Reflexiones previas para el programa municipal: El Municipalismo

Por un programa fuerte, para gobernarnos los y las ciudadanas.

 

Introducción:

Las primeras corporaciones locales durante la transición, son un fenómeno político muy interesante para estudiar y recuperar. Sirvieron para poner en marcha multitud de planes e iniciativas. Pero sobre todo recuperaron el poder local para la democracia y fueron fieles a la forma de entender la acción política en los años setenta y ochenta, pero con aspectos innovadores.

Los primeros gobiernos locales –los doce primeros años de gestión municipal- se encuentran todo por hacer. Barrios enteros sin asfaltar, escasez de zonas verdes, excepto en los centros urbanos. Redes de saneamiento y aguas escasas, viejas y abandonadas o simplemente inexistentes. Carencia total de servicios, sociales, culturales y deportivos. Ninguna gestión planificada excepto en grandes ciudades y unos ayuntamientos controlados por los altos funcionarios locales, en los que las concejalías carecen de lugares de trabajo y reunión y los alcaldes de la dictadura no han dejado nada, que no sean vicios de funcionamiento, caciquismo  y sumisión al Gobernador Civil. Todo está por hacer y todo se hace.

Los partidos políticos no se ocupan realmente de apoyar o formar e informar a sus ediles. Surge el movimiento municipalista y son los propios alcaldes y concejales, los que crean desde abajo el municipalismo. Muchos de los ediles provienen del activo movimiento vecinal del tardofranquismo o bien del sindicalismo clandestino o son cuadros políticos locales recién salidos de la clandestinidad. Igualmente muchos de ellos –la presencia masculina es abrumadora- son personas que llegan a la política por primera vez, recién afiliados o procedentes de otras esferas vitales, lo cual le da a las corporaciones locales una gran riqueza y ansías de saber. De hecho los modelos de gestión, incluso en alcaldes de un mismo partido, son muy diferentes, sin bien pronto comienzan a ser los ayuntamientos catalanes en especial los de PSC y PSUC  los que marcan impronta y se adelantan en sus propuestas y planes que comienzan a ser exportados y/o copiados. La mayoría de los ayuntamientos catalanes de esa época no son de CiU, son de izquierdas y centro-izquierda. Además las Comunidades Autónomas son muy débiles e incipientes. Estamos en la pre-autonomía. Lo cual fortalece y mucho el papel político de los ayuntamientos y facilita una gestión, autónoma y localista en el buen sentido de la palabra.

No todo es oro lo que reluce. Ya en algunos ayuntamientos surgen problemas y  extrañas alianzas, pero no hay casos de corrupción en el sentido que hoy la conocemos. Los alcaldes son todos de partidos y muchos de los llamados independientes son derechistas e incluso alcaldes heredados del franquismo, de los que en la UCD aparecen en bastantes casos.

No obstante los primeros ayuntamientos democráticos poco tienen que ver con los que luego, transcurridos al menos ocho años, sustentan su financiación en la burbuja inmobiliaria y son víctimas de una gran operación especuladora diseñada más allá de sus intenciones políticas. Aunque transcurrido algún tiempo,  muchos de ellos colaboren de forma decidida con la burbuja inicial y las agresiones al territorio y sean actores imprescindibles del” ladrillazo” a partir de la modificación de la ley Aznar-Rato.

Hay que señalar que tras los doce primeros años, o dieciséis según casos – pues en las ciudades el cáncer privatizador comienza antes- se inician las privatizaciones, que en las zonas rurales y ciudades pequeñas, tardan algo más. Se procede a reconvertir  todos los servicios de gestión pública en privada y ello a pesar de haberse creado empresas públicas municipales, muchas de ellas de gran solvencia y buenos resultados. Pero todo esto sucumbe ante la ola neoliberal, el clientelismo y la mercantilización de la política que afecta de forma sangrante a los ayuntamientos que a pesar de sus carencias financieras, sirven en muchos casos de recaudadores ilegales de “fondos B” para sus partidos a nivel autonómico o federal incluso.

 

La Burbuja y la mercantilización. El siglo XXI

 

Contratos de recogida de residuos sólidos o recalificaciones del PGOU –planes de ordenación urbana- correspondiente generan beneficios escandalosos y se hace caja con ellos. Los alcaldes y alcaldesas son muchas veces meros gestores de intereses “superiores” y en cualquier caso, se transforman en conseguidores locales de unos partidos que imponen sus candidatos en demasiadas ocasiones.

Estos alcaldes y alcaldesas impuestos ya con el auge de la globalización neoliberal, creen que cuantas más grúas se vean en su paisaje urbano, más riqueza y mejor para su pueblo o ciudad. Durante el 2001 hasta el 2008 Se aprueban PGOUs con tanta extensión urbanizable o urbana directa que en muchos de ellos todavía se tardarán años en construir lo construible. Se vive un auténtico periodo de hierro del urbanismo racional y democrático, tornado todo en oro para los especuladores y los bancos. Son los constructores, promotores y propietarios de suelo, los que imponen sus condiciones y “urbanizan”.

Pero la fiebre privatizadora alcanza a los servicios públicos esenciales de forma muy destacada. En el estado español, la figura de la concesión administrativa es la gran trampa. La gestión y el servicio son públicos, pero lo desarrolla una empresa privada. Lógicamente las empresas privadas entran a saco porque hay beneficios. Pasamos pues a partir de los finales de los años noventa a la gestión empresarial del municipio y a su conversión en ente de gestión para clientes y no en gobierno local de la ciudadanía. Esa es la figura clave que ahora hay que desmontar, la del cliente, que debe volver a ser la ciudadana o el ciudadano.

Curiosamente, Aznar amplía las competencias de los alcaldes, pero es para restringir las de los Plenos municipales y facilitar las recalificaciones, así como para hurtar democracia local. Vemos un claro antecedente de lo que se pretende con la elección directa de alcaldes, que necesariamente conllevará menos competencias de control plenario.

Pero hay algo nunca resuelto y es la financiación local y sin ella, los ayuntamientos nunca podrán desarrollar su gestión de forma satisfactoria para la ciudadanía.

Las corporaciones actuales controladas por alcaldes del bipartidismo son en muchos casos, la mayoría realmente, las corporaciones de la burbuja y forjadas en sus vicios. Además, muchos de sus alcaldes son los mismos. Pero no podemos cometer el pecado de generalizar a todos, pues en bastantes casos se ha actuado con corrección, no todos los partidos cuentan con ediles corruptos y no solo el PSOE y el PP, el que más –el PP- incurren en ello –también CiU y partidos regionalistas de derechas están fuertemente castigados por casos de corrupción- por lo que si hacemos un análisis veremos que el urbanismo es una de las fuentes esenciales al objeto de averiguar la política que practican los ayuntamientos, dado el carácter transversal además del mismo.

 

El nuevo municipalismo

 

Por tanto estas próximas elecciones municipales deben ser las que cambien el panorama político e ideológico de la gestión local. También la participación ciudadana a lo hora de tomar decisiones debe estar presente y no ausente como hasta ahora.

El nuevo municipalismo, ha de pensar en un nuevo modelo de ciudad, además del fomento de la participación y la creación de elementos cívicos de intervención en la gestión local, que de hecho ya se están adelantando en la confección de las candidaturas para 2015, han de desarrollar una ciudad ágora democrática.

Pero, la mercantilización de la política y su conversión en política espectáculo, que en ocasiones tiene difícil traslación al municipio, por la dificultad de su gestión y la prontitud que se exige en la resolución de los problemas vecinales, serán a pesar de esto, unos problemas que pueden dificultar tanto el proceso inicial de conformación de encuentros amplios, ganemos etc., como el desarrollo posterior de las acciones de gobierno.

De todas formas en mi humilde opinión, lo que creo fundamental es recuperar la idea de que estas elecciones son muy políticas y deben serlo más si queremos garantizar una acción municipal diferente y no solo de transparencia y de buena gestión. Sino de reparto, cambio del concepto de la propiedad del suelo, políticas de igualdad transversales y fiscalidad local progresiva y justa. Lucha contra la pobreza, justicia en la vivienda y freno a los grupos de presión de grandes empresas, bancos e inmobiliarias.

Ayuntamientos constituyentes que impulsen un cambio constitucional que acabe con un régimen incluidas las Comunidades Autónomas, que los considera entes tutelados y subsidiarios. Además de objetivos número uno, para multiplicar los beneficios de las grandes empresas de servicios y multinacionales de la desposesión de lo público, surgidas al amparo de las privatizaciones impulsadas por el bipartidismo, las leyes de reforma local, la OMC –Organización Mundial del Comercio- el FMI y la Unión Europea, impuestas en la propia legislación española. Radicalmente enfrentados al objetivo de déficit que el artículo 135 de la Constitución impone. Por eso para defender la política local, también hay que cambiar de Constitución.

 

Carlos Martínez

Politólogo y urbanista

Primer secretario de Alternativa Socialista

Situemos el problema: El sistema-mundo en profunda crisis o la excusa del islamismo radical

 

Cuando en los años cincuenta y sesenta del siglo XX surgió el nacionalismo y el pan-socialismo árabe, teñido de antiimperialismo o al menos de lo que hoy conocemos como multilateralismo o “tercerismo” en el lenguaje político de la época, fraguado en las luchas anti-coloniales y espoleado por la creación del estado de Israel, los EE.UU, Gran Bretaña, Francia y el propio Israel comenzaron un largo y duro trabajo para eliminar esta amenaza a sus intereses neocoloniales o de dominio.

 

El ya mítico FLN-Frente Nacional de Liberación- de la independencia de Argelia o la Unión Nacional de Fuerzas Populares de Marruecos también forjada en la lucha frente a los franceses. El Destur original tunecino. El BAAS o Partido Socialista Árabe del Renacimiento de Siria e Irak. La figura clave en la construcción del socialismo árabe Gamal Abdel Nasser el líder de la revolución egipcia, Así como la irrupción de la OLP y las fracciones palestinas socialistas y marxistas más radicalizadas, todos ellos laicos aunque muy respetuosos con el Islam, fue para los árabes el inicio de su modernización entrando en el siglo XX de manos de un marxismo moderado, un modelo socialista propio y una posición política independiente cuando no hostil hacía sus antiguos colonizadores. Era el renacimiento como llevaba el BAAS por bandera. Era la búsqueda de la unidad árabe por primera vez, desde las ideas de igualdad, transformación, creación del estado social, en lugar de la caridad religiosa y era la conquista de sus materias primas y energéticas en lugar del Califato de Estambul y de las antiguas colonias. Era la defensa de las fronteras palestinas diseñadas por la ONU y sistemáticamente violadas por el estado racial y religioso de Israel. Occidente judeo-cristiano y la guerra fría no podían consentir el nacionalismo popular y soberanista de la nación árabe.

 

Una anécdota: Cuando a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta del siglo XX, la España franquista inició una campaña reivindicando Gibraltar español –ciertamente, lo es. Es una colonia del decadente Imperio Británico y una base militar extranjera- se hicieron muchas manifestaciones estudiantiles propiciadas por el SEU el sindicato estudiantil falangista y la propia estructura juvenil de FET y de las JONS el partido fascista del régimen. Las algaradas ante la embajada británica eran frecuentes, En una de ellas el ministro de la gobernación –el de interior- le llamo al embajador preguntándole si enviaba la Policía Armada-era como se llamaba la actual Policía Nacional- a disolver la manifestación, a lo que el embajador británico le respondió “Mejor no me mande los estudiantes”. Pues bien, eso es lo que ha ocurrido en una parte importante del mundo árabe, las potencias centrales, la CIA y el MOSSAD han creado la manifestación yihadista, las milicias islámicas radicales de todo tipo y ahora envían a la Policía Armada, es decir sus drones, aviones y misiles a disolver a sus criaturas del emirato o antes de Al Quaeda. Criaturas que con su acción favorecen los intereses del Imperio central y occidental, así como de su hijo Israel, pero que a su vez reflejan la frustración y desesperanza de la nación árabe, engañada, ninguneada y utilizada al menos de forma descarada desde 1918 al final de la I Guerra mundial.

 

El socialismo árabe tras la temprana muerte de Nasser, sufrió desde golpes de estado, cercos económicos, agresiones militares a su propia crisis de valores o la llegada de la corrupción, cuando no la traición o la usurpación de su legado por personajes autoritarios y militaristas. Pero que sin embargo siguieron siendo laicos y respetuosos con las importantes minorías cristianas de Irak, Siria, Palestina y el propio Egipto. Cristianos árabes que apostaron muchos de ellos por el apoyo a estos partidos que eran laicistas y progresistas. Cierto es que se cometieron errores, pero las mujeres circulaban libremente sin pañuelos ni velos por las calles, maquilladas si era su deseo, vestidas como consideraban oportuno y comenzaron a ir a la universidad. Apareció la sanidad e instrucción pública y se crearon infraestructuras como la presa egipcia de Asuán o el potente sistema sanitario público iraquí hoy destruido.

Pero ilegalizaron a los hermanos musulmanes y muchas cofradías religiosas musulmanas fueron perseguidas. También en algunos de esos países se reprimió el chiismo, que sin embargo gobernó y gobierna en Siria,- no solo en el actual Irán-, que en esos momentos –Irán- era el aliado fundamental de los EE.UU en la zona.

 

La guerra fría y la alianza estratégica de muchos de estos regímenes con la Unión Soviética –la Rusia y Repúblicas de su influencia de la extinta URSS- así como sus derrotas militares frente a un agresivo y conquistador estado de Israel, minaron el nacionalismo pan-árabe. La invasión soviética de Afganistán, marcó un antes y un después. En esos momentos, ante la revolución iraní y la presencia militar soviética en Afganistán, los EE.UU fraguan una sólida alianza con las monarquías corruptas y ultra-religiosas árabes del Golfo, Jordania o Marruecos en el Magreb, que siendo rigurosos partía de décadas anteriores. Frente al socialismo o nacionalismo popular árabe, se potencia un islamismo rigorista, reaccionario, financiado por los sauditas y otros aliados de la región y se crean, arman hasta con misiles de última generación de la época a las guerrillas islámicas, los movimientos de un Islam anti-comunista y anti-socialista, anti-progresista con una lectura del Libro, más que discutible hasta el momento e influenciado por un Islam asiático, muy riguroso que además considera el diablo, todo lo que previamente han construido los socialistas pan-arabistas y/o los regímenes aliados de la URSS. Frente a antiimperialismo, religión. En esa operación la CIA y los servicios secretos de Israel juegan un importantísimo papel.

De aquellos polvos, estos lodos. Liquidado el socialismo árabe, el nasserismo, solo queda la religión como esperanza y la caridad como sistema de protección social. Cierto que, también desde el islamismo surgen tendencias anti-imperialistas y soberanistas árabes o persas, sobre todo en Líbano, Irán o el Hamas palestino, que propiciara el Mossad y que ahora tan caro le cuesta.

 

Occidente, la OTAN, los EE.UU lo que tratan de controlar no es a regímenes crueles y opresores, pues las monarquías del Golfo lo son. Lo que se trata de controlar son las rutas de abastecimiento de crudo y cercar militarmente por su interior a Rusia y China.

Rusia lleva años advirtiendo del peligro del yihadismo radical. Denunciado su apoyo occidental y al mismo tiempo reprimiéndolo con mucha dureza en el interior de sus fronteras, en el Cáucaso a los islamistas chechenos.

La pregunta que todas y todos nos hacemos es ¿Cómo la mayor potencia militar del mundo-por ahora-no ha detectado la formación de un ejército –el del Emirato- en una zona desértica en el centro de Irak? Además ¿Cómo es que todo el armamento que porta el Emirato es de fabricación occidental o de sus aliados?

Siria ha sido envuelta en una cruel guerra civil, cruel por ambas partes, pero en la que los aliados de los EE.UU y las monarquías del Golfo o la civilizada Francia, son mayoritariamente, las mismas milicias que han fundado el Emirato. El Levante al que en su nombre se refieren, los hasta ahora aliados de los EE.UU son los estados de Líbano y Siria, mucho ojo. Es decir se pretende construir un estado teocrático entre Irak, Siria, Líbano y parte de Turquía. Pero ese sueño ha tenido padres, impulsores como Arabia Saudita, los emiratos del golfo y los EE.UU e Israel.

 

Pero claro, la frustración árabe y la ausencia de valores diferentes al islam o modernizadores del mismo en estos países, así como la eliminación incluso física de la mayor parte del socialismo árabe, provocan que ahora el yihadismo sea la última esperanza de unos pueblos saqueados y engañados, se vuelva contra sus antiguos padrinos. Ahora el diablo ya no es el comunismo o la Unión Soviética o el socialismo nasserista, ahora el diablo son los EE.UU y Occidente.

La realidad final es que todo esto no es sino el tablero bélico con el que el capitalismo de las potencias centrales, con los EE.UU a la cabeza trata de mantener y acumular riquezas. Controlar el mundo para disponer de reservas de crudo y de paso impedir que los estados emergentes se repartan la riqueza mundial. Es una forma de combatir la crisis del capitalismo de las potencias centrales mediante la guerra. Asustar a las poblaciones europeas y norteamericanas y entretenerlas con nuevos enemigos de forma que no descubran que el verdadero enemigo es el sistema, son los detentadores de la riqueza, la globalización neoliberal.

 

La lenta decadencia de los EE.UU según señala Immanuel Wallerstein. Los problemas cada vez más graves del dólar muy cuestionado por los BRICS emergentes y que comienzan a utilizar nuevas monedas. Las crisis constantes de la zona euro y la UE que continuamente cae cuando parce que va a levantarse, provocadas por sus suicidas políticas de austeridad y recortes. La crisis de Ucrania y las agresiones criminales del estado de Israel contra el pueblo palestino. Todo ello, no es sino la manifestación de un mundo que de forma inexorable se está reordenando y por ello la OTAN y sus aliados se enfrascan en guerras locales, con la excusa de exportar la democracia a tiros.

Será para peor o para mejor si logramos que los principios del sentimiento Portoalegre se abran paso y el reparto y la justicia, construyan la paz mundial. Pero el mundo está cambiando. En estos momentos, al capitalismo no le interesa la paz. En estos momentos los capitalistas para seguir acumulando necesitan menos democracia, nada de reparto e invasiones y bombardeos que garanticen su control de las rutas comerciales estratégicas y los oleoductos.

Sobre las elecciones municipales y su capital importancia

Los socialistas hemos de organizarnos como socialistas, socialistas republicanos, de izquierdas (vaya contrasentido tener que decirlo), y pegados a los que sufren y las clases populares, y fuera del PSOE, que ya no es útil para el pueblo. Pero debemos ser socialistas alternativos y de clase, trabajando a la vez en la acción electoral y la social y sindical, como defendía Pablo Iglesias. Y sobre todo, debemos aportar propuestas. El problema es que gestionar bien los ayuntamientos es muy difícil, el encuentro con los vecinos diario y constante es muy exigente, y aplicar en el ámbito local discursos generalistas para quedar bien es muy complicado. Por eso no todas las formaciones se atreven, ya que necesitan personas muy apegadas al terreno que pisan, muy seguras de conocer sus calles y de tener las soluciones adecuadas. Porque una niña electrocutada en una feria, un botellón, un barrio conflictivo, calles deterioradas, alcantarillas deficientes, coches aparcados en las aceras, son situaciones difíciles de resolver si no se está con sus convecinos a diario. Y además hay que aplicar tasas e impuestos, siempre impopulares. Pero es en el espacio municipal donde la gente hace política de verdad, donde se resuelven los problemas que más inciden en la vida diaria, y también donde se inician los cambios culturales y ciudadanos. A los socialistas (no a los profesionales que usurpan ese nombre) nos gusta el municipalismo y creemos que solo una gran victoria en los ayuntamientos traerá la constituyente.

No será posible ningún cambio político, ni social, sin que las izquierdas, los “ganemos de la confluencia” y las personas activas y con conciencia social, gobernemos en los ayuntamientos.

Por eso, Alternativa Socialista prepara las elecciones municipales con mucha ilusión, esperanza y sentido de la responsabilidad.

Os invitamos a todas y todos el próximo 18 de Octubre a nuestra conferencia municipal abierta y participativa, con el fin de elaborar conjuntamente propuestas para la sociedad y para que juntas y juntos ganemos los ayuntamientos.

Ana Barba y Carlos Martínez, primeros Secretarios Alternativa Socialista

Los votos de la vergüenza. Ya no hay excusas

Ayer todas y todos los diputados del PSOE votaran contra la celebración de un referendum sobre monarquía o República y que el pueblo se exprese libremente, demostrando ser un partido dinástico y monárquico, lejos de las tradiciones y convicciones socialistas. Una decisión de ese calado no la toma el grupo parlamentario, sino la dirección del partido ex socialista. Ante esto solo cabe afirmar: 
-Que junto a PP y UPyD defendieron la monarquía y el corrupto régimen del 78 y los recortes sociales y democráticos que sufrimos fruto de su traición en la reforma exprés del 135 de la vigente Constitución.
-Que la gran coalición PP-PSOE existe ya y funciona a la perfección en todos los momentos clave e importantes para sostener este régimen injusto.
-Que en realidad son lo mismo, solo que juegan a poli malo y poli bueno. Pero policías dinásticos ambos, al fin y al cabo.
Llamamos a todos los socialistas de corazón y convicción a la construcción de una alternativa socialista real y comprometida con el pueblo. la igualdad, el reparto y la República.
El PSOE no tiene solución. Rescatemos el socialismo y trabajemos por el pueblo trabajador, con el pueblo y sus organizaciones y con las izquierdas reales. El socialismo tiene mucho que aportar.
Recuperemos el orgullo de ser socialistas.
Carlos Martinez 
Del secretariado de ALTERNATIVA SOCIALISTA

Favorece al PP quién defrauda al pueblo y pacta con las oligarquías

Susana Díaz dijo ayer Domingo 14 de Septiembre en Sevilla con el tono que le caracteriza y sin ningún pudor que las confluencias de las izquierdas, le favorecen al PP.
Lo que favorece al PP son los personajes que afirman ser de izquierdas pero practican políticas neoliberales y de derechas o bien aquellos que con el apoyo de Susana Díaz reformaron el artículo 135 de la Constitución y le pusieron en bandeja al PP todos los recortes sociales y salariales o contra el paro y las pensiones. Las personas que se codean con las oligarquías y están a su servicio y usurpan el nombre del socialismo. Esas personas son las que favorecen al PP, a los bancos, a los ricos.
Las confluencias se están formando para enfrentarse al PP y al bipartidismo corrupto y castrador. Las confluencias se están forjando para crear impulso popular, poder popular y ganar las elecciones por el bien de los pueblos. Los y las socialistas de ideas y corazón estamos en las confluencias y con las confluencias y nos avergonzamos de tantas y tantos profesionales de la gestión liberal que se han apropiado indebidamente de la palabra socialista. Por eso las socialistas y los socialistas, estamos construyendo la alternativa por el rescate del socialismo, de las personas y la confluencia para ganar.
El pueblo os está dando la espalda y no cree en vosotros socioliberales del exPSOE, que para llenar los actos debéis pagar y fletar decenas de autobuses gratuitos.
Carlos Martinez co-primer secretario de Alternativa Socialista