Crónica de lo realmente acontecido en Oviedo en la entrega de los premios Principie de Asturias

Esta vez, si tomamos Oviedo: Marchas de la Dignidad, el pueblo en marcha

Carlos Martínez

Politólogo.De Alternativa Socialista y Attac

Cuando caminaba el viernes 24 de Octubre junto a una marcha que venía desde Gijón y con la que anduve más de dos horas, al entrar en Oviedo un curtido y maduro marchista con aspecto de obrero industrial afirmó, dando ánimos: ”Vamos, que esta vez si tomamos Oviedo”.

Atributtion: Marchas de la Dignidad 22M

En Asturias, la memoria histórica se palpa y es que dos procesos de alzamiento popular en dos años,- la revolución de 1934 y la defensa aislada y heroica de la República en 1936- marcan mucho. Cuando las cuencas mineras llamaron a la revolución en 1934 e Indalecio Prieto llegó en un tren con la orden de Huelga General Revolucionaria firmada por Francisco Largo Caballero, escondida en el forro de su sombrero, y la UHP, la Alianza Obrera tomó pueblos mineros e industriales. Las columnas mineras avanzaron hacía Oviedo, la ciudad burguesa y capital administrativa, al objeto de tomarla, pero no lo consiguieron totalmente pues la guarnición militar se acuarteló e hizo fuerte en el centro urbano, al tiempo que los moros y legionarios de Franco desembarcaban en Gijón a sangre y fuego, enviados por el gobierno de la CEDA.

Lo mismo ocurrió en 1936 hasta que las tropas gallegas de Camilo Alonso Vega –sublevadas contra la República-llegaron en auxilio de Vetusta. En ambos casos, las cuencas resistieron y la clase obrera asturiana sufrió una dura represión.

Esta vez, sin mausers ni dinamita, sin los cañones de Trubia, ni las pistolas compradas por Indalecio Prieto de su bolsillo, es más con la vergonzosa presencia del PSOE en la otra parte de la valla y recibiendo a los borbones, el pueblo y de forma pacífica sí tomó Oviedo.

Atributtion: Marchas de la Dignidad 22M

Las Marchas de la Dignidad junto a miles de ovetenses y asturianos hartos y estafados por un régimen corrupto y cleptómano, caminamos hacía Oviedo o nos concentramos juntos en una plaza con el significativo nombre de La Escandalera liándole un escándalo y haciendo un masivo escrache al hijo del Rey impuesto por Franco, convertido en rey Felipe VII, y su princesa, llamada reina consorte.

La Marchas de la Dignidad hicieron patente junto a miles de asturianas y asturianos de forma solidaria que el lema Somos Reales es real. Es real que somos paradas, desahuciadas, más pobres y tenemos menos sanidad, pensiones o educación. Los reales somos las recortadas, atracadas y violentadas.

Una plaza rebosante con cientos de policías antidisturbios protegiendo a la corona del pueblo, a los políticos del sistema del pueblo, a la real pareja del pueblo. No recibieron aplausos, sino pitos y un grito unánime “los borbones a los tiburones”.

La Corona, solo representa a la oligarquía

Atributtion: Marchas de la Dignidad 22M

Sabemos que la corona borbónica flota en medio de charcos de lodo y mierda. Por tanto, no nos engaña y representa tan solo al poder de la oligarquía. Es la más alta expresión de poder oligárquico que asola el estado español. Por eso, las banderas tricolores eran la expresión de una voluntad de cambio real. Por eso las M22 estábamos allí en Oviedo y delante del teatro Campoamor y nuestra presencia fue tan evidente y contundente que los medios de comunicación aunque fuera con breves o “cortes televisivos” de segundos tuvieron que dejar constancia de nuestra presencia. A la vez en una ocasión más, las Marchas de la Dignidad y las organizaciones que las componen demostraron su fuerza y su capacidad. Centenares de paradas y parados y de trabajadores empobrecidos vendiendo papeletas de una rifa a un euro, pudimos estar allí y costear viajes y bocadillos que nadie nos subvencionó.

Atributtion: Marchas de la Dignidad 22M

El pueblo, se empodera marchando en el estado español. No es viendo programas críticos que el sistema nos regala en ciertas televisiones, ni siquiera tan solo votando. El voto sin pueblo empoderado, informado y movilizado citando al asturiano Indalecio Prieto, “no importa una higa”. Pero para estar en las marchas hay que caminar y estar allí –si razones de fuerza mayor no lo impiden- por parte de quienes quieran representar a un pueblo sufriente, herido, ninguneado y estafado.

En hora buena a Somos Reales. Muy bien por lasMarches Asturies 22M. Excelente trabajo y organización. Pero como sin información e ideas no vamos a cambiar nada, la víspera, el 24 tuvo lugar un Foro Social en el que tuve el honor de ser invitado y participar en un debate sobre el TTIP en nombre de ATTAC cuyo trabajo para denunciar este opaco tratado de libre comercio tan negativo y peligroso, ha sido muy importante. Todo con una buenísima asistencia de público y activistas.

El 29 de noviembre

Ahora las Marchas de la Dignidad se vuelven a poner en marcha sin dar un respiro al sistema, al régimen que deseamos y debemos cambiar. Hay que echarlos. Para ello, nuevamente nos vamos a poner a caminar el próximo 29 de Noviembre en todas las ciudades capitales de provincia de todo el estado. Si el pueblo marcha demostrará su poder y su fortaleza y el espacio de unidad popular más real, serio y combativo del Estado Español,-que son las Marchas de la Dignidad– demostrará su fuerza y su capacidad no solo de crear poder popular, sino de ser poder popular. Esa es la unidad buscada, y ya está, ya la tenemos. Estuvo en Madrid el 22M, rodeó los Parlamentos autonómicos. Ha estado en Asturies tomando Oviedo.

Las Marchas de la Dignidad, se han convertido en un excelente instrumento. Son la expresión organizada más combativa y apoyada de los pobres y la clase trabajadora

Desde el 24 hasta el 29 de Noviembre estaremos en la calle, debatiremos, informaremos, nos uniremos a los conflictos sociales y laborales locales y denunciaremos la pobreza y la exclusión, que solo el impago de la deuda y el fin de las políticas de la troika pueden ayudar a paliar. Las Marchas de la Dignidad, se han convertido en un excelente instrumento. Son la expresión organizada más combativa y apoyada de los pobres y la clase trabajadora. Por eso han de ser inclusivas y abrirse a todas las personas y organizaciones sociales, sindicales y políticas que estén contra los planes de La Troika, el neoliberalismo, el atajar y pagar ya la deuda y no pagarla el pueblo trabajador y ese programa tan sencillo y completo de PAN, TRABAJO Y TECHO.

El 29 de Noviembre caminaremos emulando la ”marcha de la sal” de Gandhi en La India y que fue decisiva para arrojar el Imperio Británico, demostrando la capacidad del pueblo hindú para conseguir librarse del opresor. Como muy recientemente me dijo mi amigo Alejandro Ortiz, uno de los responsables de Alternativa Socialista, Gandhi en cuya figura es experto, con esa marcha demostró su poder, el del pueblo indio, y que se debía contar con lo que representaba para cambiar, para librase de la oligarquía británica imperial y ladrona.

El espacio socialista y la República.

El espacio socialista y la República. Del “principado” impuesto al “principado” civil o la falacia del republicano de corazón

Carlos Martínez García

Politólogo. Primer secretario de Alternativa Socialista y miembro de Attac*

“El pueblo no quiere ser gobernado ni oprimido por los potentes que, a su vez no anhelan más que mandar y oprimir al pueblo”

Nicolás Maquiavelo  “El Príncipe”

Hay quienes afirman que, hoy, el ser o no ser republicano no es definitorio para una persona socialista o tan solo progresista en el Estado español. Hay quien utiliza el concepto republicanismo para despistar en su falta de compromiso real con una constitución que determine una jefatura de Estado democráticamente electa.

El príncipe civil de Maquiavelo

El republicanismo cívico, tiene entre sus autores de cabecera a Nicolás Maquiavelo.

El republicanismo cívico, tiene entre sus autores de cabecera a Nicolás Maquiavelo, pero también a Rousseau o a Karl Marx, no se olvide. Pero ciñéndonos al florentino, víctima de una leyenda negra urdida por la Iglesia Católica y la reacción y padre de la ciencia política, el príncipe impuesto por magnates, poderosos y crímenes e intrigas-origen histórico, de las dinastías reales-, debe ser contrapuesto a un príncipe civil, proclamado por el pueblo, que no olvidemos, traduciéndolo del lenguaje de los siglos XV y XVI del politólogo florentino, se trata de un o una presidenta electa de la república.

Por tanto, republicanismo o ausencia de dominio, exige la ausencia de dominadores y de aristocracias de sangre o económica.  Cuando el socialismo surge como expresión política del movimiento obrero, hunde sus raíces en la Revolución Francesa, cuyo primer acto, consistió en liberar al pueblo de la monarquía y la nobleza dominantes. Por tanto, cualquier avance pasaba por conquistar un sistema de libertades, sin reyes. Esencia éstos, del antiguo régimen.

Los socialistas clásicos y en lo que a nosotros toca en el caso del Estado español, impulsados por Pablo Iglesias, tuvieron dos objetivos primordiales, primero el extender y fortalecer las sociedades obreras y la presencia política de las clases trabajadoras al objeto de impulsar el socialismo. Pero, para implantar el socialismo, es decir el reparto de la riqueza y la propiedad colectiva de los medios de producción y de consumo. La sociedad socialista. Es decir, la revolución que aboliera las clases.  Eso con una monarquía o el poder burgués era no solo un contrasentido, sino imposible de materializar.

Para Pablo Iglesias, en sus inicios como educador de multitudes y padre del socialismo –no el único- la República burguesa tampoco era su objetivo, pues como marxista ortodoxo creía en el objetivo de lograr el poder político de la clase obrera. Sin embargo, entre 1912 y 1913 se crea la Conjunción Republicano-Socialista que le permite al PSOE despegar electoralmente e irse consolidando.

Reconocida es la opinión de Ortega y Gasset de que el único partido realmente republicano en los años veinte del siglo pasado, era el PSOE, a pasar de sus profundas diferencias con el republicanismo burgués. Pero siempre es por una cuestión de clase. El Partido Obrero como a Pablo Iglesias le gustaba llamarlo, era un partido de clase y solo tras 1918 de alguna forma se asienta la alianza con la pequeña burguesía republicana. Hay un oscuro paréntesis en la dictadura de Primo de Ribera en el que Indalecio Prieto y los prietistas le salvan la cara al partido.

Pero es en la Transición, ya en los años setenta del siglo XX, donde se produce la ruptura con esa historia. Los socialistas exiliados del viejo LLopis en Toulouse quieren la República. Los más jóvenes del interior también. Pero Felipe González y su gente, descabezan al esclerotizado Rodolfo LLopis y comienzan su andadura que culminará con el pacto de la Transición y la aceptación plena de la monarquía franquista.

La Restauración borbónica, un hecho del dictador

La restauración borbónica es un hecho del dictador, pactado de grado o por la fuerza, -opino que de grado-, con el padre del futuro monarca y tiene el objetivo de garantizar lo fundamental, los intereses de la oligarquía rentista española. Posteriormente, ya en plena Transición y durante sus gobiernos, Felipe González jamás tomó una sola medida que limitara el poder real de los oligarcas. Apoyó al nuevo rey, transformando el PSOE en un partido dinástico. De hecho, el PSOE y los “socialistas” oficiales, siempre aluden a la tradición y a su corazón republicano –aunque la mayoría de ellos y ellas desconocen sus clásicos-, pero a la hora de la verdad, votan en contra de todo lo que suene a referéndum o a cuestionamiento del  statu quo del 78.

Para ser socialista y reivindicador de figuras como Pablo Iglesias, Largo Caballero o Negrin, no hace falta ser del PSOE, es más puede ser contradictorio

Tan solo la grave crisis del régimen vigente, carcomido por la corrupción –intrínseca a su origen, al no haber habido ruptura, sino pacto con lo existente – pero también roto – por las costuras debido la disputa entre los nacionalismos periféricos y el nacionalismo españolista, ha obligado a la dirección del PSOE a reclamar una modificación constitucional, en la que la jefatura del estado ni se menciona, no es ése, al menos, uno de sus objetivos. Cuando lo lógica sería que una modificación o cambio constitucional conlleve el derecho a decidir del pueblo sobre el modelo de Estado que desea. Máxime cuando la monarquía restaurada se basa en dos claves fundamentales. La primera la voluntad del dictador Franco. La segunda, la amenaza de las Fuerzas Armadas del momento. El ejército de Franco garante de la voluntad del dictador, después de muerto y obediente al rey, pero no a las autoridades civiles o el Parlamento constituyente.

Por tanto, un socialista hoy –para ser socialista y reivindicador de figuras como Pablo Iglesias, Largo Caballero o Negrin, no hace falta ser del PSOE, es más puede ser contradictorio- tiene que cuestionar la monarquía, así como esta monarquía, por su origen, su carácter oligárquico y, por tanto, su profunda alianza con las clases poseedoras y dominantes al tiempo que las constantes intromisiones políticas de los dos monarcas heredados del régimen anterior.

La República para nosotros es una opción de ruptura con las oligarquías dominantes, que ya lo fueron con Franco y con Alfonso XIII, así como una liberación de una burguesía rentista y sumisa a intereses foráneos y a las grandes multinacionales y bancos extranjeros. Es acabar con la democracia de baja calidad que sufrimos. Con el autoritarismo y la demagogia de la derecha española y con la corrupción, metida hasta los tuétanos en todas las instituciones del régimen vigente.

06_republica

La sumisión del PSOE a la Corona
Un socialista hoy – tiene que cuestionar la monarquía, así como esta monarquía, por su origen, su carácter oligárquico y, por tanto, su profunda alianza con las clases poseedoras y dominantes al tiempo que las constantes intromisiones políticas de los dos monarcas heredados del régimen anterior

Esa es la coherencia que nos ha llevado a personas socialistas a abandonar el PSOE por su sumisión a la corona y que además fue capaz de modificar de forma exprés la Constitución en su artículo 135 poniendo a los bancos e intereses de usura de los tenedores de la deuda, incluida la ilegitima por encima de los derechos de las personas.

Por eso no podíamos seguir estando en el PSOE,. Pero como somos socialistas, estamos construyendo la alternativa coherentemente socialista-eso pretendemos al menos- en el seno de la izquierda mosaico y constituyente. En la lucha social y de la dignidad.

Rescatar el socialismo, para ayudar y arrimar nuestro trabajo junto a las que quieren rescatar a las personas. Ese es nuestro claro compromiso con las movilizaciones sociales que están manifestándose contra lo ilegitimo del régimen vigente por sus recortes, sus agresiones a la propia Constitución del 78 en muchos de sus apartados sociales y económicos y el desmoche y liquidación de todas las conquistas y logros de las clases trabajadoras y del pueblo en su conjunto durante los últimos cincuenta años.

Crónica politica. Queda un hueco inmenso

Si algo distingue la hora presente es la confusión.

Podemos es un melón sin abrir y tendrá que demostrar con hechos y no con palabras cual es su verdadera naturaleza. Por ahora solo sabemos que es un proyecto ilusionante y que se ha transformado en un partido político con toda la cuerda dada. Un partido con un hiperliderazgo tan claro como rotundo, un equipo dirigente muy definido y pequeño, con un desmesurado peso madrileño y de personas que solo viven la atmósfera de Madrid, por mucho que se paseen por provincias. Solo una advertencia, este Estado es muy complejo, plurinacional y pluricultural y una canción catalana, no quita la corteza central. Pero lo fundamental para mi, que se ha trasladado como mensaje político no escrito es la búsqueda de la centralidad. Ni de derechas, ni de izquierdas, lo importante son las propuestas políticas. La casta en lugar de la oligarquía y la reestructuración de la deuda pública, en lugar de un sano y no tan peligroso impago, obligando a una gigantesca quita y un nuevo plan de pagos. Despunta ya una primera victima de todo este abandono de las izquierdas, con personas de izquierdas y es valga el juego de palabras Izquierda Anticapitalista.

Al PP la corrupción le estalla de forma sonora y contundente. Ya no se puede limpiar la mierda de las manos ¿A alguien le extrañaba? El PP es corrupto, el regimen es corrupto y los partidos que sustentan el régimen están todos ellos plagados de casos de corrupción. La corona esta manchada y la única solución, pasa por abrir un periodo constituyente real y no trucado, es decir, donde también se ponga sobre el tapete la forma de jefatura de estado. También con la monarquía derecho a decidir.

La verdadera crisis de estado y de régimen esta ahora en Cataluña. La cuestión nacional catalana, es la avería más seria y dura del regimen. Como se saldrá de esta es una incógnita, pero en cualquier caso, nada bueno apunta en el horizonte. En mi opinión, el derecho a decidir está muy claro. La prioridad de romper la agenda neoliberal también. Esta crisis rompe el estado del 78, pero no cuestiona la agenda neoliberal. Nadie es perfecto, pero lo cierto es que Cataluña es quien les está poniendo las cosas más difíciles al establishment madrileño que domina el estado español.

IU también esta sufriendo su calvario. Como diría mi abuela por su mala cabeza. No supo en su momento aprovechar la ocasión que tenía de oro y lastrada por sus tics y vicios de años y herencias, no fue capaz de ilusionar a más allá de su electorado tradicional. A IU ahora se le percibe despistada, e incluso noqueada. Solo un gran salto adelante le va a permitir seguir siendo referencia de sectores populares. Además Podemos está crecido y borracho de encuestas, que no de elecciones todavía, pues en las últimas, las europeas, la Izquierda Plural y no solo IU, la Izquierda Plural, repito, obtuvo 300.000 votos más que Podemos. Pero ni por esas. Ha de limpiar su era de trigo malo y errores que nunca se debieron cometer y volver a ilusionar.

A pesar de esto hay hueco. Del PSOE no hablo, pues sigue con su crisis. Pero al menos tiene un nuevo líder, eso si, socioliberal hasta las trancas. Es decir, no ubicado en la izquierda real, sino en un centro liberal-progresista. Un centro moderado. Pero su problema es que carece de credibilidad y de proyecto de cambio real. El PSOE no quiere cambiar el régimen, solo maquillarlo y ponerlo al día. Ni mucho menos cambiar el sistema, es decir transitar hacía el socialismo.

Queda hueco. La izquierda está y existe. Las ideas de transformación, reparto y camino hacía la igualdad, no se han difuminado. Pero para cambiar la sociedad no hay que proponer solo medidas paliativas y/o gestión transparente. Hay que proponer una sociedad diferente. El camino hacía el socialismo y para ello, hay que enfrentarse a pecho descubierto a la cultura neoliberal que propugna, no solo los llamados planes troika y la austeridad, los recortes sociales y desmontar lo que queda de estado social, al objeto de privatizar todo, incluida la politica, sino también enterrar y derrotar al socialismo, a las izquierdas, a las personas socialistas y rebeldes que se les enfrentan y denuncian proponiendo no solo otra forma de gestión, sino otra forma de sociedad y de organización social. Así como una solidaridad real e internacional.

Hay un hueco tremendo y ese es el de las personas que no se resignan solo a controlar el mercado.

Hay hueco y muy grande por cierto, por parte de gentes que creen en el Socialismo del siglo XXI y sus logros y posibilidades. Que no son un frente político atrapalo todo, sino la expresión politica de las clases trabajadoras, de las nuevas clases obreras que incluyen el precariado expulsado de la clase media. Los y las tituladas universitarias proletarizadas y expulsadas a la emigración. Los cada vez más numerosos excluidos del capitalismo. Las personas de la brecha digital, que no poseen internet o no conocen ni les interesan complicados sistemas de votaciones virtuales, que e ellos se les escapan o les superan. Que quieren el cara a cara y tocar a sus referentes políticos.

Hay hueco para el socialismo democrático, que propugna la democracia socialista. Por eso se nos oculta, silencia y censura.

Hay que volver a ilusionar, haciendo de las ideas socialistas, no solo bellas palabras como dijo Pablo Iglesias. Sino haciendo participe de ellas a amplias capas sociales y personas sin futuro. Hay que ilusionar frente a una sociedad injusta, corrompida y autoritaria, que permite la disidencia incluso, pero no permite otro sistema diferente más justo e igualitario.

El nuevo discurso político, el “sistema Portoalegre” por el Foro Social Mundial, lo han traído los movimientos sociales altermundistas. Ellos y solo ellos, son los que han redescubierto que otro mundo era posible, que la sociedad era muy injusta y que el capitalismo esta destruyendo el planeta.

La mejor noticia de estos días: que las Marchas de la Dignidad. Las Marchas 22M vuelven a convocar movilizaciones del 24 al 28 de Noviembre y que culminan con grandes manifestaciones el 29 de Noviembre. Como antesala, las Marchas en Asturias, en Oviedo. Cuestionando el regimen monárquico y dejando claro, que si no hay pueblo movilizado, si no construimos pueblo de izquierdas, no hay cambio posible, por pequeño que sea.

 

Vigencia de un mensaje socialista transformador

Declaraciones sobre la actualidad política y la vigencia de un mensaje socialista transformador y real

Carlos Martinez @carlosmblay

rp_Carlos_Martínez_pte_Attac_Andalucía.jpg

 

Nosotras y nosotros nos hemos autoimpuesto en Alternativa Socialista, una dura tarea y con demasiados frentes a la vez, a pesar de nuestra humilde realidad y es la de rescatar los valores socialistas de las garras del neoliberalismo y la jaula socioliberal, pero también del desprecio y la ignorancia lleva a confundir el socialismo con las prácticas claudicantes y sumisas al sistema y la monarquía de un PSOE que Felipe González comenzó a desdibujar y entregar atado de pies y manos a las oligarquías y a la corona.

Sabemos que el sistema ha sido difusor de ese concepto de un “socialismo” que no se cuestiona el capitalismo, lo cual es una falacia intelectual y práctica. Sabemos que las socioliberales y los socioliberales son culpables de esa confusión que ejercen en beneficio material propio. Pero a pesar de nuestra pequeña realidad, de los silencios y ocultaciones que sufrimos, aquí estamos y no cesamos en nuestro empeño, por coherencia y por convicción.

Es estas horas tan interesantes como confusas, queremos dejar claro, que nosotras no renunciamos a los valores de cambio social, de república de las y los iguales, de acabar con las oligarquías dominantes, de denunciar la corrupción del régimen y de luchar por un nuevo modelo democrático, radicalmente democrático, en el que el socialismo será la pata que defienda no solo el freno a la vorágine y corrupción intrínseca del capitalismo y los capitalistas, sino el garante de lograr esta transformación mediante la democracia, tanto representativa como directa y en las plazas.

En nuestra candidez no académica o profesional, sino tan solo militante y altruista, pensamos que no hay que ceder ni nuestros valores, ni nuestras ideas, ni nuestros colores ante la burguesía y a la cultura neoliberal que está difuminando los sueños e ideales. El mundo nuevo se levanta y se construye con ideas. Ni les vamos a ceder el valor republicano ese si transversal y plural o el legado izquierdista, ni la firme voluntad política de enfrentarnos a los mercados para rescatarnos todas y todos juntos.

Cuando el capitalismo está demostrando su fracaso para hacer felices a las personas, erradicar el hambre o la pobreza extrema que repunta en el Reino de España, así como de acabar con la muerte y las enfermedades en nuestro mundo, al tiempo que lo degrada y agrede ambientalmente, renunciar al socialismo, es renunciar a democracia para ser libres. Pero libres de cualquier opresión.

Con estas ideas de base, estamos preparando nuestra participación en las elecciones municipales en diferentes procesos unitarios o propios y elaborando propuestas para marchar junto con la sociedad rebelde al objeto de cambiar la política y acabar con la corrupción en los ayuntamientos y en todas las instituciones.

Carlos Martínez, co-primer secretario de Alternativa Socialista.

La ley mordaza. La criminalización de los movimientos sociales, sindicatos y partidos de la izquierda real

La ley mordaza nos retrotrae a leyes como la de “Bandidaje y terrorismo”. la ley de “Represión de la masonería y el comunismo” o la ley de “Orden Público” de los mejores tiempos del franquismo.

Es una ley represora pensada en las respuestas sociales y sindicales a la crisis capitalista y las políticas de austeridad, de robo y latrocino contra las clases populares y los derechos sociales y laborales, que al objeto de superar su crisis, se están imponiendo.

En un Estado donde el derecho de huelga es papel mojado como ocurre en el Reino de España, en las empresas privadas excepto en empresas muy grandes y de sectores de tradición sindical y de clase como son fabricas metalúrgicas, automoción, transporte, minerías y puertos, no solo es inexistente, sino que son despedidos las y los que osan declararse en huelga. En un Estado en el que amplisimos sectores laborales como hostelería, comercio y grandes superficies o sectores de servicios avanzados, se vive en el precariado más puro y duro, cuando no en la semi-escalvitud, la huelga es algo ya digno de heroísmo y/o de solicitar ser “echado o echada” a la p… calle. La forma más clara de protesta y rebeldía social, de dignidad que queda es la manifestación, concentración u ocupación callejera.

Si millones de personas solo pueden ocupar y cortar calles para manifestar su dignidad frente a tanto atropello, la solución es multar, asustar, poder detener, atemorizar también en las calles. La famosa frase del ministro franquista Manuel Fraga Iribarne, fundador del PP “la calle es mía” pronunciada en la pre-transición por ese llorado padre de la Constitución y “carnicero” de Vitoria, se vuelve a pronunciar con los hechos. La calle es del PP y de la oligarquía.

La clase dominante, la derecha de siempre gobernante, nos impone su ley, con el objetivo de vivir en paz, tranquilidad, asustar al populacho y poder vivir tranquilos y sin protestas sociales. La calle es de ellos, el Estado es de ellos, los bancos son de ellos, las fabricas son de ellos, los grandes centros comerciales son de ellos. Todo es de ellos de la clase oligárquica y poseedora.

Como todo es de ellos, nos roban en los recibos de la luz, nos arrojan de nuestras casas, nos rebajan los sueldos, no pagan impuestos, extorsionan, compran a políticos y sindicalistas -que se dejan comprar-, compran periodistas, periódicos y televisiones y nos sientan en los sofás. Incluso nos ofrecen “realitís” socio-politicos, para desforgar en el salón de nuestras viviendas, pero a la calle… A la calle,no. La calle es de ellos, de los ricos y sus ejércitos privados de guardaespaldas, seguratas o policías a su servicio, encima sufragados con nuestros impuestos.

La ley mordaza exige respuestas y movilizaciones. La ley mordaza no se puede tolerar. Esta bien hacer un acto simbólico delante del parlamento, pero no basta.

Mientras los jueces juzgan rápidamente a huelguistas o piqueteros, a personas que defienden la justicia, los juicios de los grandes chorizos, corruptos y prevaricadores, se eternizan y los millonarios protegidos por amnistías fiscales y paraísos fiscales se ríen de las clases populares.

Si Franco no nos calló, estos menos. La ley mordaza no es una simple cuestión de libertades. Es una ley represora, dictatorial y anti-social. Hemos de responder.

Las Marchas de la Dignidad van a responder y volver a salir a la calle. Este estado necesita una gran dosis de dignidad, valentía y valores. Este Estado, su pueblo, necesita y ya volver a salir a la calle.