Ya es hora de tomarse las elecciones municipales en serio

El t铆tulo de este art铆culo es conscientemente provocador. El poder local, es muy importante, no solo porqu茅 debe ser transparente y participado, sino porque aspectos muy cotidianos de la vida de las personas se resuelven o no en dicho espacio vital y pol铆tico. Movilidad, abastecimiento y saneamiento, cultura, deporte, ocio, zonas de esparcimiento, comerciales, turismo o licencias de actividad y desarrollo se resuelven en dicho 谩mbito junto con otras tan importantes y transversales como el urbanismo o la seguridad ciudadana, protecci贸n civil o servicios para las ciudadanas y ciudadanos como lucha frente al patriarcado, problemas de pobreza, exclusi贸n social o marginaci贸n. Incluso la muerte, pues los cementerios son competencia municipal.

1. El Municipio en el estado espa帽ol. Etapa inicial tras la transici贸n

En el estado espa帽ol, el ayuntamiento ha sido siempre un eje capital de su vida, pero tambi茅n de su acci贸n pol铆tica. Los ayuntamientos eran el primer objetivo a ocupar en las revueltas liberales del siglo XIX, o en las rebeliones obreras internacionalistas o nos trajeron la II Rep煤blica. En los comienzos de la Transici贸n y tras las primeras elecciones generales, llegaron las municipales que se vivieron con una explosi贸n de ilusi贸n y esperanza y que a efectos pr谩cticos vencieron las izquierdas. Trajeron una 茅poca de gesti贸n pol铆tica local que hay que reivindicar. Fue seguramente el resultado m谩s brillante de la Transici贸n y sus ocho primeros a帽os o dos primeras legislaturas e incluso alguna posterior, tienen un balance muy positivo y sobre todo mejoraron de forma exponencial la calidad de vida de ciudadanas y ciudadanos. Por tanto, es mentira e injusto afirmar que todo se hizo mal y hay que extraer conclusiones del camino andado hasta ahora. Por otra parte ni todos los ayuntamientos se han gestionado igual, ni en todos ellos ni mucho menos, ha habido casos de corrupci贸n.

Los principales problemas que han tenido los ayuntamientos han sido, por un lado la despreocupaci贸n real sobre los mismos de las fuerzas pol铆ticas estatales y nacionales en sus escalones cupulares desde 1978 hasta nuestros d铆as. La prepotencia y ninguneo de las Comunidades Aut贸nomas sobre ellos, consider谩ndoles entes inferiores 鈥搇o cual no es cierto- son entes aut贸nomos y por ejemplo tienen competencias que las comunidades aut贸nomas no poseen. La escasa o nula financiaci贸n para cumplir las competencias que la propia ley les asigna, hecho este nunca resuelto satisfactoriamente y por 煤ltimo la penetraci贸n de la mercantilizaci贸n y el neoliberalismo en la gesti贸n local cuya consecuencia ha sido introducir el negocio y por tanto la posibilidad de corrupci贸n, en los entes locales. La escasa financiaci贸n e irregularidades para lograrla, aunque parezca extra帽o, no siempre han acabado en casos de corrupci贸n y es la consecuencia del problema que se帽alo, no resuelto.

La 煤ltima etapa de los municipios ha sido la que m谩s casos de corrupci贸n han producido. Falta de transparencia e incompetencia se han incrementado. Debido a eso, la mercantilizaci贸n y el triunfo de las ideas neoliberales en gesti贸n pol铆tica que en los ayuntamientos han tenido su principal laboratorio para luego ser importado a Comunidades Aut贸nomas y al Estado y esto no se puede olvidar ni obviar en cualquier an谩lisis serio. Aderezado con la burbuja del ladrillo y la gran fiesta indecente e irresponsable de la destrucci贸n territorial y la construcci贸n irresponsable, fomentada de forma muy principal por Aznar, Rodrigo Rato, 脕lvarez Cascos, los grandes bancos y la oligarqu铆a rentista espa帽ola. Que Zapatero fue incapaz de revertir y de cambiar de paradigma de crecimiento, insostenible y da帽ino, pero que fue tremendamente beneficioso para unos pocos, especialmente las oligarqu铆as estatales, provinciales y locales, que son las se enriquecieron exponencialmente. Pero que ojo y advierto, fue capaz de untar y corromper tambi茅n a amplias capas sociales y segmentos de poblaci贸n muy importantes de todo el estado espa帽ol, que fueron colaboradores necesarios y eventualmente beneficiados por la fiebre del ladrillo, que auspiciaron y votaron candidaturas locales mafiosas, corruptas o situar铆an al PP como el partido con mayor poder local de la historia, para tener manos libres en su financiaci贸n y boato de forma especialmente notoria en la costa mediterr谩nea y Madrid.

Coincide en los municipios los inicios de la burbuja inmobiliaria, inventada en los EE.UU por su Reserva Federal y entusi谩sticamente importada por Rodrigo Rato a la saz贸n ministro de Econom铆a de Aznar, con la privatizaci贸n masiva de los servicios municipales y de gesti贸n local. Alcaldes del PSOE, PP, CiU o PNV, incluso algunos nacionalistas de centro-izquierda, sucumben a los cantos de sirena de las empresas privadas de aguas, basuras, construcci贸n, recaudaci贸n, bancos y cajas de ahorros que predican la buena nueva de la privatizaci贸n del agua, la recogida de residuos, pero tambi茅n de los cuidados de jardines, obras de mantenimiento urbano o cultura, ocio e instalaciones deportivas entre otras, incluso ya los cementerios. Toda una borrachera privatizadora, que encarece todas las prestaciones de los vecinos y sus familias y convierte en un nuevo nicho de negocio los ayuntamientos, v铆a contratos con las empresas privadas concesionarias. Aguas de Barcelona ligada a la multinacional Sedan o Florentino P茅rez y sus turbios manejos desde el palco del Bernab茅u, verdadera 鈥渃orte de los milagros鈥 en el Aznarato o las hermanas Koplowitz y FCC, junto empresas incluso de Seguridad, se hacen poco a poco con la tarta de la gesti贸n local, favorecidas por los poderes de Madrid. En la 茅poca de Zapatero su neoliberal ministro Miguel Sebasti谩n le hace un 煤ltimo favor a las empresas el茅ctricas que pone a los pies de los caballos a los depauperados, atracados y ninguneados ayuntamientos con el silencio c贸mplice y cobarde de excesivos alcaldes del bipartito y que sit煤a los intereses recaudatorios de las 鈥減obres鈥 compa帽铆as el茅ctricas, por encima del derecho a alumbrado p煤blico de barrios, pueblos y ciudades. O pagan en el momento o se le corta el alumbrado p煤blico de una ciudad.

Los ediles han ido perdiendo paulatinamente independencia y criterio. Tambi茅n autoestima y dignidad. No todos, pero si demasiados. Encima han sido muchas y muchos miserablemente utilizados por los aparatos provinciales y estatales de sus partidos. Aquellos alcaldes, concejales y presidentes de Diputaci贸n municipalistas y capaces de enfrentarse a Gobiernos, partidos y caciques en los doce primeros a帽os de la Transici贸n-a pesar de sus errores-, pasaron a la historia, en demasiados casos, -no en todos-, tambi茅n es cierto. Incluso el estado espa帽ol se sembr贸 de candidaturas locales, ligadas a intereses de constructores o caciques provinciales que promocionaron muchos partidos locales o agrupaciones de electores independientes, casi siempre de derechas. Hay que hacer la salvedad de candidaturas locales surgidas de personas que no se plegaron a intereses de sus aparatos provinciales pol铆ticos o bien por mantener posiciones de coherencia pol铆tica que en el caso del PSOE fueron significativas y todav铆a existen con total honradez, entrega y consecuencia. O bien en Euskadi por orillar la nefasta y autoritaria ley de partidos vigente, que sobre todo perjudica las candidaturas locales.

2. El mito del desarrollo local y el ladrillo. La nueva ley privatizadora

As铆 pues un peligroso coctel de ediles pusil谩nimes y pelotas, mezclado con carencias en la financiaci贸n local, las tentaciones del ladrillo, unas veces por creer que el desarrollo y el empleo se miden en gr煤as en sus pueblos o bien por sinverg眉enzas sin escr煤pulos o todo mezclado ha dado lugar a una nefasta etapa local de ladrillo, endeudamiento suntuario e innecesario, contratas privadas y privatizaci贸n de servicios que ha sido lo fomentado en estos a帽os pasados de oropel y mentira. Pero tres consideraciones, primera que ni todos son iguales, falso, ni en todas partes se ha hecho mal, ni siquiera en ocasiones equivocaciones, errores o contratos han sido para enriquecimiento personal de sus autores o autoras. Han sido fruto del concepto neoliberal y empresarial de la gesti贸n local que PP, PSOE y otros han propiciado. En segundo lugar que much铆simos alcaldes y alcaldesas de esta nefasta 茅poca siguen con la vara e incluso muchas y muchos piensan presentarse a la reelecci贸n. Tambi茅n alcaldes depredadores y muchos de ellos y ellas pueden resultar reelegidos, advierto. En tercer lugar las dudas, ignorancias o peleas de ni帽os de activistas m谩s o menos bien intencionados pueden consolidar en los salones de plenos a candidaturas 鈥渄e antes鈥.

Pero por si esto no fuera poco, el Gobierno del PP nos hace llegar a las elecciones con una nueva ley conocida como la LARSAL o ley de armonizaci贸n racionalizaci贸n y sostenibilidad de las administraciones locales 鈥搇ey 27/2013-, que modifica sustancialmente el cuadro competencial, merma la democracia local y capacidad de decisi贸n de los nuevos ediles, deja como meros s铆mbolos decorativos a los ayuntamientos rurales o peque帽os ayuntamientos peri-urbanos, por cierto muy abundantes en las 谩reas metropolitanas y concede a las Diputaciones Provinciales m谩s competencias, pues en estas espera atrincherarse el PP y sobre todo, establece la nueva ley, la privatizaci贸n obligatoria de los servicios locales y entre ellos los servicios sociales, que son el bot铆n ansiado de Florentino P茅rez, FCC y varias multinacionales, cuyos contratos adjudicar谩n en gran parte las propias Diputaciones en las que el PP y el bipartito se piensan hacer fuertes. Advierto.

3. Diputaciones y cabildos. Tambi茅n son poder local

Por tanto hay que tomarse muy en serio las pr贸ximas elecciones locales y digo locales y no municipales, pues en ellas elegiremos concejales, estos a su vez alcaldesas y alcaldes. Todos los ediles a su vez elegir谩n diputadas y diputados provinciales o cabildos insulares- seg煤n los votos obtenidos por los partidos y coaliciones, en los diferentes partidos judiciales, que en el caso de las Agrupaciones de electores solo computan de forma local y no de circunscripci贸n, por lo que pierden su oportunidad de obtener representaci贸n generalmente-, excepto en el caso de las Diputaciones Forales que tienen otro sistema electivo y se circunscriben a Euskadi exclusivamente. Pero es que seg煤n el resultado obtenido haya o no diputaciones y cabildos, mancomunidades y consorcios de gesti贸n de aguas y otros servicios tambi茅n cambiar谩n de manos o seguir谩n en las mismas y hoy en d铆a existen numerosos servicios consorciados. Advierto, la nueva ley de 鈥渞acionalizaci贸n y sostenibilidad鈥 deja maniatadas a las pr贸ximas corporaciones locales. Tambi茅n informo que esta ley 27/2013, ha sido recurrida al Tribunal Constitucional por las comunidades aut贸nomas de Andaluc铆a, Asturias, Catalu帽a, Euskadi y Canarias. Puede ser modificada por un nuevo gobierno del estado, pero todas y todos sabemos que una nueva ley no es un huevo que se hecha a fre铆r. Por lo pronto en estas elecciones locales debi茅ramos exigir la derogaci贸n de la LARSAL y la vuelta en primera providencia a la anterior ley de financiaci贸n de los entes locales o a la de Bases de R茅gimen Local-ley 7/1985-, mientras se elaboran dos nuevas leyes.

Otro problema son las Diputaciones Provinciales. Existen y cumplen unas mejor y otras peor sus funciones, que por cierto muchas de ellas son imprescindibles para ayuntamientos no capitales de provincia e incluso en muchos casos inciden en estas y mucho m谩s de lo que se piensa. Solo un ejemplo, sus instalaciones est谩n radicadas en las capitales de provincia y en ellas trabajan en el Estado bastantes miles de funcionarios, de trabajadores y trabajadoras. Se pueden suprimir cambiando la Constituci贸n y en eso estamos, pero hay que buscar una alternativa para los trabajadores, adem谩s de la de enviarles al paro. Pienso. Crear estructuras comarcales es muy interesante y tal vez se puedan recolocar a muchos y muchas en ellas, pero 驴Cu谩nto van a costarnos la creaci贸n de cientos de estructuras comarcales en lugar de 45 Diputaciones Provinciales? No es sencillo. Si las comunidades aut贸nomas no cumplen y bien esas funciones, la cosa estar谩 complicada. Mientras tanto, con las diputaciones pues, sanearlas, hacerlas m谩s operativas y convertirlas en una red territorial de municipios que por econom铆a de escala ahorre gastos corrientes a los ayuntamientos. O bien transferir de forma ordenada y financiada a los municipios sus competencias y personal. Pero mientras tanto, repito 驴Se las regalamos al bipartito y a los nacionalistas de derechas?

Por otro lado y de paso, debemos advertir y advertimos a aquellas personas dirigentes pol铆ticas que creen en la supresi贸n de ayuntamientos para racionarlos, adem谩s de coincidir con los planes Troika, demuestran no conocer el mundo rural o de los peque帽os pueblos y se pueden encontrar con aut茅nticas rebeliones populares. Tener ayuntamiento da seguridad e identidad a los vecinos y vecinas que tienen a d贸nde acudir y adem谩s, lo m谩s importante, se pueden autogobernar.

Otro problema no menor con respecto a las Diputaciones es que las comunidades aut贸nomas uniprovinciales tienen transferidas sus competencias y por tanto, Madrid, que es una de ellas, no tiene Diputaci贸n funcionando. S铆 que en Madrid, exista una comunidad aut贸noma ya es algo chusco, que en la Transici贸n fue un asunto muy debatido y cuestionado, tiene otro problema y es que expertos, polit贸logos y juristas de Madrid, en general, no contemplan este asunto en su vida cotidiana, luego para ellas y ellos no existe. Por qu茅 digo esto. Sin 谩nimo de ofender. Pues porque ante el curioso ambiente que se vive de neocentralismo 鈥減rogresista鈥 lo de Madrid ha vuelto a estar en el candelero y en mi opini贸n de forma excesiva y peligrosa en el estado espa帽ol. Espa帽a o el Reino de Espa帽a, es grande para el tama帽o europeo de estados. Con mucha costa y Madrid es interior y adem谩s coexiste con grandes ciudades que tienen peso propio y son cosmopolitas, tienen puertos de mar, legado industrial y/o una gran vida y personalidad propias, incluso con cultura diferenciada. Luego a la hora de articular el Estado, hay que contar con su pluralidad, cultural, nacional y provincial o administrativa. Hay que contar con la importante red de ciudades, por cierto de las m谩s ricas, numerosas, pobladas y variadas de Europa.

4. De los centros c铆vicos al centro financiero. El poder de los no electos. La rebeli贸n de las ciudades

El neoliberalismo ha localizado en unas pocas ciudades sus centros de poder, al objeto de controlar mejor la globalizaci贸n financiera y comercial as铆 como los flujos de capital especulativo del mundo. Para ello ha potenciado los centros financieros como centros reales de poder, ubic谩ndolos en unas pocas urbes. En consecuencia la gran apuesta cultural, econ贸mica y pol铆tica de Aznar, fue convertir a Madrid en un centro financiero y por tanto el centro de poder del estado espa帽ol y esa herencia del 鈥淎zanarato鈥, pesa, ha calado incluso en ambientes no a la derecha precisamente. Sigue pesando y mucho. En ese sentido vivimos un retroceso y eso provoca entre otras muchas cosas el neo centralismo y por tanto que muchos y muchas 鈥渆xpertas鈥 no vivan las elecciones locales con la intensidad que se merecen. Eso es lo que ha provocado que la m谩s clara y elaborada propuesta -adem谩s con 茅xito inicial- de transformaci贸n local y de recuperaci贸n del poder popular venga de Barcelona, se haya elaborado en Barcelona y sea donde m谩s avanzados tiene sus trabajos, pues es el original. Y en Barcelona el ayuntamiento tiene un gran peso pol铆tico. Guaynem Barcelona es la referencia que adem谩s posee liderazgo y apoyo pol铆tico real.

Otro peligro que deseo rese帽ar adem谩s del neo centralismo, es que muchos de los procesos asamblearios y ciudadanistas que se est谩n viviendo, son tambi茅n de 茅lites. 脡lites diferentes y novedosas, pero de activistas que no llegan al pueblo real y si lo hacen, el llegar a los barrios y sobre todo a los barrios duros, deprimidos y con problemas es a trav茅s de l铆deres vecinales o de asociaciones de vecinos u otro tipo de asociaciones ya existentes, -pero no siempre-, con muchas dificultades para lograr alcanzar a los grupos de viviendas y escaleras. Al menos el intentarlo ya es positivo. Pero no se conecta con pueblo sufriente y v铆ctima de la crisis, excepto en el caso de la PAH, y otros afectados por desahucios, o bien algunos n煤cleos de apoyo sociales, vecinales, incluso parroquiales, que llevan a帽os de acci贸n continua. De hecho a la mayor铆a de la poblaci贸n en paro, no se llega excepto en casos muy concretos. No digamos con juventud discotequera y pastillera de barrios, que hace sus botellones o se 鈥減one鈥 de canutos en solares y descampados de sus barriadas, condenados al paro y viviendo exclusivamente por su supervivencia en una jungla urbana sin futuro, en la que en demasiadas ocasiones comienza a imperar o impera ya plenamente, la ley del m谩s fuerte. Tampoco estos movimientos novedosos penetran eficazmente en el mundo rural, que por cierto es en el que m谩s f谩cil ser铆a gobernar por medio de concejos abiertos.

Pero todos estos movimientos si denotan algo muy positivo y es la rebeli贸n de las ciudades, de los pueblos y la hartura de la ciudadan铆a, al menos de la sufriente y de la consciente. Hay pues un momento tan interesante y de quiebra del r茅gimen, que lo debemos aprovechar bien. El c贸mo hacerlo, es una cuesti贸n de decisi贸n colectiva, a lo que tan solo pretendo aportar propuestas fruto del conocimiento y experiencia en el medio local.

Por tanto y a modo de conclusi贸n:

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Las elecciones municipales son capitales y hemos de pensar que millones de personas vivir谩n mejor o peor seg煤n sus resultados. Transporte p煤blico, alumbrado o servicios sociales locales pasando por cortar de ra铆z el poder olig谩rquico y su control sobre los municipios dependen de su resultado. Luego, no son un juego. Hay que ir a ganar.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 El PP est谩 vaciando las competencias locales e impulsando legislaci贸n privatizadora y 鈥渞e centralizadora鈥. Los municipios est谩n seriamente amenazados y hay que exigir la supresi贸n de la LRSAL ley 27/2o13.

 

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Las diputaciones existen y concurren tambi茅n a estas elecciones. Se las podemos regalar al PP y al Bipartito, seg煤n la formula pol铆tica de candidaturas. O tomarlas para el pueblo. Luego ya veremos. Pero los planes de obras y servicios, no esperan.

 

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 La ciudadan铆a se est谩 revelando, luego es el momento de impulsar el triunfo de las izquierdas mosaico y plurales, al objeto de rescatar los ayuntamientos para que desde ellos el pueblo se auto-gobierne e iniciar un periodo constituyente. Los ayuntamientos son un foco de negocio para oligarcas y multinacionales que trafican y hacen negocio con nuestros servicios p煤blicos. Hay que recuperarlos.

 

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Las elecciones locales no son localistas o administrativas, son elecciones pol铆ticas y de primer orden. Son de una gran importancia y pueden significar el inicio del derrumbe electoral y pol铆tico del r茅gimen.

 

Carlos Mart铆nez

Polit贸logo

Es miembro del Consejo Cient铆fico de Attac y de Alternativa Socialista

www.attac.org

www.cli-as.org

www.portuarioenexcedencia.com

Papa, mama el 29 de Noviembre de 2015 驴Donde estuvisteis? No he podido ir al m茅dico porque es muy caro

Solo los pueblos que luchan en las calles conquistan derechos, libertades y dignidad. Ning煤n cambio trascendental ha venido solo con unas elecciones parlamentarias.

Al rev茅s las conquistas electorales clave y trascendentes han llegado tras intensas movilizaciones populares. Por eso no te pedimos el voto, querido lector o lectora, te pedimos coraje y que salgas a la calle y no esperes en un sof谩 que otros te pueden resolver la vida.

El sistema, los ricos a lo que m谩s le temen es a millones de personas en la calle y con dignidad, luchando por un futuro para ellos y sus hijos. Futuro que ahora el sistema nos niega.

Como la crisis no ha terminado y adem谩s es un negocio para ellos, los que trafican con tu sudor, tu trabajo, tu salud, la educaci贸n de tus hijos o con la deuda p煤blica, hemos de hacernos visibles y decir que no nos conformamos con sus mentiras y sus migajas.

Pan, trabajo, techo, impago de la deuda odiosa e ilegitima y periodo constituyente. Dignidad para vivir y poder alimentar a nuestros hijos o que ellos tengan un futuro.

Sal a las calles o no te quejes si el d铆a de ma帽ana te han quitado o privatizado la pensi贸n y la salud. No te quejes si el d铆a de ma帽ana tienes que volver a ahorrar por si alg煤n d铆a te tienen que operar o curarte una enfermedad, tal y como hac铆an nuestros bisabuelos.

No ser谩 desde el sof谩 donde conquistes derechos y les pares los pies a los que quieren sacar dinero de tu esfuerzo, trabajo, estudios, salud, o aprovecharse en su beneficio de tus impuestos.

Ma帽ana a las calles.

Lo hermoso del mestizaje, tambi茅n para la transformaci贸n social

Dejar que los mejores decidan por todos, no me parece bien, porque 驴Quien designa a los mejores?驴Que criterio hay para elegir a los mejores?驴 Donde est谩n las mejores?

Las izquierdas nunca tuvimos buenas experiencias con los partidos 煤nicos o hegemonistas. Con las derechas peor, malo y criminal.

Por tanto las izquierdas, la clase obrera organizada, en lucha y las clases populares empobrecidas y proletarizadas, debemos buscar una alianza com煤n, un frente del pueblo en lucha, como las Marchas de la Dignidad.

Lo mestizo es m谩s hermoso. La mezcla da energ铆as y los nuevos movimientos necesitan del concurso de organizaciones de clase y de la clase. La oligarqu铆a merece nuestra unidad. Pero la oligarqu铆a mucho ojo es experta en dar gato por liebre.

En el estado espa帽ol la izquierda y las clases populares si han ganado ya elecciones y por goleada. Las elecciones de 1982 fueron una victoria de la izquierda y popular. Obrera. Pero esta victoria le fue escamoteada al pueblo y a los trabajadores y trabajadoras, que fueron traicionados durante a帽os. Por eso otra victoria es posible, pero con la unidad y la convergencia con base en la humildad, la transparencia y la inteligencia colectiva.

Respeto por el trabajo colectivo. Las resistencias y las alternativas son plurales

E escuchado en un medio de comunicaci贸n televisivo que el partido pol铆tico Podemos estaba preparando su programa electoral y que este se iba a llamar Plan de Rescate Ciudadano.
En primer lugar la idea de un plan de rescate ciudadano y el rescate de los ciudadanos en lugar de a los bancos y las empresas del IBEX existe antes que este partido pol铆tico Podemos. Muchas personas de diversos movimientos sociales y otros partidos transformadores y por el socialismo, lo hemos defendido y planteado. luego es un concepto pol铆tico amplo que no puede monopolizar un solo partido pol铆tico.
En segundo lugar y en la ciudad de Tarrasa el 28 de Julio de 2012 nos reunimos diversas personas y movimientos sociales y creamos y elaboramos el PLAN DE RESCATE CIUDADANO. Tengo en mi poder las actas y la relaci贸n de asistentes as铆 como las conclusiones. Yo no tengo acceso a las televisiones privadas sobre todo del grupo Mediaset en las que Podemos est谩 diariamente, pero con mis humildes medios pido respeto al trabajo hecho y por las personas que con muchas dificultades y sacrificios personales llevamos a帽os a帽os aportando ideas y construyendo plataformas sociales y ciudadanas que han dado lugar a que por fin se este construyendo una alternativa, convergente, colectiva y plural. Por ejemplo las Marchas de la Dignidad con una capacidad movilizadora muy importante.
En Tarrasa en julio de 2012 estuvimos personas de DRY, PAH, ATTAC Andaluc铆a, Socialismo21, CEPS, Yayoflautas etc. etc. y otras y personas como Pepe Coy, Ada Colau, Adoraci贸n Guaman, Nico, Miguel Angel de M谩laga, Luis Juber铆as, Toret y yo mismo, debatiendo y proponiendo el Plan de Rescate Ciudadano y haciendo un sencillo, pero claro y eficaz programa de rescate. De todo esto existen actas y referencias, fotos e incluso audios.聽

Los ejes de trabajo del Plan de Rescate Ciudadano fueron:

-Vivienda y luchas frente a los desahucios.

-Sanidad y Educaci贸n universales.

-Deuda y auditoria de la deuda.

-Democracia y proceso constituyente.

-Reforma Fiscal y Renta B谩sica.

En todo esto todas y todos los asistentes, hemos estado trabajando desde diversos partidos, sindicatos, asociaciones y movimientos desde esa fecha de forma ininterrumpida y en muchos casos desde mucho antes ya lo hac铆amos. Pero si entendimos que esos eran los ejes b谩sicos de un plan de rescate ciudadano.

Por tanto si alguien tiene inter茅s en el Plan de Rescate Ciudadano, se le puede facilitar. Pero ya est谩 bien de utilizar conceptos e ideas colectivas en beneficio partidario y partidista. Un poco de imaginaci贸n o al menos honradez intelectual y respeto por el trabajo hecho y las luchas e ideas impulsadas, sin medios, sin dinero, sin tertulias televisivas, pero con mucha ilusi贸n y trabajo. Pero ojo ese trabajo es colectivo y no de un partido pol铆tico concreto.

No existe ni el partido, ni el gobierno de los movimientos sociales

 

Los movimientos sociales, son por naturaleza aut贸nomos e independientes. Ning煤n partido puede pues ni apuntarse su paternidad, ni su dependencia o dejar铆an de ser movimientos sociales tal y como los entendemos vulgarmente tras el primer Foro Social Mundial de Portoalegre en 2001.

Si nos atenemos al lenguaje de la ciencia pol铆tica y la sociolog铆a los movimientos sociales son algo m谩s y muchos m谩s. Los sindicatos de clase son movimientos sociales y los partidos pol铆ticos de la izquierda tanto socialistas, socialdem贸cratas y comunistas, son movimientos sociales pol铆ticos y partidarios de transformar el sistema capitalista con diferentes variables. En esto podemos hacer citas de autoridad como Immanuel Wallerstein o Giovanni Arrighi.

Por tanto nos referiremos a los nuevos movimientos sociales u OSC es decir organizaciones de la sociedad civil, las cuales de ser partidarias, pierden su independencia y su prestigio, por consiguiente. Pueden ser movimientos de cambio y anticapitalistas o antineoliberales, pero sin adscripci贸n concreta. Por tanto desde los movimientos se puede influir o realizar estudios y propuestas, tambi茅n criticar al gobierno de turno, sea el que sea o apoyarlo, pero desde la independencia y no compromiso partidario.

Todo, todo el discurso que hoy manejan las personas y los movimientos de cambio, sindicatos y partidos transformadores desde la ca铆da del muro de Berl铆n, viene de los nuevos movimientos sociales, en cuanto a propuestas concretas transformadoras de la realidad.

Es cierto que los cl谩sicos de la izquierda, desde la revoluci贸n francesa al menos 鈥損ara no ser prolijos- influyen en este discurso que se populariza a partir de 2001. Karl Marx 聽orienta de forma principal铆sima, pero tambi茅n te贸ricos diferentes como Bakunin, Malatesta o Gramsci entre otros dejan profundas huellas en 茅l. Pero sin Ramonet, Susan George,Cassen,Erick Toussaint, Walden Bello, Eduardo Galeano o la elaboraci贸n colectiva del MST o movimiento de los 鈥淪in Tierra鈥 de Brasil y V铆a Campesina o el Manifiesto Ecosocialista, entre otras y otros todo ser铆a muy diferente o tal vez sigui茅ramos ancladas y anclados en la nostalgia. Estas personas son las que entre otras comienzan a hacer a partir de 1997 del siglo pasado propuestas como la Tasa Tobin y tras ella la justicia fiscal, la supresi贸n de los Para铆sos Fiscales, as铆 como la denuncia de la dictadura de los mercados o el nuevo capitalismo financiarizado. La condena contra la desregulaci贸n de todo o la cr铆tica feroz a la deuda externa de los estados empobrecidos. De esta cr铆tica de la deuda de los paises pobres, se pasa finalmente a la solicitud de las auditorias sobre la deuda p煤blica y su car谩cter perverso y de negocio, que en alg煤n estado de Latinoam茅rica se materializan.

Pero desde Ramonet a Wello, pasando por el CDTM o comit茅 por la anulaci贸n de la deuda a Attac, V铆a Campesina o los pujantes movimientos ecologista y feminista todos hacen propuestas para construir la nueva sociedad y ofrecen soluciones. Propuestas concretas y tangibles, realizables todas ellas, con voluntad pol铆tica. Se construye discurso para influir y para empoderar a la ciudadan铆a mundial. Se hacen foros, no solo el FSM, se escriben libros, editan sitios web y se elabora un discurso para ofrecerlo y ofertarlo al mundo, a los sindicatos y a los partidos. Pero tiene un origen, un momento y unas y unos autores. Es lo que Inmanuel Wallerstein llama el sistema Portoalegre. Que muchos partidos 鈥損r谩cticamente todos los progresistas de diversas escuelas-, incluyen en sus programas y si bien, bastantes de ellos por cierto reconocen su origen, otros practican un filibusterismo intelectual muy poco gratificante. Por lo menos recon贸zcase la paternidad de las ideas y el antes y el despu茅s del Foro Social Mundial. Como dice Bernard Cassen todo naci贸 en Portoalegre.

Ahora, lo honrado es reconocerlo. Lo justo llevarlo a la pr谩ctica. Ese discurso ha triunfado, nadie m铆nimamente avanzado lo discute. La segunda parte es hacerlo realidad y eso ya es otro cantar. Si bien ha creado la conciencia mundial de que otro mundo es posible.

Lo importante de las ideas es que se hagan realidad. Pero ese discurso de los nuevos movimientos sociales, no tiene due帽o y menos ning煤n partido o partidos propietarios. Es de la ciudadan铆a y del pensamiento cr铆tico colectivo. Cuando en 2001,2003 o 2005 se viv铆a en el paroxismo del consumismo y de la econom铆a casino, muchos ya escribieron lo que iba a ocurrir, otros lo difundimos e incluso nos manifestamos en contra de ese mundo falso y terriblemente injusto. Ahora podemos exigir, respeto y fidelidad a las ideas de nuevo mundo, de otra Europa, de un estado espa帽ol muy diferente. Este discurso colectivo, es de todas y todos los que creen en 茅l.

Hoy en el estado espa帽ol, en mi humilde opini贸n si alguien con m谩s fidelidad recoge ese esp铆ritu son las Marchas de la Dignidad, las Marchas 22M y por tanto como los y las personas cr铆ticas, cabreadas, pobres y expoliados de la globalizaci贸n neoliberal, siempre hemos pensado, debatido y escrito, pero dado el callo y salido a las calles el 29 de Noviembre tenemos otra oportunidad. No la desperdiciemos y construyamos la convergencia en la acci贸n y en las calles, que el programa ya lo tenemos.