, por razones sentimentales que ya no son reales. O hartos y hartas, en casa, quemados por decepciones, ninguneos y traiciones. Algunos refugiados en movimientos sociales y sindicatos, otros trabajando ya para fuerzas políticas emergentes y transformadoras e ilusionantes, pero que no tienen nada que ver con la tradición socialista o con las ideas de Pablo Iglesias como elemento de referencia, que además en muchos casos nos desprecian o desconocen y ningunean las aportaciones del socialismo democrático al bienestar, la democracia, la igualdad y la mejora en las condiciones de vida de las clases trabajadoras. Mejoras todas ellas ahora en peligro de extinción y liquidación por obra de conservadores y liberales e inacción de los mal llamados socialdemócratas.

Queda un hueco cada vez más grande a la izquierda española y sobre todo para la izquierda democrática y socialista en la medida que otros partidos inician su viaje a la “centralidad del tablero”. Muchas y muchos de nosotros ya sabemos lo que es ganar elecciones en nombre de bellas ideas y acabar peleando por los mercados y codo a codo con la oligarquía bancaria. Por eso es la hora de demostrar con humildad, sencillez e ideas que hay un espacio socialista vacío.

Modelos tenemos, tanto SYRIZA, como Die Linke o el SPH o partido socialista holandés. También otros. Por tanto, propuestas:

-Se deben tejer –creemos- una red de contactos entre socialistas con unos elementos comunes, como son posiciones antineoliberales y transformadoras de la realidad. Posicionamiento a favor de un proceso constituyente y por la República. República federal y plurinacional. Respeto a los derechos democráticos de los pueblos y culturas. Derogación inmediata de las reformas laborales, del artículo 135bis de la Constitución y decimos derogación, no añadirle un párrafo. Defensa de la autonomía local. Democracia participativa. Ecosocialismo y defensa del medio ambiente. Oposición firme y radical al patriarcado, pues sin feminismo, no hay socialismo. Reparto de la riqueza, justicia fiscal y defensa de los sectores y servicios públicos, desde lo público. Lucha frontal frente a la corrupción política y empresarial y/o de las grandes fortunas. Definir la política ecosocialista, ecofeminista, altermundista e internacionalista solidaria.

-Preparar, tras estos primeros contactos, una Conferencia Socialista como estudio, encuentro, pero también para la acción y propuestas alternativas a la sociedad. Buscar la convergencia de la izquierda mosaico, pero ubicada en la izquierda y democrática.

– Estudiar referencias que nos entronquen con otras izquierdas transformadoras como el austro-marxismo, la “segunda internacional y media” el pensamiento de Salvador Allende o los planteamientos ideológicos y políticos de Oskar Lafontaine. Buscar fórmulas de aproximación a fracciones socialistas y/o partidos hermanos europeos.

-Reconstrucción de un Partido Socialista con vocación en la unidad o frente de las izquierdas y la clase trabajadora.

-Respeto por cada proceso y cada idiosincrasia o casuística local o nacional. Autonomía de las partes, ahora-por fuerza- pero también en el futuro.

-Creación de una Red Socialista federalista, ecosocialista y republicana. Una red de izquierdas y que este por el tránsito hacia el socialismo. Una red socialista democrática con vocación en construir la conjunción de las izquierdas.

Secretariado de Alternativa Socialista

      

Las Marchas de la Dignidad nuevamente en marcha

 

El sábado 17 de Enero las Marchas de la Dignidad se reúnen nuevamente al objeto de coordinar y organizar la resistencia de las clases trabajadoras, de las personas humildes y pobres. Esta vez en Galicia, en Cangas de Morrazo.

Las Marchas de la Dignidad siendo consecuentes con su estructura de plataforma estatal, verdaderamente horizontal y descentralizada, se han venido reuniendo en lugares tan diversos como Barcelona, Bilbao, Valencia, Sevilla, Molina de Segura o el barrio de Vallecas en Madrid. Ahora Galicia en la población de Cangas, frente a Vigo.

Las Marchas de la Dignidad han demostrado no ser flor de un día y su funcionamiento continuado durante ya más de dos años así lo atestiguan. Más de dos años de movilizaciones y luchas precisamente conectadas con los sectores más populares, humildes y castigados por la crisis. Las M22M son una plataforma de la clase obrera en el sentido estricto del término, pero también en el marxista. Son una plataforma de clase, integrada por sindicatos de clase, partidos políticos de clase, plataformas de personas víctimas de desahucios y de exclusión social, paro y recortes, junto a organizaciones ciudadanas solidarias y luchadoras por la justicia social, fiscal y económica. Las M22M son también un movimiento deconstituyente. La plataforma deconstituyente de la clase trabajadora.

Las Marchas de la Dignidad van a convocar nuevamente a las calles en Marzo y a una huelga General en Octubre. Sus demandas que sacaron a más de un millón de personas en Madrid, llegadas de todo el Estado, no fueron escuchadas, no han sido escuchadas. Por eso las Marchas se ven obligadas a subir el tono de las protestas. Protestas que llevan aparejadas alternativas.

La creciente desigualdad en el estado español, exige movilización. Serán tan solo los humildes los que saquemos adelante nuestro programa. Además en una plataforma ciertamente unitaria. El movimiento más unitario que hoy en día existe en el panorama político y social español. Un modelo real acerca de cómo las izquierdas se deben unir y de que las personas y organizaciones transformadoras se pueden y deben unir en torno a los problemas reales que afectan a las personas y azotan con especial saña a la clase obrera, son en mi opinión, las Marchas de la Dignidad. Pero todavía hemos de ser más unitarios y para construir una huelga general exitosa, deberemos contar con personas, secciones sindicales y sindicatos no presentes en la estructura de las Marchas, pero a los que se les llama a trabajar conjuntamente y a olvidar una concertación que ha pasado a la historia, porque gobierno, patronal, banca privada y la oligarquía la han hecho añicos y además no la necesitan. No es posible ya el pacto social, porqué la ola neoliberal que por ahora nos domina, se ha levantado precisamente para liquidar el estado del bienestar y el pacto social. Estamos ante la dictadura de las oligarquías, de los poderosos, de las derechas.

Solo las clases populares empoderadas podrán revertir esa situación y eso exige fundamentalmente movilización. No podemos delegar exclusivamente en la política, porque sin pueblo organizado no hay capacidad de acabar con esta estafa generalizada y menos de defender los logros alcanzados. De hecho se nos están robando todas las conquistas sociales, culturales, sanitarias, educativos y en prestaciones que las luchas sindicales obreras consiguieron durante muchos años de esfuerzos y sacrificios durante gran parte del siglo XX.

Por eso en Marzo las Marchas de la Dignidad volverán a estar en las calles y en Octubre llamarán a la Huelga General. Pan, trabajo, techo. Auditoria de la deuda mal llamada pública y moratoria del pago de la misma, reconquista de todo lo usurpado al pueblo, es decir todo lo privatizado y regalado a los oligarcas. Esa es la peor cara de la corrupción, las riquezas que unos pocos están atesorando, con el expolio de los bienes públicos, pasando a manos capitalistas, hospitales, escuelas, sistemas de transporte público, Cajas de Ahorros, empresas productivas, la energía eléctrica, el agua potable y ahora hasta espacios naturales protegidos y parques nacionales. Nada escapa a su rapiña.

Hay motivos más que suficientes para movilizarse y hace falta ya una huelga general.

 

Carlos Martinez

Es politólogo y primer secretario de Alternativa Socialista

Sobre Grecia y SYRIZA

“El miedo a la coalición griega Syriza es el miedo de la derecha y de los poderes financieros de Europa a la soberanía de los pueblos”, Carlos Martínez, politólogo e integrante de ATTAC Andalucía

Publicado por By at 8 enero, at 12 : 36 PMImprimir

“El miedo a la coalición griega Syriza es el miedo de la derecha y de los poderes financieros de Europa a la soberanía de los pueblos”, Carlos Martínez, politólogo e integrante de ATTAC Andalucía

Vm
DE ESTE A OESTE – CARLOS MARTÍNEZ – ATTAC Andalucía

00:00
P

d

Así lo advierte Carlos Martínez, politólogo e integrante de ATTAC Andalucía. Señala que los sondeos que dan la victoria a esta colación de izquierdas muestran un hartazgo de la población ante las políticas de recortes y austeridad. Asegura que, pese a las amenazas de líderes europeos como Ángela Merkel, Grecia no va a salir del euro. El líder de Syriza, Alexis Tsipras, ha aclarado que no tienen intención de abandonar el euro y que pretenden, si llegan al Gobierno, negociar con sus socios europeos. Para ATTAC, la reestructuración de la deuda que exige Szyriza es posible e imprescindible para la subsistencia de la población griega. Además, insiste Carlos Martínez que la victoria de esta coalición sería la victoria de los pueblos europeos.

De que nos extrañamos. Todo tiene su origen y sus culpables

De aquellos polvos, estos lodos ¿De que se extrañan?


Cuando el 26 de Septiembre de 2014 publique el artículo que a continuación reproduzco, habían ya comenzado los atentados de carácter religioso islámico en Europa. Trate de explicar las causas del auge del yihadismo radicalizado y del islam más eréticamente -según muchos imames- violento y sectario. No pretendía justificarlo, ni menos asimilarlo a religión de paz, caridad y unión con dios, así como cultural y totalizadora que es el Islam. Si denunciaba la profunda profunda raíz reaccionaria anticomunista y antisocialista de sus sectas más rigoristas y que sabiéndolo o no -seguramente no- apoyaba los intereses de las potencias centrales e imperialistas en la zona y como no, al estado de Israel.
 La guerra en Siria fue un revulsivo necesario y esta guerra fue azuzada por Arabia Saudita y otras monarquías teocráticas del del Golfo. Pero sobre todo por EE.UU y la propia Francia -antigua potencia colonial, tras el engaño traidor a las tribus árabes que combatieron contra el imperio turco en la I Guerra Mundial- que con el apoyo logístico de Turquía que no olvidemos tiene un gobierno pro-occidental de carácter islamista moderado -una especie de democracia cristiana, vía turca-, han estado suministrando armas y equipos a las guerrillas islamistas radicalizadas, hasta que estas crean el Estado Islámico y se hacen con el control de parte de Irak y de la propia Siria, amenazando a Libano e incluso a Turquía.
El atentado del miércoles 7 de Enero en París, se hace contra una revista en clave de humor, muy progresista y librepensadora, con la cual me solidarizo. No es una publicación reaccionaria, ni derechista, ni religiosa cristiana. No. Es contra el progresismo, con el que los islamistas sectarios llevan décadas luchando, al igual que hacen los sectores muy conservadores cristianos tanto protestantes fundamentalistas como católicos reaccionarios.
Las potencias centrales han favorecido unas tendencias radicalizadas del islam sunita y ahora tras haberles apoyado en Siria en su guerra contra el partido Baas y los Assad, deben sufrir en su territorio un leve reflejo de lo que diariamente se sufre en Palestina, Siria, Irak. Aniquilado a sangre y fuego el laicismo politico y progresista árabe por parte de Occidente e Israel, ahora solo queda el radicalismo religioso, para combatir la frustración, el engaño y el saqueo de los pueblos de del Oriente próximo.
 
Situemos el problema: El sistema-mundo en crsis o la excusa del islamismo radical

Cuando en los años cincuenta y sesenta del siglo XX surgió el nacionalismo y el pan-socialismo árabe, teñido de antiimperialismo o al menos de lo que hoy conocemos como multilateralismo o “tercerismo” en el lenguaje político de la época, fraguado en las luchas anti-coloniales y espoleado por la creación del estado de Israel, los EE.UU, Gran Bretaña, Francia y el propio Israel comenzaron un largo y duro trabajo para eliminar esta amenaza a sus intereses neocoloniales o de dominio.

El ya mítico FLN-Frente Nacional de Liberación- de la independencia de Argelia o la Unión Nacional de Fuerzas Populares de Marruecos también forjada en la lucha frente a los franceses. El Destur original tunecino. El Baas o Partido Socialista Árabe del Renacimiento de Siria e Irak. La figura clave en la construcción del socialismo árabe Gamal Abdel Nasser el líder de la revolución egipcia, Así como la irrupción de la OLP y las fracciones palestinas socialistas y marxistas más radicalizadas, todos ellos laicos aunque muy respetuosos con el Islam, fue para los árabes el inicio de su modernización entrando en el siglo XX de manos de un marxismo moderado, un modelo socialista propio y una posición política independiente cuando no hostil hacía sus antiguos colonizadores. Era el renacimiento como llevaba el Baas por bandera. Era la búsqueda de la unidad árabe por primera vez, desde las ideas de igualdad, transformación, creación del estado social, en lugar de la caridad religiosa y era la conquista de sus materias primas y energéticas en lugar del Califato de Estambul y de las antiguas colonias. Era la defensa de las fronteras palestinas diseñadas por la ONU y sistemáticamente violadas por el estado racial y religioso de Israel. Occidente judeo-cristiano y la guerra fría no podían consentir el nacionalismo popular y soberanista de la nación árabe.

Una anécdota: “Cuando a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta del siglo XX, la España franquista inició una campaña reivindicando Gibraltar español –ciertamente, lo es. Es una colonia del decadente Imperio Británico y una base militar extranjera- se hicieron muchas manifestaciones estudiantiles propiciadas por el SEU el sindicato estudiantil falangista y la propia estructura juvenil de FET y de las JONS el partido fascista del régimen. Las algaradas ante la embajada británica eran frecuentes, En una de ellas el ministro de la gobernación –el de interior- le llamo al embajador preguntándole si enviaba la Policía Armada-era como se llamaba la actual Policía Nacional- a disolver la manifestación, a lo que el embajador británico le respondió “Mejor no me mande los estudiantes”. Pues bien, eso es lo que ha ocurrido en una parte importante del mundo árabe, las potencias centrales, la CIA y el MOSSAD han creado la manifestación yihadista”. Las milicias islámicas radicales de todo tipo y ahora envían a la Policía Armada, es decir sus drones, aviones y misiles a disolver a sus criaturas del emirato o antes de Al Quaeda. Criaturas que con su acción favorecen los intereses del Imperio central y occidental, así como de su hijo Israel, pero que a su vez reflejan la frustración y desesperanza de la nación árabe, engañada, ninguneada y utilizada al menos de forma descarada desde 1918 al final de la I Guerra mundial.

 

El socialismo árabe tras la temprana muerte de Nasser, sufrió desde golpes de estado, cercos económicos, agresiones militares a su propia crisis de valores o la llegada de la corrupción, cuando no la traición o la usurpación de su legado por personajes autoritarios y militaristas. Pero que sin embargo siguieron siendo laicos y respetuosos con las importantes minorías cristianas de Irak, Siria, Palestina y el propio Egipto. Cristianos árabes que apostaron muchos de ellos por el apoyo a estos partidos que eran laicistas y progresistas. Cierto es que se cometieron errores, pero las mujeres circulaban libremente sin pañuelos ni velos por las calles, maquilladas si era su deseo, vestidas como consideraban oportuno y comenzaron a ir a la universidad. Apareció la sanidad e instrucción pública y se crearon infraestructuras como la presa egipcia de Asuán o el potente sistema sanitario público iraquí hoy destruido.

Pero ilegalizaron a los hermanos musulmanes y muchas cofradías religiosas musulmanas fueron perseguidas. También en algunos de esos países se reprimió el chiismo, que sin embargo gobernó y gobierna en Siria,- no solo en el actual Irán-, sindo en esos momentos –Irán- era el aliado fundamental de los EE.UU en la zona.Hablamos de los años cincuenta,sesenta y setenta del siglo pasado.

La guerra fría y la alianza estratégica de muchos de estos regímenes con la Unión Soviética –la Rusia y Repúblicas de su influencia de la extinta URSS- así como sus derrotas militares frente a un agresivo y conquistador estado de Israel, minaron el nacionalismo pan-árabe. La invasión soviética de Afganistán, marcó un antes y un después. En esos momentos, ante la revolución iraní y la presencia militar soviética en Afganistán, los EE.UU fraguan una sólida alianza con las monarquías corruptas y ultra-religiosas árabes del Golfo, Jordania o Marruecos en el Magreb, que siendo rigurosos partía de décadas anteriores. Frente al socialismo o nacionalismo popular árabe, se potencia un islamismo rigorista, reaccionario, financiado por los sauditas y otros aliados de la región y se crean, arman hasta con misiles de última generación de la época a las guerrillas islámicas, los movimientos de un Islam anti-comunista y anti-socialista, anti-progresista con una lectura del Libro, más que discutible hasta el momento e influenciado por un Islam asiático, muy riguroso que además considera el diablo, todo lo que previamente han construido los socialistas pan-arabistas y/o los regímenes aliados de la URSS. Frente a antiimperialismo, religión. En esa operación la CIA y los servicios secretos de Israel juegan un importantísimo papel.

De aquellos polvos, estos lodos. Liquidado el socialismo árabe, el nasserismo, solo queda la religión como esperanza y la caridad como sistema de protección social. Cierto que, también desde el islamismo surgen tendencias anti-imperialistas y soberanistas árabes o persas, sobre todo en Líbano, Irán o el Hamas palestino, que propiciara el Mossad y que ahora tan caro le cuesta.

Occidente, la OTAN, los EE.UU lo que tratan de controlar no es a regímenes crueles y opresores, pues las monarquías del Golfo lo son. Lo que se trata de controlar son las rutas de abastecimiento de crudo y cercar militarmente por su interior a Rusia y China.

Rusia lleva años advirtiendo del peligro del yihadismo radical. Denunciado su apoyo occidental y al mismo tiempo reprimiéndolo con mucha dureza en el interior de sus fronteras, en el Cáucaso y/o a los islamistas chechenos.

La pregunta que todas y todos nos hacemos es ¿Cómo la mayor potencia militar del mundo-por ahora-no ha detectado la formación de un ejército –el del Emirato- en una zona desértica en el centro de Irak? Además ¿Cómo es que todo el armamento que porta el Emirato es de fabricación occidental o de sus aliados?

Siria ha sido envuelta en una cruel guerra civil, cruel por ambas partes, pero en la que los aliados de los EE.UU y las monarquías del Golfo o la civilizada Francia, son mayoritariamente, las mismas milicias que han fundado el Emirato. El Levante al que en su nombre se refieren, los hasta ahora aliados de los EE.UU son los estados de Líbano, Siria e Irak, mucho ojo. Es decir se pretende construir un estado teocrático entre Irak, Siria, Líbano y parte de Turquía. Pero ese sueño ha tenido padres, impulsores como Arabia Saudita, los emiratos del golfo y los EE.UU e Israel.

La frustración árabe y la ausencia de valores diferentes al islam o modernizadores del mismo en estos países, así como la eliminación incluso física de la mayor parte del socialismo árabe, provocan que ahora el yihadismo sea la última esperanza de unos pueblos saqueados y engañados, volviéndose contra sus antiguos padrinos. Ahora el diablo ya no es el comunismo o la Unión Soviética o el socialismo nasserista, ahora el diablo son los EE.UU y Occidente.

La realidad final es que todo esto no es sino el tablero bélico con el que el capitalismo de las potencias centrales, con los EE.UU a la cabeza tratan de mantener y acumular riquezas. Controlar el mundo para disponer de reservas de crudo y de paso impedir que los estados emergentes se repartan la riqueza mundial. Es una forma de combatir la crisis del capitalismo de las potencias centrales mediante la guerra. Asustar a las poblaciones europeas y norteamericanas y entretenerlas con nuevos enemigos de forma que no descubran que el verdadero enemigo es el sistema, son los detentadores de la riqueza, la globalización neoliberal.

La lenta decadencia de los EE.UU según señala Immanuel Wallerstein. Los problemas cada vez más graves del dólar muy cuestionado por los BRICS emergentes y que comienzan a utilizar nuevas monedas. Las crisis constantes de la zona euro y la UE que continuamente cae cuando parce que va a levantarse, provocadas por sus suicidas políticas de austeridad y recortes. La crisis de Ucrania y las agresiones criminales del estado de Israel contra el pueblo palestino. Todo ello, no es sino la manifestación de un mundo que de forma inexorable se está reordenando y por ello la OTAN y sus aliados se enfrascan en guerras locales, con la excusa de exportar la democracia a tiros.

Será para peor o para mejor si logramos que los principios del sentimiento Portoalegre se abran paso y el reparto y la justicia, construyan la paz mundial. Pero el mundo está cambiando. En estos momentos, al capitalismo no le interesa la paz. En estos momentos los capitalistas para seguir acumulando necesitan menos democracia, nada de reparto e invasiones y bombardeos que garanticen su control de las rutas comerciales estratégicas y los oleoductos.

Carlos Martinez

Politólogo

Volvamos a recuperar el orgullo de ser de izquierdas

Vamos ha hablar claro y sin miedo. Las personas de izquierdas hemos luchado y sufrido mucho. Vamos a ser honestos con nosotros y con los demás. No escondamos nuestras ideas y además SYRIZA va a demostrar que llamándose Izquierda Radical, siendo su color el rojo y llevando comunistas y socialistas en sus listas, se puede ganar. Orgullosos de nuestras ideas, lucha e historia, no vamos ahora a tirar la toalla. No. Vamos reorganizar la izquierda mosaico y plural, de clase y republicana, realmente socialista transformadora.

Llevamos muchos años las izquierdas y los Frentes Populares, soportando insultos y descalificaciones, asesinatos y prisiones, pero hemos resistido. Gracias a personas como Pablo Iglesias, Largo Caballero, Garcia Oliver, Dolores Ibarrurir, Margarita Nelken, Lenin, Rosa Luxemburgo, Jaurés, Salvador Allende, Olof Palme, Lumunba, Sankara, Nasser, Togliatti, Marcelino Camacho, Luis Gomez LLorente, Oskar Lafontaine, Hugo Chavez, Evo Morales, Pepe Múgica etc. etc. la humanidad y este Estado Español han avanzado a pesar de fracasos y derrotas temporales. Pero siempre nos hemos levantado y el sistema no ha podido con nosotras y nosotros.

El sistema teme a la lucha de clases y a las conquistas democráticas y sociales. La revolución conservadora de Margaret Tatcher y Ronald Reagan se organizó para liquidar el estado social y el estado del bienestar y destruir o comprar las organizaciones de clase. Pero a pesar de esa gran derrota nos hemos vuelto a poner en pie una y otra vez. Ahora el ecologismo, el feminismo y el ciudadanismo han sido incorporados a nuestro acerbo. Pero el secreto de tanta resistencia es que llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones: el socialismo.

La situación en el estado español es extrema. La crisis neoliberal y financiera del 2008 la comenzamos a combatir ya en el mismo año 2008 y desde “Activos contra la Crisis” la plataforma colectiva de los inicios de la crisis que Attac España impulso junto a cincuenta organizaciones, las huelgas generales tanto en el Gobierno Zapatero como en el de Rajoy, las Mesas de Convergencia, el 15M o las Marchas de la Dignidad, hemos estado y hemos luchado. Contra los desahucios, las reformas laborales o las privatizaciones. Hemos tenido éxitos también. Tras las elecciones europeas con los buenos resultados de la Izquierda Plural -que podían haber sido mejores- y que fue la izquierda real con más votos, así como la irrupción de PODEMOS y los resultados de las izquierdas nacionalistas, el bipartidismo se quiebra, el rey debe abdicar y varios ministros quemados deben ser cesados.

Ahora surgen nuevas formas de hacer y entender la politica. Las izquierdas también hemos de cambiar y reconocer que la izquierda es mosaico, tan mosaico como lo es SYRIZA o tan consistente y bien armada ideológicamente como Die LINKE.

PODEMOS ha nacido como respuesta de sectores de clase media indignados y en paro o precariedad. Ha sabido conectar con amplias capas populares y eso es bueno e interesante. Pero PODEMOS, tras su movimientismo inicial, acaba de demostrar al conformar sus órganos dirigentes, que es un partido más. Un partido normal, con su líder, su grupo dirigente en Madrid, su aparato y sus mayorías y minorías. Normal. Muy normal.Está buscando su hueco. Normal. Esta utilizando un nuevo lenguaje propio. Todo normal, nada nuevo. Pero lo cierto es que ha conectado, que esta muy apollado por varios medios de comunicación incluidas televisiones privadas. Que deberemos conectar y tratar de buscar puntos de encuentro y confluencias. Pero para ello PODEMOS también debe abandonar el sectarismo ante la izquierda de bastantes de sus dirigentes locales y estatales y su dificultad de encajar criticas, incluso las constructivas.

Las izquierdas tenemos nuestro espacio y las izquierdas hemos sido mayorías sociales muchas veces. Nada nos lo impide el que lo volvamos a ser, es más debemos tener el empuje para volver a serlo. Solo viejos tics y viejos aparatos nos han lastrado y no sirve la excusa de que PODEMOS ha construido su nuevo aparato, por cierto muy sólido y contundente.

Las izquierdas tenemos tres ventajas. Primera nuestro acervo de ideas, experiencias y de ejemplos y modelos donde elegir, sin robárselos a nadie.Una base marxista y un poso ideológico muy importante. Segundo una militancia plural y diferente, pero sacrificada y entregada que sabe encajar criticas y además es autocrítica. En tercer lugar, muchas y muchos compañeros en Europa y en el mundo. Somos internacionalistas y solidarios y por tanto podemos dar solidaridad, pero también recibirla. Siendo prácticos, las izquierdas estamos más acompañadas.

Ahora lo más importante desde las izquierdas plurales y mosaico, pienso, puede ser 1 ser solidarias con el pueblo griego y Syriza volcándonos en esa oportunidad histórica. 2 Ganar en los ayuntamientos. Consolidarnos y hacernos fuertes en los ayuntamientos y demostrar que se puede y debe hacer otra gestión y otra politica. 3 Reorganizar a toda prisa la Izquierda, las izquierdas plurales, orgullosos de ser de izquierdas y republicanas y republicanos. Orgullosos de ser clase trabajadora y de estar en y con la lucha obrera, en la lucha de clases.

Nosotros las izquierdas reales y transformadoras, no somos el sistema, ni parte del sistema y es el sistema con quien quiere acabar es nosotras ¿No os dais cuenta?

Dicho esto, exigir libertad de expresión de critica y de autocritica. No ceder ante acusaciones intencionadas que tratan de dar lecciones intencionadas que luego… Y estar muy orgullosas de quienes somos y de donde venimos. Sabemos que en nuestra historia hay muchos errores. Pues a no repetirlos.

No se trata en estas letras de atacar a nadie. Simplemente de situar el papel de la izquierda no dispuesta a renunciar a sus ideas. No por nada, sino por que esas ideas son las que alumbran el mundo. Os invito a leer cualquier programa transformador y lo veréis cuajado de ideas que desde Marx a nuestros días sostienen los avances humanos.

Las izquierdas hemos logrado a través de las Organizaciones de clase sindicales y políticas, grandes avances en la construcción de la democracia, apoyado cuando no conseguido el voto de la mujer. Luchado por la independencia de pueblos de África y Asia. Mejoras y el estado del bienestar en Europa, la construcción del estado del bienestar en Latinoamérica. Revoluciones triunfantes que han influido positivamente en toda la humanidad. También cometido errores, dejaciones y claudicaciones. Pero sin el Movimiento Obrero estaríamos muchísimo peor, sin libertades y sin esperanza. Hemos logrado mucho y hemos evitado muchos males. Pero todos nuestros logros, ahora están siendo liquidados por el neoliberaqlismo que es la ideología dominante hoy en el capitalismo. Las derechas nos quieren llevar nuevamente al mundo dikensiano y sin derechos. Sustituir el bienestar y el estado social por la caridad y la privatización de servicios sociales y públicos. Ir dejando sin contenido real la democracia.

Hay pues mucho trabajo que hacer y las izquierdas plurales y luchadoras sabemos mucho de reemprender los caminos. Tras el triunfo neoliberal y derechista de los años noventa del siglo XX Comenzamos en América Latina y vamos a seguir por Grecia. Tras Grecia, el estado español.

Ah, la derecha existe, domina, manda en la mayor parte del mundo a pesar de su fracaso humano incapaz de acabar con el hambre, la pobreza, las injusticias y las guerras. Pero es que el ADN de las derechas es defender el imperialismo, el capitalismo, el dominio de los y las poderosas. Las derechas no renuncian a sus ideas. Por eso entre otras cosas, incluido lo antes argumentado, las izquierdas transformadoras y superadoras del capitalismo, seguimos en la brecha.